Mer­kel, ¿la úl­ti­ma es­pe­ran­za?

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Die­go Zú­ñi­ga Con­tre­ras, des­de Bonn]

PE­SE A LA CRI­SIS DE LOS RE­FU­GIA­DOS Y A SU BA­JA EN LAS EN­CUES­TAS, ES MUY PRO­BA­BLE QUE LA CAN­CI­LLER DE ALE­MA­NIA SI­GA GO­BER­NAN­DO A LA PRIN­CI­PAL PO­TEN­CIA DE LA ZO­NA EU­RO HAS­TA 2021. EL TRIUN­FO DE DO­NALD TRUMP EN EE.UU. CAM­BIÓ EL PA­NO­RA­MA.

Con esa so­brie­dad que lin­da en el abu­rri­mien­to, con esa fal­ta de ca­ris­ma que ha­ce de su li­de­raz­go un mi­la­gro so­la­men­te po­si­ble en un país co­mo Ale­ma­nia, An­ge­la Mer­kel anun­ció en una con­fe­ren­cia de pren­sa muy pro­to­co­lar que vol­ve­rá a ser can­di­da­ta a la Can­ci­lle­ría. Si lo­gra ven­cer en las elec­cio­nes de la se­gun­da mi­tad de 2017 al­can­za­rá a Helmut Kohl co­mo la per­so­na que más tiem­po ha go­ber­na­do el país des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (16 años) y, ade­más, de­mos­tra­rá que ni si­quie­ra la cri­sis de los re­fu­gia­dos, que la hi­zo ba­jar vi­si­ble­men­te en las en­cues­tas, pu­do po­ner en cues­tión su ca­pa­ci­dad pa­ra go­ber­nar y su pre­pon­de­ran­cia a ni­vel eu­ro­peo. A Mer­kel los ale­ma­nes po­drán cri­ti­car­le ha­ber abier­to las fron­te­ras del país pa­ra re­ci­bir a la olea­da de in­mi­gran­tes for­za­dos, el fra­ca­so de su plan de tran­si­ción ener­gé­ti­ca pa­ra prio­ri­zar for­mas de pro­duc­ción re­no­va­bles y otros asun­tos más pe­des­tres, co­mo la fal­ta de jar­di­nes in­fan­ti­les o la es­ca­sa in­ver­sión en re­no­va­ción de obras pú­bli­cas, pero el he­cho con­cre­to es que la can­ci­ller ale­ma­na es, a la luz de los he­chos ac­tua­les, una es­pe­cie de ba­luar­te de los va­lo­res oc­ci­den­ta­les. Ya lo di­jo New York Ti­mes: tras el triun­fo de Do­nald Trump, que evi­den­te­men­te cam­bió el pa­no­ra­ma mun­dial, Mer­kel emer­ge co­mo la “úl­ti­ma de­fen­so­ra de los li­be­ra­les” en es­ta par­te del pla­ne­ta. Que Ba­rack Oba­ma di­je­ra en Ber­lín — en una sim­bó­li­ca vi­si­ta a una can­ci­ller que, pe­se a las di­fe­ren­cias, se con­vir­tió en su me­jor alia­da en Eu­ro­pa— que si él vi­vie­ra en Ale­ma­nia vo­ta­ría por Mer­kel y que los ale­ma­nes de­be­rían va­lo­rar más y me­jor a la per­so­na que di­ri­ge los des­ti­nos po­lí­ti­cos del país, da una mues­tra cla­ra del rol que le co­rres­pon­de­rá asu­mir a la líder de los con­ser­va­do­res ger­ma­nos. Y ella es­tá cons­cien­te de ello: lo di­jo en su con­fe­ren­cia de pren­sa, don­de re­mar­có las di­fi­cul­ta­des de la ac­tual si­tua­ción mun­dial y del he­cho pal­pa­ble de que ella mis­ma es el enemi­go a ven­cer de to­das las fuer­zas populistas y ul­tra­de­re­chis­tas que crecen co­mo hon­gos por el con­ti­nen­te. Mer­kel de­ci­dió ser can­di­da­ta a can­ci­ller por­que, di­jo, tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad que asu­mir. Tam­bién afir­mó ha­ber­lo pen­sa­do mu­cho (“in­fi­ni­ta­men­te” fue la pa­la­bra que usó). No lo men­cio­nó, pero otra ra­zón pa­ra re­pos­tu­lar­se es que su par­ti­do no ha con­se­gui­do re­no­var sus cua­dros y ofre­cer ros­tros nue­vos. Sí, la mi­nis­tra de De­fen­sa, Ur­su­la von der Le­yen, as­pi­ra a go­ber­nar Ale­ma­nia al­gún día. Pero to­do in­di­ca que ese día aún no ha lle­ga­do. Lo en­tien­den así en la mis­ma Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na ( CDU), el par­ti­do de Mer­kel. El eu­ro­par­la­men­ta­rio El­mar Brok lo di­jo con cla­ri­dad: “No te­ne­mos otro can­di­da­to, no te­ne­mos otra can­di­da­ta”. Aun­que es fá­cil ade­lan­tar que el nom­bre de Mer­kel en las pa­pe­le­tas no ob­ten­drá el ex­tra­or­di­na­rio 41,5% que su­ma­ron la CDU y sus alia­dos bá­va­ros de la CSU en 2013, es muy pro­ba­ble que, a pe­sar del au­ge de los ul­tra­de­re­chis­tas y to­dos los pro­ble­mas an­tes men­cio­na­dos, con­si­ga el triun­fo en 2017. Su cálcu­lo de­be ser sen­ci­llo: gano con un 30% y se­gui­mos ade­lan­te go­ber­nan­do en alian­za con los so­cial­de­mó­cra­tas, co­mo has­ta aho­ra. La su­ma no es des­ca­be­lla­da, y es evi­den­te que en un mun­do con Trump en la Ca­sa Blan­ca, con The­re­sa May guian­do los pa­sos de Reino Uni­do ha­cia el bre­xit y con el Fren­te Na­cio­nal cre­cien­do co­mo la es­pu­ma en Fran­cia, el pa­pel de Mer­kel se­rá pre­pon­de­ran­te. Los ale­ma­nes se­gu­ra­men­te es­ti­ma­rán que lle­gó la ho­ra de po­ner­se los pan­ta­lo­nes y to­mar el ti­món, y en el país no hay nadie con más ex­pe­rien­cia y ma­ne­jo que Mer­kel –can­sa­da y to­do– pa­ra asu­mir ese pa­pel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.