Reality show

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Ál­va­ro Bi­sa­ma, es­cri­tor]

EN ES­TAS ÚL­TI­MAS ELEC­CIO­NES LA FA­MA NO ASE­GU­RÓ NA­DA. MIEN­TRAS CAT­HE­RI­NE BA­RRI­GA GANÓ EN MAI­PÚ CON UN DIS­CUR­SO SI­MI­LAR AL DE SU SUE­GRO, JOA­QUÍN LA­VÍN, A DJ MÉN­DEZ NO LE BAS­TÓ SU CA­RIS­MA PA­RA TRIUN­FAR EN VAL­PA­RAÍ­SO.

Los re­sul­ta­dos: Cat­he­ri­ne Ba­rri­ga ganó co­mo al­ca­de­sa de Mai­pú. Re­né de la Ve­ga es el al­cal­de elec­to de Con­cha­lí y el PS quie­re im­pug­nar la elec­ción. Hard­co­ri­to per­dió. Yam­na Lo­bos tam­bién. DJ Mén­dez fue su­pe­ra­do de mo­do ines­pe­ra­do por Jor­ge Sharp. Ju­lio Jung es aho­ra con­ce­jal de Pro­vi­den­cia. El com­pa­dre Mon­cho, de Quin­ta Nor­mal; Co­ca Men­do­za, de Vi­ña; Ro­dri­go Wain­raihgt, de Puer­to Montt. Se per­dió Pa­to Frez, pas­tor evan­gé­li­co y voz de Bue­nos días a to­dos. Huai­qui­pán no sa­lió en La Gran­ja. Ma­ri­se­la San­ti­bá­ñez es­tu­vo a pun­to de sa­lir ele­gi­da al­cal­de­sa en San Ber­nar­do. Su­pon­go que hay más ca­sos, pe­ro es­tos son su­fi­cien­tes. La ten­sión en­tre fa­rán­du­la y po­der se to­mó es­tas elec­cio­nes de mo­do inusi­ta­do. Fue la otra ba­ta­lla, una que tu­vo que ver con có­mo quie­nes al­gu­na vez fue­ron ros­tros de te­le­vi­sión se dis­pu­sie­ron a ca­pi­ta­li­zar su fa­ma en el cam­po de la po­lí­ti­ca. Los dos ejem­plos más cla­ros fue­ron Ba­rri­ga y Mén­dez. En el ca­so de Ba­rri­ga, la noche del do­min­go vi­mos có­mo se trans­for­mó en esa po­lí­ti­ca pro­fe­sio­nal que la UDI ha­bía an­he­la­do por dé­ca­das: la con­cien­cia de la cá­ma­ra es­ta­ba ahí, no ha­bía dis­tin­cio­nes en­tre vi­da pública y pri­va­da, en­tre su his­to­ria en los me­dios y el pre­sen­te. Ba­rri­ga ha­bía apren­di­do to­dos los tru­cos del clan La­vín. La em­pa­tía, “el co­sis­mo”, esa for­za­da inocen­cia des­po­ja­da de his­to­ria. Ha­bla­ba des­de otro la­do, bo­rrán­do­se de las com­ple­ji­da­des de cual­quier dog­ma y ofre­cien­do lo mis­mo que su sue­gro pro­pu­so co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial en 1999; aquel po­pu­lis­mo ba­sa­do en lo con­cre­to. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de Ena Von Baer, a ella na­die la lle­vó a ver la tum­ba de Jai­me Guz­mán pa­ra con­ven­cer­la de na­da. No ha­cía fal­ta, pues po­cos per­so­na­jes de la fa­rán­du­la o la po­lí­ti­ca tu­vie­ron con­trol so­bre su ima­gen co­mo el que tie­ne Ba­rri­ga, que atra­ve­só nues­tros úl­ti­mos quin­ce años sur­fean­do es­cán­da­los mien­tras se pro­po­nía co­mo un ejem­plo de re­si­lien­cia per­ma­nen­te gra­cias a sus des­ven­tu­ras ro­mán­ti­cas, que los me­dios ven­ti­la­ban. Al­gu­nas eran do­lo­ro­sas y otras cur­sis. Mu­chas ve­ces no ha­bía dis­tan­cia en­tre unas y otras. Le fun­cio­nó. Arra­só. Lo con­tra­rio le pa­só a Leo Mén­dez. La­gos We­ber lo apa­dri­nó co­mo can­di­da­to a la Al­cal­día de Val­pa­raí­so. Mén­dez com­po­nía otra fá­bu­la ideal: era por­te­ño, ha­bía su­pe­ra­do una his­to­ria de ex­ce­sos pa­ra con­ver­tir­se en un hé­roe pop to­do te­rreno. Que Cris­tián Warn­ken lo des­pre­cia­se só­lo au­men­ta­ba su épi­ca, de he­cho. En el pa­pel, se veía bien. Ade­más, se opo­nía a un mu­ni­ci­pio arra­sa­do y a un al­cal­de/cau­di­llo tan im­pre­sen­ta­ble que le ha­bía di­cho al­gu­na vez a un po­bla­dor dam­ni­fi­ca­do: “¿Yo te in­vi­té a vi­vir aquí?”. Pe­ro Mén­dez no era Ba­rri­ga. Pro­me­tió co­sas im­po­si­bles, de­mos­tró no te­ner idea al­gu­na de la ad­mi­nis­tra­ción de la ciu­dad y su ca­ris­ma só­lo sir­vió pa­ra vol­ver más su­rrea­lis­ta una elec­ción que ya era de por sí bas­tan­te tris­te. Sharp ganó ines­pe­ra­da­men­te, aun­que, a la vis­ta de las cir­cuns­tan­cias, de mo­do ló­gi­co. En­tre un mu­ni­ci­pio en ba­ja y un can­di­da­to in­ve­ro­sí­mil, la ter­ce­ra vía se im­pu­so. La te­le acá no sir­vió de na­da, só­lo re­for­zó el de­li­rio. Fue un fias­co. La fa­ma de Mén­dez es­ta­ba va­cía, al mo­do de una per­for­man­ce divertida cu­yo va­lor fue­se so­lo es­té­ti­co, un si­mu­la­cro, una pues­ta en es­ce­na, otro show más. Pe­ro no hay mo­ra­le­ja acá, por­que no hay pau­ta. La te­le no ase­gu­ró na­da. La úni­ca con­clu­sión es que des­de aho­ra en ade­lan­te pue­de pa­sar cual­quier co­sa. Por su­pues­to, aque­llo de­ja la puer­ta abier­ta pa­ra que los par­ti­dos bus­quen más can­di­da­tos así, por­que qui­zás la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.