Ras­trea­do­res de mu­gre

Que Pasa - - POSTEOS - [Por An­drea La­gos A., aca­dé­mi­ca Pe­rio­dis­mo UDP]

LOS QUE BUS­CAN SIEMPRE EN­CUEN­TRAN: A PRO­PÓ­SI­TO DE LAS IN­VER­SIO­NES DEL EX PRE­SI­DEN­TE SE­BAS­TIÁN PI­ÑE­RA EN PE­RÚ Y DE LA AD­JU­DI­CA­CIÓN DE LA CONS­TRUC­CIÓN DE UN HOS­PI­TAL POR LA EM­PRE­SA DI­RI­GI­DA POR EL CU­ÑA­DO DE RI­CAR­DO LA­GOS.

En 1992, la mi­li­tan­te re­pu­bli­ca­na Mary Ma­ta­lin era la di­rec­to­ra po­lí­ti­ca de la cam­pa­ña de re­elec­ción de Geor­ge Bush (pa­dre) en con­tra del jo­ven go­ber­na­dor de Ar­kan­sas, Bill Clin­ton (46). Ma­ta­lin era jo­ven, fa­ná­ti­ca y muy enér­gi­ca. Su ob­se­sión era des­acre­di­tar a Clin­ton co­mo po­ten­cial pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Te­nía re­cur­sos y los uti­li­zó para dar en el blan­co. Gas­tó US$ 28 mil de la épo­ca para pa­gar por “bus­ca­do­res de mu­gre” ( dirt dig­gers) que ras­trea­ron en cua­tro di­fe­ren­tes es­ta­dos las re­la­cio­nes amo­ro­sas de Bill Clin­ton con bim­bos. Las mu­je­res atrac­ti­vas con po­ca in­te­li­gen­cia fue­ron la afi­ción del po­lí­ti­co in­fiel. Era fa­mo­so por sus con­quis­tas, pe­ro ha­bía que do­cu­men­tar­lo. Los tras­cen­di­dos no ser­vían. Tam­po­co se va­lía ha­cer­lo con de­tec­ti­ves o ins­ta­lan­do mi­cró­fo­nos. Los re­pu­bli­ca­nos no iban a arries­gar­se a te­ner un nue­vo Wa­ter­ga­te. Los bus­ca­do­res(as) de­bían ser pe­rio­dis­tas o cual­quie­ra con in­tui­ción y ca­paz de ser dis­cre­to(a). In­da­ga­ron y, por su­pues­to, en­con­tra­ron. En te­mas de mu­je­res, Clin­ton no era una ca­ja de sor­pre­sas. En 1992, Gen­ni­fer Flo­wers (42), una ru­bia ex mo­de­lo y ac­triz,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.