GAS­TRO­NO­MÍA

Que Pasa - - GUIA -

Si no es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con los re­co­ve­cos de la vie­ja Ru­ta 5 Sur, a la al­tu­ra de Ran­ca­gua, es muy po­si­ble que To­rino se ha­ga in­vi­si­ble y se de­ban dar un par de vuel­tas ex­tras has­ta en­con­trar­lo… pre­ci­sa­men­te a ori­llas de la ca­rre­te­ra. No im­por­ta, al me­nos no al clien­te ran­ca­güino, de se­gu­ro acos­tum­bra­do a lle­gar por una seu­do­ca­le­te­ra, azu­za­do por un res­tau­ran­te cu­yo gan­cho ini­cial es un bar de os­tras fres­cas, en un es­pa­cio crea­do pa­ra re­sal­tar to­do lo bueno de ese ma­ris­co. Pe­ro, en reali­dad, to­do es­to an­te­ce­de a una co­ci­na ita­lia­na que, a lo me­nos, tie­ne una se­lec­ción de piz­zas y pas­tas bien pues­ta. Lo ne­ce­sa­rio pa­ra fi­gu­rar. Si hay piz­zas de ma­sa bien ma­du­ra­da, va­le de­cir li­ge­ras y cro­can­tes tras su hor­nea­do, y que per­mi­ten dar­le alas a una sen­ci­lla ver­sión Mar­ga­ri­ta ($ 6.900), tam­po­co im­por­ta que, ya den­tro, el es­pa­cio no sea muy lu­mi­no­so ni ale­gre. Es lo de me­nos, por­que apar­te, la aten­ción fun­cio­nó co­rrec­ta­men­te en me­dio del aje­treo del al­muer­zo de fin de se­ma­na. Y si los Ra­vio­les de es­pi­na­cas y ri­co­ta ($ 7.900) de­jan en­tre­ver su re­lleno de lo traslúcidos que son, con­te­nien­do con efi­ca­cia una mez­cla de ve­ge­ta­les fres­ca y gustosa y con la cre­ma jus­ta, los re­pro­ches am­bien­ta­les des­apa­re­cen. Sí pe­can de ex­ce­sos es­té­ti­cos en otros as­pec­tos. En el Carpaccio, por ejem­plo, que su­po muy bien, sin ex­ce­so de ju­go de li­món den­tro del pla­to —un clá­si­co—, con la car­ne a la tem­pe­ra­tu­ra pre­ci­sa y re­la­ti­va­men­te po­co que­so, pe­ro tan­to tro­zo de pan y li­mo­nes den­tro no fi­gu­ran co­mo una bue­na idea a la vis­ta. La car­ta de vi­nos mi­ra a la zo­na, el valle del Ca­cha­poal, sin ma­yo­res as­pa­vien­tos, aun­que se echan de me­nos al­gu­nos vi­nos que irían bien con su pro­pues­ta ita­lia­na. Con to­do, se tra­ta de un es­pa­cio que me­re­ce un des­vío del by­pass y aden­trar­se a la nos­tal­gia de la vie­ja Pan­ame­ri­ca­na. Hay preo­cu­pa­ción al pla­to y eso se no­ta.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.