Los “Ca­cho­rros”, la ca­bra y la mal­di­ción

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Felipe Hur­ta­do H.]

Ge­ne­ra­cio­nes en­te­ras de hin­chas de los Chica­go Cubs han na­ci­do, cre­ci­do y muer­to sin sa­ber lo que sig­ni­fi­ca ga­nar la Se­rie Mun­dial del béis­bol es­ta­dou­ni­den­se. Una lar­ga tra­di­ción de de­rro­tas que se ha trans­for­ma­do en un kar­ma cen­te­na­rio que in­clu­ye a un ani­mal ma­lo­lien­te, a un fa­ná­ti­co caí­do en des­gra­cia y a un equi­po de­ci­di­do a tor­cer su his­to­ria. La his­to­ria se re­mon­ta a los días pos­te­rio­res al fin de la Se­gun­da Gue­rra. Des­pués de in­ten­tar­lo du­ran­te sie­te tem­po­ra­das, en 1945 los “Ca­cho­rros” por fin vol­vie­ron al Clá­si­co de Oto­ño. Lle­ga­ban al cuar­to par­ti­do an­te los De­troit Ti­gers en ven­ta­ja de 2-1 y se apres­ta­ban a ase­gu­rar la co­ro­na con dos en­cuen­tros en ca­sa, en Wri­gley Field. En­tre las 43 mil per­so­nas que esa llu­vio­sa tar­de del 6 de oc­tu­bre re­ple­ta­ron la can­cha se en­con­tra­ba una par­ti­cu­lar pa­re­ja: Billy Sia­nis y su mas­co­ta, una ca­bra lla­ma­da Murphy. Com­pró en­tra­das pa­ra ca­da uno, sin em­bar­go sus in­ten­cio­nes fue­ron in­te­rrum­pi­das por un gru­po de hin­chas, que re­cla­ma­ron por el he­dor de la chi­va y exi­gie­ron su sa­li­da. La de­ter­mi­na­ción no ca­yó na­da bien en Sia­nis, quien al sa­lir del re­cin­to ha­bría di­cho: “Los Cubs no ga­na­rán es­ta se­rie ni nin­gu­na más”. Otra ver­sión de la le­yen­da ase­gu­ra que se tra­tó de un te­le­gra­ma al due­ño del equi­po, P. K. Wri­gley, a quien le hi­zo la mis­ma ad­ver­ten­cia. Chica­go per­dió an­te los Ti­gers esa tar­de y cua­tro días des­pués tam­bién se le es­ca­pó la co­ro­na. Na­cía la “mal­di­ción de la ca­bra”. Des­de ahí los Cubs han ro­za­do cua­tro ve­ces la Se­rie Mun­dial, pe­ro la fi­nal de la Li­ga Na­cio­nal ha si­do una mu­ra­lla in­fran­quea­ble. La oca­sión en que más cer­ca es­tu­vie­ron de su­pe­rar­la fue en 2003, cuan­do has­ta la pe­núl­ti­ma en­tra­da del sex­to par­ti­do de la se­rie, que le ga­na­ban 3-2 a los Flo­ri­da Mar­lins, es­ta­ban 3-0 arri­ba. En­ton­ces, su­ce­dió lo im­pen­sa­do. Una pe­lo­ta al­ta de foul pa­re­cía des­ti­na­da al guan­te del jar­di­ne­ro iz­quier­do Moi­sés Alou, quien co­rrió a bus­car­la jun­to a las gra­das con la con­fian­za de quien no tie­ne du­da al­gu­na de al­can­zar su pro­pó­si­to. Ja­más pen­só que Ste­ve Bart­man, un acé­rri­mo se­gui­dor de los Cubs, in­ten­ta­ría lo mis­mo. Fue un ac­to re­fle­jo e inex­pli­ca- ble, que ter­mi­nó por des­mo­ro­nar al equi­po, que per­dió ese en­cuen­tro, el si­guien­te y, por en­de, la con­fron­ta­ción. Bart­man fue in­sul­ta­do y de­bió sa­lir es­col­ta­do del estadio. No se le ha vuel­to a ver por ahí. Vi­ve su vi­da ale­ja­do de sus que­ri­dos “Ca­cho­rros”; no da en­tre­vis­tas y tam­po­co ha acep­ta­do las ofer­tas que le han he­cho pa­ra li­bros y co­mer­cia­les. El sá­ba­do 22 de oc­tu­bre de 2016, el día en que se cum­plían 46 años de la muer­te de Billy Sia­nis, el asien­to que Bart­man ocu­pó esa in­fa­me noche de 2003 en Wri­gley Field es­tu­vo va­cío. No pu­do pre­sen­ciar en di­rec­to la vic­to­ria de los Cubs so­bre los Dod­gers con que ra­ti­fi­ca­ron su re­gre­so a la Se­rie Mun­dial des­pués de 71 años. La fies­ta se to­mó Chica­go. Pa­ra mu­chos, era el fin de la mal­di­ción, por­que pu­die­ron ce­le­brar otra vez. Pa­ra otros, aún fal­ta un pa­so. En la fi­nal al me­jor de sie­te par­ti­dos que arran­có el mar­tes en­fren­tan a los Cle­ve­land In­dians, una fran­qui­cia que des­de 1948 no al­can­za el tí­tu­lo. La ra­cha de los “Ca­cho­rros” va más allá: vie­ne des­de 1908 y só­lo es com­pa­ra­ble con la del Pres­ton North End, que no fes­te­ja en la má­xi­ma ca­te­go­ría del fút­bol in­glés des­de 1890. Los ac­tua­les ju­ga­do­res y di­rec­ti­vos de los Cubs se des­mar­can de su pa­sa­do. “La his­to­ria no pe­sa ver­da­de­ra­men­te en es­te club”, di­jo su pre­si­den­te de ope­ra­cio­nes, Theo Eps­tein, quien en 2004 aca­bó con otra mal­di­ción le­gen­da­ria, la del “Bam­bino” en los Bos­ton Red Sox. Pre­fie­ren con­fiar en su pre­sen­te a ha­cer las pa­ces con una ca­bra.

CON 108 AÑOS, LOS CHICA­GO CUBS TIE­NEN UNA DE LAS SE­QUÍAS MÁS LAR­GAS DEL DE­POR­TE, PE­RO ES­TÁN LIS­TOS PA­RA ACA­BAR CON ELLA Y OL­VI­DAR DE­FI­NI­TI­VA­MEN­TE EL CONJURO CON QUE CON­VI­VEN DES­DE 1945.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.