DE LA POE­SÍA

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO -

Va­mos a ha­cer pe­rio­dis­mo de an­ti­ci­pa­ción. Ade­lan­tán­do­nos, en­ton­ces, un par de se­ma­nas, di­re­mos que a la ho­ra de los re­cuen­tos li­te­ra­rios de lo me­jor de 2016 hay que ser ro­tun­dos y sen­ten­ciar que es­te año, al me­nos en Chi­le, fue ca­si por com­ple­to de la poe­sía. Fue, de he­cho, el año en que se otor­gó el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra a un poe­ta, aun­que de aque­llo ya na­die se acuer­de y no sea el mo­ti­vo que nos tie­ne ha­blan­do de es­to, de los li­bros de poe­sía que mar­ca­ron el 2016. Al tra­ba­jo que vie­ne ha­cien­do des­de ha­ce ya va­rios años Edi­cio­nes UDP —uno de los im­pres­cin­di­bles que aca­ban de pu­bli­car es Rom­pan fi­las, de Bruno Vidal— jun­to a las edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes —don­de des­ta­can se­llos co­mo Al­qui­mia, Tá­ci­tas, La Ca­la­ba­za del Dia­blo y las nue­vas Gar­ce­ta, Ove­rol y Sa­pos­cat—, hay que su­mar dos he­chos fun­da­men­ta­les: pri­me­ro, la re­edi­ción de La nue­va no­ve­la, de Juan Luis Mar­tí­nez, que du­ran­te tan­tos años fue un li­bro inen­con­tra­ble, y que hoy es­tá dis­po­ni­ble a un pre­cio mu­cho más ase­qui­ble que an­tes; lo se­gun­do, la la­bor de Lu­men, quien de la mano de su edi­tor, Vi­cen­te Un­du­rra­ga, em­pe­zó a pu­bli­car con­tun­den­tes an­to­lo­gías de al­gu­nos de los poe­tas fun­da­men­ta­les de las úl­ti­mas dé­ca­das. Co­men­zó con Ber­to­ni y Zu­ri­ta, y es­te 2016 apos­tó por Ger­mán Ca­rras­co y El­vi­ra Her­nán­dez, dos vo­ces que han in­fluen­cia­do am­plia­men­te a los poe­tas más jó­ve­nes y que me­re­cen, des­de ha­ce ra­to, que sus li­bros lle­guen a más y más lec­to­res. La an­to­lo­gía de Ca­rras­co, Ima­gen y se­me­jan­za, nos per­mi­te re­vi­sar una obra que co­men­zó en los 90 y que pa­re­ció siem­pre tran­si­tar en­tre la lu­ci­dez, la ca­lle, el oí­do y una se­rie de imá­ge­nes diá­fa­nas que es­con­den en su cen­tro una be­lle­za anó­ma­la, sor­pren­den­te. No hay que ol­vi­dar, tam­po­co, que es­te año Ca­rras­co pu­bli­có Man­tra de re­mos (Al­qui­mia), qui­zá su me­jor li­bro has­ta la fe­cha. Un li­bro im­por­tan­te. Tal co­mo lo es la an­to­lo­gía de El­vi­ra Her­nán­dez, Los tra­ba­jos y los días, que nos per­mi­te des­cu­brir a una poe­ta si­len­cio­sa, de esas que se han preo­cu­pa­do más de es­cri­bir que de pu­bli­car; de ahí que una an­to­lo­gía co­mo es­ta sea tan ne­ce­sa­ria. Vol­ver a leer su obra fun­da­men­tal, La Ban­de­ra de Chi­le, y des­lum­brar­se con el tra­ba­jo que Her­nán­dez vie­ne ha­cien­do con el len­gua­je des­de los 80. Es una poe­sía he­cha de es­com­bros, son los res­tos de una len­gua que se per­dió con la vio­len­cia po­lí­ti­ca. Her­nán­dez in­ten­ta re­cu­pe­rar esas pa­la­bras, tra­ba­ja con ellas, les bus­ca una y otra vez el sen­ti­do, a pe­sar de la im­po­si­bi­li­dad de de- cir mu­chas co­sas. Es una “poe­sía si­tua­da”, co­mo la de Lihn: es­cri­bir con la ven­ta­na abier­ta, es­cu­chan­do el rui­do de la ca­lle, de lo que ocu­rre ahí afue­ra: “La Ban­de­ra de Chi­le es usa­da de mor­da­za/ y por eso se­gu­ra­men­te por eso/ na­die di­ce na­da”. Afue­ra trans­cu­rren los días, pa­sa el co­me­ta Ha­lley pe­ro no lo ve (“Di­cen que era co­mo una ca­be­za de­go­lla­da apa­re­cien­do/ sin nun­ca que­rer des­apa­re­cer”), pasan los años, su mi­ra­da se de­tie­ne en los pá­ja­ros, en la me­mo­ria frac­tu­ra­da, en los que no es­tán, en los via­jes, en lo que se pier­de en esos via­jes. Una es­cri­tu­ra que re­gis­tra, rá­pi­do; que se de­tie­ne tam­bién en eso que nun­ca ve­mos. “El ar­te es en al­gún mo­men­to/ un ani­mal vi­vo”, ano­ta Her­nán­dez. Y sí: su poe­sía es ca­si siem­pre ese ani­mal vi­vo, im­pre­de­ci­ble, nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.