Las ideas

Ma­nue­la In­fan­te aca­ba de es­tre­nar Es­ta­do­ve­ge­tal, su nueva obra. Un mo­nó­lo­go en el que in­da­ga en el se­cre­to mun­do de las plan­tas.

Que Pasa - - POSTEOS - Por Die­go Zú­ñi­ga Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor

La primera obra de tea­tro que vi so­lo en mi vi­da fue

Nar­ci­so, de Ma­nue­la In­fan­te, el ve­rano de 2006, en una sa­la que hoy ya no exis­te: un sub­te­rrá­neo don­de en­trá­ba­mos no más de 20 per­so­nas y que aho­ra es un ca­fé ubi­ca­do en­tre Mi­ra­flo­res y San­to Do­min­go. Te­nía 18 años y lle­gué a esa sa­la —que no pa­re­cía un tea­tro, sino más bien un lu­gar clan­des­tino, se­cre­to— só­lo por­que ha­bía leí­do un par de lí­neas muy elo­gio­sas so­bre la obra. No sa­bía quién era Ma­nue­la In­fan­te (1980), no sa­bía que ha­cía unos po­cos años ha­bía ge­ne­ra­do una po­lé­mi­ca muy gran­de con su obra Prat (2001), ni que por Jua­na —es­tre­na­da con su com­pa­ñía Tea­tro de Chi­le en 2004— re­ci­bió mu­chí­si­mos elo­gios, lo que im­pli­có, fi­nal­men­te, que su nom­bre —en ese en­ton­ces, In­fan­te era una vein­tea­ñe­ra— se si­tua­ra en esa ca­te­go­ría in­có­mo­da de “pro­me­sa”. Eso era en ese mo­men­to Ma­nue­la In­fan­te: la pro­me­sa del tea­tro chi­leno. Pe­ro yo no sa­bía na­da de eso, así que en­tré a ver Nar­ci­so —la his­to­ria de un ado­les­cen­te, en­ce­rra­do en un ba­ño, que pien­sa en el sui­ci­dio— y el des­con­cier­to fue ab­so­lu­to: ha­bía un len­gua­je que re­co­no­cía, una le­ve­dad en­tra­ña­ble, un re­la­to cer­cano pe­ro no por eso me­nos in­có­mo­do, un mun­do que pa­re­cía es­tar muy le­jos de cual­quier idea pre­con­ce­bi­da que un jo­ven de 18 años po­día te­ner acer­ca de lo que era una obra de tea­tro. Han pa­sa­do más de 10 años y Ma­nue­la In- fan­te, esa pro­me­sa del tea­tro chi­leno, es des­de ha­ce mu­cho una de las ar­tis­tas más con­tun­den­tes que han apa­re­ci­do en es­te país. No só­lo una di­rec­to­ra y dra­ma­tur­ga que jun­to a su com­pa­ñía Tea­tro de Chi­le —di­suel­ta ha­ce unos me­ses— mar­có la pro­duc­ción tea­tral de los úl­ti­mos años —pre­mios, reconocimientos, elo­gios, des­con­cier­tos—, sino, so­bre to­do, por­que es al­guien que en es­ta dé­ca­da no ha de­ja­do de tra­ba­jar, es­tre­cha­men­te, con el mun­do de las ideas, con el pen­sa­mien­to, con aquel te­rri­to­rio que des­de ha­ce un buen tiem­po pa­re­ce im­por­tar­le só­lo a la fi­lo­so­fía. Cues­ta pen­sar en otro ar­tis­ta chi­leno —ci­neas­tas, es­cri­to­res, mú­si­cos, dra­ma­tur­gos, ar­tis­tas vi­sua­les— que ha­yan vin­cu­la­do de ma­ne­ra tan es­tre­cha el mun­do de la crea­ción con el de las ideas. “Pa­ra mí,ha­cer tea­tro es una ma­ne­ra más sen­si­ble de ha­cer fi­lo­so­fía”, di­jo ha­ce po­co en una en­tre­vis­ta, a pro­pó­si­to de Es­ta­do ve

ge­tal, su úl­ti­ma obra que aca­ba de es­tre­nar en el Cen­tro Cul­tu­ral NA­VE, un mo­nó­lo­go en el que ex­plo­ra el mun­do se­cre­to de las plan­tas: sus com­ple­ji­da­des, sus sen­ti­dos, la for­ma en que per­ci­ben el tiem­po. Esa cu­rio­si­dad por sa­ber qué se es­con­de en el mun­do ve­ge­tal sur­gió, en par­te, tras las lec­tu­ras acer­ca del “rea­lis­mo es­pe­cu­la­ti­vo”, esa co­rrien­te fi­lo­só­fi­ca que plan­tea que el mun­do no gi­ra ne­ce­sa­ria­men­te al­re­de­dor del hom­bre, sino que pue­de gi­rar, por ejem­plo, al­re­de­dor de las co­sas. En Rea­lis­mo (2016), su obra an­te­rior, lle­vó aquel pen­sa­mien­to al es­ce­na­rio y una de las me­jo­res es­ce­nas era, jus­ta­men­te, una en la que só­lo veía­mos mo­ver­se a los ob­je­tos, con­ver­ti­dos en los protagonistas de aquel re­la­to. Ese víncu­lo es­tre­cho en­tre crea­ción y pen­sa­mien­to le ha per­mi­ti­do a In­fan­te desa­rro­llar una obra tan in­có­mo­da co­mo es­ti­mu­lan­te. Una ex­plo­ra­ción ale­ja­da de los gran­des re­la­tos ge­ne­ra­cio­na­les, don­de ha po­di­do pen­sar en aque­llas pre­gun­tas que pro­ba­ble­men­te nos in­ter­pe­la­rán en el futuro. Pre­gun­tas esen­cia­les, mu­chas de ellas, pe­ro que quién sa­be por qué las he­mos ol­vi­da­do.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.