Las ne­gras de hoy

La co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca de Can­nes abrió un de­ba­te en Fran­cia: ¿cuán­do se con­de­na­rá el se­xis­mo de la mis­ma for­ma en que se re­cha­za el ra­cis­mo y la ho­mo­fo­bia?

Que Pasa - - POSTEOS - Por Evelyn Er­lij Pe­rio­dis­ta y corresponsal en Eu­ro­pa

Di­cen que los dia­rios vie­jos sir­ven pa­ra en­vol­ver pes­ca­do, en­cen­der pa­rri­llas y acol­char ca­jas con ob­je­tos frá­gi­les. Pe­ro un pe­rió­di­co ama­ri­llen­to, ar­chi­va­do en una bi­blio­te­ca, sue­le te­ner más va­lor que un li­bro de his­to­ria si se quie­re es­tu­diar el pa­sa­do. Las no­ti­cias an­ti­guas, en otras pa­la­bras, son co­mo un diario de ado­les­cen­cia: las lee­mos con la ver­güen­za de re­cor­dar lo que al­gu­na vez fui­mos. Co­mo cuan­do se abre un me­dio chi­leno de 1974 y se en­cuen­tra una no­ta así: “Blan­cos y ne­gros: ¿qué ra­za es más in- te­li­gen­te? De acuer­do a tests de in­te­li­gen­cia se ha es­ta­ble­ci­do que el ne­gro me­dio tie­ne quin­ce pun­tos me­nos que su ho­mó­lo­go blan­co en la es­ca­la in­te­lec­tual”. Esa no­ti­cia es tan real co­mo otra, del mis­mo año, en la que se ha­bla del “cri­men de un ex­tra­via­do se­xual” —tér­mino de la épo­ca pa­ra de­cir “ho­mo­se­xual”—, pe­ro más allá de la anéc­do­ta, lo im­por­tan­te de es­tos ejem­plos es que prue­ban có­mo la evo­lu­ción de la mo­ral ha con­ver­ti­do en ta­búes al ra­cis­mo y la ho­mo­fo­bia. Mu­cho de lo co­rrec­to hoy se­rá po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to ma­ña­na, y aun­que la es­pe­cu­la­ción es un su­ce­dá­neo del pe­rio­dis­mo se­rio, no es­tá de­más ha­cer un ejer­ci­cio de gimnasia fu­tu­ris­ta: ¿qué no-

ticias del pre­sen­te van a pa­re­cer abe­rran­tes en un par de dé­ca­das más? La se­ma­na pa­sa­da, en el Fes­ti­val de Can­nes, se es­tre­nó la pe­lí­cu­la The Be­gui­led, de So­fia Cop­po­la, una de las tres ci­neas­tas en com­pe­ten­cia en un even­to his­tó­ri­ca­men­te mas­cu­lino. En sus 70 años, só­lo una mu­jer ha ga­na­do la Palma de Oro (Ja­ne Cam­pion, en 1993), un ré­cord que el Os­car tam­po­co me­jo­ra: cua­tro rea­li­za­do­ras han si­do no­mi­na­das a Me­jor di­rec­tor en 88 años de his­to­ria. La cin­ta es­tá ba­sa­da en El

se­duc­tor, de Tho­mas P. Cu­lli­nan, no­ve­la so­bre un sol­da­do yan­qui he­ri­do que, du­ran­te la gue­rra de Se­ce­sión, ter­mi­na en una es­cue­la de ni­ñas so­me­ti­do a la vo­lun­tad de sie­te mu­je­res. En ma­nos de Don Sie­gel, di­rec­tor de Harry

el Su­cio —quien adap­tó el li­bro en 1971—, la his­to­ria es una suer­te de soft porno de te­rror en la que las protagonistas son re­ba­ja­das a ani­ma­les en ce­lo: sa­can ga­rras pa­ra ca­zar al ma­cho y pa­re­cen hie­nas po­seí­das por lo que en otros tiem­pos se lla­mó his­te­ria. Ba­jo el len­te de Cop­po­la, el fil­me es una fá­bu­la sar­cás­ti­ca y su­til de ven­gan­za fe­me­ni­na: el sol­da­do es un ob­je­to se­xual sub­yu­ga­do al de­seo y al po­der de sus cap­to­ras. No to­dos apre­cia­ron esa nueva mi­ra­da, pe­ro la cin­ta fue de­fi­ni­da por la ma­yo­ría de la crí­ti­ca co­mo “fe­mi­nis­ta”. La re­vis­ta Va­riety pu­so en por­ta­da a Cop­po­la al la­do de su ac­triz fe­ti­che, Kirs­ten Dunst, jun­to al ti­tu­lar “El futuro es fe­me­nino”, y en una en­tre­vis­ta con am­bas se to­ca­ron te­mas co­mo cuán­to más di­fí­cil es pa­ra una di­rec­to­ra ha­cer ci­ne (en Holly­wood, un 7% de los fil­mes son he­chos por mu­je­res, y en Eu­ro­pa, un 19%), y có­mo cam­bia el tra­ba­jo cuan­do se tie­ne hi­jos. En va­rios me­dios que ci­ta­ron el ar­tícu­lo, la no­ti­cia fue: “Kirs­ten Dunst se ne­gó a adel­ga­zar pa­ra la nueva pe­lí­cu­la de So­fia Cop­po­la”. Al­go que po­dría re­su­mir­se en el tí­tu­lo de una co­lum­na de 2012 pu­bli­ca­da en

Le Mon­de: “en Can­nes las mu­je­res mues­tran sus pe­chos, los hom­bres sus pe­lí­cu­las”. Lo mis­mo pa­só con las char­las Wo­men in Mo­ve­ment or­ga­ni­za­das en el fes­ti­val: Ro­bin Wright con­tó có­mo exi­gió a los pro­duc­to­res de la se­rie Hou­se of Cards que le pa­ga­ran lo mis­mo que a su co­pro­ta­go­nis­ta, Ke­vin Spa­cey, y de­fi­nió fe­mi­nis­mo co­mo “igual­dad y pun­to”. En ti­tu­la­res que apa­re­cie­ron al día si­guien­te, se leía: “Ro­bin Wright li­de­ró la al­fom­bra ro­ja en tur­que­sa y sin sos­tén”. Pe­ro la ac­triz car­gó con su cul­pa y la de sus co­le­gas que se irri­tan cuan­do les pre­gun­tan por sus ves­ti­dos en es­tos even­tos: “Vas ahí a ven­der. (Las mar­cas) te ha­cen un fa­vor y tú les ha­ces uno a ellas al pu­bli­ci­tar­las”. Can­nes, los Os­car o cual­quier otro fes­ti­val no son la cau­sa, sino la con­se­cuen­cia de un pro­ble­ma so­cio­cul­tu­ral ma­yor: nos acos­tum­bra­mos a que el sexo fe­me­nino sea re­du­ci­do a un atuen­do o a un lo­te de es­te­reo­ti­pos y co­men­ta­rios ob­je­ti­van­tes. Pe­ro las mar­chas fe­mi­nis­tas con­tra Trump o el mo­vi­mien­to Ni una me­nos en Su­da­mé­ri­ca pa­re­cen sur­tir efec­to: el ci­ne, el show­biz y los me­dios son un es­pe­jo de los que so­mos, y ese re­fle­jo, por fin, nos em­pie­za a pa­re­cer feo. “La ley no cas­ti­ga los co­men­ta­rios se­xis­tas sal­vo si re­mi­ten a in­ju­rias, a di­fa­ma­ción o in­ci­tan a la vio­len­cia”, se le­yó en el diario

Li­bé­ra­tion, uno de los me­dios ga­los en los que co­men­zó un de­ba­te tras Can­nes. Fran- cia lle­va años com­ba­tien­do la de­sigual­dad de gé­ne­ro en to­dos sus fren­tes, des­de el sa­la­rio igua­li­ta­rio has­ta la pa­ri­dad en el go­bierno de Em­ma­nuel Ma­cron, pe­ro re­cién se es­tá dis­cu­tien­do la crea­ción de san­cio­nes y medidas edu­ca­ti­vas. En Eu­ro­pa exis­ten mu­chos es­tu­dios so­bre los ni­ve­les de ra­cis­mo y ho­mo­fo­bia, ad­vier­ten es­pe­cia­lis­tas en el te­ma, pe­ro nin­guno to­da­vía so­bre se­xis­mo. Si los me­dios in­for­man más so­bre el ves­ti­do de Lae­ti­tia Casta en Can­nes que del pre­mio his­tó­ri­co a Me­jor di­rec­tor de So­fia Cop­po­la es por­que mu­chos, co­mo de­cía Mae West, si­guen aman­do “la pro­fun­di­dad en las mu­je­res, pe­ro só­lo en sus es­co­tes”. En el futuro, cuan­do abra­mos dia­rios vie­jos, lea­mos so­bre ac­tri­ces y sin­ta­mos la mis­ma ver­güen­za que nos da hoy la ci­ta­da no­ta so­bre ne­gros y blan­cos, re­cor­da­re­mos esa can­ción de John Len­non, “Woman is the Nig­ger of the World”: he­mos avan­za­do mu­cho, sí, pe­ro aún fal­ta pa­ra que la mu­jer de hoy de­je de ser el ne­gro de ayer.[

Si los me­dios in­for­man más so­bre el ves­ti­do de Lae­ti­tia Casta en Can­nes que del pre­mio his­tó­ri­co a Me­jor di­rec­tor de So­fia Cop­po­la es por­que mu­chos, co­mo de­cía Mae West, si­guen aman­do “la pro­fun­di­dad en las mu­je­res, pe­ro só­lo en sus es­co­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.