EL ES­CRI­TOR

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Die­go Zú­ñi­ga ]

Uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes de 327 cua­der­nos, el fas­ci­nan­te do­cu­men­tal en el que Andrés Di Te­lla fil­mó a Ri­car­do Pi­glia mien­tras pre­pa­ra­ba la pu­bli­ca­ción de sus dia­rios, es cuan­do el es­cri­tor ar­gen­tino mi­ra a la cá­ma­ra y di­ce que va a ha­cer una con­fe­sión: “Yo a ve­ces ten­go la fan­ta­sía de pu­bli­car el dia­rio co­mo ‘El dia­rio de Emi­lio Ren­zi’. Es de­cir, dar­le a un per­so­na­je que cons­truí en los li­bros mi vi­da, to­do lo que yo he vi­vi­do (…). No sé si voy a te­ner el co­ra­je de ha­cer­lo, pe­ro esa es una de las ideas que me vuel­ven siem­pre”. Aho­ra, cuan­do se aca­ba de pu­bli­car el segundo to­mo de los dia­rios de Pi­glia — Los dia­rios de Emi­lio Ren­zi. Los años fe­li­ces (Ana­gra­ma)—, sa­be­mos que fi­nal­men­te tu­vo el co­ra­je de tras­pa­sar­le su vi­da al per­so­na­je prin­ci­pal de sus li­bros y que con ese pe­que­ño ges­to téc­ni­co —pu­bli­car sus dia­rios co­mo si fue­ran de otro— lo que con­si­guió Pi­glia fue de­mos­trar­nos que el gé­ne­ro del dia­rio —un gé­ne­ro muy po­co ex­plo­ra­do en nues­tro idio­ma— es una cons­truc­ción li­te­ra­ria y ar­ti­fi­cial de la mis­ma for­ma que lo es una novela, por ejem­plo. En­ten­di­mos, a par­tir de la lec­tu­ra de es­tos dia­rios, que to­da esa idea de la es­pon­ta­nei­dad que ca­rac­te­ri­za mu­cha ve­ces al gé­ne­ro es al­go que se lo­gra, no que sur­ge só­lo des­de la ins­pi­ra­ción. Avan­za­mos, en­ton­ces, por los años fe­li­ces de Pi­glia, des­de 1968 a 1975, y nos en­con­tra­mos con un es­cri­tor que aca­ba de pu­bli­car su pri­mer li­bro y que vi­ve de ma­ne­ra in­ten­sa la literatura: dis­cu­sio­nes, lec­tu­ras, más lec­tu­ras —Pa­ve­se, Fitz­ge­rald, Chand­ler, Bor­ges— y en­cuen­tros con dis­tin­tos ami­gos —Da­vid Vi­ñas, Mi­guel Brian­te, Ro­dol­fo Walsh, Jor­ge Di Pao­la— con los que va for­man­do una co­mu­ni­dad. En­tre­me­dio, una su­ma de re­fle­xio­nes lu­mi­no­sas, que nos obli­gan a detener la lec­tu­ra y sub­ra­yar y pen­sar en có­mo lee­mos, cuá­les son esas for­mas, có­mo se na­rra una his­to­ria. Ve­mos có­mo sur­ge un cuen­to, có­mo Pi­glia lo es­cri­be y lo re­es­cri­be y lo co­rri­ge. O có­mo ya en es­tas ano­ta­cio­nes se anun­cia la que se­rá su novela más im­por­tan­te, Res­pi­ra­ción ar­ti­fi­cial, que pu­bli­ca­ría años des­pués, en 1980. En ese sen­ti­do, es­te es un dia­rio mu­cho más li­te­ra­rio que el pri­mer to­mo, don­de pre­va­le­cían las his­to­rias y cier­tas re­fle­xio­nes que no ter­mi­na­ban por con­ven­cer —ha­bía al­go de­ma­sia­do ar­ti­fi­cial por mo­men­tos—. Acá, por el con­tra­rio, ha­lla­mos un Pi­glia mu­cho más cer­cano a lo que es hoy: uno de los es­cri­to­res his­pa­noa­me­ri­ca­nos que me­jor han pen­sa­do el ac­to de na­rrar y el ac­to de leer. De es­ta for­ma, cla­ro, es inevi­ta­ble que va­ya­mos en­con­trán­do­nos con ideas que lue­go desa­rro­lló en al­gu­nos de sus me­jo­res li­bros, co­mo Crí­ti­ca y fic­ción y For­mas bre­ves, o los re­cién lle­ga­dos a nues­tras librerías Las tres van­guar­dias. Saer, Puig, Walsh (Eter­na Ca­den­cia) y La for­ma ini­cial. Con­ver­sa­cio­nes en Prin­ce­ton (Editorial Uni­ver­si­dad de Tal­ca). “Lo que no es­cri­bo lo vi­vo”, ano­ta en un mo­men­to Pi­glia, y qui­zá de esa for­ma se de­fi­ne per­fec­ta­men­te lo que en­con­tra­mos en es­tos dia­rios: pe­da­zos de una vi­da, de una épo­ca, y las re­fle­xio­nes de un es­cri­tor que ya en esos años pen­sa­ba con una lu­ci­dez ex­tra­or­di­na­ria.

“Los dia­rios de Emi­lio Ren­zi. Los años fe­li­ces”, de Ri­car­do Pi­glia. A $22.700.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.