Ai­re frío

A es­tas al­tu­ras, to­do lo que pa­sa por la cam­pa­ña de Gui­llier se ha trans­for­ma­do en un chis­te. Es un chis­te abu­rri­do, pe­ro chis­te al fi­nal.

Que Pasa - - POSTEOSQP - Por Álvaro Bi­sa­ma Es­cri­tor @al­va­ro­bi­sa­ma

¿En qué mo­men­to la can­di­da­tu­ra de Ale­jan­dro Gui­llier se vol­vió al­go tan tris­te? Lle­vo pen­san­do en eso va­rias se­ma­nas, qui­zás an­tes de las pri­ma­rias. Gui­llier pa­re­ció hun­dir­se ahí, pa­re­ció des­apa­re­cer, de­jó de exis­tir. No es que lo vié­ra­mos mu­cho an­tes tam­po­co. Hay en él una es­pe­cie de con­di­ción es­cu­rri­di­za e ines­pe­ra­da; es co­mo si uno ten­die­se a ol­vi­dar­lo, a pen­sar­lo co­mo par­te de un de­co­ra­do gris, aca­so un ob­je­to al que el pol­vo le ta­pa los con­tor­nos y lo ha­ce des­apa­re­cer. No es que hu­bie­ra mu­cho an­tes tam­po­co. La his­to­ria de Gui­llier co­mo can­di­da­to ca­re­ce de épi­ca por­que fue de­cre­ta­da por las en­cues­tas. Los par­ti­dos se afe­rra­ron a ellas e in­ven­ta­ron el can­di­da­to des­de ahí. Gui­llier ha­bía sa­li­do en la te­le­vi­sión, ha­bía si­do el hom­bre an­cla de las no­ti­cias de Chi­le­vi­sión, el ros­tro que leía las in­for­ma­cio­nes de las inun­da­cio­nes y los por­to­na­zos dia­rios. Ahí lu­cía se­rio y qui­zás ra­zo­na­ble al mo­do de un es­pe­jis­mo re­pu­bli­cano. En­ton­ces Gui­llier se vol­vió se­na­dor y can­di­da­to

pre­si­den­cial. Era el efec­to Trump en una ver­sión de ba­ja in­ten­si­dad: to­dos esos años su­ma­dos en la te­le eran la me­jor cam­pa­ña po­si­ble. Eso hi­zo que fue­se de me­nos a más. En un mun­do sa­cu­di­do por los es­cán­da­los de Pen­ta y SQM, por el ca­so Ca­val, Gui­llier lu­cía sen­sa­to y al­go in­có­lu­me, cer­cano co­mo só­lo pue­de lu­cir la gen­te de la te­le. No im­por­ta­ba que hu­bie­se si­do ros­tro de una isa­pre o que hu­bie­se, de mo­do vio­len­to e in­jus­ti­fi­ca­do, sa­ca­do a un juez del cló­set. Gui­llier era Gui­llier. Ca­ren­te de sor­pre­sas, pa­re­cía que no ha­bía fan­tas­mas de­ba­jo su­yo. Era un ros­tro ami­go, el can­di­da­to per­fec­to pa­ra los abue­li­tos, al­guien tan inofen­si­vo co­mo creí­ble, del mis­mo mo­do que re­sul­ta creí­ble el co­mer­cial de tar­je­tas de cré­di­to en un su­per­mer­ca­do. Por un tiem­po fun­cio­nó. Gui­llier subió en las en­cues­tas, sa­có a La­gos de la carrera, los par­ti­dos que­ma­ron sus na­ves por él. Lle­gó has­ta pu­bli­car­se un li­bro don­de, en­tre­vis­ta­do por Raúl Sohr, in­di­có que se iden­ti­fi­ca­ba con Martín Rivas por su con­di­ción pro­vin­cia­na. Por su­pues­to, se no­ta­ba que no ha­bía leí­do la no­ve­la. O que la ha­bía leí­do o no la ha­bía en­ten­di­do na­da: Blest Ga­na con­ta­ba ahí un co­na­to de re­vo­lu­ción, pe­ro tam­bién el mo­do en que el or­den vol­vía a im­po­ner­se y el hé­roe sim­ple­men­te se ple­ga­ba a él, ol­vi­dan­do a sus muer­tos y a sus fan­tas­mas, in­cor­po­rán­do­se a una so­cie­dad que ha­bía mi­ra­do de le­jos y lo ha­bía des­pre­cia­do. Creer­se Martín Rivas de­cre­ta­ba la pro­fun­di­dad es­co­lar de su mirada. Cuan­do el Fren­te Am­plio con­si­guió que Bea­triz Sán­chez fue­se de candidata, aquel es­que­ma se que­bró. Sán­chez era lo mis­mo pe­ro mu­cho me­jor ar­ma­do, un pro­duc­to po­lí­ti­co per­fec­to pa­ra ven­dér­se­lo a las mi­no­rías hips­ters re­vo­lu­cio­na­rias que re­ce­la­ban de la Nue­va Ma­yo­ría. Sán­chez era me­jor Gui­llier que Gui­llier. Al la­do de ella, el can­di­da­to de la Nue­va Ma­yo­ría era re­dun­dan­te, un ani­mal len­to que se­guía en carrera sin que se su­pie­ra muy bien por qué. Por su­pues­to, a es­tas al­tu­ras to­do lo que pa­sa por su cam­pa­ña se ha trans­for­ma­do en un chis­te. Es un chis­te abu­rri­do, pe­ro chis­te al fi­nal. Es un abu­rri­mien­to in­tere­san­te de con­tem­plar. Los par­ti­dos no sa­ben qué ha­cer y tie­ne un co­man­do que an­tes que blin­dar­lo pa­re­ce que sa­le a to­mar el té con él. Des­de nin­gún la­do es ca­paz de pro­yec­tar ideas o ener­gías, no convence de mo­do al­guno mien­tras exis­te en un tiem­po pa­ra­le­lo don­de no pa­re­ce ne­ce­si­tar a na­die: ni a los ad­he­ren­tes, a los par­ti­dos o a él mis­mo. Gui­llier po­dría no par­ti­ci­par en su cam­pa­ña y da­ría lo mis­mo. Sal­vo su pro­pia cri­sis, no ha pues­to nin­gún te­ma en la agen­da y cual­quier co­sa que di­ga hoy pa­re­ce pres­cin­di­ble y pre­de­ci­ble. Aho­ra mis­mo leo que es­te fin de se­ma­na van a ha­cer al­go lla­ma­do “fir­ma­tón” por él, leo que Gui­llier re­cha­za a los par­ti­dos que quie­ren or­de­nar­le la cam­pa­ña, leo que su mo­de­lo de co­man­do es “ho­ri­zon­tal”. Gi­rar­di ya lo desahu­ció, se la­vó las ma­nos. La vie­ja es­té­ti­ca del au­to­fla­ge­lan­te vol­vió co­mo una gui­llo­ti­na. Fun­cio­na, sir­ve pa­ra de­sen­ten­der­se, pa­ra sal­var­se mo­ral­men­te del desas­tre. No tie­ne sen­ti­do in­sis­tir en él, Gui­llier ya no es un ca­ba­llo ga­na­dor. To­dos se de­ben es­tar arre­pin­tien­do: los que trai­cio­na­ron a La­gos en el PS; los co­mu­nis­tas que lo pro­cla­ma­ron en una mues­tra de

real­po­li­tik tras­no­cha­da; los que ope­ra­ron en el PPD ba­jo cuer­da. Son los pro­ble­mas de es­co­ger un can­di­da­to só­lo por­que al­gu­na vez sa­lió en la TV. Son los pro­ble­mas de su­bor­di­nar las ideas a una ima­gen pú­bli­ca cons­trui­da des­de la cre­di­bi­li­dad eva­nes­cen­te que pue­de dar la pan­ta­lla chi­ca. Na­die pa­re­ció dar­se cuen­ta de eso en su mo­men­to y aho­ra las consecuencias es­tán a la vis­ta. Gui­llier pa­re­ce ser un enig­ma in­des­ci­fra­ble, un can­di­da­to he­cho de iner­cia que se re­sis­te al ba­rro y a la chi­mu­chi­na ( y con eso se re­sis­te a la vi­da), al­guien que pa­re­ce que es­tá le­jos de to­do por­que en reali­dad es­tá le­jos de to­do. Ahí, lo úni­co que que­da es la tris­te­za. La tris­te­za de que le ten­gan que ha­cer una “fir­ma­tón”, la tris­te­za que pro­vo­ca ver los mo­vi­mien­tos de su co­man­do que pa­re­ce un ani­mal que per­si­gue su pro­pia co­la, la tris­te­za de una épi­ca que es co­mo una ta­za de té frío. Así, lo que al­gu­na vez fue la Con­cer­ta­ción ter­mi­nó en Gui­llier, otro fi­nal más de la Tran­si­ción eje­cu­ta­do en sor­di­na en una con­sig­na que no al­can­za a pren­der a na­die, otra ola de ai­re frío pa­ra es­te in­vierno.[

La can­di­da­tu­ra de Gui­llier es el efec­to Trump en ba­ja in­ten­si­dad: to­dos esos años su­ma­dos en la te­le eran la me­jor cam­pa­ña po­si­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.