EN BUS­CA DE LA IN­TE­LI­GEN­CIA ELEC­TO­RAL

Que Pasa - - SUMARIO - Por Víc­tor Hu­go Mo­reno, An­drea La­gos y M. Eu­ge­nia Fer­nán­dez Ilus­tra­ción: Pa­tri­cio Ot­niel

Por An­drea La­gos y Víc­tor Hu­go Mo­reno

El 16 de di­ciem­bre de 2016, un gru­po de par­la­men­ta­rios RN y UDI subió al pi­so 18 del edi­fi­cio de Apo­quin­do 3000. En la ofi­ci­na de Sebastián Pi­ñe­ra, le pi­die­ron que fue­ra su can­di­da­to, pe­ro el ex pre­si­den­te ya iba va­rios pa­sos ade­lan­te. Es­ta­ba ex­ci­ta­do, su ni­vel de en­tu­sias­mo, que siem­pre es al­to, lo des­bor­da­ba. Ya pla­nea­ba su cam­pa­ña. Y es­ta vez que­ría que fue­se so­fis­ti­ca­da, con al­tas do­sis de in­for­ma­ción so­bre los elec­to­res y el uso de las re­des so­cia­les. El 2% con el que elMau­ri­cio Ma­cri, su ami­go, ha­bía triun­fa­do por so­bre Da­niel Scio­li en la pre­si­den­cial del 2015, fue atri­bui­do, en gran me­di­da, a su buen uso del Big Da­ta y de su cam­pa­ña di­gi­tal. Sebastián Pi­ñe­ra, al que le fas­ci­na com­pe­tir, de­ci­dió en­trar ata­can­do en la nue­va era elec­to­ral. La in­ge­nie­ría elec­to­ral es una mez­cla del Big Da­ta, de geo­lo­ca­li­za­ción (o geo­rre­fe­ren­cia) y del per­fi­la­mien­to del vo­tan­te a par­tir de lo que és­te ex­hi­be en re­des so­cia­les (Twit­ter y Fa­ce­book) Big Da­ta son enor­mes can­ti­da­des de in­for­ma­ción que, pro­ce­sa­das con soft­wa­re ade­cua­dos, ayu­dan a iden­ti­fi­car qué per­fil tie­nen clien­tes, usua­rios o vo­tan­tes, en el ca­so de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas. Es el uso de ana­lí­ti­ca y no só­lo de la de­mo­grá­fi­ca en la po­lí­ti­ca. Es de­jar atrás las cam­pa­ñas del si­glo XX pa­ra pa­sar a las del si­glo XXI. Has­ta la úl­ti­ma elec­ción pre­si­den­cial (2013), las cam­pa­ñas en Chi­le no ha­bían in­cor­po­ra­do va­ria­bles eco­no­mé­tri­cas. Las em­pre­sas chi­le­nas que pres­tan es­te ser­vi­cio cons­tru­yen su Big Da­ta en ba­se a fuen­tes de in­for­ma­ción co­mo el censo, to­do lo que el Ser­vi­cio Elec­to­ral (Ser­vel) pro­vee — vo­ta­ción en to­das las me­sas del país—, iden­ti­fi­ca­ción de los ciu­da­da­nos por RUT, di­rec­ción, se­xo, na­cio­na­li­dad, y has­ta qué au­to ma­ne­jan (registro au­to­mo­triz), en­tre otros. En otros paí­ses el ser­vi­cio elec­to­ral pue­de en­tre­gar la iden­ti­dad de quién vo­tó y quién no vo­to en ca­da me­sa. Eso, que no exis­te en Chi­le, re­sul­ta cla­ve pa­ra pro­yec­tar

ES LA NUE­VA MA­NE­RA DE HA­CER CAM­PA­ÑAS. HOY, LOS CAN­DI­DA­TOS UTI­LI­ZAN SER­VI­CIOS DE ES­PE­CIA­LIS­TAS EN IN­GE­NIE­RÍA ELEC­TO­RAL.

SON MÁS CA­ROS, PE­RO GRA­CIAS A ÉS­TOS, EL TIEMPO Y EL DI­NE­RO QUE SE DES­TI­NAN A CON­QUIS­TAR VO­TAN­TES ES UTI­LI­ZA­DO CON EFI­CIEN­CIA. Y AR­MAR

ES­TRA­TE­GIAS ES MÁS FÁ­CIL. LOS PRE­CAN­DI­DA­TOS PRE­SI­DEN­CIA­LES DE LA DE­RE­CHA LLE­VAN LA DE­LAN­TE­RA. TIE­NEN LOS RE­CUR­SOS PA­RA COSTEARLOS Y CO­NO­CEN ME­JOR LAS EX­PE­RIEN­CIAS IN­TER­NA­CIO­NA­LES EXI­TO­SAS EN SU USO.

el com­por­ta­mien­to en fu­tu­ras elec­cio­nes y qué vo­tan­tes ( y cuá­les no). Con to­do es­to, los ex­per­tos rea­li­zan la “minería de da­tos” que es el cru­ce de in­for­ma­ción pa­ra per­fi­lar a los vo­tan­tes. La geo­lo­ca­li­za­ción es otro com­po­nen­te de la in­ge­nie­ría elec­to­ral y per­mi­te ate­rri­zar la in­for­ma­ción que se ob­tu­vo con el Big Da­ta. Zo­ni­fi­can­do se de­tec­tan los pro­ble­mas que exis­ten en los dis­tri­tos de los elec­to­res (con­ta­mi­na­ción, violencia, de­lin­cuen­cia, al­za en cuen­tas de ser­vi­cios bá­si­cos) y así se crean men­sa­jes ade­cua­dos pa­ra ca­da área. En las cam­pa­ñas por Fa­ce­book y Twit­ter, que tam­bién son par­te de la in­ge­nie­ría elec­to­ral, se uti­li­za el mi­cro tar­ge

ting. Es de­cir, se iden­ti­fi­can usua­rios y, se­gún su per­fil, lle­ga­rán a su mu­ro de Fa­ce­book men­sa­jes fil­tra­dos. Por ejem­plo, en el dis­tri­to Little Haiti en Mia­mi, du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2016, el co­man­do de Trump bom­bar­deó en el Fa­ce­book de es­tos hai­tia­nos con la no­ti­cia del fra­ca­so de la ges­tión de la Clin­ton Foun­da­tion des­pués del te­rre­mo­to del 2010 en la is­la. Lo que se que­ría era in­hi­bir de vo­tar a is­le­ños pro- Hi­llary Clin­ton.

PO­CA IN­GE­NIE­RÍA

En la po­lí­ti­ca na­cio­nal las nue­vas he­rra­mien­tas se es­tán uti­li­zan­do pa­ra crear men­sa­jes pa­ra au­dien­cias es­pe­cí­fi­cas. Con la geo­rre­fe­ren­cia el can­di­da­to pue­de lle­gar a una fe­ria, a un cen­tro de ma­dres, o a una jun­ta de ve­ci­nos sa­bien­do qué de­cir. Des­de el 2010 la em­pre­sa Geo­re­search ofre­ce un tra­ba­jo de per­fi­la­mien­to que ayu­da a dar en el blan­co con el vo­tan­te es­pe­cí­fi­co. Da­niel En­ci­na, su ge­ren­te ge­ne­ral, se­ña­la que cer­ca de 70 can­di­da­tos han re­que­ri­do sus ser­vi­cios y que los cos­tos van de los 5 has­ta los 26 mi­llo­nes de pe­sos, de­pen­dien­do de qué can­di­da­tu­ra sea. El ex­per­to elec­to­ral y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Tal­ca, Mau­ri­cio Mo­ra­les, cree que la in­fan­te­ría par­ti­da­ria aún si­gue sien­do cla­ve en el éxi­to de las cam­pa­ñas en Chi­le. Aque­lla vie­ja es­cue­la de can­di­da­tos en la pla­za pú­bli­ca, aún no mue­re. Un es­tu­dio de la DC ana­li­zó la pri­ma­ria de 2013. Se des­cu­brió que de los 189 mil vo­tos que ob­tu­vo el pre­can­di­da­to Clau­dio Orre­go, la ma­yo­ría se con­si­guió gra­cias al tra­ba­jo des­ple­ga­do por el par­ti­do en te­rreno. —La in­fan­te­ría elec­to­ral si­gue sien­do un fac­tor de­ter­mi­nan­te en las cam­pa­ñas chi­le­nas. Si son en­tre­ga­das só­lo al

mar­ke­ting es pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra ma­ña­na. Con el vo­to vo­lun­ta­rio, los par­ti­dos de­ben mo­vi­li­zar sus ba­ses. Se re­quie­re de una red po­lí­ti­ca don­de las ba­ses de ca­da co­mu­na son cla­ves—ex­pli­ca Mo­ra­les.

AR­TE­SA­NA­LES Y ADE­LAN­TA­DOS

Chi­le Va­mos, la Nue­va Ma­yo­ría y el Fren­te Am­plio son tres uni­ver­sos que no se to­pan. La cen­tro­de­re­cha ha con­tra­ta­do a con­sul­to­ras en in­ge­nie­ría elec­to­ral que ya tra­ba­jan pa­ra ellos, pe­ro la Nue­va Ma­yo­ría y el Fren­te Am­plio aún ape­lan al vo­lun­ta­ria­do en áreas don­de se re­quie­re ex­per­ti­se. En la cam­pa­ña del se­na­dor Ale­jan­dro Gui­llier exis­ten pro­ble­mas de ca­ja. Hay un “co­man­do de re­des” pa­ra iden­ti­fi­car los in­tere­ses de la gen­te. Es­tán crean­do ba­ses de da­tos pa­ra sa­ber dón­de dirigir el con­te­ni­do de la cam­pa­ña. To­do se ha­ce a pul­so, se ape­la a la “mís­ti­ca de las per­so­nas y de la ciu­da­da­nía”. Tam­po­co en el Fren­te Am­plio (FA) hay más que mos­trar. A di­fe­ren­cia de Gui­llier, sin em­bar­go, con­ta­rán con fon­dos gra­cias al apor­te fis­cal que re­ci­bi­rán gra­cias a que irán a elec­ción pri­ma­ria en ju­lio. Desa­rro­lla­ron, eso sí, un soft­wa­re que cru­za los da­tos ex­traí­dos en los diá­lo­gos ciu­da­da­nos que es­tán ce­le­bran­do ( ha ha­bi­do 100 con 15 mil per­so­nas ins­cri­tas pa­ra par­ti­ci­par). Es­to pa-

sa­rá a un gru­po de ex­per­tos, abo­ga­dos y eco­no­mis­tas, que con­so­li­da­rán las pro­pues­tas del pro­gra­ma. En el FA se uti­li­zan re­des so­cia­les ar­te­sa­nal­men­te, sin co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co al­guno. —No he­mos con­tra­ta­do a na­die, te­ne­mos un equi­po de co­mu­ni­ca­cio­nes del FA don­de hay una sec­ción de re­des so­cia­les. La ma­yor can­ti­dad de la gen­te se ha en­te­ra­do de no­so­tros a tra­vés de ellas. Des­pués de las re­des, vie­ne en im­por­tan­cia la pren­sa y, fi­nal­men­te, el tra­ba­jo en te­rreno—ex­pli­ca el coor­di­na­dor pro­gra­má­ti­co del con­glo­me­ra­do, Jaime Pe­ña. En el equi­po pe­que­ño de la pre­can­di­da­ta Bea­triz Sán­chez es­pe­ran lo­grar per­fi­lar a sus vo­tan­tes y lle­gar a ellos vía Whats­sAp, co­men­ta­ron des­de su co­man­do. Un po­co más ar­ma­da es­tá la pre­can­di­da­ta DC Ca­ro­li­na Goic, se­gún di­ce una fuen­te cer­ca­na a la se­na­do­ra, se es­truc­tu­ró un plan de me­dios, pu­bli­ci­dad y un sis­te­ma de geo­rre­fe­ren­cia. Con­tra­ta­rían es­te ser­vi­cio con al­gu­na de las em­pre­sas que tra­ba­jan en el te­ma. Des­de el año pa­sa­do, el co­man­do de Sebastián Pi­ñe­ra ha es­ta­do tra­ba­jan­do en una es­tra­te­gia. Pa­ra ello con­tra­tó a la em­pre­sa in­ter­na­cio­nal Ins­ta­gis, que ya ha­bía si­do con­sul­to­ra en cam­pa­ñas exi­to­sas co­mo la de Cathy Ba­rri­ga en Mai­pú y de Fe­li­pe Ales­san­dri en San­tia­go. Se­gún cuen­ta un dipu­tado que co­no­ce los ser­vi­cios: “Tú pue­des lle­gar a co­no­cer los per­fi­les es­pe­cí­fi­cos de, por ejem­plo, gen­te cer­ca­na a la cen­tro­de­re­cha, de Mai­pú, de en­tre 30 y 40 años, co­no­cien­do sus há­bi­tos cul­tu­ra­les y de con­su­mo”. Gra­cias a es­ta he­rra­mien­ta ya tie­nen iden­ti­fi­ca­do a un mi­llón de potenciales vo­tan­tes de la can­di­da­tu­ra y los apo­dan “los azu­les”. A es­tos les en­vían men­sa­jes es­pe­cí­fi­cos, por ejem­plo, in­vi­tán­do­los a par­ti­ci­par co­mo vo­lun­ta­rios y en la pri­ma­ria. En mar­zo, ade­más, el ex pre­si­den­te nom­bró a An­drés Chad­wick Cos­ta, hi­jo del ex mi­nis­tro del In­te­rior del mis­mo nom­bre, pa­ra man­te­ner una vi­sión in­te­gral de las re­des so­cia­les. Fe­li­pe Kast ha de­bi­do ade­cuar su pun­te­ría a la cam­pa­ña pri­ma­ria, bus­can­do el elec­to­ra­do que lo di­fe­ren­cie de Sebastián Pi­ñe­ra y de Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón, sus con­ten­do­res. Ál­va­ro Be­llo­lio, in­ge­nie­ro y so­cio de la em­pre­sa Ses­hat, que le pres­ta ser­vi­cios de Big Da­ta y de geo­lo­ca­li­za­ción, di­ce: — Se cree que en la pri­ma­ria de Chi­le Va­mos van a vo­tar 1 mi­llón 200 mil per­so­nas. El 70% de los que vo­tan se con­cen­tran en 20 co­mu­nas que son las ca­pi­ta­les re­gio­na­les o co­mu­nas san­tia­gui­nas. En ese uni­ver­so, no­so­tros lo­ca­li­za­mos en qué dis­tri­tos (zo­nas) Kast tie­ne una ven­ta­ja con res­pec­to a otros can­di­da­tos. Le da­mos es­ta in­for­ma­ción a su co­man­do y así se rea­li­za un tra­ba­jo territorial fo­ca­li­za­do. No pier­de tiempo en cam­pa­ñas en to­do Chi­le que no van a te­ner re­sul­ta­dos—ex­pli­ca. El cru­ce que Be­llo­lio cree que es el más acer­ta­do pa­ra en­con­trar potenciales se­gui­do­res de Fe­li­pe Kast es en­tre quie­nes vo­ta­ron por el ex mi­nis­tro de Ha­cien­da An­drés Velasco en la pri­ma­ria del 2013 y que en la pre­si­den­cial de ese año die­ron su res­pal­do a Evelyn Matt­hei. Des­cu­brir ese ni­cho es lo va­lio­so. Son per­so­nas li­be­ra­les en lo eco­nó­mi­co y va­ló­ri­co, pe­ro que ja­más da­rían su vo­to a Mi­che­lle Ba­che­let.

GOO­GLE GRAN HER­MANO

El in­ves­ti­ga­dor de bio­lo­gía compu­tacio­nal de la Fun­da­ción Cien­cia & Vi­da y Cen­tro In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Neu­ro­cien­cia de Val­pa­raí­so, To­más Pérez -Acle, cree que en Chi­le es­ta área aún no se tra­ba­ja de for­ma pro­fe­sio­nal.

In­ge­nie­ría elec­to­ral es el uso de ana­lí­ti­ca y no só­lo de la de­mo­grá­fi­ca en la po­lí­ti­ca.

Es de­jar atrás las cam­pa­ñas del si­glo XX pa­ra pa­sar a las del si­glo XXI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.