LA PO­LÉ­MI­CA SIEM­BRA DE HIE­RRO

UN PRO­YEC­TO DE FER­TI­LI­ZA­CIÓN CON HIE­RRO EN EL MAR DE CO­QUIM­BO ALER­TÓ A LOS CIEN­TÍ­FI­COS POR UNA PO­SI­BLE APA­RI­CIÓN DE AL­GAS TÓ­XI­CAS. LA EM­PRE­SA NO HA RE­VE­LA­DO DE­TA­LLES TÉC­NI­COS.

Que Pasa - - SUMARIO - Por Ce­ci­lia Co­rrea y Na­ta­lia Co­rrea

“Es irres­pon­sa­ble rea­li­zar es­tos ex­pe­ri­men­tos por­que no se sa­be de qué ta­ma­ño se­rá la zona afec­ta­da ni las al­gas que cre­ce­rán”, di­ce un in­ves­ti­ga­dor de Co­quim­bo.

Ha­ce po­co más de un año, Pe­ter von Das­sow, bió­lo­go mo­le­cu­lar y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, le­yó en el dia­rio El Mer­cu­rio una no­ti­cia que lo im­pac­tó. Un pro­yec­to de fer­ti­li­za­ción del mar con hie­rro, en las cos­tas de Co­quim­bo, pro­me­tía au­men­tar la pro­duc­ción de pe­ces al pro­mo­ver el cre­ci­mien­to de fi­to­planc­ton, la ba­se de la ca­de­na ali­men­ti­cia ma­ri­na. Mien­tras leía, el aca­dé­mi­co pen­sa­ba que es­ta téc­ni­ca se­ría per­ju­di­cial pa­ra el eco­sis­te­ma acuá­ti­co, ya que po­dría pro­du­cir mi­cro­al­gas tó­xi­cas. Mo­les­to, re­dac­tó una car­ta ex­pli­can­do que el ex­pe­ri­men­to no te­nía nin­gu­na va­li­dez cien­tí­fi­ca y que de­bía ser prohi­bi­do. Pe­ro esa car­ta nun­ca se hi­zo pú­bli­ca. Coin­ci­den­te­men­te, la ma­rea ro­ja in­va­dió las cos­tas de Chi­loé a los po­cos días. El au­men­to de al­gas mi­cros­có­pi­cas no­ci­vas que pue­den cau­sar la muer­te en hu­ma­nos y ani­ma­les pro­vo­có una cri­sis me­dioam­bien­tal en la zona sur que se ex­ten­dió por va­rias se­ma­nas. La pre­sen­cia en ex­ce­so de nu­trien­tes en el am­bien­te ma­rino es un fac­tor que in­ci­de en la apa­ri­ción de es­tas al­gas ve­ne­no­sas. La ma­rea ro­ja del año pa­sa­do fue la se­gun­da más ex­ten­sa a ni­vel mun­dial des­pués del fe­nó­meno ocu­rri­do en las cos­tas en­tre Ca­li­for­nia y Alas­ka. Pe­ter cre­yó que eso ha­ría desis­tir a la em­pre­sa de ins­ta­lar­se en Chi­le. In­tuía que las co­mu­ni­da­des se opon­drían. —Pen­sé que el asun­to iba a ser ol­vi­da­do y que la com­pa­ñía iba a bus­car en otro la­do, por­que na­die iba a apo­yar es­ta idea acá. Na­die iba a que­rer que vol­vie­ra la ma­rea ro­ja. Es­ta­ba equi­vo­ca­do. Ha­ce po­co más de un mes, se co­no­ció que la em­pre­sa Ocea­neos Ma­ri­ne Re­search Foun­da­tion es­ta­ba con­si­guien­do los per­mi­sos con las au­to­ri­da­des de la Cuar­ta Re­gión pa­ra, fi­nal­men­te, lle­var a ca­bo su in­ves­ti­ga­ción. En­tre los riesgos del pro­yec­to, se­ña­la­dos en un es­tu­dio he­cho por aca­dé­mi­cos de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton y pu­bli­ca­do en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta cien­tí­fi­ca PNAS, es­tá la apa­ri­ción de al­gún ti­po de al­ga no­ci­va y, por en­de, de ma­rea ro­ja. Pe­ro la em­pre­sa lo se­ña­la co­mo po­co pro­ba­ble. Pe­ter bus­có esa car­ta, y jun­to a sus co­le­gas del Ins­ti­tu­to Mi­le­nio de Ocea­no­gra­fía ( IMO) — uno de los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y ex­plo­ra­ción del océano Pa­cí­fi­co más gran­des de Chi­le— la pu­bli­ca­ron en la pren­sa. Des­de en­ton­ces es­te pro­yec­to tie­ne di­vi­di­da a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca en torno a las con­se­cuen­cias que ten­dría en el eco­sis­te­ma ma­rino chi­leno. Al­gu­nos es­tu­dios han evi­den­cia­do la po­si­bi­li­dad de que cier­tas mi­cro­al­gas tó­xi­cas —que pro­du­cen un ve­neno am­né­si­co que afec­ta a los ma­ris­cos y pro­vo­ca la ma­rea ro­ja— po­drían ex­pan­dir­se des­con­tro­la­da­men­te de­bi­do a la pre­sen­cia de hie­rro en su am­bien­te. En par­ti­cu­lar, el cre­ci­mien­to de la mi­cro­al­ga Pseu­do-nitzs­chia. En Chi­loé es­tas pro­du­je­ron una to­xi­na si­mi­lar. —Es­ta­mos asus­ta­dos —con­fie­sa el bió­lo­go—. Lo que ellos pro­po­nen es mil ve­ces más po­ten­te que el im­pac­to del ver­ti­mien­to de sal­mo­nes en la is­la —di­ce.

SEM­BRAR EL OCÉANO

El des­cu­bri­mien­to del si­glo. Así de­fi­ne Ocea­neos Ma­ri­ne Re­search Foun­da­tion la fer­ti­li­za­ción del mar con hie­rro. La em­pre­sa ca­na­dien­se fue fi­nan­cia­da en 2014 con fon­dos de Cor­fo co­mo una star­tup. Ac­tual­men­te, tie­ne en su equi­po de con­sul­to­res chi­le­nos a un ex mi­nis­tro de Vi­vien­da y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.