La voz que fal­ta

Que Pasa - - POSTEOS -

LA VEN­TA DE LOS DE­RE­CHOS DEL CDF ES CON­SI­DE­RA­DA EL NE­GO­CIO MÁS IM­POR­TAN­TE EN LA HIS­TO­RIA DEL FÚT­BOL CHI­LENO Y, HAS­TA AHO­RA, NADIE LES HA PE­DI­DO LA OPI­NIÓN A LOS QUE, PRE­CI­SA­MEN­TE, ME­TEN LOS TAN CODICIADOS GO­LES: LOS FUT­BO­LIS­TAS.

[Car­los So­to, pre­si­den­te del Si­fup]

Más allá de las fór­mu­las es­pe­cí­fi­cas que se es­tán dis­cu­tien­do en el fút­bol chi­leno pa­ra li­ci­tar el Ca­nal del Fút­bol, es ne­ce­sa­rio de­fi­nir al­gu­nos con­cep­tos. El CDF es una fuen­te im­por­tan­tí­si­ma de in­gre­so de di­ne­ros pa­ra la ac­ti­vi­dad, que per­mi­te ha­cer­la sus­ten­ta­ble y pro­yec­tar­la. Po­si­bi­li­ta pa­gar re­mu­ne­ra­cio­nes, co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les, cum­plir con obli­ga­cio­nes y con los con­tra­tos de to­do ti­po. El CDF hoy es el so­por­te es­truc­tu­ral de la ac­ti­vi­dad. Si no es la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­so, es de­ter­mi­nan­te pa­ra el fun- cio­na­mien­to del mer­ca­do del fút­bol. A par­tir de ese su­pues­to, cree­mos que el fút­bol de­be pre­ser­var y po­ten­ciar al Ca­nal del Fút­bol y en nin­gún ca­so de­ben to­mar­se de­ci­sio­nes que sig­ni­fi­quen que su ca­rác­ter de sos­te­ne­dor es­truc­tu­ral pue­da arries­gar­se, ni dis­mi­nuir su ca­pa­ci­dad de apor­ta­ción a es­ta pla­za. Cual­quier de­ci­sión que se to­me a fu­tu­ro de­be con­si­de­rar es­tos dos fac­to­res, de mo­do tal que se de­be evi­tar cual­quier ten­ta­ción de ven­der o enaje­nar es­ta fuen­te de en­tra­da. Pue­de ha­ber más de una fór­mu­la, no co- no­ce­mos hoy de an­te­ce­den­tes es­pe­cí­fi­cos de la ven­ta del CDF, por lo tan­to, no po­de­mos pro­nun­ciar­nos por fór­mu­las con­cre­tas, pero sí cree­mos que es­tos dos principios de­ben alum­brar co­mo con­cep­to y cri­te­rio las de­ci­sio­nes de las per­so­nas o la co­mi­sión de­sig­na­da que ana­li­za­rá es­te te­ma. En­ten­de­mos que son los clu­bes pro­pie­ta­rios de los ac­ti­vos con los cua­les ope­ra el CDF, sean los par­ti­dos, la ima­gen de un club, sus lo­gos, su in­sig­nia, que ha­cen po­si­ble que exis­ta el ca­nal, y que, en con­se­cuen­cia, per­mi­ten el fun­cio­na­mien­to del ne­go­cio. Pero tam­bién en­ten­de­mos que cual­quier de­ci­sión que se to­me afec­ta­rá a los ac­to­res, por lo tan­to, to­dos, in­clui­dos los fut­bo­lis­tas pro­fe­sio­na­les y tra­ba­ja­do­res te­ne­mos de­re­cho a opi­nar so­bre es­ta ma­te­ria. Un as­pec­to a de­fi­nir es el cri­te­rio pa­ra de­ter­mi­nar el uso del dinero que lle­gue lue­go de la ope­ra­ción: cuál se­rá el mo­de­lo de ne­go­cio que se va a de­ci­dir, que de­be ir en la lí­nea de pre­ser­var y man­te­ner es­to de for­ma per­ma­nen­te. No ven­der la va­ca le­che­ra, que si­ga dan­do le­che en el tiem­po, por una par­te, y, por otra, que la le­che sea des­ti­na­da al de­sa­rro­llo ins­ti­tu­cio­nal, a la po­ten­cia­ción de las di­vi­sio­nes in­fe­rio­res, a la pro­fe­sio­na­li­za­ción, me­jo­ra­mien­to de la in­fra­es­truc­tu­ra, una efi­cien­te ad­mi­nis­tra­ción, que el des­tino de esos di­ne­ros se orien­te ha­cia el de­sa­rro­llo de los clu­bes y no que se re­par­tan las pla­tas y lue­go se va­yan pa­ra la ca­sa. En es­te di­se­ño de ne­go­cio de­bie­ra ha­ber al­gu­na re­gla­men­ta­ción so­bre el uso de es­tos di­ne­ros, y no que ha­ya un uso dis­cre­cio­nal de ca­da club, que va­yan a cual­quier par­te. Re­glas y cri­te­rios pro­pues­tos por la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Fút­bol Pro­fe­sio­nal, ANFP, pa­ra ser dis­cu­ti­dos y apro­ba­dos por el con­se­jo de pre­si­den­tes, de mo­do de evi­tar que los clu­bes sean sa­quea­dos por ines­cru­pu­lo­sos que no quie­ren al fút­bol, co­mo en el ca­so de De­por­tes Con­cep­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.