Po­lí­ti­ca men­ti­ro­sa

Que Pasa - - POSTEOS - [Por M. Ce­ci­lia Gon­zá­lez ]

LOS EX­PE­RI­MEN­TOS EN ECO­NO­MÍA CONDUCTUAL DE DAN ARIELY HAN DE­MOS­TRA­DO QUE LAS PER­SO­NAS ES­TA­MOS DIS­PUES­TAS A ACEP­TAR QUE LOS PO­LÍ­TI­COS FALTEN A LA VER­DAD CON TAL DE APRO­BAR PRO­YEC­TOS QUE CON­SI­DE­RA­MOS IM­POR­TAN­TES. ES­TE FE­NÓ­MENO ES­TÁ EN LA BA­SE DE LA IRRUP­CIÓN DE DO­NALD TRUMP EN ES­TA­DOS UNI­DOS.

Pa­ra Dan Ariely, uno de los más re­co­no­ci­dos eco­no­mis­tas con­duc­tua­les, el fe­nó­meno Trump tie­ne una ex­pli­ca­ción sen­ci­lla: “A la gen­te le gus­ta que los po­lí­ti­cos mien­tan”. Pa­re­ce una afir­ma­ción con­tra in­tui­ti­va, pe­ro el au­tor de The ( Ho­nest) Truth About Dis­ho­nesty la res­pal­da con ho­ras de in­ves­ti­ga­ción en el Cen­tre for Ad­van­ced Hind­sight, su la­bo­ra­to­rio en la Uni­ver­si­dad de Du­ke, Es­ta­dos Uni­dos, don­de des­de 1996 se ha de­di­ca­do a es­tu­diar có­mo y por qué las per­so­nas to­man las de­ci­sio­nes que to­man. Lo que pa­sa en el ca­so de la po­lí­ti­ca y las men­ti­ras es más o me­nos así. To­dos, de acuer­do a nues­tras creen­cias, desea­mos que cier­tas po­lí­ti­cas pú­bli­cas sean apro­ba­das por so­bre otras. Mien­tras más con­ven­ci­dos es­ta­mos de que esa po­lí­ti­ca va a ge­ne­rar un bien, más dis­pues­tos es­ta­mos a sa­cri­fi­car la ho­nes­ti­dad del dis­cur­so po­lí­ti­co con tal de que se aprue­be. Por ejem­plo, quie­nes es­tán en con­tra del ca­len­ta­mien­to glo­bal no só­lo per­mi­ten que los po­lí­ti­cos exa­ge­ren las con­se­cuen­cias de es­te fe­nó­meno en el mun­do, sino que les gus­ta que lo ha­gan. “Sien­te que los es­tán de­fen­dien­do”, ex­pli­ca Ariely. Lo mis­mo se apli­ca a otras po­lí­ti- cas, co­mo el po­lé­mi­co Oba­ma­ca­re, la te­nen­cia de ar­mas o el abor­to. Se­gún el eco­no­mis­ta, lo que ope­ra en la psi­quis de los ciu­da­da­nos no es ni mal­dad ni in­ge­nui­dad, sino la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Los ex­pe­ri­men­tos del Cen­tre for Ad­van­ced Hind­sight han de­mos­tra­do, en pri­mer lu­gar, que las per­so­nas men­ti­mos to­do el tiem­po, aun­que sea un po­co. Se­gun­do, que exis­ten dis­tin­tas con­di­cio­nes que nos ha­cen más pro­pen­sos a fal­tar a la ver­dad. A es­to Ariely lo lla­ma el fac­tor de elu­sión: las ex­cu­sas que nos per­mi­ten se­guir pen­san­do que so­mos bue­nas per­so­nas, al mis­mo tiem­po que nos be­ne­fi­cia­mos de ha­cer tram­pa. Por ejem­plo, “to­do el mun­do lo ha­ce” es un fac­tor de elu­sión. Y “to­dos los po­lí­ti­cos mien­ten” fun­cio­na bien a la ho­ra de jus­ti­fi­car­se. Es­to no quie­re de­cir que nos gus­ta que los po­lí­ti­cos nos mien­tan to­do el tiem­po. Los es­tu­dios de­mues­tran que tie­ne que ha­ber una cau­sa que crea­mos lo su­fi­cien­te­men­te no­ble pa­ra per­mi­tir­lo. El pro­ble­ma es que una vez que em­pe­za­mos a men­tir –o a acep­tar las men­ti­ras–, los lí­mi­tes se vuel­ven di­fu­sos. “Las men­ti­ras son una pen­dien­te res­ba­la­di­za”, ad­vier­te Ariely. La cam­pa­ña pre­si­den­cial de Es­ta­dos Uni­dos, don­de se­gún el por­tal de che­queo de da­tos Po­li­tiFact el 51% de las de­cla­ra­cio­nes de Trump son com­ple­ta­men­te fal­sas, es un ejem­plo crí­ti­co de es­to. Ariely, sin em­bar­go, cree que el pro­ble­ma tie­ne so­lu­ción. “Pen­se­mos en la na­tu­ra­le­za hu­ma­na ¿ La gen­te quie­re ser co­rrup­ta? Yo creo que no, que la vo­ca­ción de ser­vi­cio pú­bli­co exis­te, pe­ro en el ca­mino pa­san mu­chas co­sas y se ol­vi­dan. Te­ne­mos que re­cor­dar­les esa vo­ca­ción”, sos­tie­ne. En ese sen­ti­do, ac­cio­nes tan sen­ci­llas co­mo que el es­pa­cio pa­ra fir­mar do­cu­men­tos ofi­cia­les es­té al prin­ci­pio y no al fi­nal – una me­di­da que es­tá to­man­do la ad­mi­nis­tra­ción de Obama al in­te­rior del go­bierno– han te­ni­do re­sul­ta­dos pro­mi­so­rios. Por­que to­dos sa­be­mos que men­tir es ma­lo, só­lo que a ve­ces se nos ol­vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.