UNA OPOR­TU­NI­DAD PA­RA CHI­LE

Que Pasa - - ACTUALIDAD -

Si bien no ha su­ce­di­do ma­si­va­men­te, co­mo en Ar­gen­ti­na o Bra­sil, la mi­gra­ción es un fe­nó­meno pre­sen­te en to­da la his­to­ria de Chi­le. Hoy, los hai­tia­nos son par­te im­por­tan­te de ese gru­po, que es­tá con­fi­gu­ran­do el nue­vo Chi­le. Y no la es­tán te­nien­do fá­cil.

[ Por Li­lia­na Gue­rra, doc­to­ra en Es­tu­dios La­ti­noa­me­ri­ca­nos y aca­dé­mi­ca Tra­ba­jo So­cial UC]

El fe­nó­meno de la mi­gra­ción ha es­ta­do pre­sen­te des­de siem­pre en la his­to­ria. Sin em­bar­go, las mi­gra­cio­nes mo­der­nas se ca­rac­te­ri­zan –pa­ra­fra­sean­do a Cas­tells, Mars­hall, Por­tes y otros– por cau­sas de ti­po eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co, co­mo re­sul­ta­do del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta y de la di­vi­sión in­ter­na­cio­nal del tra­ba­jo. Es­ta pers­pec­ti­va en el ac­tual con­tex­to mun­dial nos lle­va a abor­dar el te­ma de las mi­gra­cio­nes des­de la teo­ría de la glo­ba­li­za­ción, que sos­tie­ne que la di­vi­sión del tra­ba­jo a ni­vel mun­dial se ha acen­tua­do pro­duc­to de la po­la­ri­za­ción de los ni­ve­les de desa­rro­llo al­can­za­dos por las eco­no­mías mun­dia­les. Las di­fe­ren­cias en la dis­tri­bu­ción de los be­ne­fi­cios que ge­ne­ra la eco­no­mía en­tre el nor­te y el sur, ha­ce que mi­les de per­so­nas sal­gan a bus­car me­jo­res opor­tu­ni­da­des que les per­mi­ta so­bre­vi­vir. Nues­tro país no se ha ca­rac­te­ri­za­do por al­tas ta­sas mi­gra­to­rias, co­mo su­ce­dió con Ar­gen­ti­na, Bra­sil o Es­ta­dos Uni­dos. His­tó­ri­ca­men­te la po­bla­ción de in­mi­gran­tes en Chi­le se ha mantenido en­tre el 1 y el 3%, con dos flu­jos im­por­tan­tes de in­mi­gran­tes en­tre el si­glo XIX y prin­ci­pios del XXI. El

pri­me­ro, a par­tir de 1850, cuan­do se dic­ta una ley mi­gra­to­ria que per­mi­tió la lle­ga­da de apro­xi­ma­da­men­te 2.500 co­lo­nos ale­ma­nes que se es­ta­ble­cie­ron en el sur del país. En­tre 1859 y 1890 per­so­nas de ori­gen asiá­ti­co lle­gan a tra­ba­jar en el nor­te. En­tre 1883 y 1905 arri­ba­ron más de 8 mil ciu­da­da­nos es­pa­ño­les, ita­lia­nos y sui­zos. En los ini­cios del si­glo XX lle­ga­ron yu­gos­la­vos per­te­ne­cien­tes al im­pe­rio aus­trohún­ga­ro, que se es­ta­ble­cie­ron en las zo­nas de An­to­fa­gas­ta y Ma­ga­lla­nes. En esa mis­ma épo­ca lle­ga­ron ára­bes. Fi­nal­men­te, des­pués de la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la, lle­ga un im­por­tan­te gru­po de ese país. La se­gun­da co­rrien­te se pro­du­ce prin­ci­pal­men­te con in­mi­gran­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos tras el re­torno de la de­mo­cra­cia y con el desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país du­ran­te la dé­ca­da del 90. Ac­tual­men­te, de acuer­do a la en­cues­ta Ca­sen 2015, hay 465.319 in­mi­gran­tes en Chi­le, ci­fra que co­rres­pon­de al 2,7% de la po­bla­ción. De acuer­do al cen­so de 2002, se du­pli­có el por­cen­ta­je de po­bla­ción mi­gran­te. Es­te cre­ci­mien­to, más la

lle­ga­da de po­bla­ción in­dí­ge­na andina y afro­des­cen­dien­te, ha­cen que la opinión pú­bli­ca per­ci­ba que el país se es­tá “lle­nan­do” de in­mi­gran­tes, cues­tión que en mu­chos ca­sos ac­ti­va nues­tro cla­sis­mo, xe­no­fo­bia y ra­cis­mo, ha­cien­do que mu­chos de los ex­tran­je­ros que lle­gan al país en­fren­ten di­fi­cul­ta­des. Una de las co­mu­ni­da­des de in­mi­gran­tes que su­fren en mu­chas oca­sio­nes discriminación es la de los hai­tia­nos, de­bi­do a su co­lor de piel y a que no ma­ne­jan el idio­ma. De acuer­do a Ex­tran­je­ría, las ma­yo­res ta­sas de re­cha­zo al in­gre­so en con­tro­les fron­te­ri­zos efec­tua­da por la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes, es­tán com­pues­ta por hai­tia­nos. A pe­sar de es­to, los hai­tia­nos con­ti­núan lle­gan­do; la co­mu­ni­dad que vi­ve en Chi­le ha cre­ci­do en un 144% des­de el 2014 a la fe­cha, asen­tán­do­se bá­si­ca­men­te en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. Es­ta co­mu­ni­dad se ca­rac­te­ri­za por ser ma­yo­ri­ta­ria­men­te mas­cu­li­na, lo que no ocu­rre con el res­to de los co­lec­ti­vos de in­mi­gran­tes, que tien­den a ser li­ge­ra­men­te fe­me­ni­nos. En tér­mi­nos de edu­ca­ción,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.