En dos oca­sio­nes, Un mo­men­to, co­mo to­do el pro­ce­so que ha lle­va­do a ca­bo, de du­das. le di­je­ron.

Que Pasa - - CULTURA -

Agüe­ro po­dría ha­ber vi­vi­do co­mo hi­jo de már­ti­res, pe­ro no. Pre­fi­rió to­mar otro ca­mino. Hi­zo ca­rre­ra en la Uni­ver­si­dad de San Mar­cos, y en­tre 2011 y 2013 par­ti­ci­pó en la Co­mi­sión de la Ver­dad y Re­con­ci­lia­ción, que ci­fró las víc­ti­mas del mo­vi­mien­to sen­de­ris­ta —que bus­ca­ba im­plan­tar un ré­gi­men re­vo­lu­cio­na­rio cam­pe­sino en Pe­rú—, en más de 31.000. Las pre­gun­tas lo ati­bo­rra­ban. ¿A cuán­ta gen­te ma­tó sus pa­dres? ¿Có­mo de­bía sen­tir­se al res­pec­to? ¿Era cul­pa­ble? ¿Res­pon­sa­ble? ¿Es­ta­ba bien sen­tir ver­güen­za? ¿Es­ta­ba bien no in­sis­tir en la bús­que­da de los cuer­pos de sus pa­dres? ¿He­re­da­mos la cul­pa los hi­jos? ¿Ten­go que pe­dir per­dón? El desaho­go lo en­con­tra­ba en un blog don­de iba desa­rro­llan­do es­tos con­cep­tos. Con­de­nan­do la vio­len­cia de la or­ga­ni­za­ción en la cual cre­ció, sí, pe­ro bus­can­do po­ner­se en el lu­gar de los otros. Los que no son es­cu­cha­dos. Lo que sí es­ta­ba se­gu­ro de ha­ber he­re­da­do de su ma­dre, com­pa­ñe­ros de co­le­gio se en­te­ra­ran de que sus pa­dres for­ma­ban par­te de la ma­yor or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta del país. Así, en Los Ren­di­dos re­me­mo­ra cuan­do una com­pa­ñe­ra del co­le­gio lo in­vi­tó a ju­gar Mo­no­poly a su ca­sa. Cuan­do es­ta­ba por en­trar, es­cu­chó la fra­se que no iba a ol­vi­dar más: “Que se va­ya ese chi­co”, di­jo la ma­dre de ella. El or­gu­llo he­ri­do, las pier­nas quie­tas es­pe­ran­do la de­ci­sión de su ami­ga. La ver­güen­za de ser quien era. La ca­ra ro­ja al es­cu­char a la her­ma­na ma­yor pi­dién­do­le que se va­ya, que su her­ma­na tie­ne que es­tu­diar. El por­ta­zo en la ca­ra. ¿Es­tá bien sen­tir ver­güen­za de los pa­dres?

Los Ren­di­dos

—El pri­mer ca­pí­tu­lo de tra­ta so­bre la ver­güen­za. ¿Es de­li­be­ra­do? ¿La si­gues sin­tien­do?

—Es com­pli­ca­do. Uno de los fren­tes don­de hay que pe­lear pa­ra pu­bli­car co­sas co­mo es­ta es la fa­mi­lia mis­ma. Mis pa­dres no tie­nen có­mo dis­cu­tir­me, por­que es­tán muer­tos. Pe­ro vi­vos es­tán mis tíos, mis her­ma­nos. Es pe­sa­da esa dis­cu­sión, qui­zás es la más pe­sa­da de to­das. Lo que he in-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.