MA­LOS

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Gon­za­lo Maier ]

La cien­cia fic­ción es só­lo una ex­cu­sa pa­ra ha­blar de otra co­sa. Es cier­to que lo mis­mo se po­dría de­cir de tan­tos gé­ne­ros, pe­ro el ca­so es que en la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Black Mi­rror, la se­rie in­gle­sa que re­tra­ta fu­tu­ros li­ge­ra­men­te dis­tó­pi­cos, sus crea­do­res han sen­ti­do el lla­ma­do a dar una cá­te­dra de mo­ral y bue­nas cos­tum­bres. Tal co­mo en tem­po­ra­das an­te­rio­res, la se­rie mues­tra his­to­rias don­de al­gún as­pec­to tec­no­ló­gi­co —las re­des so­cia­les, la reali­dad au­men­ta­da, las an­sias de la me­di­ci­na por lo­grar la vi­da eter­na— ter­mi­na por trans­for­mar­se en una pe­sa­di­lla. Cla­ro que aho­ra, más allá de una pro­duc­ción im­pe­ca­ble, ca­da ca­pí­tu­lo pa­re­cie­ra ha­blar des­de el es­cán­da­lo: que el bull­ying en las re­des so­cia­les, que la ti­ra­nía de las es­tre­lli­tas con que se ca­li­fi­ca cual­quier co­sa, que los pe­li­gros de pa­sar to­do el día en in­ter­net, bla­bla­blá. Por lo ge­ne­ral, las mo­ra­le­jas que­dan muy bien en los cuen­tos in­fan­ti­les o en los ser­mo­nes do­mi­ni­ca­les, pe­ro creo que es­te no es el ca­so. Di­cho eso, el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo es un po­li­cial de una ho­ra y me­dia que vale com­ple­ta­men­te la pe­na por­que los in­gle­ses, su­pon­go, siem­pre han te­ni­do más ta­len­to pa­ra las his­to­rias de de­tec­ti­ves que pa­ra la mo­ra­li­na.

“Black Mi­rror”, por Net­flix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.