EL DO­BLE FILO DE LA CONS­TI­TU­YEN­TE

CON LA HA­BI­TUAL IN­EFI­CIEN­CIA DEL CHAVISMO PA­RA ATEN­DER LAS NE­CE­SI­DA­DES DEL PUE­BLO ES PO­SI­BLE QUE COLAPSE LA ASAM­BLEA CONS­TI­TU­YEN­TE Y SE ABRA LA OPOR­TU­NI­DAD DE CAM­BIO.

Que Pasa - - SUMARIO - Por Óscar Me­di­na

Un so­bre­sal­to tras otro. Esa es la co­ti­dia­ni­dad en Ve­ne­zue­la. Pa­re­cía que el 30 de ju­lio se aca­ba­ba el mun­do, que era el fin de la his­to­ria. Ni las ad­ver­ten­cias in­ter­na­cio­na­les ni las ne­go­cia­cio­nes a puer­tas ce­rra­das lo­gra­ron que el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro ce­die­ra en su pro­pó­si­to de ele­gir una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC). Y al fi­nal de una jor­na­da de ca­lles tran­ca­das y 15 per­so­nas ase­si­na­das en pro­tes­tas, se anun­ció que más de 8 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos ha­bían par­ti­ci­pa­do en un pro­ce­so ca­li­fi­ca­do co­mo ile­gal des­de su pro­pia con­vo­ca­to­ria. Que se co­me­te­ría un frau­de era al­go de lo que ya mu­chos es­ta­ban con­ven­ci­dos. En una vo­ta­ción sin au­di­to­rías pre­vias ni pos­te­rio­res y sin la par­ti­ci­pa­ción de can­di­da­tos ni tes­ti­gos in­de­pen­dien­tes, era de es­pe­rar que ma­ni­pu­la­ran el re­sul­ta­do: el go­bierno te­nía que su­pe­rar los 7,6 mi­llo­nes de per­so­nas que en la con­sul­ta pre­via re­cha­za­ron el pro­yec­to de Cons­ti­tu­yen­te. Con to­do, las ho­ras si­guien­tes fue­ron de des­con­cier­to. Los men­sa­jes de la coa­li­ción opo­si­to­ra fue­ron (sal­vo ex­cep­cio­nes) errá­ti­cos. Y cuan­do se hi­zo pú­bli­co que dis­cu­tían —y aún lo ha­cen— so­bre la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en las elec­cio­nes de go­ber­na­do­res pro­gra­ma­das pa­ra di­ciem­bre, las crí­ti­cas fue­ron fe­ro­ces y no exen­tas de cier­ta ló­gi­ca: ¿có­mo se pue­de con­fiar en el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral (CNE)? En la ma­dru­ga­da del mar­tes 1 de agos­to, el go­bierno apor­tó un gol­pe más a la sen­sa­ción de de­rro­ta: a los lí­de­res opo­si­to­res Leo­pol­do Ló­pez y An­to­nio Le­dez­ma se les re­vo­có el be­ne­fi­cio de ca­sa por cár­cel y fue­ron lle­va­dos nue­va­men­te a una pri­sión mi­li­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.