Allá ten­drá que vol­ver a ga­nar­se un pues­to, tal co­mo lo hi­zo en el Valencia.

Que Pasa - - DEPORTESQP -

Era ju­ga­do­ra del Chel­sea de In­gla­te­rra y ju­ga­ba la Co­pa Amé­ri­ca de Ecua­dor 2014, que en­tre­ga cu­pos pa­ra to­das las com­pe­ten­cias gran­des (mun­dial, jue­gos olím­pi­cos y pa­na­me­ri­ca­nos), pe­ro an­tes de un par­ti­do de­ci­si­vo con­tra Bra­sil se rom­pió los me­nis­cos en un en­tre­na­mien­to. Ha­bía si­do un año de le­sio­nes: en Lon­dres se ha­bía es­guin­za­do va­rias ve­ces y con la le­sión que su­frió en la Ro­ja ter­mi­nó por per­der­se la tem­po­ra­da. El equi­po lon­di­nen­se re­pre­sen­ta­ba la de­ci­sión de de­di­car­se 100% al fút­bol. Los blues le ha­bían ofre­ci­do un con­tra­to pa­ra lle­vár­se­la des­de la Uni­ver­si­dad de South Flo­ri­da, don­de ju­ga­ba por el equi­po del plan­tel y es­tu­dia­ba Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas. Los de Tam­pa le ha­bían ofre­ci­do una be­ca lue­go de que se con­vir­tie­ra en fi­gu­ra del Co­lo Co­lo cam­peón de la Li­ber­ta­do­res en 2012, don­de ta­pó el pe­nal de­fi­ni­ti­vo en la tan­da que le dio la co­ro­na al Ca­ci­que.

—¿Có­mo se to­mó tu fa­mi­lia que de­ja­ras los es­tu­dios?

—No es­ta­ban de acuer­do con que de­ja­ra la uni­ver­si­dad y Pe­ro en Ma­cul, di­ce, se re­en­can­tó. Así co­mo en sus ini­cios fue Mar­co Cor­nez quien la vio en una can­cha y la in­vi­tó a pro­bar­se en la se­lec­ción que ter­mi­na­ría ju­gan­do el sud­ame­ri­cano sub-17 de Chi­le 2008 y lue­go el Mun­dial sub- 20, tam­bién ce­le­bra­do en nues­tro país, es­ta vez fue el en­tre­na­dor An­drés Ro­me­ro, de Co­lo Co­lo, quien le de­vol­vió la ilu­sión. Es­tar en Chi­le le sir­vió pa­ra ver a sus so­bri­nos — de los que se ha­bía per­di­do to­dos sus na­ci­mien­tos por es­tar ju­gan­do fue­ra del país— y re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do con sus pa­dres. En eso es­ta­ba cuan­do, en ju­nio de 2016, le lle­gó una pro­pues­ta. Era del Valencia de Es­pa­ña. Es­ta­ban in­tere­sa­dos en con­tar con sus ser­vi­cios y la in­vi­ta­ban unos días pa­ra que co­no­cie­ra al equi­po, a sus di­ri­gen­tes y las ins­ta­la­cio­nes. Se enamo­ró de la li­ga y de la ciu­dad. Vio que la gen­te es­ta­ba in­tere­sa­da. Sin con­sul­tar­lo con na­die, fir­mó con­tra­to. A la vuel­ta del via­je les con­tó a sus pa­dres que se iba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.