El ren­ta­ble es­pec­tácu­lo de pe­lear en una jau­la

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Cris­tó­bal Fre­des]

Es­te sá­ba­do 12 de no­viem­bre, el Ma­di­son Squa­re Gar­den de Nue­va York al­ber­ga­rá el even­to más im­por­tan­te en la his­to­ria de la UFC (Ul­ti­ma­te Figh­ting Cham­pions­hip). No só­lo por­que los fa­ná­ti­cos con­si­de­ran que tie­ne el me­jor car­tel de pe­lea­do­res de sus 23 años de exis­ten­cia. No só­lo por­que el pla­to de fon­do es Co­nor McG­re­gor, un ir­lan­dés tan ca­ris­má­ti­co co­mo en­greí­do y mal­ha­bla­do, a pun­to de ser el úni­co en rei­nar en dos ca­te­go­rías. La so­la fe­cha en la Gran Man­za­na es una suer­te de triun­fo mo­ral: se tra­ta de la pri­me­ra en esa ciu­dad. Eso, por­que has­ta ha­ce muy po­co el es­ta­do de Nue­va York prohi­bía las pe­leas de ar­tes mar­cia­les mix­tas (MMA por sus si­glas en in­glés). Fue, de he­cho, el úl­ti­mo es­ta­do en apro­bar­las. El lobby pa­ra que sus le­gis­la­do­res cam­bia­ran de opi­nión du­ró ocho años y par­ti­ci­pa­ron en el pro­ce­so pe­lea­do­ras co­mo Ron­da Rou­sey, la otra su­per­es­tre­lla de es­te de­por­te (quien el 2015 fue la ter­ce­ra per­so­na más goo­glea­da del mun­do). Su pre­sen­cia ayu­dó a que acep­ta­ran que la UFC hoy es dis­tin­ta a la de sus vio­len­tos ini­cios. A que en­ten­die­ran que hoy sus breves pe­leas (10 mi­nu­tos en pro­me­dio) es­tán muy nor­ma­das y en va­rios as­pec­tos lle­gan a ser has­ta más se­gu­ras que las del boxeo, que tie­ne ma­yor ta­sa de le­sio­nes gra­ves. Eso sí, las com­pa­ra­cio­nes más ha­bi­tua­les con ese de­por­te se ha­cen fue­ra del “oc­tá­gono” o “la jau­la”, co­mo se le di­ce al ring en la UFC. El au­ge de la UFC es­tá desafian­do en nú­me­ros al rei­na­do del boxeo, cu­yas gran­des es­tre­llas es­tán en su oca­so. Es­te año, la pe­lea más vis­ta en boxeo (Khan vs. Ál­va­rez) no al­can­zó ni la mi­tad de au­dien­cia que su equi­va­len­te en la UFC (McG­re­gor vs. Diaz II). Va­rias ra­zo­nes ex­pli­can es­ta y otras pa­li­zas. Se di­ce que, a di­fe­ren­cia del boxeo y sus nu­me­ro­sas em­pre­sas y cam­peo­na­tos que con­fun­den a la au­dien­cia, en las MMA es una so­la or­ga­ni­za­ción, la UFC, quien con­cen­tra a los ma­yo­res ex­po­nen­tes del de­por­te. Otro fac­tor es su asal­to glo­bal: gran­des even­tos de la UFC se ce­le­bran no só­lo en Es­ta­dos Uni­dos sino en In­gla­te­rra, Aus­tra­lia, Mé­xi­co o Bra­sil, país que tie­ne un con­si­de­ra­ble nú­me­ro de pe­lea­do­res, de­bi­do al pres­ti­gio del bra­zi­lian jiu jit­su, la me­jor téc­ni­ca pa­ra pe­lear en sue­lo. Cap­tu­rar el es­pí­ri­tu de los tiem­pos y buen ol­fa­to pa­ra el mar­ke­ting son otras cau­sas de su éxi­to. Bas­ta ver sus vi­deos pro­mo­cio­na­les, sus aca­lo­ra­das con­fe­ren­cias de pren­sa o el per­sis­ten­te se­gui­mien­to que se le ha­ce por YouTu­be a ca­da pe­lea­dor an­tes de un even­to pa­ra com­pro­bar­lo. Tie­nen tam­bién un reality show ( The Ul­ti­ma­te Figh­ter), que par­tió hu­mil­de­men­te en 2005 y hoy su­ma 24 tem­po­ra­das y ver­sio­nes en dis­tin­tas par­tes del pla­ne­ta, La­ti­noa­mé­ri­ca in­clui­da. La no­to­rie­dad de la UFC ha dis­pa­ra­do el in­te­rés por las ar­tes mar­cia­les mix­tas en ge­ne­ral. Hoy se mul­ti­pli­can los gim­na­sios de es­te de­por­te en el mun­do, al­go que de al­gu­na ma­ne­ra cap­tu­ra la se­rie King­dom (de Di­recTV), una de las fic­cio­nes con me­jor crí­ti­ca del úl­ti­mo tiem­po, y sin aso­cia­ción con la UFC. La im­por­tan­cia que se le asig­na al mar­ke­ting en la UFC pu­do apre­ciar­se a mi­tad de año, cuan­do al pro­pio Co­nor McG­re­gor lo ba­ja­ron de un even­to por ne­gar­se a gra­bar un vi­deo pro­mo­cio­nal. El im­pe­tuo­so Da­na Whi­te, pre­si­den­te y so­cio mi­no­ri­ta­rio de la UFC, no ti­tu­beó en mar­gi­nar a su ma­yor es­tre­lla, de­jan­do cla­ro que el show es lo que man­da. Me­ses atrás, la em­pre­sa fue ad­qui­ri­da en US$ 4 mil mi­llo­nes por la agen­cia de ta­len­tos WME- IMG, en una de las transac­cio­nes más co­men­ta­das del año. Y ha­ce po­cos días, For­bes la ubi­có en el sép­ti­mo lu­gar de las mar­cas de­por­ti­vas más va­lio­sas del mun­do. El año 2000 ha­bía si­do ad­qui­ri­da ( en­tre otros, por Whi­te) só­lo por dos mi­llo­nes de dó­la­res. Va­ya as­cen­so.

GRA­CIAS AL ÉXI­TO DE LA UFC, LA LI­GA NOR­TE­AME­RI­CA­NA DE AR­TES MAR­CIA­LES MIX­TAS, RE­CIEN­TE­MEN­TE VEN­DI­DA EN US$ 4 MIL MI­LLO­NES, ES­TE DE­POR­TE ES EL NUE­VO BOXEO. SUS FI­GU­RAS SON ROCKSTARS Y SUS FEROCES PE­LEAS REVIENTAN EL RA­TING, IM­PUL­SAN­DO UNA IN­DUS­TRIA GLO­BAL CA­DA VEZ MÁS REN­TA­BLE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.