Walsh o el vio­len­to ofi­cio de es­cri­bir

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Da­niel Gómez Yia­na­tos]

CUAN­DO SE CUM­PLEN 40 AÑOS DE “OPE­RA­CIÓN MASACRE”, UN TEX­TO QUE SE ADE­LAN­TÓ CA­SI UNA DÉ­CA­DA A LA PU­BLI­CA­CIÓN DE “A SAN­GRE FRÍA” DE TRUMAN CA­PO­TE, SE EDI­TA EN ES­PA­ÑOL LA BIOGRAFÍA DE ES­TE AR­GEN­TINO QUE CON­VIR­TIÓ AL PE­RIO­DIS­MO EN SU AR­MA PREDILECTA.

El 18 de di­ciem­bre se cum­plen 40 años de aque­lla no­che en el ca­fé Ca­pa­blan­ca, fren­te a la pla­za prin­ci­pal de La Pla­ta. —Hay un fu­si­la­do que vi­ve. Esa fra­se in­te­rrum­pió la par­ti­da de aje­drez que ju­ga­ba Ro­dol­fo Walsh. Se ol­vi­dó del ta­ble­ro, to­mó un tra­go de cer­ve­za y no pa­ró de in­ves­ti­gar has­ta des­ci­frar qué sig­ni­fi­ca­ba. Ya ten­dría tiem­po de vol­ver a la lec­tu­ra de sus no­ve­las po­li­cia­les, a las char­las so­bre el pre­sen­te de Ri­ver Pla­te o a sus no­tas en la re­vis­ta Leo­plán, que le per­mi­tían vi­vir mo­des­ta­men­te del ofi­cio de es­cri­bir. Con su vie­ja má­qui­na de es­cri­bir por­tá­til Olym­pia, una pis­to­la Walt­her PPK ca­li­bre 22 ocul­ta ba­jo la cin­tu­ra y una cé­du­la de iden­ti­dad fal­sa en la bi­lle­te­ra, Walsh sa­lió a la bús­que­da del ti­po al que una pa­tru­lla uni­for­ma­da le ha­bía dis­pa­ra­do en un ba­su­ral de Bue­nos Ai­res, jun­to a un grupo de ami­gos. Seis me­ses an­tes, la jun­ta mi­li­tar li­de­ra­da por el ge­ne­ral Aram­bu­ru, que ha­bía to­ma­do el po­der tras el de­rro­ca­mien­to de Pe­rón, cas­ti­gó bru­tal­men­te a los ci­vi­les que ha­bían acom­pa­ña­do a Juan Jo­sé Va­lle en su in­ten­to por re­cu­pe­rar la Ca­sa Ro­sa­da y traer de vuel­ta al cau­di­llo. El fa­lli­do ti­ro de gra­cia que le apli­ca­ron a Juan Car­los Li­vra­ga le des­tro­zó el ta­bi­que na­sal y la den­ta­du­ra. Era un fan­tas­ma des­fi­gu­ra­do que con­fió en Walsh. Es­te tes­ti­mo­nio fue cla­ve pa­ra la ela­bo­ra­ción de Ope­ra­ción Masacre, un tex­to que se ade­lan­tó ca­si una dé­ca­da a la pu­bli­ca­ción de San­gre Fría, de Truman Ca­po­te, la obra que has­ta hoy se re­co­no­ce co­mo el pun­to de par­ti­da del gé­ne­ro non -fic­tion.

AEs ho­ra de ha­cer jus­ti­cia en la obra de Walsh. Con el mé­ri­to que tu­vo el re­por­teo de Ca­po­te, pa­re­ce muy dis­tin­to in­da­gar so­bre un cri­men co­no­ci­do en un pue­blo per­di­do de Kan­sas que desafiar al te­rro­ris­mo de Es­ta­do y des­en­mas­ca­rar a un grupo de mi­li­ta­res que se arro­ga­ron el nom­bre de “re­vo­lu­ción li­ber­ta­do­ra”. Ca­po­te era un neo­yor­quino ex­cén­tri­co que te­nía ac­ce­so a do­cu­men­ta­ción y pu­do to­mar­se años en sus en­tre­vis­tas con Dick Hic­kock y Perry Smith. Walsh te­nía que re­por­tear y es­con­der­se en una ca­ba­ña que le ha­bían pres­ta­do en Ti­gre. Si lo pi­lla­ban, adiós a to­do. Y sin si­quie­ra ser pe­ro­nis­ta. Hoy por fin te­ne­mos a mano la biografía de Walsh que pre­pa­ró el pe­rio­dis­ta ir­lan­dés Mi­chael McCaug­han, quien ha es­cri­to so­bre América La­ti­na por dos dé­ca­das y ha pu­bli­ca­do en The Irish Ti­mes, In­de­pen­dent y The Guar­dian. Ro­dol­fo Walsh: Pe­rio­dis­ta, Es­cri­tor y Re­vo­lu­cio­na­rio (LOM) nos mues­tra una vi­da tan in­ten­sa y vio­len­ta co­mo ho­nes­ta. ¿Quién fue Walsh? ¿Có­mo un ti­po que tra­du­cía no­ve­las po­li­cia­les de Wi­lliam Irish, el mis­mo de La Ven­ta­na In­dis­cre­ta que lle­vó Hitch­cock al ci­ne, pu­do cap­tu­rar y de­co­di­fi­car un te­le­gra­ma del ejér­ci­to de EE.UU. que anun­cia­ba la in­va­sión a Bahía de Co­chi­nos? Eso hi­zo Walsh mien­tras tra­ba­ja­ba en el pri­mer equi­po de Pren­sa La­ti­na en Cu­ba. Aun­que, a la luz del li­bro, al­go tie­ne que ver su pa­so co­mo in­terno en el Ins­ti­tu­to Fahy con su ru­de­za, Walsh en­car­nó co­mo po­cos el es­pí­ri­tu com­ba­ti­vo de su tiem­po. Y lo fue ha­cien­do de a po­co, por­que en su ju­ven­tud no am­bi­cio­na­ba más que es­cri­bir una no­ve­la “se­ria” que le sir­vie­ra pa­ra en­trar en los círcu­los in­te­lec­tua­les de Bue­nos Ai­res. Walsh mu­rió acri­bi­lla­do en la es­qui­na de San Juan y En­tre Ríos en la ca­pi­tal tras­an­di­na, en mar­zo de 1977, des­pués de re­par­tir por dis­tin­tos bu­zo­nes de la ciu­dad una car­ta a la jun­ta mi­li­tar di­ri­gi­da por el ge­ne­ral Vi­de­la, el úl­ti­mo ré­gi­men fren­te al que se re­be­ló con el ar­ma que me­jor sa­bía usar: el pe­rio­dis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.