Más allá de un nú­me­ro

Que Pasa - - POSTEOS -

[ Por Álex Go­doy, di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Sus­ten­ta­bi­li­dad y Ges­tión Es­tra­té­gi­ca de Re­cur­sos de la UDD]

Hoy ob­ser­va­mos que una frac­ción ca­da vez ma­yor de la po­bla­ción em­pie­za el pro­ce­so de ju­bi­la­ción y que las pro­yec­cio­nes ori­gi­na­les no con­tem­pla­ron in­cer­ti­dum­bres cer­ca­nas a lo hu­mano, aque­llas pro­pias del trans­cur­so de la vi­da. A pe­sar de es­to, y que el mo­de­lo se sus­ten­ta so­bre su­pues­tos le­ja­nos a la reali­dad, nu­me­ro­sos ex­per­tos dan sus re­ce­tas pa­ra in­cre­men­tar el sis­te­ma de pen­sio­nes de­jan­do fue­ra cua­li­da­des mu­cho más re­le­van­tes que el por­cen­ta­je de in­cre­men­to esperado; cua­li­da­des ba­sa­das en las ne­ce­si­da­des de tal gru­po de edad y si ese in­cre­men­to per­mi­ti­rá el ac­ce­so a ser­vi­cios cla­ves en la adul­tez ma­yor. La so­lu­ción no se res­trin­ge a un cam­bio téc­ni­co, sino a un conjunto de po­lí­ti­cas que per­mi­tan pen­sar en la ca­li­dad del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. Es­te es un fe­nó­meno sin pre­ce­den­tes, afec­tan­do a ca­si to­dos los paí­ses del mundo, China in-

clui­da. Las per­so­nas ma­yo­res de 60 años son los de más rá­pi­do cre­ci­mien­to a ni­vel glo­bal, sien­do las mu­je­res quie­nes re­pre­sen­tan una pro­por­ción ca­da vez ma­yor. En 2012, las per­so­nas ma­yo­res de 60 años cons­ti­tu­ye­ron un 11%, es­pe­rán­do­se que pa­ra 2030 sea más al­ta que la frac­ción de me­no­res de 10 años. Si Chi­le bus­ca un desa­rro­llo sus­ten­ta­ble ne­ce­si­ta es­ti­mar el cam­bio en la dis­tri­bu­ción por eda­des, ya que el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co y el en­ve­je­ci­mien­to, la mi­gra­ción y la ur­ba­ni­za­ción afec­ta­rán to­dos los ob­je­ti­vos de desa­rro­llo que te­ne­mos. Al res­pec­to, los paí­ses con una po­bla­ción que en­ve­je­ce ne­ce­si­tan res­pues­tas po­lí­ti­cas com­ple­jas pa­ra apo­yar a un adul­to ma­yor con ma­yo­res ex­pec­ta­ti­vas de vi­da y con el fin de re­du­cir los obs­tácu­los a su ple­na par­ti­ci­pa­ción en la so­cie­dad por me­dio de la pro­tec­ción de sus de­re­chos y dig­ni­dad. Ya, los re­por­tes del Fon­do de Po­bla­ción de la Na­cio­nes Uni­das aler­tan que la “di­ná­mi­ca po­bla­cio­nal in­flui­rá en el al­can­ce de los ob­je­ti­vos de desa­rro­llo a to­do ni­vel de las agen­das na­cio­na­les y glo­ba­les”. Si no se adop­tan las po­lí­ti­cas co­rrec­tas, el rit­mo de cam­bio en las ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas ha­rá que sea im­po­si­ble apo­yar las me­jo­ras en el bie­nes­tar de to­da la po­bla­ción hoy y en el fu­tu­ro. Fi­nal­men­te, o la­men­ta­ble­men­te, los im­pac­tos no se­rán por igual, ya que son las mu­je­res de edad más avanzada quie­nes ex­pe­ri­men­tan los ma­yo­res im­pac­tos en múl­ti­ples for­mas y que se cru­zan con la discriminación de gé­ne­ro. La aten­ción a ni­ñas y mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va se ha tra­du­ci­do en po­co o na­da de da­tos re­co­pi­la­dos en mu­je­res ma­yo­res de 49 años. Por otro la­do, los im­pac­tos pro­duc­to de la de­sigual­dad de gé­ne­ro a ni­vel de in­gre­so y ex­pec­ta­ti­vas la­bo­ra­les se acu­mu­lan du­ran­te la vi­da, exa­cer­bán­do­se en la ter­ce­ra edad con in­gre­sos es­ca­sos con efec­tos de­vas­ta­do­res pa­ra mu­je­res de edad avanzada. Así, es­te te­ma no pue­de re­du­cir­se a una ecua­ción de li­bro con su­pues­tos en la idea­li­dad, sien­do me­jor ha­blar de po­lí­ti­cas que de so­lu­cio­nes téc­ni­cas; si no pa­sa­re­mos de dis­cu­tir un in­gre­so éti­co a una pen­sión éti­ca, que hoy pa­ra mu­chos es de sub­sis­ten­cia.

SI CHI­LE BUS­CA UN DESA­RRO­LLO SUS­TEN­TA­BLE, NE­CE­SI­TA ES­TI­MAR EL CAM­BIO EN EL CRE­CI­MIEN­TO DE­MO­GRÁ­FI­CO Y EL EN­VE­JE­CI­MIEN­TO, LA MI­GRA­CIÓN Y LA UR­BA­NI­ZA­CIÓN, POR­QUE AFEC­TA­RÁN TO­DOS LOS OB­JE­TI­VOS DE DESA­RRO­LLO QUE TE­NE­MOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.