Sus­ten­ta­bi­li­dad y go­ber­nan­za

Que Pasa - - POSTEOS -

[Por Álex Go­doy, di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Sus­ten­ta­bi­li­dad y Ges­tión Es­tra­té­gi­ca de Re­cur­sos de la UDD]

¿Es po­si­ble tran­si­tar ha­cia el desa­rro­llo, go­ber­nan­do con ba­ja apro­ba­ción y que es­te sea sus­ten­ta­ble en el tiem­po? ¿Es po­si­ble en ese es­ce­na­rio coor­di­nar la to­ma de de­ci­sio­nes a fa­vor de equi­li­brar po­lí­ti­cas en las di­men­sio­nes so­cial, eco­nó­mi­ca y am­bien­tal? Al pa­re­cer no, y va más allá de un te­ma de po­pu­la­ri­dad. En 2014, en Na­cio­nes Uni­das se dis­cu­tió acer­ca de in­te­grar a la “go­ber­nan­za” co­mo mar­co me­to­do­ló­gi­co pa­ra tran­si­tar ha­cia un desa­rro­llo sus­ten­ta­ble. La pre­gun­ta pa­ra mu­chos es qué va­mos a en­ten­der por go­ber­nan­za, un tér­mino de re­cien­te di­fu­sión y que se usa pa­ra ha­cer men­ción a la efi­ca­cia, ca­li­dad y sa­tis­fac­ción en la orien­ta­ción de un Es­ta­do en la ela­bo­ra­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas a fa­vor de la crea­ción de bie­nes­tar. En sim­ple, es una nue­va con­cep­ción de la ges­tión de los asun­tos pú­bli­cos con una ma­yor in­te­gra­ción de los ni­ve­les lo­ca­les, re­gio­na­les, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. La­men­ta­ble­men­te, tal de­fi­ni­ción ha si­do ins­tru­men­ta­li­za­da más pa­ra com­pla­cer a

vo­tan­tes o gru­pos de in­te­rés en sus re­que­ri­mien­tos es­pe­cí­fi­cos que por la real in­ten­ción de tran­si­tar ha­cia una go­ber­nan­za don­de el bien de to­dos es­tá por en­ci­ma del be­ne­fi­cio pro­pio. En la re­so­lu­ción 66/288, la ONU di­ce que la ca­li­dad de la de­mo­cra­cia, la go­ber­nan­za y la exis­ten­cia de un Es­ta­do de de­re­cho son esen­cia­les pa­ra tran­si­tar ha­cia un desa­rro­llo que sea sus­ten­ta­ble, en­ten­dien­do por es­te aquel que per­mi­ta un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­do, in­clu­si­vo y equi­ta­ti­vo; el desa­rro­llo so­cial en­tre ge­ne­ra­cio­nes, la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te y la erra­di­ca­ción de la po­bre­za y el ham­bre. El pro­ble­ma de tal de­fi­ni­ción es que omi­te que el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes a ni­vel de po­lí­ti­cas pú­bli­cas —pa­ra dar con las me­tas en las tres di­men­sio­nes— no es un pro­ce­so sim­ple ni re­du­ci­do a otor­gar a ca­da quien que es­tá sen­ta­do en la me­sa de par­ti­ci­pa­ción lo que pi­de. En tér­mino téc­ni­co, op­ti­mi­zar re­sul­ta­dos en los tres ejes es un pro­ce­so im­po­si­ble y don­de la to­ma de de­ci­sio­nes a ni­vel de po­lí­ti­ca con­lle­va­rá siem­pre a una transac­ción en fa­vo­re­cer a una de las di­men­sio­nes en des­me­dro de las otras; o, por el con­tra­rio, siem­pre es­tar en un subóp­ti­mo pa­ra ca­da una de ellas. El trán­si­to al desa­rro­llo sus­ten­ta­ble no es tra­tar de ga­nar lo má­xi­mo en ca­da di­men­sión, sino más bien transar a fa­vor de una u otra con tal de al­can­zar un equi­li­brio en­tre to­das. Po­dría­mos, por ejem­plo, re­to­mar una prós­pe­ra sen­da pro­duc­ti­va uti­li­zan­do com­bus­ti­bles fó­si­les y fle­xi­bi­li­zan­do las re­glas am­bien­ta­les, pe­ro a un cos­to am­bien­tal o en sa­lud enor­me; o, por el con­tra­rio, re­du­cir al mí­ni­mo nues­tra in­dus­tria a cam­bio de ser el país con ma­yo­res ni­ve­les de con­ser­va­ción bio­ló­gi­ca pe­ro me­nos desa­rro­lla­do a ni­vel in­dus­trial. En am­bos ca­sos nun­ca se ga­na, sino que se ce­de y se tran­sa, y don­de en sus­ten­ta­bi­li­dad es­te lla­ma­do tra­deoff es de to­dos los días. Por lo tan­to, en un país co­mo Chi­le, en don­de la inequi­dad se per­ci­be co­mo aque­lla ca­ren­cia de opor­tu­ni­da­des, que en tiem­pos bue­nos muy po­cos se benefician, pe­ro que en tiem­pos de de­pre­sión mu­chos se ven afec­ta­dos; es po­co pro­ba­ble que los di­fe­ren­tes gru­pos de la so­cie­dad ci­vil cedan en de­jar atrás sus de­man­das so­cia­les a fa­vor del bie­nes­tar co­mún. Es­ta es una ca­rac­te­rís­ti­ca de las so­cie­da­des orien­ta­das al in­di­vi­dua­lis­mo a di­fe­ren­cia de so­cie­da­des orien­ta­das a lo co­mu­ni­ta­rio. Es­ta ac­ti­tud de no transar se in­cre­men­ta en go­bier­nos con ba­ja po­pu­la­ri­dad, don­de al fi­nal des­apa­re­ce la fi­gu­ra de au­to­ri­dad, li­de­raz­go y más aún de go­ber­nan­za. ¿Es po­si­ble avan­zar? La evi­den­cia mues­tra que no. La Fun­da­ción Ber­tels­mann, cen­tra­da en in­ves­ti­gar, pu­bli­car e in­cen­ti­var el de­ba­te pú­bli­co so­bre di­ver­sos te­mas so­cia­les, ha desa­rro­lla­do des­de 2009 in­di­ca­do­res de go­ber­nan­za com­pa­ran­do a paí­ses miem­bros de la OCDE en su ca­pa­ci­dad de res­pon­der a re­tos so­cia­les y po­lí­ti­cos, en los cua­les Chi­le si­gue apa­re­cien­do a la mis­ma al­tu­ra de los ran­kings de la OCDE. ¿No se­rá que nues­tro prin­ci­pal desafío es un te­ma go­ber­nan­za y de có­mo al­can­zar­la? Eso es­tá por ver­se.

EN CHI­LE ES PO­CO PRO­BA­BLE QUE LOS DI­FE­REN­TES GRU­POS DE LA SO­CIE­DAD CI­VIL CEDAN EN DE­JAR ATRÁS SUS DE­MAN­DAS A FA­VOR DEL BIE­NES­TAR CO­MÚN. ES­TA AC­TI­TUD DE NO TRANSAR SE IN­CRE­MEN­TA EN GO­BIER­NOS CON BA­JA PO­PU­LA­RI­DAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.