Una lec­to­ra en­tra­ña­ble

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Die­go Zú­ñi­ga]

WISLAWA SZYMBORSKA FUE UNA POE­TA EX­TRA­OR­DI­NA­RIA Y TAM­BIÉN UNA GRAN LEC­TO­RA. ASÍ LO DES­CU­BRI­MOS EN “LEC­TU­RAS NO OBLI­GA­TO­RIAS”, UNA RE­CO­PI­LA­CIÓN DE SUS SOR­PREN­DEN­TES RE­SE­ÑAS QUE ACA­BA DE LLE­GAR A NUES­TRAS LI­BRE­RÍAS.

Si tu­vié­se­mos que enu­me­rar los au­to­res que Wislawa Szymborska (Polonia, 19232012) co­men­ta en su li­bro Lec­tu­ras no obli­ga­to­rias —que aca­ba de pu­bli­car Hue­ders—, la ver­dad es que no po­dría­mos ase­gu­rar, en un pri­mer mo­men­to, que aque­llos au­to­res ha­yan exis­ti­do. To­men no­ta: Wa­claw Gołem­bo­wicz, Ire­na Lan­dau, Jan Wo­jens­ki, Ma­ria S. Sołt­yńs­ka, Jan So­kołows­ki, Jerzy Strzel­czyk y un lar­go y ex­tra­ñí­si­mo et­cé­te­ra. Es­cri­to­res des­co­no­ci­dos que real­men­te nos ha­cen pen­sar a ra­tos que es­ta­mos le­yen­do un li­bro bor­geano, don­de Szymborska se ha in­ven­ta­do ca­da uno de los más de no­ven­ta li­bros que re­se­ña. Su ta­len­to y su ima­gi­na­ción in­du­da­ble­men­te se lo per­mi­ti­rían —le die­ron en 1996 el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra por ser una poe­ta ex­cep­cio­nal—, sin em­bar­go la his­to­ria es un po­co más sim­ple, y qui­zá por eso tam­bién más ge­nial: a me­dia­dos de 1967, le pro­pu­sie­ron des­de el su­ple­men­to li­te­ra­rio Zy­cie Li­te­rac­kie es­cri­bir una co­lum­na y ella de­ci­dió re­se­ñar los li­bros que na­die que­ría re­se­ñar, esos que los crí­ti­cos ofi­cia­les de­ja­ban de la­do: me­mo­rias, clá­si­cos, an­to­lo­gías, dic­cio­na­rios, ma­nua­les de di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca, guías; li­bros que en apa­rien­cia po­co tie­nen que ver con la “gran li­te­ra­tu­ra”, pe­ro que en ma­nos de Szymborska se con­vier­ten en el ma­te­rial idó­neo pa­ra es­cri­bir tex­tos de una pá­gi­na y me­dia per­fec­tos, sor­pren­den­tes. En un ini­cio iba a re­se­ñar­los ca­si de una ma­ne­ra pro­fe­sio­nal, pe­ro al po­co an­dar se dio cuen­ta de que el tono que le aco­mo­da­ba era otro: “Pron­to me di cuen­ta de que no era ca­paz de es­cri­bir re­se­ñas y que ni si­quie­ra te­nía ga­nas de ha­cer­lo. Que en reali­dad soy y quie­ro con­ti­nuar sien­do una lec­to­ra ama­teur so­bre la cual no re­cai­ga el apre­mian­te pe­so de la cons­tan­te eva­lua­ción”. Esa lec­to­ra ama­teur que di­ce ser Szymborska es, en reali­dad, una lec­to­ra ejem­plar y en­tra­ña­ble, go­zo­sa, lle­na de una vi­ta­li­dad in­fi­ni­ta, una poe­ta que lee con una cu­rio­si­dad ge­nui­na a los otros, que bus­ca en los li­bros un pe­da­zo de vi­da, una ima­gen que le per­mi­ta ha­blar de sus pro­pias ob­se­sio­nes con esa ca­li­dez que ca­rac­te­ri­za a su poe­sía. Los li­bros fun­cio­nan pa­ra Szymborska co­mo pe­que­ños de­to­na­do­res, co­mo la ex­cu­sa pa­ra ir cons­tru­yen­do una au­to­bio­gra­fía in­vo­lun­ta­ria, pues no tie­ne mie­do de ha­blar de ella, de con­tar al­gún re­cuer­do, de ser ar­bi­tra­ria, con­tra­dic­to­ria, ines­pe­ra­da. Qué suer­te que tu­vi­mos de que Szymborska no se con­vir­tie­ra en una lec­to­ra pro­fe­sio­nal, en una re­se­ñis­ta. Qué suer­te tu­vi­mos de que es­co­gie­ra li­bros que na­die que­ría leer, li­bros que ni si­quie­ra ella en­ten­día por qué es­ta­ba le­yen­do, pe­ro que le sir­vie­ron pa­ra es­cri­bir tex­tos be­llí­si­mos: “¿Por qué es­toy le­yen­do es­te li­bro? No ten­go la me­nor in­ten­ción de ins­ta­lar un te­rra­rio en casa. Y aún me­nos un acua­te­rra­rio. No ten­go pen­sa­do criar an­fi­bios ni rep­ti­les, por muy bo­ni­tos que sean (…). Ni tam­po­co un ca­ma­león que mue­va sus dos ojos de un mo­do in­de­pen­dien­te, por ejem­plo, uno ha­cia arri­ba y el otro ha­cia aba­jo (…). En fin, no soy la des­ti­na­ta­ria idó­nea de es­te li­bro. Só­lo lo es­toy le­yen­do por­que, des­de pe­que­ña, me pro­du­ce pla­cer acu­mu­lar sa­be­res in­ne­ce­sa­rios…”, ano­ta Szymborska en una re­se­ña so­bre Te­rra­rio, de Adam Ta­bors­ki, trans­mi­tién­do­nos su en­tu­sias­mo y su asom­bro por rep­ti­les y an­fi­bios, pe­que­ños se­res en los que la poe­ta lo­gra en­con­trar una be­lle­za que pa­re­ce ha­ber es­ta­do siem­pre ahí, a pe­sar de que no­so­tros nun­ca nos hu­bié­se­mos fi­ja­do en ella. “Leer li­bros es el pa­sa­tiem­po más her­mo­so que la hu­ma­ni­dad ha crea­do”, es­cri­bió Szymborska. Leer­la es, in­du­da­ble­men­te, con­fir­mar esa sen­ten­cia una y otra vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.