UNI­VER­SI­DA­DES PA­RA AR­MAR

Que Pasa - - POSTEOS - Por Ni­co­lás Alon­so y Ca­ro­li­na Sán­chez // Fo­tos: Cris­tó­bal Oli­va­res/Jo­naz Gó­mez

HA­CE TRES ME­SES SU­CE­DIÓ AL­GO QUE NO OCU­RRÍA

DES­DE 1993: SE ABRIE­RON DOS NUE­VAS UNI­VER­SI­DA­DES ES­TA­TA­LES EN CHI­LE. CON CON­TEX­TOS MUY DIS­TIN­TOS, UNA EN EL AIS­LA­MIEN­TO DE AY­SÉN Y LA OTRA EN UNA CIU­DAD CO­NEC­TA­DA CO­MO RAN­CA­GUA, LAS DOS EN­FREN­TAN IN­CER­TI­DUM­BRES. EN TAN­TO, SUS ALUM­NOS LU­CHAN POR CON­VER­TIR­SE EN LOS PRI­ME­ROS PRO­FE­SIO­NA­LES DE SUS FA­MI­LIAS.

—Una em­ba­ra­za­da no de­be en­con­trar­se con es­pí­ri­tus o su hi­jo pue­de que­dar de­for­ma­do. La sa­la es blan­ca, son las on­ce de la ma­ña­na. Por la ven­ta­na se fil­tra el ver­de de los ár­bo­les y de las mon­ta­ñas de Coy­hai­que, que en tres días tam­bién que­da­rán blan­cas con la pri­me­ra ne­va­da. Aden­tro, el frío se sien­te un po­co me­nos. Es un jue­ves del ter­cer mes de cla­ses en la Uni­ver­si­dad de Ay­sén. —La mu­jer de­be te­ner a su hi­jo hin­ca­da, ti­ran­do de una cuer­da ama­rra­da en el te­cho. La pla­cen­ta de­be ser leí­da, in­ter­pre­ta­da y lue­go en­te­rra­da ba­jo un ár­bol na­ti­vo. Fren­te al pi­za­rrón, dos alum­nas ner­vio­sas ex­pli­can las con­ven­cio­nes de un par­to ma­pu­che, y otros 17 las oyen en si­len­cio. La ma­yo­ría son mu­je­res. El ra­mo se lla­ma Fun­da­men­tos So­cio­cul­tu­ra­les de la Sa­lud, y es cla­ve pa­ra las ca­rre­ras de En­fer­me­ría y Obs­te­tri­cia: aquí de­ben apren­der a in­te­grar las tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les de los dis­tin­tos pue­blos de la Pa­ta­go­nia a su fu­tu­ro tra­ba­jo. La es­tu­dian­te ma­pu­che Fer­nan­da Qui­ri­yao, de 24 años, se­ría un gran apor­te a la cla­se, pe­ro aún no ha lle­ga­do. Co­mo to­dos los es­tu­dian­tes que vie­nen de Puer­to Ay­sén, su pre­sen­cia de­pen­de ca­da día de que la nie­ve no con­ge­le las ru­tas. Lle­gar no es fá­cil: en es­tos me­ses, los es­tu­dian­tes acu­san abu­sos de Frio­sur, la em­pre­sa de bu­ses lo­cal. Di­cen que les subió el pre­cio de sus pa­sa­jes, que no les ven­de ida y vuel­ta, ni los de­ja ir sen­ta­dos. Cuan­do Fer­nan­da al fin en­tra a la sa­la, de­ja en el pi­so el bol­so que car­ga­rá to­do el día: aden­tro lle­va un apa­ra­to pa­ra sa­car­se le­che, hie­lo pa­ra re­fri­ge­rar­la, cua­der­nos, su al­muer­zo. El año pa­sa­do fue ma­dre, y a la uni­ver­si­dad le fal­tan co­sas bá­si­cas, co­mo una ca­fe­te­ría o loc­kers. Su jor­na­da no es fá­cil: se le­van­ta a las 6.30 de la ma­ña­na y em­pie­za el in­cier­to ca­mino a cla­ses. Ha­ce po­co es­tu­vo a pun­to de con­ge­lar, por el es­trés de esa ru­ti­na —otros tres, de los 93 alum­nos de la uni­ver­si­dad, ya con­ge­la­ron—, pe­ro sus bue­nas no­tas la re­ani­ma­ron. An­tes de que se crea­ra la Uni­ver­si­dad de Ay­sén, co­mo mu­chos jó­ve­nes de po­cos re­cur­sos de la re­gión, vio emi­grar a sus amigos a es­tu­diar a otras par­tes del país, mu­chos pa­ra no vol­ver. Ella es­tu­dió Téc­ni­co en Odon­to­lo­gía en el Ina­cap, hoy la prin­ci­pal al­ter­na­ti­va aca­dé­mi­ca en Ay­sén. Pe­ro con ese tí­tu­lo la hi­cie­ron lim­piar ba­ños y aten­der re­ca­dos en una clí­ni­ca pri­va­da. Por eso, pe­se a que por aho­ra fun­cio­ne en un pe­que­ño ho­tel, ten­ga só­lo tres sa­las y va­rias ca­ren­cias, el na­ci­mien­to de la Uni­ver­si­dad de Ay­sén fue su opor­tu­ni­dad pa­ra ser la pri­me­ra pro­fe­sio­nal de su fa­mi­lia. Su his­to­ria es muy pa­re­ci­da a la de mu­chos de sus com­pa­ñe­ros, que se vi­nie­ron a Coy­hai­que des­de Co­chra­ne, Chi­le Chi­co, Puer­to Ibá­ñez y otras tie­rras aún más re­mo­tas, con be­cas de alo­ja­mien­to de la nue­va uni­ver­si­dad es­ta­tal. Mar­co Acu­ña, su pro­fe­sor, co­no­ce co­mo po­cos la re­gión. Es el úni­co epi­de­mió­lo­go des­de ha­ce dos dé­ca­das, y an­tes pa­só años ha­cien­do ron­das mé­di­cas por los pá­ra­mos y las is­las más ais­la­das de su te­rri­to­rio. Por eso cree que la im­por­tan­cia de la uni­ver­si­dad es que allí es­tu­dia­rán co­sas que nun­ca po­drían apren­der afue­ra: a tra­tar los ma­les de la re­gión. Co­mo el han­ta, que tie­ne la ma­yor in­ci­den­cia del país, la ma­rea ro­ja o la hi­da­ti­do­sis, una en­fer­me­dad que trans­mi­ten los pa­rá­si­tos de pe­rros y ove­jas. —Lo im­por­tan­te es que es­ta­mos en­fo­ca­dos en es­ta re­gión —di­ce Fer­nan­da Qui­ri­yao, mien­tras re­co­ge sus co­sas pa­ra al­mor­zar en un pa­si­llo—. Nos van a for­mar co­mo en­fer­me­ras ru­ra­les, que van al cam­po. Y, ade­más, aquí sa­be­mos lo que es que te tra­ten mal en un hos­pi­tal por­que lle­gas­te tar­de, por­que el cli­ma es ma­lo. Por eso, va­mos a te­ner mu­cho más em­pa­tía. Una sa­be có­mo fun­cio­na la Pa­ta­go­nia. La pri­me­ra vez que Jo­sé Fie­rro (18) lle­gó a Ran­ca­gua, se per­dió. Es­ta­ba ner­vio­so cuan­do se ba­jó del bus que ve­nía de San­ta Cruz, el se­gun­do que to­ma­ba en el día. El pri­me­ro fue a las 7.30 des­de su ca­sa en Li­tue­che, un pue­blo de cin­co mil per­so­nas a 158 ki­ló­me­tros de allí. Iba a la Ca­sa de la Cul­tu­ra a ma­tri­cu­lar­se en In­ge­nie­ría Geo­ló­gi­ca en la re­cién inau­gu­ra­da Uni­ver­si­dad de O’Hig­gins (UOH), un pro­yec­to edu­ca­ti­vo tu­to­rea­do por la U. de Chi­le, igual que en el ca­so de la de Ay­sén. De­bió to­mar un ta­xi, en­ton­ces, pa­ra ir a don­de es­ta­ban las au­to­ri­da­des es­pe­ran­do a la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de uni­ver­si­ta­rios de Ran­ca­gua. Aho­ra es un día frío de ma­yo, ya han pa­sa­do tres me­ses de cla­ses, y Jo­sé ca­mi­na por los pa­si­llos de su uni­ver­si­dad. De fon­do se sien­ten las má­qui­nas que de­rri­ban el an­ti­guo

Hos­pi­tal de Ran­ca­gua y que cons­trui­rán el campus de­fi­ni­ti­vo, de 20 mil me­tros cua­dra­dos. Por mien­tras, los 435 es­tu­dian­tes de las 13 ca­rre­ras que im­par­te la UOH, deam­bu­lan por un edi­fi­cio de tres pi­sos que co­lin­da con el ex hos­pi­tal, don­de es­tán dis­tri­bui­das al­gu­nas sa­las de cla­ses. El res­to fun­cio­na en con­tai­ners en el pa­tio. Co­mo mu­chos de sus com­pa­ñe­ros, Fie­rro es el pri­me­ro de su fa­mi­lia en ir a la uni­ver­si­dad. Su ma­má, pas­te­le­ra por en­car­go en Li­tue­che, se emo­cio­nó cuan­do le di­jo que ha­bía que­da­do y que no te­nía que pa­gar, por ser par­te del 54% de la UOH que tie­ne gra­tui­dad. Ade­más, re­ci­bió be­ca de alo­ja­mien­to, jun­to a otros 19 es­tu­dian­tes. Los cua­der­nos y lá­pi­ces se los com­pró tra­ba­jan­do co­mo re­po­ne­dor en un su­per­mer­ca­do. Así tam­bién lo­gró cos­tear los pa­sa­jes en bus, pa­ra él y su ma­má, el día que en­tró a la uni­ver­si­dad. Sen­ta­do en una sa­la, mue­ve las ma­nos, in­quie­tas, mien­tras se arre­gla el mo­ño que aga­rra los me­cho­nes pe­li­rro­jos en su ca­be­za. Fi­ja la mi­ra­da y, con cier­ta ra­bia, ase­gu­ra que nun­ca vol­ve­rá a Li­tue­che. Que don­de quie­re es­tar es en Ran­ca­gua, la ciu­dad que le dio una opor­tu­ni­dad. —Es­ta uni­ver­si­dad fue una op­ción pa­ra los que no te­ne­mos los re­cur­sos de ir­nos al nor­te, al sur o a San­tia­go. O a cual­quier otro la­do —di­ce. Fie­rro cree que te­ner pro­fe­so­res jó­ve­nes, con doc­to­ra­dos y com­pro­mi­so con la re­gión es fun­da­men­tal. Uno de ellos es Cris­tó­bal Qui­ñi­nao (31), in­ge­nie­ro ci­vil en ma­te­má­ti­cas

La Uni­ver­si­dad de Ay­sén tie­ne 90 alum­nos, que es­tu­dian seis ca­rre­ras. Por aho­ra cuen­tan con tres sa­las. El campus de­fi­ni­ti­vo re­cién es­ta­rá lis­to en 2023.

de la U. de Chi­le y doc­tor de la Uni­ver­si­dad de Pa­ris Pie­rre y Ma­rie Cu­rie, quien na­ció y cre­ció en Ran­ca­gua. Sus pa­dres, que se cria­ron en Se­well, un cam­pa­men­to mi­ne­ro, lo iban a de­jar a la ca­rre­te­ra to­das las ma­ña­nas pa­ra que pu­die­ra ir a San­tia­go a es­tu­diar. Es un miér­co­les de ma­yo y Qui­ñi­nao es­tá sen­ta­do en una me­sa del edi­fi­cio de aca­dé­mi­cos de la uni­ver­si­dad, a diez mi­nu­tos ca­mi­nan­do de la UOH. Di­ce que el gran frío que se sien­te aden­tro del re­cin­to es una mues­tra de lo que su­ce­de en Ran­ca­gua. Que si el edi­fi­cio lo hu­bie­se di­se­ña­do al­guien que co­no­cie­ra có­mo es la zo­na —muy fría en in- vierno y con al­tas tem­pe­ra­tu­ras en ve­rano—, no pa­sa­ría eso. Es lo que ocu­rre, ase­gu­ra, cuan­do al­guien de afue­ra in­ten­ta re­sol­ver un pro­ble­ma lo­cal. Por eso, cuan­do su­po que ha­bía si­do se­lec­cio­na­do pa­ra ser aca­dé­mi­cos de la pri­me­ra uni­ver­si­dad es­ta­tal en Ran­ca­gua, no du­dó. Re­nun­ció a su post­doc­to­ra­do en Fran­cia y vol­vió a su re­gión. —Cuan­do te das cuen­ta de que es­ta re­gión era la que te­nía me­nos PIB in­ver­ti­do en in­ves­ti­ga­ción, te de­pri­mes. La re­gión con me­nos doc­to­ra­dos tra­ba­jan­do, don­de to­dos los pro­fe­sio­na­les de al­to ni­vel se iban por fal­ta de tra­ba­jos. Y te­ne­mos El Te­nien­te, el área agro­nó­mi­ca, agro­pe­cua­ria, el tu­ris­mo —di­ce—. Te­ner es­ta uni­ver­si­dad es de­jar de ver a Ran­ca­gua co­mo un pue­blo, es de­cir que exis­ti­mos. Te­ner una uni­ver­si­dad pro­pia era una de­man­da his­tó­ri­ca de Ay­sén, cla­ve en la ex­plo­sión del mo­vi­mien­to so­cial de 2012. Has­ta es­te año, era la úni­ca re­gión, jun­to con O’Hig­gins, que no te­nía, y eso los pa­ta­go­nes lo sen­tían co­mo un des­pre­cio. El pri­me­ro en exi­gir­la fue Bal­de­mar Ca­rras­co, ex dipu­tado DC y hom­bre que­ri­do en la re­gión, en los fes­te­jos por el aniver­sa­rio de Coy­hai­que de oc­tu­bre de 1990, fren­te al en­ton­ces mi­nis­tro del in­te­rior Be­li­sa­rio Ve­las­co. No pen­só, sin em­bar­go, que sus pa­la­bras tar­da­rían 27 años en im­por­tar­le a al­guien. Lo di­ce con ra­bia, a sus 85 años, sen­ta­do al la­do de la es­tu­fa a le­ña de su ca­sa. La fal­ta de ca­li­fi­ca­ción, di­ce, con­vir­tió a la re­gión en un lu­gar que apor­ta ape­nas el 0,5% del PIB del país, don­de los jó­ve­nes no tu­vie­ron otra op­ción que ir­se. Los úl­ti­mos dos años pre­si­dió el con­se­jo so­cial que ayu­dó a dar for­ma a la uni­ver­si­dad, y cree que pue­de ser el pun­to de par­ti­da de un fu­tu­ro dis­tin­to. Pe­ro tam­bién te­me que, sin un campus cons­trui­do y con me­nos de cien es­tu­dian­tes, en po­cos años pue­da trans­for­mar­se en otro pro­yec­to fa­lli­do de la re­gión. —La gen­te quie­re ir a la uni­ver­si­dad cuan­do ve un edi­fi­cio gran­de, que la re­pre­sen­ta, no un ho­tel, por bo­ni­to que se vea. Hay uni­ver­si­dad cuan­do exis­te un campus que di­ce Uni­ver­si­dad de Ay­sén, aquí no hay ni le­tre­ro to­da­vía. Es fun­da­men­tal que esa en­tre­ga sea pron­to, pe­ro no se han he­cho ni los es­tu­dios de sue­lo pa­ra cons­truir. En la uni­ver­si­dad re­co­no­cen que han te­ni­do que ir ar­mán­do­se so­bre la mar­cha, y dis­mi­nu­yen­do las ex­pec­ta­ti­vas ini­cia­les. De las diez ca­rre­ras que anun­ció la ex rec­to­ra Ro­xa­na Pey, an­tes de ser des­ti­tui­da en agos­to pa­sa­do por sus con­tro­ver­sias con el go­bierno, hoy exis­ten só­lo seis —

En­fer­me­ría, Obs­te­tri­cia, Agro­no­mía, Tra­ba­jo So­cial, In­ge­nie­ría Ci­vil y Fo­res­tal—, y se­rá así al me­nos cin­co años. El campus no es­ta­rá lis­to an­tes de 2023, y por aho­ra la uni­ver­si­dad cuen­ta con só­lo diez pro­fe­so­res de plan­ta, pe­ro pron­to de­be­rían lle­gar ocho más. En tan­to, es­tán re­ci­bien­do ayu­da de En­se­ña Chi­le, y tie­nen 14 pro­fe­so­res ex­ter­nos, la ma­yo­ría pro­fe­sio­na­les de la re­gión. Pe­ro han ha­bi­do di­fi­cul­ta­des: en Ana­to­mía el pro­fe­sor de­ser­tó a las po­cas cla­ses, hay ra­mos que tu­vierno que ser di­se­ña­dos con va­rios pro­fe­so­res que se al­ter­nan, y los alum­nos re­cla­man que al­gu­nas ma­llas han cam­bia­do va­rias ve­ces. La rec­to­ra, Ma­ría Te­re­sa Mars­hall (67), es­tá cons­cien­te de esos pro­ble­mas, pe­ro cree que son par­te de em­pe­zar una uni­ver­si­dad des­de ce­ro. Al prin­ci­pio se pen­só co­men­zar con diez ca­rre­ras y 300 alum­nos, pe­ro di­ce que han apa­re­ci­do pie­dras en el ca­mino y han te­ni­do que adap­tar­se. —Yo, cuan­do asu­mí, tu­ve que ate­rri­zar, ver qué re­cur­sos te­nía­mos, cuál era el es­pa­cio fí­si­co. Cuan­do se anun­cia­ron diez ca­rre­ras, no es­ta­ban desa­rro­lla­dos los cu­rrí­cu­lums. Otra co­sa es con gui­ta­rra. No­so­tros te­ne­mos que cre­cer con es­tán­da­res de ca­li­dad, no po­de­mos ofre­cer ca­rre­ras y ver qué ha­ce­mos. Un apren­di­za­je fue que cual­quier ca­rre­ra nue­va se va a tra­ba­jar con más tiem­po. A la es­pe­ra del campus, el plan es cons­truir nue­ve sa­las de cla­ses en un te­rreno con­ti­guo al ho­tel que hoy arrien­dan, una ca­fe­te­ría y una bi­blio­te­ca, pe­ro aún no hay fe­cha pa­ra em­pe­zar las obras. Si no es­tán lis­tas es­te año, no ten­drán dón­de re­ci­bir a una nue­va ge­ne­ra­ción de alum­nos. Cua­tro mi­nu­tos de­mo­ró en de­cir que sí. Lue­go de col­gar el te­lé­fono y de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de ser rec­tor de una uni­ver­si­dad que aún no exis­tía en la Sex­ta Re­gión, el in­ge­nie­ro Ra­fael Co­rrea (69) hi­zo lo que sa­be ha­cer: ana­li­zar nú­me­ros y sa­car cuen­tas. —Pri­me­ro ana­li­cé qué pa­sa­ba con los me­jo­res es­tu­dian­tes que egre­sa­ban de la en­se­ñan­za me­dia y des­cu­brí que el 99% se iba de la re­gión. Des­pués re­vi­sé el ni­vel de los li­ceos y vi que tie­nen una en­se­ñan­za de ex­ce­len­cia. Y ade­más bus­qué cuán­ta in­ves­ti­ga­ción se rea­li­za­ba. Ahí su­pe que ha­bía un so­lo cen­tro de in­ves­ti­ga­ción. En­ton­ces no­té que es­to era ‘gri­to y pla­ta’, ade­más de una ne­ce­si­dad in­men­sa pa­ra la re­gión —re­cuer­da el rec­tor en su ofi­ci­na, ubi­ca­da en la Ca­sa de la Cul­tu­ra. Un exa­men de me­cá­ni­ca ra­cio­nal de Beau­chef: a eso le re­cor­dó al rec­tor Co­rrea el in­te­rro­ga­to­rio que le hi­zo el mi­nis­tro Val­dés pa­ra en­tre­gar­le los re­cur­sos pa­ra la uni­ver­si­dad a fi­nes de 2015. Du­ró dos ho­ras, en el duo­dé­ci­mo pi­so de Ha­cien­da, y el rec­tor tu­vo que jus­ti­fi­car el gas­to de ca­da es­pa­cio de la uni­ver­si­dad —lo mis­mo que ha­ría Ma­ría Te­re­sa Mars­hall cuan­do de­ta­lló el pro­yec­to de la Uni­ver­si­dad de Ay­sén—. El rec­tor di­ce que se sin­tió ner­vio­so y que tu­vo la im­pre­sión de que no es­ta­ban con­ven­ci­dos de que se­ría un pro­yec­to exi­to­so. Pe­ro él ya ha­bía he­cho los cálcu­los. El 31 de di­ciem­bre le ha­bían apro­ba­do el pre­su­pues­to. No se­ría el úni­co en des­con­fiar del pro­yec­to. Cuan­do se tra­ta de te­mas edu­ca­cio­na­les, en la Sex­ta Re­gión siem­pre pri­ma la du­da, es­pe­cial­men­te con las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les. La ex­pe­rien­cia del fra­ca­so en 2005 con la U. de Val­pa­raí­so —en Ren­go— y la UTEM —en San Fer­nan­do— ha he­cho que la co­mu­ni­dad no crea en pro­me­sas. De he­cho, po­cos creían que el pro­yec­to de la UOH iba a pros­pe­rar. Pe­ro los 435 es­tu­dian­tes que in­gre­sa­ron, mu­chos de ellos con pun­ta­jes so­bre los 650 pun­tos, y los aca­dé­mi­cos de plan­ta —40 por aho­ra, to­dos con doc­to­ra­dos— bus­can de­mos­trar lo con­tra­rio. Es­pe­cial­men­te en ca­rre­ras co­mo Me­di­ci­na —en don­de fue la uni­ver­si­dad que más pos­tu­lan­tes tu­vo en Chi­le— o Edu­ca­ción. El sue­ño de Ber­nar­do Mi­ran­da (21) siem­pre fue ser pro­fe­sor. Sen­ta­do en una de las me­sas del ca­sino, re­pa­sa có­mo de­ci­dió qué ha­cer con su vi­da des­pués de Quin­ta de Til­co­co, el pue­blo don­de vi­ve a una ho­ra y me­dia de Ran­ca­gua. Su ma­má, en­ton­ces tem­po­re­ra, no po­día pa­gar­le la uni­ver­si­dad, ni mu­cho me­nos un lu­gar pa­ra vi­vir. Por eso, se en­deu­dó pa­ra en­trar a Ina­cap, a Pre­ven­ción de Ries­gos. Di­ce que nun­ca le gus­tó. Al po­co tiem­po con­ge­ló. Se­ma­nas des­pués su­po que los ru­mo­res so­bre la nue­va uni­ver­si­dad en Ran­ca­gua eran cier­tos. —Eso por fin sig­ni­fi­có te­ner al­go con­cre­to so­bre lo que yo que­ría, pe­ro tam­bién so­bre lo que yo es­pe­ra­ba y po­día dar de mí —di­ce.

La Uni­ver­si­dad de O’Hig­gins im­par­te tre­ce ca­rre­ras, en las que se ma­tri­cu­la­ron 435 es­tu­dian­tes. Des­ta­can Me­di­ci­na y Edu­ca­ción.

Son las 8.30 de la ma­ña­na, y Se­bas­tián Ha­ro, de 18 años, per­ma­ne­ce to­da la cla­se en si­len­cio. Se ha le­van­ta­do a las seis pa­ra lle­gar des­de Puer­to Ay­sén. Fren­te al pi­za­rrón, Pas­tor Cea, un doc­tor en Psi­co­lo­gía de la U. Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na que lle­gó de San­tia­go pa­ra ha­cer cla­ses en Tra­ba­jo So­cial, en­se­ña las es­cue­las psi­co­ló­gi­cas. Se­bas­tián mi­ra y ano­ta. Pa­ra su ma­dre no hay na­da más im­por­tan­te que el he­cho de que él es­té allí. Fae­na­do­ra de la sal­mo­ne­ra no­rue­ga Ma­ri­ne Har­vest, tra­ba­ja pa­ra­da 11 ho­ras por día, en las que le per­mi­ten ir al ba­ño dos ve­ces, y ga­na po­co más de 300 mil pe­sos. Des­de que tie­ne me­mo­ria, Se­bas­tián le es­cu­chó de­cir lo mis­mo: que él nun­ca iba a tra­ba­jar en una sal­mo­ne­ra, que de­bía ir a la uni­ver­si­dad. Así que aquí es­tá, sen­ta­do en una sa­la va­cía. Di­ce que aun­que al­gu­nos com­pa­ñe­ros la cri­ti­quen, él nun­ca ha­bía vis­to una uni­ver­si­dad y es­ta le pa­re­ce bo­ni­ta. Afue­ra llue­ve. Si la Uni­ver­si­dad de Ay­sén no exis­tie­ra, ha­bría es­tu­dia­do una ca­rre­ra téc­ni­ca, por­que no te­nía có­mo ir­se afue­ra. Le mo­les­ta que la ma­yo­ría de sus amigos, con me­jor pa­sar eco­nó­mi­co, se ha­yan ido de la re­gión. –Al fi­nal to­dos se van y no vuel­ven más, y la re­gión es­tá mal. Me da pe­na eso, por­que acá no hay na­da y pa­ra cual­quier co­sa que quie­ras en tu vi­da tie­nes que ir­te –di­ce–. Oja­lá con es­ta uni­ver­si­dad la gen­te quie­ra que­dar­se y ha­cer al­go por la re­gión. Oja­lá aho­ra las co­sas lle­guen pa­ra acá. El éxo­do de es­tu­dian­tes lle­va me­dio si­glo, ha­cia Val­di­via, Con­cep­ción y San­tia­go. La po­si­bi­li­dad de pa­gar­se una vi­da afue­ra, has­ta aho­ra, era un pri­mer fil­tro de se­lec­ción uni­ver­si­ta­ria. De los 97 es­tu­dian­tes que con­for­man es­ta pri­me­ra ge­ne­ra­ción, 47 in­gre­sa­ron con gra­tui­dad —en una ex­cep­ción al pro­ce­so de acre­di­ta­ción, que tam­bién se hi­zo con la UOH, am­bas con un pla­zo de sie­te años pa­ra com­ple­tar­lo— y otros 12 fue­ron be­ca­dos. La ma­yo­ría son los pri­me­ros de sus fa­mi­lias en ir a la uni­ver­si­dad, y ca­si un ter­cio tie­ne hi­jos pe­que­ños. Los pun­ta­jes de in­gre­so fue­ron des­de po­co más de 400 pun­tos has­ta más de 700. Los pro­fe­so­res tie­nen ese desafío: ser ca­pa­ces de ha­cer cla­ses a dis­tin­tos ni­ve­les al mis­mo tiem­po. Pas­tor Cea tie­ne un pac­to con sus alum­nos: ellos le tie­nen que en­se­ñar las pro­ble­má­ti­cas de la zo­na, y él las tra­ta­rá en cla­ses. Ya han em­pe­za­do con al­gu­nas: sus alum­nos le ha­bla­ron de la sen­sa­ción de pos­ter­ga­ción que sien­ten y de los bru­ta­les ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro —co­mo el ata­que a Na­bi­la Ri­fo—, en una re­gión que tie­ne una de las ma­yo­res ta­sas de con­su­mo del al­cohol del país. —Nos in­tere­sa re­co­no­cer la opi­nión de la so­cie­dad fren­te a esos pa­tro­nes de vio­len­cia, por­que des­de allí po­de­mos or­ga­ni­zar una res­pues­ta pre­ven­ti­va en la ju­ven­tud —di­ce Pa­tri­cia Ca­rras­co, coor­di­na­do­ra de Tra­ba­jo So­cial. En una sa­la de la plan­ta ba­ja del edi­fi­cio de la Uni­ver­si­dad de O’Hig­gins, en­tre­me­dio de me­sas ca­fé y si­llas gri­ses, es­tá Bea­triz Ma­za. Tie­ne una man­ta so­bre las pier­nas por el frío y ano­ta, con­tra el tiem­po, en un cua­derno de ho­jas

blan­cas. Al fren­te de ella, un gru­po de seis per­so­nas pre­sen­ta una in­ves­ti­ga­ción so­bre un ca­so de neu­mo­nía. Ter­mi­na­da la pre­sen­ta­ción, to­dos aplau­den. La pro­fe­so­ra los fe­li­ci­ta. Aho­ra es el turno de Bea­triz. Nun­ca se ima­gi­nó es­tar a los 19 años en una sa­la de cla­ses en Ran­ca­gua. Des­de pe­que­ña, al igual que a mu­chos de sus com­pa­ñe­ros del Ins­ti­tu­to O’Hig­gins, le di­je­ron que iba a lle­gar el día en que ten­dría que par­tir a San­tia­go. — Cre­ci­mos sa­bien­do que nos te­nía­mos que ir. Así te for­man. Pe­ro aho­ra so­mos la ge­ne­ra­ción del quie­bre, los que no tie­nen que emi­grar por­que po­de­mos te­ner una bue­na for­ma­ción en el mis­mo lu­gar que es­tán nues­tras ca­sas — di­ce. Pa­ra ella, eso sí, el quie­bre su­ce­dió en San­tia­go, un año atrás. Lle­va­ba un par de me­ses en la U. An­drés Be­llo cuan­do co­men­za­ron las to­mas y los cues­tio­na­mien­tos. En ese mo­men­to du­dó si era ahí don­de de­bía es­tu­diar Me­di­ci­na. En­ton­ces vol­vió a Ran­ca­gua. Po­co des­pués, se en­te­ró de la crea­ción de la UOH y postuló, a pe­sar de se­guir ma­tri­cu­la­da en San­tia­go. Pe­ro no pen­sa­ba que­dar­se has­ta que el rec­tor pi­dió ha­blar con ella. Con 762 pun­tos, ha­bía si­do la pos­tu­la­ción más al­ta de la ca­rre­ra. —Lo que me pro­me­tía la uni­ver­si­dad era muy in­tere­san­te por­que era un cam­bio de switch. Era en­ten­der la me­di­ci­na co­mo al­go so­cial, co­mo una ne­ce­si­dad de país —di­ce. El mé­di­co Ru­bén Al­va­ra­do, que se de­di­có du­ran­te una dé­ca­da a ha­cer in­ves­ti­ga­cio­nes en sa­lud pú­bli­ca pa­ra la U. de Chi­le, coin­ci­de. Por eso es­te año de­jó to­do y se hi­zo car­go del Ins­ti­tu­to de Cien­cias de la Sa­lud de la UOH. —Es­ta es una opor­tu­ni­dad de re­cons­truir el es­pí­ri­tu de uni­ver­si­dad pú­bli­ca, por­que for­ma­re­mos pro­fe­sio­na­les con un pro­fun­do com­pro­mi­so so­cial. Eso es al­go que, in­clu­so en nues­tras uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas, ha cos­ta­do mu­cho cam­biar —di­ce. A 23 km de allí, Gon­za­lo Ca­rre­ño tra­ba­ja en las 9 hec­tá­reas que, por aho­ra, tie­nen a dis­po­si­ción los es­tu­dian­tes de Agro­no­mía pa­ra rea­li­zar sus cur­sos prác­ti­cos. Lle­va un de­lan­tal blan­co, al igual que el res­to de sus com­pa­ñe­ros. So­bre las me­sas hay cua­der­nos y guías ra­ya­das. En el pi­za­rrón, un ejer­ci­cio: de­ben mez­clar com­pues­tos y ver si cam­bian de co­lor. Él es­cu­cha al pro­fe­sor y to­ma la pri­me­ra pro­be­ta. Al otro día, sen­ta­do en una ban­ca ver­de afue­ra de uno de los con­tai­ners —sa­la de cla­ses—, con­ta­rá que ese tro­zo de cam­po le era fa­mi­liar. Fue ahí don­de hi­zo la prác­ti­ca que le exi­gía su co­le­gio pa­ra ser téc­ni­co agro­pe­cua­rio. Es­ta­ba en cuar­to me­dio cuan­do su­po que abri­rían la UOH, y le que­da­ba po­co tiem­po pa­ra pre­pa­rar la PSU. Los fi­nes de se­ma­na ven­día ver­du­ras en la fe­ria con sus pa­dres, y tam­po­co po­día cos­tear un preuni­ver­si­ta­rio. Por eso, to­dos los días, a las seis de la tar­de, cuan­do lle­ga­ba de la prác­ti­ca, lo ha­cía por su cuen­ta. So­lo fren­te a su compu­tador, res­pon­día en­sa­yos por in­ter­net. Un par de me­ses des­pués, su­po que es­ta­ba pri­me­ro en la lis­ta, con 673 pun­tos. Era el pri­me­ro de su fa­mi­lia en en­trar a una uni­ver­si­dad. —Fue ba­cán. No sé có­mo ex­pli­car­lo. Un ali­vio, eso fue. Es­pe­ra que es­te pro­yec­to no le fa­lle. Sa­be que es su úni­ca opor­tu­ni­dad. El si­tio en don­de se le­van­ta­rá la uni­ver­si­dad, en las afue-

ras de Coy­hai­que, es un cam­po en don­de ha­ce un si­glo se ins­ta­la­ron los ga­na­de­ros que fun­da­ron la ciu­dad. A los más en­tu­sias­tas les gusta ese sim­bo­lis­mo: que el campus sea una re­fun­da­ción de la ciu­dad. Pe­ro el pro­yec­to aún es bru­mo­so. Aun­que el año pa­sa­do Bie­nes Na­cio­na­les les otor­gó una con­ce­sión de 42 hec­tá­reas, ha­ce po­co fue re­du­ci­da a 23, por­que el te­rreno ya es­ta­ba asig­na­do al Li­ceo Agrí­co­la de la Pa­ta­go­nia. Aun­que no es­tá cla­ro có­mo se­rá el edi­fi­cio, el go­bierno re­gio­nal en­tre­gó nue­ve mil mi­llo­nes pa­ra la cons­truc­ción y el Es­ta­do en­tre­ga­rá otros sie­te mil. En tan­to, la uni­ver­si- dad es­tá ha­cien­do con­sul­tas en las lo­ca­li­da­des, pi­dien­do a los ve­ci­nos que ha­gan sus pro­pias ma­que­tas: la idea es ha­cer un campus en el que to­da la re­gión se sien­ta re­pre­sen­ta­da. El te­mor de va­rios pro­fe­so­res es que, si se de­mo­ra el pro­yec­to, cam­bien las prio­ri­da­des po­lí­ti­cas. Por exi­gen­cia del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, el pro­pio go­bierno de­sig­na­rá a cua­tro de los ocho in­te­gran­tes del con­se­jo su­pe­rior, y otros dos se­rán ele­gi­dos por la U. de Chi­le. La rec­to­ra di­ce que eso no les qui­ta­rá au­to­no­mía, pe­ro en la prác­ti­ca la mi­tad de los vo­tos pa­ra cual­quier de­ci­sión las to­ma­rán con­se­je­ros de go­bierno. El gran ob­je­ti­vo es con­se­guir la acre­di­ta­ción pa­ra sus ca­rre­ras, pe­ro hay otros asun­tos ur­gen­tes, co­mo con­tar con in­fra­es­truc­tu­ra mí­ni­ma pa­ra re­ci­bir nue­vos alum­nos. Jimmy Nú­ñez, de 23 años, es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría Ci­vil, es uno de los más afec­ta­dos. Hi­jo de car­pin­te­ro y aman­te de los mo­to­res des­de ni­ño, ha­ce tres años es­ta­ba sen­ta­do de­ba­jo del jeep de su pa­pá, arre­glán­do­le el mo­tor, cuan­do la ga­ta res­ba­ló y el pa­ra­cho­ques le par­tió la es­pal­da en dos. Jimmy nun­ca per­dió el co­no­ci­mien­to, ni des­pués del gol­pe ni du­ran­te los ocho días que es­tu­vo es­pe­ran­do que lle­ga­ra un doc­tor ca­paz de ope­rar­lo a Coy­hai­que, que nun­ca lle­gó. Cuan­do lo tras­la­da­ron a Puer­to Montt, sa­bía que ca­da día per­di­do ha­cía me­nos pro­ba­ble que pu­die­ra vol­ver a mo­ver las pier­nas. De to­das for­mas, di­ce, nun­ca sin­tió lás­ti­ma por sí mis­mo. Dos me­ses des­pués de que­dar pa­ra­plé­ji­co em­pe­zó a ha­cer ka­yak, un de­por­te pa­ra el que no ne­ce­si­ta­ba pier­nas, y lue­go a arren­dár­se­los a otra gen­te. Te­nía des­car­ta­do es­tu­diar cuan­do lo lla­ma­ron de la Uni­ver­si­dad de Ay­sén pa­ra ofre­cer­le en­trar por ad­mi­sión es­pe­cial. En la se­de ac­tual las co­sas no le son fá­ci­les: co­mo no hay ram­pas en las es­ca­le­ras, tie­ne que sa­lir en me­dio de la llu­via o la nie­ve pa­ra ir de una sa­la a otra. To­dos los días te­me caer­se al ba­rro en la en­tra­da de tie­rra de la uni­ver­si­dad, pe­ro igual agra­de­ce la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar. —Lle­go to­do mo­ja­do, por­que me de­mo­ro el tri­ple. Pe­ro pa­ra mí igual es ba­cán —di­ce—. No sé si te dis­te cuen­ta, pe­ro en la re­gión hay har­tos pro­ble­mas cul­tu­ra­les, hay con­ta­mi­na­ción, su­cie­dad, mu­chas co­sas. Y an­tes los ca­bros sa­lían de cuar­to y se iban. Aho­ra to­da­vía pa­sa, pe­ro es­to pue­de mo­ti­var que suba la cul­tu­ra de es­ta so­cie­dad. Que ti­re­mos pa­ra arri­ba. Su sue­ño es vol­ver­se in­ge­nie­ro, ga­nar mu­cho di­ne­ro y así po­der com­prar­se al­gún día un exoes­que­le­to, pa­ra vol­ver a ca­mi­nar. Pro­ba­ble­men­te lo lo­gre, aun­que aho­ra ten­ga que re­sis­tir la llu­via.[

“Es­ta es una opor­tu­ni­dad de re­cons­truir el es­pí­ri­tu de uni­ver­si­dad pú­bli­ca, por­que for­ma­re­mos pro­fe­sio­na­les con un pro­fun­do com­pro­mi­so so­cial”, di­ce el pro­fe­sor Ru­bén Al­va­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.