Trump y el po­pu­lis­mo

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Cris­tó­bal Ro­vi­ra, profesor de la UDP]

¿Có­mo es po­si­ble que un can­di­da­to con un dis­cur­so po­pu­lis­ta con tin­tes ra­cis­tas y mi­só­gi­nos ha­ya ga­na­do las elec­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos.? Jun­to a mi co­le­ga Cas Mud­de, de la Uni­ver­si­dad de Geor­gia he­mos ve­ni­do desa­rro­llan­do una agen­da de in­ves­ti­ga­ción com­pa­ra­da so­bre el po­pu­lis­mo. Acá ade­lan­to al­gu­nas ideas cen­tra­les de nues­tro li­bro, Po­pu­lism: A Very Short In­tro­duc­tion (Ox­ford Uni­ver­sity Press), el cual sal­drá pu­bli­ca­do el pró­xi­mo año. El po­pu­lis­mo es una ideo­lo­gía que se ca­rac­te­ri­za por dos plan­tea­mien­tos: la so­cie­dad es­tá es­cin­di­da en­tre una eli­te co­rrup­ta y un pue­blo so­be­rano, y la vo­lun­tad po­pu­lar de­be ser res­pe­ta­da a co­mo dé lu­gar. Se tra­ta de un len­gua­je mo­ral que su­gie­re que la eli­te es per­ver­sa y tie­ne que ser des­alo­ja­da del po­der. Pro­po­ne co­mo so­lu­ción que los de­sig­nios del pue­blo sean aca­ta­dos de for­ma irres­tric­ta. Un ejem­plo es la fra­se de Trump en su dis­cur­so de cam­pa­ña en Flo­ri­da, el 13 de oc­tu­bre: “Nues­tro mo­vi­mien­to bus­ca re­em­pla­zar a un es­ta­blish­ment fa­lli­do y co­rrup­to por un nue­vo go­bierno con­tro­la­do por us­te­des, el pue­blo ame­ri­cano”. El pue­blo que ima­gi­nan los po­pu­lis­tas es una co­mu­ni­dad ho­mo­gé­nea y vir­tuo­sa, en don­de no hay es­pa­cio pa­ra el plu­ra­lis­mo. Por ello es que el po­pu­lis­mo tie­ne par­ti­cu­lar re­ce­lo fren­te a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ya que son vis­tos co­mo vo­ce­ros de los po­de­res es­ta­ble­ci­dos. En es­ta lí­nea, Trump in­di­ca que “el es­ta­blish­ment y sus agen­tes en los me­dios man­tie­nen el con­trol so­bre es­ta na­ción a tra­vés de mé­to­dos por to­dos co­no­ci­dos. Cual­quie­ra que desafía su con­trol es de­cla­ra­do se­xis­ta, ra­cis­ta, xe­nó­fo­bo y tras­tor­na­do mo­ral”. Aun­que es po­si­ble ima­gi­nar un dis­cur­so po­pu­lis­ta pu­ro, en la vi­da real siem­pre apa­re­ce com­bi­na­do con otras pos­tu­ras ideo­ló­gi­cas. Es­to im­pli­ca que el apo­yo elec­to­ral a pro­yec­tos po­pu­lis­tas se de­be no só­lo a su re­tó­ri­ca po­la­ri­za­do­ra, sino que tam­bién a sus ofer­tas programáticas. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, es po­si­ble iden­ti­fi­car dos ti­pos de po­pu­lis­mos. Por un la­do, el “po­pu­lis­mo ex­clu­sio­na­rio” se ca­rac­te­ri­za por com­bi­nar el dis­cur­so po­pu­lis­ta con la xe­no­fo­bia, la de­fen­sa de po­lí­ti­cas de mano du­ra y va­lo­res mo­ra­les tra­di­cio­na­les. Ejem­plos pa­ra­dig­má­ti­cos son par­ti­dos po­pu­lis­tas de ex­tre­ma de­re­cha, co­mo el Fren­te Na­cio­nal en Fran­cia o mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas co­mo el así lla­ma­do Tea Party en Es­ta­dos Uni­dos. Por otro la­do, el “po­pu­lis­mo in­clu­sio­na­rio” ela­bo­ra una re­tó­ri­ca po­pu­lis­ta cen­tra­da en la re­cu­pe­ra­ción de la dig­ni­dad de grupos so­cia­les que, por lar­go tiem­po, han es­ta­do po­lí­ti­ca­men­te ex­clui­dos. Es­to va de la mano con la de­fen­sa de una ma­yor in­ter­ven­ción del Es­ta­do en la eco­no­mía y la pro­mo­ción de cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra su­pues­ta­men­te dar­le más po­der al pue­blo. No hay me­jor ejem­plo que fuer­zas de iz­quier­da co­mo el cha­vis­mo en Ve­ne­zue­la y el partido Sy­ri­za en Gre­cia. Al ob­ser­var ca­sos de po­pu­lis­mo que han lle­ga­do y se han man­te­ni­do en el po­der, en­con­tra­mos un de­te­rio­ro de la ca­li­dad de la de­mo­cra­cia (Sil­vio Ber­lus­co­ni en Ita­lia) o en ca­sos ex­tre­mos des­cu­bri­mos la for­ma­ción de re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios (Al­ber­to Fu­ji­mo­ri en el Pe­rú). Sin em­bar­go, es erró­neo pen­sar que el po­pu­lis­mo siem­pre e inevi­ta­ble­men­te tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas. Aná­li­sis empíricos com­pa­ra­dos dan cuen­ta que el po­pu­lis­mo tam­bién pue­de ge­ne­rar efec­tos po­si­ti­vos so­bre el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Da­do que mo­vi­li­za el des­con­ten­to de sec­to­res so­cia­les que se sien­ten aban­do­na­dos, se tra­ta de un dis­cur­so que pro­mue­ve la in­te­gra­ción po­lí­ti­ca de di­chos sec­to­res. A su vez, me­dian­te la po­li­ti­za­ción de te­mas que, de­li­be­ra­da­men­te o no, han si­do ob­via­dos por los par­ti­dos, es­tos úl­ti­mos se ven for­za­dos a re­pen­sar sus agendas programáticas pa­ra in­ten­tar ca­na­li­zar los pa­re­ce­res de una par­te im­por­tan­te de la ciu­da­da­nía. El pro­ble­ma de fon­do es que la irrup­ción del po­pu­lis­mo trae con­si­go un vie­jo di­le­ma pa­ra la de­mo­cra­cia: ¿cuán­to to­le­rar a los in­to­le­ran­tes? Có­mo re­sol­ver es­te di­le­ma es uno de los gran­des desafíos en el mun­do ac­tual.

ANÁ­LI­SIS EMPÍRICOS DAN CUEN­TA QUE EL PO­PU­LIS­MO PUE­DE GE­NE­RAR EFEC­TOS PO­SI­TI­VOS: MO­VI­LI­ZA EL DES­CON­TEN­TO DE SEC­TO­RES SO­CIA­LES QUE SE SIEN­TEN ABAN­DO­NA­DOS Y LOS PAR­TI­DOS SE VEN FOR­ZA­DOS A RE­PEN­SAR SUS AGENDAS PROGRAMÁTICAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.