LA CO­RO­NA ESCURRIDIZA

Uni­ver­si­dad de Chi­le es el fa­vo­ri­to pa­ra ce­le­brar es­te sá­ba­do el tí­tu­lo del Tor­neo de Clau­su­ra, epí­lo­go al que Co­lo-Co­lo lle­ga más gol­pea­do que es­pe­ran­za­do.

Que Pasa - - GUÍA -

Es­te fi­nal de tor­neo tie­ne to­dos los con­di­men­tos pa­ra ser irre­sis­ti­ble: lo pe­lean Uni­ver­si­dad de Chi­le y Co­lo- Co­lo, que en con­jun­to re­pre­sen­tan a más del 70% de los hin­chas del país; en­tre am­bos exis­te un mí­se­ro punto de di­fe­ren­cia, y to­do se de­fi­ne en la úl­ti­ma fe­cha, es­te sá­ba­do a las 15:00 ho­ras, con los azu­les re­ci­bien­do en un Na­cio­nal re­ple­to a San Luis, y los al­bos vi­si­tan­do al des­cen­di­do Co­bre­sal en La Se­re­na. Y, sin em­bar­go, la sen­sa­ción que se per­ci­be no va de la mano con el es­ce­na­rio des­cri­to. La ra­zón de­be ser por­que en el Ca­ci­que, des­pués del em­pa­te del do­min­go an­te An­to­fa­gas­ta, hay más espacio pa­ra las re­cri­mi­na­cio­nes y las du­das que pa­ra la esperanza. La opor­tu­ni­dad des­per­di­cia­da pe­gó fuer­te en Ma­cul, don­de aho­ra abun­dan los an­ti­hé­roes, par­tien­do por el téc­ni­co Pa­blo Gue­de, caí­do en des­gra­cia por sus erro­res tác­ti­cos en el par­ti­do an­te los nor­ti­nos, que co­rrie­ron el del­ga­do ve­lo que cu­bría el fran­co des­cen­so pro­ta­go­ni­za­do por sus di­ri­gi­dos a par­tir de la mi­tad del cam­peo­na­to. En Co­lo-Co­lo pa­re­cen ha­ber­se ol­vi­da­do ya de la op­ción de le­van­tar su Co­pa nú­me­ro 32 y se echa­ron a su suer­te, pen­san­do en cuán­to les ha pe­na­do la le­sión del ar­que­ro pa­ra­gua­yo Jus­to Vi­llar y que a sus dos fi­gu­ras, Esteban Pa­re­des y Jaime Val­dés, se les ven­gan los años en­ci­ma en los se­gun­dos tiem­pos. Ese am­bien­te de cues­tio­na­mien­tos, que trans­mi­te la idea de que el tí­tu­lo es­tá per­di­do, ha­ce eco de la ca­li­fi­ca­ción de tor­neo me­dio­cre que se le ha asig­na­do a es­te Clau­su­ra, al que tan­tos as­pi­ra­ron y se que­da­ron aba­jo por­que sus de­fec­tos fue­ron más que sus vir­tu­des, y no por esa su­pues­ta pa­ri­dad de fuer­zas que es­gri­mie­ron sus es­ca­sos de­fen­so­res pa­ra jus­ti­fi­car su ni­vel. Na­da de eso cam­bia el he­cho de que Uni­ver­si­dad de Chi­le es el que más dis­pues­to a al­can­zar la co­ro­na se ha mos­tra­do. Es cier­to, su op­ción apa­re­ció so­bre el cie­rre e in­clu­so de­jó pa­sar un par de opor­tu­ni­da­des de me­ter­se an­tes en la pe­lea, co­mo el em­pa­te an­te Co­lo-Co­lo y la de­rro­ta fren­te a Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. Su mé­ri­to ra­di­có en que, a di­fe­ren­cia de su ri­val en es­ta lu­cha, no clau­di­có, so­bre to­do al co­mien­zo, cuan­do los re­sul­ta­dos pro­vo­ca­ban le­van­tar las ce­jas por la elec­ción de Ángel Gui­ller­mo Hoyos co­mo en­tre­na­dor y pre­sa­giar un desen­la­ce si­mi­lar a las de­ba­cles re­cien­tes de Sebastián Bec­ca­ce­ce y Víc­tor Hu­go Cas­ta­ñe­da. La “U” pue­de perder la co­ro­na, en una mues­tra fi­nal de la irre­gu­la­ri­dad de es­te cer­ta­men, pe­ro no de­be­ría ocul­tar los avan­ces de un equi­po que du­ran­te dos años se mo­vió a los tum­bos sin im­por­tar cuán­tos mi­llo­nes le in­vir­tie­ran, cre­yen­do que esa era la úni­ca so­lu­ción. Un pre­mio de con­sue­lo que — se­gu­ro— nin­gún azul apre­cia­rá a es­ta al­tu­ra. El cam­peo­na­to chi­leno más im­pre­de­ci­ble de los úl­ti­mos años tie­ne el me­jor epí­lo­go po­si­ble, da­da la aten­ción y el mor­bo que des­pier­tan los dos equi­pos más po­pu­la­res, una lu­cha no muy ha­bi­tual y de la cual se pue­den re­la­tar ape­nas un pu­ña­do de epi­so­dios en 100 tor­neos. Y aun así, co­mo que al­go fal­ta­ra. Se­rá al­go que los ganadores ol­vi­da­rán al pi­ta­zo y que los per­de­do­res le en­ros­tra­rán al cam­peón in­ten­tan­do ocul­tar sus pro­pias ca­ren­cias.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.