Fa­ce­book en la mi­ra

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Ma­nu Chatla­ni, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Jelly]

Fa­ce­book es la má­qui­na de mar­ke­ting pe­fec­ta. Más de 1.800 mi­llo­nes de usua­rios que ge­ne­ran 8 mil mi­llo­nes de views de vi­deos ca­da día. Y el im­pe­rio (que ade­más in­te­gran What­sApp e Ins­ta­gram) pro­me­te un fu­tu­ro es­plen­do­ro­so con la lle­ga­da de la reali­dad vir­tual. Pero es su rol co­mo mo­tor de trá­fi­co de no­ti­cias y de in­fluen­cia ( hoy el 44% de las per­so­nas en EE.UU. se in­for­man por la pla­ta­for­ma) el que es­tá ba­jo la lu­pa. La olla de gri­llos se des­ta­pó con la vic­to­ria de Trump. To­dos los dar­dos apun­tan a que uno de los res­pon­sa­bles es Fa­ce­book. Son dos los mo­ti­vos que ele­van los de­dos acu­sa­to­rios ha­cia la com­pa­ñía. El pri­me­ro: el efec­to bur­bu­ja que se pro­du­ce por el al­go­rit­mo y por el círcu­lo de ami­gos que tie­nen las per­so­nas. Ima­gi­na que te gus­ta Trump. Y que, co­mo con­ser­va­dor, le has da­do “me gus­ta” a dia­rios más bien de tin­te re­pu­bli­cano en EE.UU. Y tus ami­gos com­par­ten la mis­ma vi­sión. En tu mu­ro em­pie­za a fluir in­for­ma­ción que te gus­ta so­bre ese can­di­da­to, tus ami­gos com­par­ten in­for­ma­ción pa­re­ci­da y los me­dios que si­gues, tam­bién. Vi­ves pri­sio­ne­ro en la bur­bu­ja y te ves in­flui­do por la mis­ma. Es la se­gun­da ra­zón la que com­ple­ji­za to­do. Se­gún una in­ves­ti­ga­ción he­cha por Buz­zFeed, du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, el con­te­ni­do fal­so com­par­ti­do por sitios más bien tru­chos en Fa­ce­book —en su ma­yo­ría pro­mo­vien­do a Trump— tu­vo mu­chos más com­par­ti­dos, li­kes y co­men­ta­rios que el con­te­ni­do de me­dios repu­tados don­de la fa­vo­re­ci­da era Clin­ton. Ima­gi­na ti­tu­la­res ti­po “El Pa­pa en­tre­ga su apo­yo a Trump”, ge­ne­ran­do la con­vic­ción de que el can­di­da­to re­pu­bli­cano ha­bía si­do ben­de­ci­do des­de el Va­ti­cano. Aquí em­pe­zó la pre­sión. ¿Có­mo erra­di­car to­do ese con­te­ni­do fal­so? ¿Fa­ce­book de­be ha­cer­lo? ¿Es un me­dio? Pú­bli­ca­men­te Zuc­ker­berg ha­bía di­cho que era una lo­cu­ra pen­sar que Trump ha­bía triun­fa­do por cul­pa de Fa­ce­book. Pero las crí­ti­cas con­ti­nua­ron e in­clu­so apa­re­ció un dar­do lan­za­do por el pro­pio Oba­ma: “Si to­do pa­re­ce lo mis­mo y no se ha­cen dis­tin­cio­nes, en­ton­ces no sa­bre- mos qué pro­te­ger”. Las res­pues­tas no tar­da­ron en lle­gar. Fa­ce­book anun­ció que con­ge­la­rá el fi­nan­cia­mien­to: los sitios con con­te­ni­do du­do­so no po­drán go­zar más de los de­re­chos de mo­ne­ti­za­ción cuan­do la pla­ta­for­ma ven­da pu­bli­ci­dad. Ac­to se­gui­do, Zuc­ker­berg ad­mi­tió que la gue­rra con­tra las no­ti­cias fal­sas en Fa­ce­book es un pro­ble­ma com­ple­jo a ni­vel “téc­ni­co y fi­lo­só­fi­co”, y pro­me­tió que tra­ba­ja­rán pa­ra fre­nar­las. ¿Có­mo lo ha­rán? Des­de agre­gar una eti­que­ta de aler­ta a las historias que las per­so­nas han ca­li­fi­ca­do co­mo inexac­tas has­ta tra­ba­jar con ter­ce­ros que se de­di­quen a che­quear los da­tos du­ros, pa­san­do por me­jo­rar el lis­ta­do de “ar­tícu­los re­la­cio­na­dos” que su­gie­re la red, el blo­queo a los dis­tri­bui­do­res de no­ti­cias fal­sas y la cons­truc­ción de me­jo­res al­go­rit­mos pa­ra de­tec­tar ese ti­po de fal­se­da­des. “Es­to sig­ni­fi­ca me­jo­res sis­te­mas téc­ni­cos pa­ra de­tec­tar lo que las per­so­nas de­tec­ta­rán co­mo no­ti­cias fal­sas an­tes que lo ha­gan”, ex­pre­só Zuc­ker­berg. Bien­ve­ni­dos a Mi­no­rity Re­port y a to­dos los ries­gos que eso con­lle­va. Pa­ra mí, Fa­ce­book no es un me­dio. Es mu­cho más. Es el uni­ver­so que co­nec­ta e informa a gran par­te de la po­bla­ción con ac­ce­so a in­ter­net. Y siem­pre sien­do juez y par­te, por­que es ba­jo sus re­glas. O si no, es­tás fue­ra.

LA DI­FU­SIÓN (Y MA­SI­FI­CA­CIÓN) DE CON­TE­NI­DO FAL­SO EN LA RED SO­CIAL MÁS PO­PU­LAR DE LA HIS­TO­RIA SE ES­TÁ TRANS­FOR­MAN­DO EN UN GRAN DO­LOR DE CA­BE­ZA PA­RA LA COM­PA­ÑÍA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.