EN QUÉ CREE BEA­TRIZ SÁN­CHEZ

DOS SE­MA­NAS TEN­DRÁ LA PRE­CAN­DI­DA­TA DEL FREN­TE AM­PLIO, BEA­TRIZ SÁN­CHEZ, PA­RA DAR­SE A CO­NO­CER ME­DIAN­TE LA FRAN­JA ELEC­TO­RAL: 3 MI­NU­TOS Y 45 SE­GUN­DOS QUE PER­MI­TI­RÁN QUE SU DIS­CUR­SO LLE­GUE A LOS ES­TRA­TOS MÁS BA­JOS, DON­DE SU NI­VEL DE CO­NO­CI­MIEN­TO NO SU­PERA EL 4

Que Pasa - - POLÍTICA - Por Víc­tor Hu­go Mo­reno // Fotos: Jo­sé Mi­guel Mén­dez

Bea­triz Sán­chez es la úl­ti­ma en lle­gar. De­be aga­char­se pa­ra in­gre­sar al lu­gar, pues es una puer­ta me­tá­li­ca que tie­ne una en­tra­da pe­que­ña. Es de no­che en la co­mu­na de Re­co­le­ta. Ha­ce frío. La re­ci­be un an­fi­trión con un sa­lu­do cor­dial y al­go ner­vio­so, in­vi­tán­do­la a pa­sar a una sa­la don­de se aco­mo­dó un Da­ta Show, unas si­llas y, al fon­do, una me­sa con man­tel de plás­ti­co con ga­lle­tas, ter­mos de agua pa­ra el ca­fé y el té ,y va­sos pa­ra el azú­car. Son las 20 ho­ras del mar­tes 13 de ju­nio y así co­men­za­ba la Avant Pre­mie­re de la fran­ja elec­to­ral de la pre­can­di­da­ta del Fren­te Am­plio. El lu­gar es­co­gi­do: la se­de de la Fun­da­ción Gen­te de la Ca­lle que brin­da apo­yo a per­so­nas sin ca­sa, que in­clu­ye mi­gran­tes y adul­tos con en­fer­me­da­des men­ta­les. Unas 60 per­so­nas re­ci­ben a la pe­rio­dis­ta. No hay gri­tos, ni aren­gas, ni ban­de­ras de par­ti­dos po­lí­ti­cos; tam­po­co aplau­sos. La gen­te guar­da silencio y se sien­ta a es­pe­rar el ini­cio del even­to. En la con­cu­rren­cia só­lo hay per­so­nas de la fun­da­ción y al­gu­nos co­la­bo­ra­do­res del mun­do so­cial del Fren­te Am­plio. No hay mi­li­tan­cia de ba­rra bra­va. Lue­go, y sin ma­yor preám­bu­lo, se pro­yec­ta la pri­me­ra emi­sión de la fran­ja. En los 3 mi­nu­tos 45 se­gun­dos que du­ró la pre­sen­ta­ción no se es­cu­cha­ron ni las res­pi­ra­cio­nes. —Me gus­tó y me emo­cio­né un po­qui­to, tam­bién. Es la Bea­triz que soy —di­ce la pre­can­di­da­ta tras re­ci­bir, aho­ra sí, un cá­li­do y ce­rra­do aplau­so. Tras ello, el an­fi­trión Fran­cis­co Ro­mán, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la fun­da­ción, le en­tre­ga un do­cu­men­to con pro­pues­tas pa­ra aca­bar con la gen­te en si­tua­ción de ca­lle. Lue­go, la pre­can­di­da­ta com­par­te con los pre­sen­tes, es­cu­chan­do a ca­da uno de ellos. La me­sa de ga­lle­tas y ca­fé em­pe­za­ba a va­ciar­se. En me­dio, Sán­chez con­tes­ta las pre­gun­tas de un pu­ña­do de pe­rio­dis­tas que le con­sul­tan si ha­brá o no es­pa­cio pa­ra el Fren­te Am­plio en la fran­ja, se­gún el acuer­do al que ha­bían lle­ga­do con Alberto Ma­yol pa­ra que ca­da uno ce­die­ra 30 se­gun­dos pa­ra que el mo­vi­mien­to tu­vie­ra su es­pa­cio. En la pri­me­ra edi­ción no hu­bo, por al­gu­nos pro­ble­mas de coor­di­na­ción, ex­pli­ca, sin en­trar en po­lé­mi­ca con su con­ten­dor. La elec­ción del lu­gar pa­ra es­ta avant pre

mie­re no fue al azar. Na­da en po­lí­ti­ca lo es y Sán­chez lo sa­be. Se­gún ella mis­ma ex­pli­có, la si­tua­ción de la gen­te de ca­lle re­pre­sen­ta a los más ex­clui­dos de la so­cie­dad, los más po­bres. Y ahí ha­bía que es­tar. Es tam­bién lo que la pe­rio­dis­ta quie­re im­preg­nar en es­tas dos se­ma­nas don­de ten­drá un al­to ni­vel de ex­po­si­ción en la fran­ja te­le­vi­si­va: mos­trar que ella quie­re go­ber­nar des­de aba­jo ha­cia arri­ba, con y pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. Ese es su nor­te y es­tá con­ven­ci­da de que es la úni­ca for­ma de ter­mi­nar con los vi­cios del ac­tual sistema. Es miér­co­les, son las 8 de la ma­ña­na y el frío es más in­ten­so. Seis vo­lun­ta­rios agi­tan ban­de­ras de Bea­triz Sán­chez a la es­pe­ra de que suba por la es­ta­ción de me­tro Pla­za Ega­ña. Esa ma­ña­na to­ca­ba re­par­tir vo­lan­tes pa­ra pro­mo­cio­nar, tam­bién, las pre­can­di­da­tu­ras a dipu­tado del Fren­te Am­plio de Car­los Fi­gue­roa (RD) y Ma­nue­la Ve­lo­so (MA). Pe­se a com­pe­tir, to­dos

pa­re­cen una gran fa­mi­lia. To­dos en­fa­ti­zan que son vo­lun­ta­rios. In­clu­so es­tá la ma­má de Ve­lo­so re­par­tien­do vo­lan­tes. Lle­ga la can­di­da­ta y los tran­seún­tes, que a esa ho­ra só­lo pien­san en no lle­gar tar­de a sus tra­ba­jos, la mi­ran de reojo. Uno que otro se acer­ca a sa­lu­dar­la. Pe­ro la ma­yo­ría si­gue su rum­bo. A esa ho­ra no hay mu­cho es­pa­cio pa­ra otra co­sa. Sán­chez to­ma la ini­cia­ti­va. —Ho­la, ¿có­mo es­tás? Soy Bea­triz Sán­chez y te cuen­to que es­te 2 de ju­lio hay pri­ma­rias, y es­toy pos­tu­lan­do pa­ra la pre­si­den­cia. Acá te en­tre­go es­to don­de pue­des co­no­cer nues­tras ideas —es su carta de pre­sen­ta­ción. Al­gu­nos la re­co­no­cen, otros se ex­cu­san: “Yo no voto por es­ta co­mu­na”. Otros sim­ple­men­te pa­san de lar­go. Pe­ro un se­ñor se acer­ca y le di­ce: “Yo soy de Puen­te Al­to, iba a vo­tar por el Os­san­dón, pe­ro por los de­re­chos hu­ma­nos lo ha­ré por us­ted”. Y agre­ga una ex­tra­ña ex­pli­ca­ción so­bre que en Chi­le de­be exis­tir la pena de muer­te. La can­di­da­ta le pres­ta pa­cien­te­men­te aten­ción. La pe­rio­dis­ta si­gue abor­dan­do a los tran­seún­tes, alen­tán­do­se cuan­do al­guien la sa­lu­da, la re­co­no­ce y le pi­de una sel­fie. Re­sig­nán­do­se cuan­do no le pres­tan ni un se­gun­do de aten­ción. Tras unos mi­nu­tos, ba­ja al sub­te­rrá­neo del Me­tro lue­go de com­prar­le un sánd­wich a una se­ño­ra apos­ta­da en la es­ca­le­ra. Sa­ca su tar­je­ta Bip, car­ga­da, pa­ra tras­la­dar­se ha­cia la es­ta­ción Fran­cis­co Bil­bao. Al­gu­nas per­so­nas la mi­ran co­mo en­con­trán­do­le ca­ra co­no­ci­da, otros mur­mu­ran. Bea­triz Sán­chez aún pue­de an­dar en Me­tro. La acom­pa­ñan su fo­tó­gra­fo y la pe­rio­dis­ta a car­go de su agen­da. To­da­vía no ne­ce­si­ta que la res­guar­de un equi­po de se­gu­ri­dad. Es­ta es­ce­na re­fle­ja el gran desafío que aún tie­ne su can­di­da­tu­ra: au­men­tar el 53% de co­no­ci­mien­to que arro­ja en la en­cues­ta CEP. So­bre to­do en los es­tra­tos so­cio­eco­nó­mi­cos más ba­jos, don­de tie­ne un ni­vel de des­co­no­ci­mien­to del 60,6%, ci­fra com­ple­ja de re­ver­tir, más to­da­vía con el tiem­po

que co­rre en su con­tra. Uno que sa­be de fran­jas pre­si­den­cia­les den­tro del Fren­te Am­plio es To­más Hirsch —dos ve­ces can­di­da­to pre­si­den­cial y ac­tual can­di­da­to a dipu­tado—, quien cree que la si­tua­ción aún se pue­de re­ver­tir. —La fran­ja es una po­si­bi­li­dad de dar a co­no­cer pro­pues­tas y com­pro­me­ter­se con la gen­te. Hay que ser muy res­pon­sa­ble con lo que se di­ce ahí. No pue­des ti­rar al vo­leo cual­quier co­sa. Y es im­por­tan­te, tam­bién, por­que la gen­te no tie­ne idea que hay pri­ma­rias. Hay que ha­cer un gran es­fuer­zo por dar­la a co­no­cer en los es­tra­tos eco­nó­mi­cos más ba­jos, y la fran­ja pue­de ayu­dar en eso —di­ce. La fran­ja es­tá he­cha só­lo por vo­lun­ta­rios bajo la di­rec­ción del crea­dor au­dio­vi­sual Christopher Mu­rray ( El Cris­to cie­go) y, se­gún en­fa­ti­zan des­de su co­man­do, to­do por el sen­ci­llo amor al ar­te; en es­te ca­so a la can­di­da­ta, quien sa­be que de­be dar­se a co­no­cer rá­pi­do en­tre aque­llos que aún ig­no­ran su pro­yec­to. —Par­tió la fran­ja, y eso le per­mi­ti­rá es­tar dos se­ma­nas una im­por­tan­te ex­po­si­ción me­diá­ti­ca, ¿qué tan tras­cen­den­tal es pa­ra su cam­pa­ña es­te hi­to? — La fran­ja es vi­tal, por­que sa­le en el me­dio don­de más se in­for­man los chi­le­nos por le­jos, que es la te­le abier­ta. Te per­mi­te una pe­ne­tra­ción a ni­vel na­cio­nal. Eso es bueno no so­la­men­te por­que me pue­den dar a co­no­cer a mí, por eso la pri­me­ra fran­ja tie­ne una in­ten­ción de pre­sen­ta­ción: quién es, de dón­de sa­lió; sino por­que ade­más po­de­mos ins­ta­lar los te­mas que no­so­tros que­re­mos ins­ta­lar co­mo can­di­da­tu­ra. —¿Qué vie­ne aho­ra? Us­ted es muy po­co co- no­ci­da en los sec­to­res más ba­jos. ¿Có­mo me­jo­rar eso? —No hay mu­chas ma­ne­ras di­ver­sas. Es sa­lien­do lo más que po­da­mos. Es sa­lir a to­dos los te­rri­to­rios y ha­cer la po­lí­ti­ca de la ca­lle. Nunca ale­jar­nos del Me­tro, de es­tar a la ho­ra que sea en la ca­lle y ha­cer con­ver­sa­to­rios pú­bli­cos abier­tos en las pla­zas. —¿Pe­ro es­tá cons­cien­te de que el tiem­po co­rre en con­tra y aún no es lo su­fi­cien­te­men­te co­no­ci­da? —Es­toy ha­ce dos me­ses y no me pier­do en eso, ni tam­po­co me lleno de an­sie­da­des. Aho­ra vie­ne un gran des­plie­gue en te­rreno. Hay un desafío y es per­ma­nen­te, Y que se no­te que acá hay un li­de­raz­go dis­tin­to. Es un desafío lle­gar a to­das las per­so­nas. El pro­gra­ma de go­bierno de Sán­chez tie­ne que pa­sar por va­rias eta­pas. Pe­ro la prin­ci­pal es que tie­ne que ser va­li­da­do des­de las ba­ses ciu­da­da­nas. En eso, al me­nos, es­tán tra­ba­jan­do. Pe­ro al­gu­nos, in­clu­so den­tro del mis­mo FA, ha­blan de des­or­den y de fal­ta de iden­ti­dad. Y no son po­cos quie­nes ven que el pro­yec­to de crear una ban­ca­da par­la­men­ta­ria que pue­da otor­gar go­ber­na­bi­li­dad se es­tá di­lu­yen­do. — No re­sul­ta fá­cil en­ten­der có­mo se ela-

bo­ra­rá su pro­gra­ma. Hay una ho­ja de ru­ta y tam­bién un pro­ce­so ciu­da­dano par­ti­ci­pa­ti­vo de un Fren­te Am­plio que, ade­más, tie­ne a dos can­di­da­tos, us­ted y Alberto Ma­yol. ¿Có­mo se cons­tru­ye un pro­gra­ma así? —To­do su­ma, tam­bién lo que pro­pon­ga Alberto. Nues­tro com­pro­mi­so es res­pe­tar el pro­gra­ma de la gen­te. Si bien no­so­tros de­ci­mos: es­to ha­re­mos en sa­lud, pen­sio­nes, edu­ca­ción, en el agua y se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, la prio­ri­dad so­bre dón­de va­mos a em­pe­zar y por dón­de va­mos a ir ten­drá que ver con el ple­bis­ci­to fi­nal que ha­re­mos (una con­sul­ta on­li­ne pa­ra apro­bar el pro­gra­ma fi­nal). Lo que pue­de pa­sar es que par­ta­mos por pen­sio­nes, aun­que yo hu­bie­se pre­fe­ri­do otro. El or­den irá de esa ma­ne­ra pa­ra ase­gu­rar el fi­nan­cia­mien­to de for­ma prio­ri­ta­ria. Aho­ra, en es­to yo con­fío en las per­so­nas. Me lo han pre­gun­ta­do har­to, cuan­do crea­mos el “con­fía que cam­bia Chi­le”. La con­fian­za la en­tien­do co­mo que uno pi­de con­fian­za, al­guien que se es­tá pos­tu­lan­do, pe­ro yo tam­bién en­tre­go con­fian­za. Es pa­ra los dos la­dos. Qui­zás no sea la prio­ri­dad mía, pe­ro es una prio­ri­dad que ten­drá to­do el sen­ti­do con res­pec­to a lo que pa­sa hoy en Chi­le.

—Pe­ro mien­tras tan­to, ¿cuá­les se­rían las prio­ri­da­des de Bea­triz Sán­chez?

— Una co­sa es la ho­ja de ru­ta, que tie­ne que ver con es­te tra­za­do lar­go de lo que que­re­mos pa­ra Chi­le: una de­mo­cra­cia ple­na, un nue­vo mo­de­lo de desa­rro­llo, una so­cie­dad de de­re­chos. Esas son lí­neas ge­ne­ra­les, pe­ro si voy a co­sas pun­tua­les, áreas que prio­ri­za­ría se­ría pen­sio­nes, sa­lud y to­do lo que nos lle­ve a avan­zar en una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te pa­ra una nueva Cons­ti­tu­ción. —En pen­sio­nes, ¿fir­me con No más AFP?

—No más AFP. La ló­gi­ca de la co­ti­za­ción in­di­vi­dual nos va a lle­var, por mu­chas mo­di­fi­ca­cio­nes que se ha­gan, a las mis­mas pen­sio­nes. En es­to no hay vuel­ta. Me pa­re­ce que la pro­pues­ta de la coor­di­na­do­ra No más AFP es muy in­tere­san­te, por­que tie­ne que ver con un com­po­nen­te de Es­ta­do, pe­ro tam­bién con una aso­cia­ción co­lec­ti­va. —Con una pro­pues­ta así, de in­me­dia­to apa­re­ce la cam­pa­ña del te­rror so­bre las se­cue­las que pue­de traer en la eco­no­mía. ¿Có­mo de­fen­de­rá ese pun­to has­ta el fi­nal? —Me pa­re­ce cu­rio­so que se pon­ga el mie­do a esos cam­bios y nos di­cen “es­to va a de­jar la de­ba­cle”. No, per­dón: la de­ba­cle es que yo ga­ne 190 lu­cas de pen­sión y que las AFP se lle­ven la tor­ta. La de­ba­cle es pa­ra ellos, los due­ños, no pa­ra mí, ¡Acla­ré­mos­lo!

—Pe­ro, en con­cre­to, ¿có­mo se ge­ne­ra un nue­vo sistema?

—Eso se pue­de avan­zar de va­rias ma­ne­ras. Se tie­ne que dis­cu­tir en el Par­la­men­to, se­gu­ra­men­te con un gran de­ba­te, por­que acá es­ta­mos to­can­do los in­tere­ses de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos de Chi­le. Y sa­be­mos que tie­nen tam­bién po­der po­lí­ti­co, por­que han apo­ya­do mu­chas can­di­da­tu­ras. — ¿La Nueva Ma­yo­ría nunca se atre­vió a lu­char con­tra es­tos in­tere­ses?

— Nunca, y es mo­men­to de atre­ver­se, ¿ o no?

—Aho­ra bien, to­do es­to se ha­ce con po­lí­ti­ca, con par­ti­dos. ¿Có­mo eva­lúa el desem­pe­ño del Fren­te Am­plio, has­ta aho­ra, pa­ra po­der ejer­cer una ma­yo­ría — Ojo, que la go­ber­na­bi­li­dad no es­tá so­la­men­te en el Par­la­men­to.

—Pe­ro ahí es­tá la ins­ti­tu­ción, se ha­cen las le­yes.

—Voy a en­trar a eso al ti­ro. Hoy día, y lo de­mos­tró Mi­che­lle Ba­che­let, te­ner ma­yo­ría par­la­men­ta­ria no sig­ni­fi­ca que pue­das cum­plir lo que pro­me­tis­te, lo que es muy fe­roz. Si bien con el FA te­ne­mos can­di­da­tos en to­do Chi­le, no sé có­mo se irá a com­por­tar el electorado pa­ra ele­gir­los. Pe­ro di­go: si us­ted es­tá abu­rri­do de los mis­mos, acá hay otros. Vo­te por otros. Acá hay can­di­da­tos que tie­nen el com­pro­mi­so

“Las áreas que prio­ri­za­ría se­rían: pen­sio­nes, sa­lud, y to­do lo que nos lle­ve pa­ra avan­zar en una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te pa­ra una

nueva Cons­ti­tu­ción”.

con una ban­ca­da que les brin­de go­ber­na­bi­li­dad, por ejem­plo?

“Es di­fí­cil que al­gu­na de las coa­li­cio­nes ac­tua­les ten­ga ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, eso sig­ni­fi­ca tran­sar. No ten­go du­das de que hay per­so­nas con las que va­mos a po­der ne­go­ciar”.

de res­pal­dar el pro­gra­ma del Fren­te Am­plio. Es di­fí­cil que al­gu­na de las coa­li­cio­nes ac­tua­les ten­ga ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, eso sig­ni­fi­ca ne­go­ciar. No ten­go du­das de que hay per­so­nas con las que va­mos a po­der ne­go­ciar que quie­ren cam­bios pro­fun­dos. —Esa ne­go­cia­ción, ló­gi­ca­men­te es con la cen­troiz­quier­da, y ne­ce­sa­ria­men­te de­be­rá ser con la Nueva Ma­yo­ría, o co­mo se lla­me el con­glo­me­ra­do, que apo­ya al se­na­dor Gui­llier, in­clui­da, se­gu­ra­men­te, la DC. ¿Có­mo ve ese pa­no­ra­ma? —Es con los que quie­ran su­mar­se a es­tos cam­bios. Pue­de ha­ber in­de­pen­dien­tes, por­que hoy se abre el es­ce­na­rio a otras per­so­nas tam­bién. No es­ta­mos tra­ba­jan- do bajo nin­gún cálcu­lo, ni si­quie­ra nos po­ne­mos to­da­vía en ese es­ce­na­rio, Yo sé que des­de la Nueva Ma­yo­ría lo han lan­za­do mu­chas ve­ces ha­cia el FA, no­so­tros no. Es­ta­mos tra­ba­jan­do en lo que cree­mos. Hoy la NM y lo de­jó bien cla­ro y Ale­jan­dro en el dis­cur­so del domingo tam­bién, quie­re se­guir por el tra­za­do de Ba­che­let, se­guir es­tas lí­neas de re­for­mas. No­so­tros va­mos en otro rum­bo, en otra di­rec­ción. No pro­yec­ta­mos alian­zas ni me­nos an­ti­ci­par alian­zas. —Pe­ro si es pre­si­den­ta va a te­ner que go­ber­nar, y la po­lí­ti­ca es mu­chas ve­ces es ne­go­ciar. ¿Has­ta dón­de es­tá dis­pues­ta a tran­sar pa­ra go­ber­nar? — Sí, pe­ro no me pre­gun­tes aho­ra en qué tran­sa­ría ni qué de­ja­ría. Es im­po­si­ble ver eso hoy, por­que va con­tra nues­tro es­pí­ri­tu. Mu­chas ve­ces se en­tien­de la go­ber­na­bi­li­dad mi­ran­do el Par­la­men­to; yo la en­tien­do di­fe­ren­te. Efec­ti­va­men­te ahí se ha­cen las le­yes, pe­ro te­ne­mos que ter­mi­nar con la idea de que só­lo en el Par­la­men­to se ha­ce la po­lí­ti­ca, de que só­lo la po­lí­ti­ca es­tá en los par­ti­dos. Hoy el FA se cons­tru­ye des­de los mo­vi­mien­tos so­cia­les y que­re­mos que no só­lo la cons­truc­ción del pro­gra­ma se ha­ga des­de ese mun­do, sino que cuan­do ha­ga­mos go­bierno sea en co­ne­xión con los mo­vi­mien­tos so­cia­les.

— Pe­ro en la prác­ti­ca, ¿ có­mo se los in­clu­ye?

—Bueno, in­cluir­los en la dis­cu­sión de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Cuan­do ha­ces una re­for­ma a la edu­ca­ción su­pe­rior no bas­ta un ca­fé con los rec­to­res y es­tu­dian­tes y de­cir­les, “ya. chi­qui­llos, ano­ta­mos sus ideas”. —¿Qué le pa­sa cuan­do le di­cen que es una pa­ra­cai­dis­ta sin pa­ra­caí­das? ¿Que su can­di­da­tu­ra no tie­ne pe­so ni brin­da esa se­gu­ri­dad de go­ber­na­bi­li­dad? —Ha­go una con­tra­pre­gun­ta: ¿Qué en­ten­de­mos por go­ber­na­bi­li­dad, mi­ran­do a Ba­che­let, que tie­ne un 18% de ad­he­sión, que tu­vo ma­yo­ría par­la­men­ta­ria y no lo­gró cum­plir con lo que pro­me­tió? ¿O la en­ten­de­mos co­mo el go­bierno de Pi­ñe­ra, don­de hay mi­nis­tros impu­tados, don­de hay le­yes que se hi­cie­ron con acu­sa­ción de cohe­cho, co­mo la ley de pes­ca? ¿Eso es go­ber­na­bi­li­dad? Yo la en­tien­do por otras co­sas: la en­tien­do por con­vic­ción, de­cen­cia y co­nec­ta­da con la ciu­da­da­nía a tra­vés de las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. —¿Apa­re­ce­rá con Alberto Ma­yol en el es­pa­cio de la fran­ja pa­ra el Fren­te Am­plio? Al prin­ci­pio an­da­ban jun­tos pa­ra to­dos la­dos… —No, es­to es una com­pe­ten­cia fi­nal­men­te. Hay es­pa­cio del FA, no va­mos a es­tar jun­tos. Nos en­con­tra­mos con Alberto en va­rias par­tes por­que so­mos del mis­mo con­glo­me­ra­do, pe­ro la di­fe­ren­cia con él, es que él vie­ne de la aca­de­mia, yo de otro la­do, de las co­mu­ni­ca­cio­nes. La pre­gun­ta es: ¿Quién li­de­ra me­jor el pro­yec­to del FA? Al­go que me hi­zo op­tar por la po­lí­ti­ca es pen­sar e in­vo­lu­crar los sue­ños de las per­so­nas, y pa­ra eso es vi­tal que las per­so­nas sin­to­ni­cen con­ti­go, en­tien­dan lo que pro­po­nes, y creo que ese sen­ti­do lo pue­do pro­vo­car yo me­jor que Alberto. Y ten­go me­jor ca­pa­ci­dad pa­ra li­de­rar equi­pos. —

¿Có­mo ve el es­ce­na­rio de la NM y to­do el em­bro­llo que pa­só es­ta se­ma­na?

—Te lo di­go en una fra­se: to­do lo que pa­sa allí re­fle­ja el es­ta­do en que es­tá con dos can­di­da­tos. Hoy miér­co­les par­te la fran­ja y la NM la ve­rá por TV.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.