El pan de la dis­cor­dia

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Evelyn Er­lij, des­de Pa­rís]

Fran­cia, 1789. Sin una mi­ga que co­mer, el pue­blo pro­tes­ta su mi­se­ria fren­te al Pa­la­cio de Ver­sa­lles. “¡No te­ne­mos pan! ¡No te­ne­mos pan!”, se es­cu­cha por una ven­ta­na des­de la que mi­ra Ma­ría An­to­nie­ta, la rei­na que per­de­rá sus lu­jos y su ca­be­za un año más tar­de. Un ofi­cial le ex­pli­ca que los po­bres es­tán ham­brien­tos, que no tie­nen qué co­mer. “Si no tie­nen pan, ¡que co­man brio­che!”, ex­cla­ma ella, por­que, cla­ro, si no tie­nen mo­ne­das pa­ra la ha­ri­na y la le­va­du­ra del pan, ¿có­mo no se les ocu­rre com­prar brio­che, ese bo­llo fino y es­pon­jo­so que lle­va huevos, leche, man­te­qui­lla y azú­car? Sea o no sea ver­dad la anéc­do­ta, la mu­jer de Luis XVI pa­só a la his­to­ria co­mo la so­be­ra­na frí­vo­la que ig­no­ró el su­fri­mien­to de su pue­blo. ¿Ha­brá al­go peor pa­ra un can­di­da­to pre­si­den­cial que ser no­ti­cia mun­dial por ha­ber te­ni­do un “mo­men­to Ma­ría An­to­nie­ta”? La se­ma­na pa­sa­da, en ple­na cam­pa­ña por las pri­ma­rias de la de­re­cha fran­ce­sa, el po­lí­ti­co Jean-Fra­nçois Copé —al­cal­de de la ciu­dad de Meaux— fue invitado a un pro­gra­ma de la ra­dio Eu­ro­pe 1. De­fen­día su can­di­da­tu­ra fren­te a las de sus con­trin­can­tes Ni­co­las Sar­kozy y Alain Jup­pé; ha­bla­ba de eco­no­mía, de in­mi­gra­ción; es de­cir, de to­dos los te­mas que un po­lí­ti­co es­tá pre­pa­ra­do pa­ra abor­dar. To­do iba bien has­ta que el lo­cu­tor le­yó la pre­gun­ta de un ra­dio­es­cu­cha: “¿Cuán­to cues­ta un pain au cho­co­lat?”, di­jo, en re­fe­ren­cia a un pan tí­pi­co del de­sa­yuno fran­cés. “No ten­go nin­gu­na idea... de­be es­tar en­tre 10 y 15 cén­ti­mos (unos 78 y 108 pe­sos)”, res­pon­dió Copé, con una son­ri­sa que le du­ra­ría po­co. El chas­ca­rro dio la vuel­ta al mundo no só­lo por­que un pain au cho­co­lat va­le mí­ni­mo 1,10 eu­ros (795 pe­sos), es de­cir, diez ve­ces más de lo que él creía, sino tam­bién por­que el hom­bre que co­me­tía el error fue mi­nis­tro de Fi­nan­zas del pre­si­den­te Jac­ques Chi­rac. Copé lo to­mó co­mo chis­te: “Con­fie­so cui­dar mu­cho la lí­nea, así que no co­mo pains au cho­co­lat ha­ce mu- cho tiem­po”, posteó en Twit­ter. Pe­ro a los fran­ce­ses no les pa­re­ció tan gra­cio­so y el cy­ber­bull­ying fue fe­roz. “Copé cree que un crois­sant cues­ta 10 cén­ti­mos, pe­ro ¿co­no­cen us­te­des el pre­cio de un ki­lo de ca­viar de es­tu­rión?”, tui­teó el hu­mo­ris­ta Ré­mi Gai­llard, quien lue­go se pu­so se­rio: “Se­ría me­jor con­fe­sar que no le im­por­ta pa­ra na­da la vi­da real de los fran­ce­ses”, le re­cla­mó al al­cal­de. Al po­co ra­to, el se­ma­nal ale­mán Der Spie­gel ha­bló de un “pa­so en fal­so” del edil, CNN re­co­pi­ló tuits con bur­las y el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian lo cul­pó de ha­ber te­ni­do un “mo­men­to Ma­ría An­to­nie­ta”: una vez más, la des­co­ne­xión de los po­lí­ti­cos con la reali­dad co­ti­dia­na de la gen­te ha­cía no­ti­cia. Ha­bía ocu­rri­do con Geor­ge Bush en 1992, al no sa­ber el va­lor de un ga­lón de leche; con Nat­ha­lie Kos­cius­ko-Mo­ri­zet, can­di­da­ta a la al­cal­día de Pa­rís en 2012, al va­luar un bo­le­to de me­tro en 4 eu­ros (en vez de 1,70 eu­ros), y con Da­vid Ca­me­ron en 2013, al no sa­ber el cos­to de un ho­ga­za de pan. Las pre­gun­tas so­bre los pre­cios de los pro­duc­tos bá­si­cos se han con­ver­ti­do en la pe­sa­di­lla de mu­chos po­lí­ti­cos que, sal­vo ex­cep­cio­nes, ol­vi­da­ron lo que es me­ter­se la mano en el bol­si­llo pa­ra com­prar el pan. “El pro­ble­ma no es que se equi­vo­que en el pre­cio (...), el pro­ble­ma es que en la Fran­cia de hoy, na­da cues­ta en­tre 10 y 15 cén­ti­mos”, re­cla­mó Char­les Con­signy, edi­to­ria­lis­ta de la re­vis­ta Le Point, quien se que­jó de que los po­lí­ti­cos se com­por­tan co­mo ni­ños en una so­cie­dad que los pro­te­ge en ex­ce­so y que les da pri­vi­le­gios al pun­to de no co­no­cer la an­gus­tia de lle­gar a fin de mes o el mie­do a no en­con­trar tra­ba­jo. “Cuan­do era pre­si­den­te, Sar­kozy se jac­ta­ba de no ha­cer sus com­pras, al con­tra­rio de An­ge­la Mer­kel”, agre­gó Con­signy. En una Fran­cia que se pre­pa­ra pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2017 (pa­ra las que la iz­quier­da de Fra­nçois Ho­llan­de aún no tie­ne can­di­da­to), el “mo­men­to Ma­ría An­to­nie­ta” de Copé ins­tó a los po­lí­ti­cos a po­ner los pies en la tie­rra. Más pan y me­nos brio­che: en las ur­nas de una de­mo­cra­cia no hay lu­gar pa­ra re­yes ni rei­nas.

AL IG­NO­RAR EL PRE­CIO DE UN “PAIN AU CHO­CO­LAT”, UN BÁ­SI­CO DEL DE­SA­YUNO FRAN­CÉS, EL PO­LÍ­TI­CO DE DE­RE­CHA JEAN-FRA­NÇOIS COPÉ ABRIÓ UN DE­BA­TE DE IN­TE­RÉS MUN­DIAL: ¿CUÁN DES­CO­NEC­TA­DO ES­TÁ EL MUNDO DE LA PO­LÍ­TI­CA DE LA VI­DA CO­TI­DIA­NA DE LA GEN­TE?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.