Del mer­kén a la poe­sía

Pue­de uno ha­cer­se la pre­gun­ta que (Fer­nan­do) Villegas en To­le­ran­ciaCe­ro aco­ta al ám­bi­to del des­pre­cio: ¿Có­mo es el pue­blo ma­pu­che? ¿Qué par­ti­cu­la­ri­da­des de­fi­nen su cul­tu­ra?

Que Pasa - - POSTEOS - Por Vi­cen­te Un­du­rra­ga Edi­tor li­te­ra­rio

Va­mos a asu­mir que Fer­nan­do Villegas exis­te y a aten­der sus pa­la­bras del do­min­go pa­sa­do en

To­le­ran­cia Ce­ro: “El pue­blo ma­pu­che es otra en­ti­dad que ha­bría que exa­mi­nar bien qué sig­ni­fi­ca, pe­ro va­mos a asu­mir que exis­te”. Pue­de uno ha­cer­se, pe­ro en se­rio, la pre­gun­ta que Villegas aco­ta al ám­bi­to del des­pre­cio: ¿Có­mo es el pue­blo ma­pu­che? ¿Qué par­ti­cu­la­ri­da­des de­fi­nen su cul­tu­ra? Es una cues­tión am­plia cu­ya res­pues­ta re- quie­re tiem­po y es­pa­cio, por su­pues­to, pe­ro pue­de em­pe­zar a con­tes­tar­se ac­ce­dien­do a algunas ma­ni­fes­ta­cio­nes de es­te pue­blo. Y hay una so­bre­sa­lien­te cir­cu­lan­do aho­ra: la poe­sía de Leo­nel Lien­laf (Ale­pue, 1969), que aca­ba de pu­bli­car su cuar­to li­bro, Epu Zuam. Des­de muy jo­ven, Lien­laf ha ur­di­do un ar­te ver­bal que po­dría des­cri­bir­se, pa­ra­fra­sean­do a Vio­le­ta Pa­rra, co­mo dis­cre­to, fino y sen­ci­llo. Dis­cre­to, por­que sin alar­des y en só­lo cua­tro li­bros ha cons­trui­do una voz po­de­ro­sa que da cuen­ta de una vi­sión de mun­do dis­tin­ta y sin­gu­lar. Fino, por­que sus ver­sos lo­gran trans­mi­tir, con de­li­ca­das imá­ge­nes y evo­ca­cio­nes, al­gu­nos ras­gos esen­cia­les de la cul­tu­ra ma­pu­che, co­mo la in­ci­den­cia cla­ve de los sue­ños en las de­ci­sio­nes vi­ta­les, las lu­chas his­tó­ri­cas o el pro­ta­go­nis­mo sha­kes­pe­riano del pai­sa­je y la na­tu­ra­le­za en el des­tino hu­mano ( hay en un poe­ma un co­pihue que acon­se­ja). Y sen­ci­llo, por­que a tra­vés de ver­sos li­ge­ros y tem­pla­dos, Lien­laf trans­mi­te at­mós­fe­ras den­sas, car­ga­das: “Veo / ejér­ci­tos de pi­nos / bai­lan­do so­bre los res­tos del es­te­ro / y ca­mio­nes blin­da­dos / em­pol­van­do las es­tre­llas / de kai kai”. Lien­laf, que es­cri­be en ma­pu­dun­gún y en cas­te­llano, ha sa­bi­do pro­yec­tar –sin es­tri­den­cia ni ma­ni­queís­mo– una voz que tran­si­ta des­de las ca­vi­la­cio­nes de un ca­mi­nan­te noc­turno al te­rror de un ma­pu­che a quien los win­kas le han ama­rra­do a la cin­tu­ra la ca­be­za san­gran­te de su pro­pio ca­ci­que. Es­ta úl­ti­ma ima­gen es inau­gu­ral: es la que abre el li­bro Se ha des

per­ta­do el ave de mi co­ra­zón, su asom­bro­so y tem­prano de­but de 1989, y es ape­nas el pri­mer in­di­cio de una voz que por sí so­la bas­ta pa­ra aca­llar a quien con iro­nía grue­sa y ses­go bru­to nie­ga la exis­ten­cia de to­do un mun­do, en vez de apre­ciar­lo o cri­ti­car­lo en su jus­ta me­di­da, pe­ro con se­rie­dad. “De ser un pue­blo que es­ta­ba ca­si ofi­cial­men­te des­apa­re­ci­do a co­mien­zos de los no­ven­ta, hoy los ma­pu­che mues­tran una vi­ta­li­dad que nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co o mo­vi­mien­to tie­ne en el país”. Si es cier­ta es­ta afir­ma­ción que Ana Ro­drí­guez y Pa­blo Vergara des­li­zan en su lleno de aris­tas y ex­ce­len­te li­bro La Fron­te­ra. Crónica de La Arau­ca­nía re­bel­de, en­ton­ces me­jor se­rá abrir la men­te y los sen­ti­dos y apre­ciar lo que hay de apre­cia­ble en esa cul­tu­ra: no só­lo el mer­kén sino tam­bién, por ejem­plo, el can­to vi­vo de Lien­laf y, a tra­vés de él, el eco de sus an­ces­tros y com­pa­ñe­ros de ru­ta. Hay un poe­ma in­clui­do en Ko­gen (2014), su ter­cer li­bro, que pa­re­cie­ra ha­ber si­do es­cri­to el do­min­go pa­sa­do co­mo car­ta abier­ta pa­ra un jo­ven ma­pu­che (va­mos a asu­mir que exis­ten) ra­zo­na­ble­men­te irri­ta­do tras ha­ber vis­to To­le­ran­cia Ce­ro: “No pres­tes aten­ción a esos mur­mu­llos / que se agi­tan una y otra vez / son le­ja­nos la­men­tos de ol­vi­da­das tris­te­zas; / vo­ces pu­tre­fac­tas ba­jo el agua en­can­ta­da; / lá­gri­mas ás­pe­ras de ver­tien­tes mu­das”. En 1994, Villegas pro­bó suer­te co­mo va­te pu­bli­can­do el poe­ma­rio Teología

pa­ra in­cré­du­los. Se­gu­ro en­ton­ces sa­brá apre­ciar la voz de Lien­laf, que gri­tan­do me­nos, re­sue­na más.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.