Me ima­gi­na­ba es­ce­nas de cien­cia fic­ción en que era po­si­ble”.

Que Pasa - - ACTUALIDADQP -

Jun­ta­ba pla­ta, me com­pra­ba ro­pa de mu­jer, y des­pués me odia­ba y la bo­ta­ba. Y otra vez com­pra­ba ro­pa y la bo­ta­ba. Sen­tía mu­cho mie­do.

—¿De qué?

—De nu­trir ese de­seo en mi ca­be­za, que yo que­ría ta­par.

—¿Cuán­do se vol­vió más fuer­te?

—Lle­gué a ad­mi­tir que era tra­ves­ti en mis vein­te, y se lo di­je a mi es­po­sa. Pe­ro ja­más me di­je a mí mis­ma “yo soy trans”, no ha­bía for­ma de que pu­die­ra ad­mi­tir­lo. Sa­bía que era al­go que es­ta­ba ahí, con lo que de­bía te­ner cui­da­do, pe­ro tam­bién era muy po­de­ro­so pa­ra mo­ti­var­me.

—¿Pa­ra mo­ti­var­te a qué?

—A es­tu­diar, a tra­ba­jar y a aho­rrar. Lo hi­ce du­ran­te to­da mi vi­da, pen­san­do en el mo­men­to en que ya no iba a po­der ocul­tar­lo pros­ti­tuir­se pa­ra po­der vi­vir. Los que son pro­fe­sio­na­les, no re­ve­lan su iden­ti­dad trans en sus tra­ba­jos. Por eso, cuan­do Alessia le pi­dió ayu­da pa­ra ha­cer su tran­si­ción en Cen­co­sud, Fran­cis­ca no su­po qué ha­cer. Con­sul­tó a otros psi­có­lo­gos y nin­guno co­no­cía un ca­so así en Chi­le, ni se atre­vían a aven­tu­rar qué ti­po de reac­ción po­día te­ner la com­pa­ñía. En­ton­ces le su­gi­rió que se pu­sie­ra en con­tac­to con la Fun­da­ción Igua­les, que po­día co­no­cer ex­pe­rien­cias in­ter­na­cio­na­les, y res­pal­dar­la si las co­sas se com­pli­ca­ban con sus em­plea­do­res. Alessia, por su par­te, te­nía su pro­pio plan de con­tin­gen­cia: en pa­ra­le­lo a su pro­ce­so, su es­po­sa rea­li­za­ría un via­je a Ca­na­dá a bus­car tra­ba­jo, mien­tras ella se atre­vía a en­fren­tar su peor pe­sa­di­lla: que una mul­ti­tud de per­so­nas al­re­de­dor su­yo fe­liz, pe­ro no que­ría re­gre­sar. Me pe­só mu­chí­si­mo te­ner que vol­ver a dis­fra­zar­me de Ale­jan­dro. Cuan­do re­gre­só, em­pe­zó a di­se­ñar con Emilio Mal­do­na­do, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Igua­les, la me­jor for­ma de co­mu­ni­cár­se­lo a la em­pre­sa. De­ci­die­ron es­pe­rar a que pa­sa­ra mar­zo, el mes de eva­lua­ción de desem­pe­ño en el hol­ding, pa­ra que die­ra el pa­so de ha­blar con su je­fa, la sub­ge­ren­ta de sis­te­mas, Ve­ró­ni­ca Val­dés. Se atre­vió a cru­zar esa puer­ta un vier­nes a las cin­co de la tar­de, lue­go de pa­sar días en­sa­yan­do un dis­cur­so que ol­vi­dó na­da más al co­men­zar. Su je­fa es­cu­cha­ba en si­len­cio. —Le di­je que no iba a re­nun­ciar, pe­ro que era al­go re­la­cio­na­do con el tra­ba­jo, y me em­pe­cé a dar vuel­tas y per­dí el hi­lo com­ple­ta­men­te. Que era un te­ma per­so­nal,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.