Se­gún da­tos ofi­cia­les, En Co­lom­bia muere ca­da seis. En Pe­rú, por su par­te, se co­me­te

Que Pasa - - ACTUALIDADQP -

rár­qui­co, don­de siem­pre es­ta­ba él por so­bre ella. Los gol­pes es­ta­ban nor­ma­li­za­dos y ocu­rrían re­gu­lar­men­te. —Ella se har­tó de las ma­ni­pu­la­cio­nes y de los ac­tos con­tro­la­do­res de su pa­re­ja —ex­pli­ca la psi­có­lo­ga. A me­di­da que Ruth se ale­ja­ba, los gol­pes au­men­ta­ban. Cuan­do de­ci­dió se­pa­rar­se de­fi­ni­ti­va­men­te, la res­pues­ta de Car­los fue ame­na­zar­la de muer­te. Días des­pués, su ex ma­ri­do de­ja­ría la te­ra­pia pa­ra siem­pre.

MU­JER CAU­TI­VA

Una mu­jer de 19 años en­tra a un con­sul­to­rio ubi­ca­do en la pe­ri­fe­ria de San­tia­go. Tie­ne mo­re­to­nes en los bra­zos, en la ca­ra, sus ojos es­tán hin­cha­dos. Al­gu­nas par­tes de su cuer­po le san­gran y sec­to­res de su ca­ra se ven des­fi­gu­ra­dos por los gol­pes. Sien­te te­rror. A pe­sar de eso, quie­re de­nun­ciar a su ma­ri­do, quien in­ten­tó ma­tar­la. La asis­ten­te so­cial que la atien­de tra­ta de con­tac­tar a su fa­mi­lia, pe­ro la ma­dre no quie­re re­ci­bir­la por­que di­ce que ins­ta­la­ción de la cul­pa, el creer que los gol­pes o las agre­sio­nes ver­ba­les se me­re­cen. La te­sis del psi­quia­tra Ja­vier Barría re­la­ta que “el con­trol coer­ci­ti­vo in­clu­ye di­fe­ren­tes for­mas de mal­tra­to psi­co­ló­gi­co, co­mo la in­ti­mi­da­ción, pri­var de li­ber­tad y de­re­chos a su pa­re­ja, ser in­tru­si­vo de su vi­da pri­va­da y al­gu­na for­ma de abu­so fí­si­co per­ma­nen­te o en for­ma de asal­to oca­sio­nal”. Ade­más, se se­ña­la que los hom­bres que creen que exis­te un de­re­cho cul­tu­ral que per­mi­te la su­bor­di­na­ción de la mu­jer es­tán más con­ven­ci­dos de ser abu­si­vos o mal­tra­ta­do­res. De acuer­do al es­tu­dio, es­to se ve prin­ci­pal­men­te re­fle­ja­do en la­ti­nos y afro­ame­ri­ca­nos. Se­gún da­tos ofi­cia­les, en Ar­gen­ti­na muere una mu­jer al día. En Co­lom­bia muere ca­da seis. En Pe­rú, por su par­te, se co­me­te un fe­mi­ci­dio ca­da tres días. —La vio­len­cia de gé­ne­ro es una pan­de­mia en Amé­ri­ca La­ti­na —sen­ten­cia Pau­la Sáez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.