LA AD­VER­TEN­CIA DE FE­LI­PE KAST

FE­LI­PE KAST AD­VIER­TE QUE LA CEN­TRO­DE­RE­CHA NO LE HA TO­MA­DO EL PE­SO AL FREN­TE AM­PLIO, Y LLA­MA A SU SEC­TOR A EVO­LU­CIO­NAR EN SUS IDEAS. “EL RIES­GO QUE CO­RRE­MOS ES VOL­VER A LA MO­NE­DA PA­RA RE­PE­TIR EL LI­BRE­TO DE HA­CE TRES AÑOS... GA­NAR LA ELEC­CIÓN PE­RO TE­NER UNA

Que Pasa - - SUMARIO - Por M. Eu­ge­nia Fer­nán­dez

Fe­li­pe Kast se aco­mo­da en el so­fá de su ca­sa. Son las 9 de la no­che, y ha­ce cin­co ho­ras fue per­se­gui­do y agre­di­do por una tur­ba de 15 jó­ve­nes en el Par­que Bus­ta­man­te. Tu­vo que con­tar­les a sus hi­jos ma­yo­res lo que ha­bía pa­sa­do: a esas al­tu­ras, las imá­ge­nes ya es­ta­ban en la te­le­vi­sión y le ha­bía lle­ga­do el apo­yo de per­so­nas de Chi­le Va­mos y la Nue­va Ma­yo­ría (NM). “Te­ne­mos que pre­gun­tar­nos qué ti­po de po­lí­ti­ca se es­tá sem­bran­do hoy en Chi­le. Por mu­chos años, la violencia fue un mé­to­do legítimo de ha­cer po­lí­ti­ca y eso se ha­bía su­pe­ra­do. Pe­ro al­gu­nos gru­pos hoy —y me en­con­tré con uno de ellos— la si­guen le­gi­ti­man­do. Eso hay que erra­di­car­lo con pro­pues­tas”, di­ce. El dipu­tado por San­tia­go pro­ta­go­ni­za una di­fí­cil ca­rre­ra en la pri­ma­ria de la opo­si­ción contra Sebastián Pi­ñe­ra y el se­na­dor Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón. Al­go así co­mo una pe­lea de Da­vid contra Go­liat. Sin em­bar­go, él plan­tea que la me­ta no ter­mi­na el 3 de ju­lio, el día des­pués de es­ta elec­ción. La ban­de­ra de lle­ga­da, afir­ma, se ubi­ca más allá y tie­ne que ver con que la de­re­cha “ga­ne la ba­ta­lla cul­tu­ral”, pa­ra no de­jar­le espacio al Fren­te Am­plio (FA). Kast ad­vier­te que su sec­tor co­rre el ries­go de vol­ver a ser un pa­rén­te­sis de cua­tro años en La Mo­ne­da si no “mira el pa­sa­do con ob­je­ti­vi­dad”, de­jan­do atrás sus víncu­los con el ré­gi­men mi­li­tar, y no in­ten­ta unir­se con sec­to­res li­be­ra­les y so­cial­de­mó­cra­tas. Quie­re “cam­biar la geo­gra­fía po­lí­ti­ca de Chi­le” pa­ra ga­nar­le al FA.

—¿Se em­pie­za a es­cri­bir una nue­va for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca con la elec­ción de es­te año?

—La tran­si­ción, que ve­nía ter­mi­nan­do en el go­bierno de Pi­ñe­ra, ter­mi­nó. Y la ge­ne­ra­ción de la tran­si­ción cum­plió su eta­pa. La cum­plió e hi­zo una la­bor im­por­tan­te, y hoy en­fren­ta­mos un mo­men­to ideo­ló­gi­co com­ple­jo en el que Evó­po­li tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me en el plano de las ideas, pa­ra cons­truir un pro­yec­to al­ter­na­ti­vo que cul­tu­ral­men­te se­duz­ca a Chi­le y sea una al­ter­na­ti­va. Esa ge­ne­ra­ción cons­tru­yó el pri­mer pi­so de la ca­sa, que era la de­mo­cra­cia y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro les fal­tó el se­gun­do pi­so, que co­rres­pon­de al sue­ño de jus­ti­cia. El error que co­me­ti­mos cuan­do fui­mos go­bierno fue no ha­ber­le pues­to una idea de jus­ti­cia cla­ra y un sue­ño de lar­go pla­zo al país.

—Di­ces que la ge­ne­ra­ción de la tran­si­ción cum­plió su eta­pa, pe­ro es Pi­ñe­ra, un miem­bro de ella, quien li­de­ra las en­cues­tas, y hoy aco­gis­te una se­rie de pro­pues­tas de Ri­car­do La­gos.

—No mi­ro en me­nos a La­gos ni a Pi­ñe­ra. Pe­ro ellos cum­plie­ron una eta­pa re­le­van­te en Chi­le y hay una nue­va ge­ne­ra­ción que le to­ca cum­plir su eta­pa. La ra­zón por la cual Pi­ñe­ra es­tá hoy bien po­si­cio­na­do es que nues­tra re­fe­ren­cia co­mo sec­tor ya no se re­mon­ta a la épo­ca de Pi­no­chet, sino a su go­bierno. ¿Y qué di­ce Chi­le con es­te apo­yo? Que pre­fie­re lo que te­nía ha­ce tres años. Lo que quie­ro plan­tear es que no bas­ta con vol­ver a La Mo­ne­da. El ries­go que co­rre­mos es vol­ver a La Mo­ne­da sim­ple­men­te pa­ra re­pe­tir el li­bre­to de ha­ce tres años.

—¿Ves el ries­go de vol­ver a ser un pa­rén­te­sis de 4 años?

—Por su­pues­to. Ga­nar la elec­ción pe­ro te­ner una de­rro­ta cul­tu­ral y lue­go elec­to­ral tre­men­da. En­ton­ces, ¿por qué no­so­tros for­za­mos es­ta pri­ma­ria? Por­que es­pe­ra­mos que triun­fen nues­tras ideas. Oja­lá ga­ná­ra­mos elec­to­ral­men­te, sa­be­mos que es di­fí­cil, es una ba­ta­lla épi­ca con dos po­lí­ti­cos que lle­van 20 años en la po­lí­ti­ca. Pe­ro es muy re­le­van­te que ha­ya un de­ba­te de ideas pro­fun­das. Por eso me in­dig­na tan­to ver a Os­san­dón des­tru­yen­do es­te de­ba­te, po­nien­do ba­rro en vez de ideas, y ver a al­gu­nos en el en­torno de Pi­ñe­ra que le di­cen que no de­ba­ta.

— Si la cen­tro­de­re­cha ga­na es­ta elec­ción, ¿es un de­ber pa­ra ese go­bierno pro­yec­tar­se a un se­gun­do pe­rio­do?

—No com­par­to esa for­ma de ver las co­sas. El ob­je­ti­vo de ese go­bierno de­be ser que la cen­tro­de­re­cha ga­ne la ba­ta­lla de las ideas en Chi­le. Y que si ha­ce­mos eso, va­mos a te­ner

“No le voy a exi­gir a Pi­ñe­ra o a Os­san­dón que, si son pre­si­den­tes, apo­yen el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. Pe­ro sí les voy a exi­gir que en­tien­dan que te­ne­mos que cons­truir una coa­li­ción más am­plia”.

un se­gun­do go­bierno. Lo re­le­van­te no es só­lo te­ner bue­nos can­di­da­tos, sino pro­yec­tos po­lí­ti­cos. Y que in­de­pen­dien­te de quién ga­ne, co­lo­ni­zar con tus ideas los co­ra­zo­nes de mu­chos chi­le­nos.

—¿Ves un re­la­to en es­ta cam­pa­ña de Pi­ñe­ra?

— Su pro­gra­ma tie­ne muy bue­nos pro­fe­sio­na­les de­trás y en ca­da una de las áreas hay una cohe­ren­cia con nues­tras ideas. El pro­ble­ma es que hay que agre­gar­le el desafío de de­vol­ver­le el rum­bo a Chi­le, ha­cer un go­bierno de uni­dad na­cio­nal y de fu­tu­ro. Un go­bierno que le ha­ga im­po­si­ble al FA y la iz­quier­da arre­ba­tar­nos la le­gi­ti­mi­dad mo­ral de gobernar. Lo que plan­tea­mos es una con­ti­nui­dad, no es una co­sa in­fan­til de ‘aquí es­ta­mos los jó­ve­nes y ha­ga­mos la re­vo­lu­ción’, que es lo que es­tá ha­cien­do el FA. Ellos, en vez de to­mar el le­ga­do de La­gos con or­gu­llo y mos­trar­se co­mo una op­ción de fu­tu­ro, se pa­re­cen al Po­de­mos de Es­pa­ña y mi­ran a Allen­de con nos­tal­gia. Evó­po­li pue­de cons­truir un pro­yec­to de uni­dad na­cio­nal, que le dé más go­ber­na­bi­li­dad al go­bierno. En eso te­ne­mos una ca­pa­ci­dad de no ju­gar des­de la trin­che­ra, de ten­der puen­tes y re­fle­xio­nar. Por eso no es ca­sua­li­dad lo que hi­ci­mos con ( las pro­pues­tas de) La­gos. So­mos or­gu­llo­sos de las ideas de cen­tro­de­re­cha, pe­ro cree­mos que hay un mí­ni­mo co­mún con él, con so­cial­de­mó­cra­tas li­be­ra­les con los que nos pue­de unir un pro­pó­si­to.

—Pe­ro ¿por qué el fu­tu­ro es con tus ideas? Tu op­ción no es la que lle­va la de­lan­te­ra se­gún las en­cues­tas.

—Nues­tras ideas las es­ta­mos plan­tean­do en for­ma ofi­cial y con más vi­si­bi­li­dad a par­tir de es­te mes. Las primarias son un gran espacio pa­ra eso. En la úl­ti­ma mu­ni­ci­pal fui­mos el par­ti­do emer­gen­te más vo­ta­do, sien­do que te­ne­mos muy po­cos re­cur­sos, so­mos po­co co­no­ci­dos. Por eso es re­le­van­te que ha­ya­mos for­za­do es­ta pri­ma­ria. Nues­tro ob­je­ti­vo es con­ven­cer a to­da la cen­tro­de­re­cha que evo­lu­cio­ne­mos, cam­biar­la des­de aden­tro. Es­toy con­ven­ci­do de que a me­di­da que nues­tra pro­pues­ta se va­ya dan­do a co­no­cer, no só­lo va a ser un éxi­to pa­ra Evó­po­li, sino pa­ra to­do el sec­tor.

EL FREN­TE AM­PLIO —¿Bea­triz Sán­chez pue­de pa­sar a la se­gun­da vuel­ta?

—Aún no sa­be­mos. Pue­de que el FA no pa­se a la se­gun­da vuel­ta, pe­ro lo que sí es re­le­van­te es que cul­tu­ral­men­te es­ta nue­va iz­quier­da ha co­lo­ni­za­do a la iz­quier­da li­be­ral y la ha va­cia­do de sus con­vic­cio­nes, eso es lo gra­ve.

Fe­li­pe Kast y el “bra­zo ar­ma­do” de Evó­po­li: Pa­blo Co­rrea, Lo­re­na Re­ca­ba­rren, Ig­na­cio Brio­nes, Fer­nan­do Me­di­na, Ca­ro­li­na Con­tre­ras, Jo­sé Fran­cis­co Gar­cía y Her­nán La­rraín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.