LANDERRETCHE Y LA POS­VER­DAD

A PAR­TIR DEL ATEN­TA­DO QUE VI­VIÓ EN ENERO, EL PRE­SI­DEN­TE DE CO­DEL­CO DE­CI­DIÓ ES­CRI­BIR UN LI­BRO EN EL QUE ABOR­DA EL TE­MA DE LA POS­VER­DAD. EL EN­SA­YO LLE­GA A LI­BRE­RÍAS EN ME­DIO DE LA CON­TRO­VER­SIA EN­TRE CO­DEL­CO Y CON­TRA­LO­RÍA, QUE HOY ES­TÁ EN TRI­BU­NA­LES.

Que Pasa - - SUMARIO - Por Es­te­la Ló­pez y Die­go Zú­ñi­ga

Fue po­co tiem­po an­tes de que ocu­rrie­ra el aten­ta­do. Lo re­cuer­da per­fec­to Óscar Landerretche (44): su hi­ja de once años es­ta­ba in­tere­sa­da en en­ten­der lo que ocu­rría, en ese en­ton­ces, en Es­ta­dos Uni­dos con Do­nald Trump, la pos­ver­dad y su re­cien­te elec­ción. Jun­tos veían MSNBC, se in­for­ma­ban. Pe­ro ella que­ría sa­ber más, com­pren­der me­jor qué ocu­rría allá. Así que Landerretche re­cor­dó una se­rie de ha­ce unos años que ya to­ca­ba to­dos es­tos te­mas:

The News­room. La vie­ron jun­tos. La dis­fru­ta­ron. Él, que ya la ha­bía vis­to ha­cía años, vol­vió a que­dar­se de­te­ni­do en un ca­pí­tu­lo de la se­gun­da tem­po­ra­da: ese en el que in­ten­tan ase­si­nar a una par­la­men­ta­ria y la ca­de­na de no­ti­cias se de­ba­te en­tre si dar o no la no­ti­cia de su su­pues­ta muer­te. No han po­di­do ve­ri­fi­car si es cier­to, pe­ro otros ca­na­les ya lan­zan la no­ti­cia. Los pe­rio­dis­tas dis­cu­ten con el ge­ren­te ge­ne­ral, quien les exi­ge que sal­ga la no­ti­cia al ai­re, pe­ro ellos se nie­gan. La dis­cu­sión sube de tono. Se van a co­mer­cia­les. Unos mi­nu­tos des­pués con­fir­man que la par­la­men­ta­ria es­tá vi­va. El ca­pí­tu­lo tie­ne un fi­nal fe­liz. La pos­ver­dad —ese tér­mino que aún no exis­tía en ese mo­men­to— es de­rro­ta­da. Landerretche re­cuer­da el ca­pí­tu­lo, re­cuer­da ese día cuan­do lo vol­vió a ver con su hi­ja. Y re­cuer­da, tam­bién, aho­ra, sen­ta­do en su ofi­ci­na de Co­del­co, que pen­só en ese ca­pí­tu­lo aque­lla tar­de del pa­sa­do 13 de enero, cuan­do abrió un pa­que­te en su ca­sa y se de­to­nó un ar­te­fac­to ex­plo­si­vo en­tre sus ma­nos, hi­rién­do­lo en los bra­zos y el ab­do­men. Se acor­dó de The News­room por­que cuan­do em­pe­zó a co­rrer la no­ti­cia, rá­pi­do, por re­des so­cia­les, el pa­no­ra­ma que se des­cri­bía era es­te: que es­ta­ba he­ri­do de ex­tre­ma gra­ve­dad, que su mu­jer es­ta­ba muer­ta, que sus hi­jas, que sus hi­jos, que el aten­ta­do ha­bía si­do le­tal. Pe­ro na­da de eso era cier­to. Lo que sí era cier­to era esa bom­ba que le ex­plo­tó en las ma­nos. Sin em­bar­go, en un pri­mer mo­men­to, no se dio cuen­ta de las he­ri­das que te­nía. De­bie­ron for­zar­lo, de he­cho, a ir al hos­pi­tal. Pe­ro an­tes de que ocu­rrie­ra eso, bus­có su ce­lu­lar pa­ra lla­mar a su ge­ren­te de Co­mu­ni­ca­cio­nes: te­nía que ha­ber un co­mu­ni­ca­do que di­je­ra con cla­ri­dad que no ha­bía na­die he­ri­do gra­ve­men­te. Le dic­tó las pa­la­bras y se subió el co­mu­ni­ca­do a la web de Co­del­co. —Fue lo pri­me­ro que hi­ce por­que no que­ría que mis fa­mi­lia­res, mis ami­gos, se preo­cu­pa­ran. Y a pe­sar de eso, a pe­sar de que cual­quier per­so­na que es­ta­ba re­por­tean­do es­to bas- ta­ba con que mi­ra­ra el si­tio de Co­del­co o que ha­bla­ra con La Mo­ne­da de lo que ha­bía ocu­rri­do, a pe­sar de eso, hu­bo gen­te que pu­so que mi mu­jer es­ta­ba muer­ta. Mi hi­jo ma­yor, que es­ta­ba en el sur con po­ca co­ne­xión, du­ran­te mu­cho ra­to vio las no­ti­cias de su ma­dre. Cuan­do lo­gra­mos co­mu­ni­car­nos, es­ta­ba pa­ra­li­za­do. Cos­tó mu­cho con­ven­cer­lo de que na­da de eso era cier­to. Fue una co­sa te­rri­ble y me hi­zo más pal­pa­ble lo da­ñi­nas que pue­den ser las di­ná­mi­cas de­trás de la pos­ver­dad —re­fle­xio­na aho­ra Landerretche, a más de seis me­ses des­de el aten­ta­do. Fue en­ton­ces cuan­do pen­só que de­bía es­cri­bir un li­bro. Los pri­me­ros re­cuer­dos de in­fan­cia que tie­ne Óscar Landerretche ocu­rren en In­gla­te­rra, un país que se­ría cla­ve en su for­ma­ción. Por­que si bien na­ció en San­tia­go en 1972, po­co des­pués del gol­pe su fa­mi­lia se re­fu­gió en la em­ba­ja­da de Co­lom­bia y de ahí, en 1974, par­tie­ron a Bo­go­tá. En esa ciu­dad sus pa­dres tu­vie­ron que tra­ba­jar en lo que pu­die­ron, has­ta que con­si­guie­ron una be­ca pa­ra ir­se a Ox­ford. En­ton­ces, em­pie­zan los re­cuer­dos de Landerretche. Por ejem­plo, ese don­de es­tá con un li­bro, acom­pa­ñan­do a su pa­dre en la bi­blio­te­ca de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, don­de tra­ba­ja­ba en sus ra­tos li­bres. No te­nían pla­ta pa­ra de­jar­lo al cui­da­do de al­guien, pe­ro su pa­dre —quién sa­be có­mo— ha­bía con­ven­ci­do a sus je­fes pa­ra que de­ja­ran que ese pe­que­ño ni­ño lo acom­pa­ña­ra, en si­len­cio, ro­dea­do de li­bros. O, por ejem­plo, tam­bién es­tá ese otro re­cuer­do, en la ca­sa que arren­da­ban en Glou­ces­ter, una ciu­dad obre­ra, el úni­co lu­gar que po­dían pa­gar. Ahí es­tán ellos —su pa­dre y su ma­dre— en el li­ving, sen­ta­dos, ca­da uno al ex­tre­mo de una me­sa lle­na de li­bros. Una mi­tad pa­ra él y otra pa­ra ella, dos lám­pa­ras y un pe­que­ño Óscar Landerretche con­vi­vien­do con esos li­bros, con esos pa­dres que es­tu­dia­ban y es­tu­dia­ban, por cu­rio­si­dad, por bus­car una me­jor vi­da. En ese am­bien­te in­te­lec­tual cre­ció Landerretche, quien vol­vió a Bo­go­tá jun­to a sus pa­dres y vi­vió los ochen­ta ahí, es­tu­dian­do en el me­jor co­le­gio de la ciu­dad. Ya en ese mo­men­to le gus­ta­ba leer mu­chí­si­mo, le in­tere­sa­ba la his­to­ria y te­nía ta­len­to pa­ra las ma­te­má­ti­cas. No iba a ser fá­cil la elec­ción de qué es­tu­diar. Y to­do se com­pli­có cuan­do sus pa­dres le in­for­ma­ron que vol­ve­rían a Chi­le, pues la vio­len­cia por el nar­co­trá­fi­co en Co­lom­bia era ca­da vez ma­yor.

—Fue muy di­fí­cil vol­ver. Era 1990. En esa épo­ca to­do era os­cu­ro, gris, de­pri­men­te. Y ha­bía mu­cho mie­do. Mie­do a los mi­li­ta­res, mie­do a trans­gre­dir la nor­ma, mie­do a pen­sar. Mie­do a uno mis­mo, in­clu­so. Mie­do a des­cu­brir que uno tie­ne ra­zón o que es­tá equi­vo­ca­do. Mie­do a per­se­guir tus pro­pias con­vic­cio­nes, mie­do a ex­plo­rar has­ta dón­de te la po­dís. Mie­do, mie­do, mie­do. Mu­chas de las tran­cas chi­le­nas has­ta el día de hoy tie­nen que ver con eso. En­tró a Eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Chi­le y ahí se ob­se­sio­nó con los es­tu­dios. Des­pués des­cu­brió que que­ría desa­rro­llar una ca­rre­ra co­mo aca­dé­mi­co, y en eso ha es­ta­do en es­tos años has­ta que en 2014 le pro­pu­sie­ron ser pre­si­den­te del di­rec­to­rio de Co­del­co y acep­tó. Em­pe­zó a ha­cer reformas in­ter­nas en la em­pre­sa y vino el aten­ta­do y apa­re­ció la idea del li­bro y aho­ra ya es real: Cha­mu­llo. Lo

pú­bli­co en la era de la pos­ver­dad, pu­bli­ca­do por Pla­ne­ta, aca­ba de lle­gar a li­bre­rías y es el pri­mer en­sa­yo chi­leno de­di­ca­do al te­ma. Un tex­to tan eru­di­to co­mo per­so­nal, en el que Landerretche ha­ce un re­co­rri­do que bus­ca di­lu­ci­dar la im­por­tan­cia de la in­for­ma­ción —y de los he­chos ve­ri­fi­ca­bles— en es­tos tiem­pos de tan­to cha­mu­llo y tan­to rui­do. Un li­bro que es­cri­bió in­ten­sa­men­te du­ran­te el se­gun­do tri­mes­tre de es­te año, don­de con­tó con la ayu­da de su círcu­lo más cer­cano pa­ra ro­bar­le ho­ras al día y así po­der avan­zar en la es­cri­tu­ra.

—En el li­bro cuen­tas que ve­nías dán­do­le vuel­tas ha­ce tiem­po a mu­chas de las ideas de Cha­mu­llo…

—Uno, co­mo cual­quier per­so­na in­te­li­gen­te, sen­si­ble y com­pa­si­va, tie­ne que es­tar apro­ble­ma­do con lo que lla­man la pos­ver­dad, que es que es­tán re­sur­gien­do cier­tos es­pí­ri­tus ani­ma­les fas­cis­toi­des. Es­tá pa­san­do con in­ter­net, que con­si­de­ro que es una co­sa bue­na, que tie­ne fe­nó­me­nos eco­nó­mi­cos, cul­tu­ra­les, su­per­com­ple­jo e in­tere­san­tes. Pe­ro ten­go que de­cir que ya se es­tán observando vi­cios que tie­nen que ver con que los es­pí­ri­tus ani­ma­les tú no los re­gu­las. O sea, cuan­do in­ter­net se vuel­ve un lu­gar en que un gru­po de per­so­nas le ha­ce bull­ying a al­guien y esa per­so­na ter­mi­na ame­na­za­da de muer­te, ¿qué es eso? O sea, pa­ra al­go exis­te el Es­ta­do de de­re­cho. —Tam­bién di­ces en el li­bro que es­cri­bir­lo fue una for­ma de sa­na­ción por lo del aten­ta­do. ¿Qué res­pues­tas en­con-

tras­te en ese pro­ce­so?

—El aten­ta­do lo atri­bu­yo a las reformas que he es­ta­do tra­tan­do de ha­cer en es­ta em­pre­sa y a los in­tere­ses que he­mos to­ca­do. Vi­vi­mos en la era del tui­te­ro in­dig­na­do, que pi­de que las ins­ti­tu­cio­nes sean lim­pias. Me atre­ve­ría a de­cir, con al­go de pu­dor, que he tra­ta­do de ser un pre­si­den­te de Co­del­co a la al­tu­ra de lo que pi­den esos in­dig­na­dos. Cuan­do me pi­den co­sas que no co­rres­pon­den, pien­so que hay que de­cir que no, sin im­por­tar el cos­to po­lí­ti­co. Cuan­do al­guien nos eche la cho­rea­da, man­te­ner­le la mi­ra­da. Y des­cu­brir que eso pue­de po­ner en pe­li­gro tu vi­da y la de tu fa­mi­lia... Vi­ví en Co­lom­bia y sé que hay lu­ga­res en el mun­do en que era así, pe­ro en la edu­ca­ción que me die­ron mis pa­pás me ha­bía con­ven­ci­do de que Chi­le no era así.

—De­be ha­ber si­do muy des­con­cer­tan­te to­do…

—Al fi­nal del día es­ta­mos tra­tan­do de pre­ser­var una so­cie­dad li­bre, cons­truir un país más equi­ta­ti­vo y jus­to, pe­ro so­bre la ba­se de un sis­te­ma de­cen­te con gen­te de­cen­te. No con dic­ta­dor­zue­los ni gran­des cau­di­llos. Con una co­sa re­pu­bli­ca­na, que es­tá en pe­li­gro en es­te mo­men­to. Eso era im­por­tan­te de­cir­lo en el li­bro. Sien­to que la po­lí­ti­ca se ha de­te­rio­ra­do mu­cho, y en gran me­di­da tie­ne que ver con es­tos fe­nó­me­nos que es­toy dis­cu­tien­do acá. Me ha pa­sa­do en el pro­ce­so de Co­del­co, in­clu­so an­tes del aten­ta­do, que uno di­ce: he­mos he­cho to­do es­to, he­mos asu­mi­do to­dos es­tos cos­tos —per­so­na­les, po­lí­ti­cos, emo­cio­na­les— su­per­du­ros, ¿pa­ra qué? Pa­ra qué, si mi­ra có­mo se com­por­tan. Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra mí es­te li­bro. Lo que me es­ta­ba pa­san­do era que no sé si uno pue­da, con in­te­gri­dad, for­mar par­te del mun­do pú­bli­co que se es­tá crean­do a raíz de la pos­ver­dad.

—¿Có­mo es ser el pre­si­den­te de la em­pre­sa más im­por­tan­te de Chi­le en es­ta era de la pos­ver­dad?

—Na­die se ha atre­vi­do a acu­sar­me di­rec­ta­men­te de na­da por­que, ade­más, les iría muy mal, pe­ro han in­si­nuan­do que uno pro­te­ge co­sas cuan­do, en reali­dad, si uno mi­ra lo que he he­cho aquí, es to­do lo con­tra­rio. Ima­gí­na­te lo te­rri­ble que es pa­ra una per­so­na que vie­ne a ha­cer­se car­go, un so­cia­lis­ta chi­leno, exiliado, eco­no­mis­ta, que me po­nen a car­go de la em­pre­sa que na­cio­na­li­zó Allen­de, con la mi­sión de de­mos­trar que es po­si­ble te­ner una em­pre­sa 100% es­ta­tal que sea com­pe­ti­ti­va, que tie­ne la con­vic­ción de que, pa­ra eso, tie­ne que erra­di­car las ma­las prác­ti­cas, y de­cir­les que no a los mis­mos po­lí­ti­cos que se su­po­ne que son de tu la­do. Y em­pie­zan con fal­se­da­des. To­da esa di­ná­mi­ca en que ac­to­res pú­bli­cos ha­cen in­si­nua­cio­nes, ope­ra­cio­nes de pos­ver­dad, y en me­dio de eso te ha­cen un aten­ta­do... Es muy com­ple­jo, por­que uno tie­ne cier­tos de­be­res his­tó­ri­cos. Pe­ro tam­bién ten­go lí­mi­tes. He si­do cria­do con es­ta co­sa del de­ber de lu­char. Pe­ro uno no lu­cha so­lo y no veo a la eli­te chi­le­na y al sis­te­ma pú­bli­co lu­chan­do en con­tra de la pos­ver­dad, veo a la gen­te aga­rrán­do­se de los me­ca­nis­mos y téc­ni­cas de la pos­ver­dad pa­ra ver quién pue­de ser el pró­xi­mo Do­nald Trump, y yo no quie­ro ser par­te de eso.

—Pri­me­ro, por el he­cho de que ha­yan in­ten­ta­do sa­car­me del jue­go, se­gu­ra­men­te las per­so­nas que pro­te­gen sus in­tere­ses, no los voy a de­jar ga­nar. Al­go me que­da de vas­co tes­ta­ru­do. Por lo tan­to, no van a ga­nar, así que voy a se­guir has­ta el fi­nal. Voy a de­jar es­to lo más or­de­na­do po­si­ble, he te­ni­do la suer­te de te­ner un equi­po ex­tra­or­di­na­rio, con Nel­son Pi­za­rro y su gen­te, un di­rec­to­rio que aho­ra fun­cio­na co­mo re­lo­ji­to, en­ton­ces voy a cum­plir mi tra­ba­jo. Ade­más, la po­lí­ti­ca chi­le­na es­tá en un es­ta­do de im­plo­sión, que no ten­go idea qué va a pa­sar. Por el mo­men­to to­do lo que veo es que van a pa­sar co­sas de las cua­les uno no quie­re ser par­te, pe­ro an­da a sa­ber tú.

—En es­ta era de la pos­ver­dad y de con­tex­to de elec­cio­nes, ¿a quién crees le fa­vo­re­ce es­te pa­no­ra­ma?

—Yo ar­gu­men­to en el li­bro que el rui­do fa­vo­re­ce el con­ser­va­du­ris­mo y esa es la téc­ni­ca de Trump. Uno siem­pre tie­ne pre­jui­cios res­pec­to de las co­sas y ve las se­ña­les que le da la reali­dad y en fun­ción de qué es lo que te di­cen las se­ña­les cam­bia sus pre­jui­cios, si uno no pue­de creer­les a las se­ña­les, a las no­ti­cias, en­ton­ces uno tie­ne una bue­na ex­cu­sa pa­ra siem­pre se­guir muy có­mo­do en sus pre­jui­cios. La des­truc­ción de la po­si­bi­li­dad de ha­cer re­fle­xión pú­bli­ca es al­go pro­fun­da­men­te con­ser­va­dor que im­pi­de que la gen­te cam­bie de idea. Los que ce­le­bran la era del rui­do son los con­ser­va­do­res y anar­quis­tas de in­ter­net que for­man par­te de la era del rui­do; en mi opi­nión, son ton­tos úti­les. Es­tá sen­ta­do en su ofi­ci­na, con un ejem­plar de Cha­mu­llo. Ha si­do una ma­ña­na agi­ta­da. Po­cas ho­ras an­tes del me­dio­día, Co­del­co in­for­mó al mer­ca­do la de­man­da que pre­sen­tó con­tra el in­for­me de Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (CGR) que cues­tio­na una se­rie de prác­ti­cas al in­te­rior de la

em­pre­sa y lis­ta even­tua­les con­flic­tos de in­tere­ses en los que ha­bría in­cu­rri­do. El eco­no­mis­ta no ha es­ta­do có­mo­do con to­da es­ta dis­cu­sión, que de he­cho ha da­do pie a un du­ro in­ter­cam­bio en­tre él y Jorge Ber­mú­dez, el con­tra­lor ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, res­pec­to de sus atri­bu­cio­nes y los lí­mi­tes de la par­ce­la que ca­da uno cui­da. Am­bos de­fen­die­ron pú­bli­ca­men­te sus vi­sio­nes res­pec­to al mar­co nor­ma­ti­vo que se le apli­ca a la em­pre­sa es­ta­tal, y en pri­va­do in­ten­ta­ron lle­gar a un acuer­do, sin lo­grar un pun­to de en­cuen­tro. Landerretche le en­vió una pro­pues­ta de acuer­do ad­mi­nis­tra­ti­vo a Ber­mú­dez du­ran­te sus va­ca­cio­nes en ju­lio. Y la se­ma­na pa­sa­da, a su re­gre­so, reac­ti­va­ron las con­ver­sa­cio­nes, pe­ro fra­ca­sa­ron en el in­ten­to. Hoy el con­flic­to es­tá ju­di­cia­li­za­do y la po­si­bi­li­dad de diá­lo­go es nu­la: aho­ra to­do que­da en ma­nos de los equi­pos le­ga­les.

—¿Con­si­de­ras que Con­tra­lo­ría, a tra­vés de su in­for­me de au­di­to­ría, ins­ta­ló una pos­ver­dad acer­ca de Co­del­co?

— Sí.

—¿Qué mi­tos fue­ron esos?

—Es­ta­mos ha­blan­do de una ad­mi­nis­tra­ción de Co­del­co que, de acuer­do a to­das las per­so­nas que ana­li­zan se­ria­men­te, in­clu­yen­do ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, ca­li­fi­ca a es­ta em­pre­sa, en es­te mo­men­to, co­mo la em­pre­sa pú­bli­ca más trans­pa­ren­te del mun­do; cuan­do la re­ci­bi­mos no era así. He­mos es­ta­ble­ci­do prác­ti­cas que son más exi­gen­tes que las prác­ti­cas que ha es­ta­ble­ci­do el co­mi­té de au­di­to­ría de Co­del­co, son más exi­gen­tes que las que exis­ten en el ám­bi­to pri­va­do y en el pú­bli­co, y se nos ins­ta­la que te­ne­mos ma­las prác­ti­cas, eso me pa­re­ce de una in­jus­ti­cia tremenda. Se me hi­zo evi­den­te la pos­ver­dad. —En es­tos dos úl­ti­mos me­ses, se ha dis­cu­ti­do res­pec­to a las atri­bu­cio­nes que tie­ne Con­tra­lo­ría pa­ra fis­ca­li­zar a Co­del­co. En sim­ple, ¿por qué CGR no se de­be­ría me­ter? — Soy un fir­me par­ti­da­rio de que Con­tra­lo­ría, si­guien­do los pro­ce­di­mien­tos de la ley, sí au­di­te a Co­del­co (a tra­vés de Co­chil­co) o en for­ma ex­cep­cio­nal di­rec­ta­men­te. Lo que es­ta­mos dis­cu­tien­do es cuan­do no es­ta­mos sien­do au­di­ta­dos, cuá­les son ahí los me­ca­nis­mos de re­por­te y con­trol que de­ben exis­tir y hay dos te­sis dis­tin­tas. Una te­sis, que es la que sos­tie­ne Co­del­co y sus go­bier­nos cor­po­ra­ti­vos, y que ha si­do el cri­te­rio his­tó­ri­co de Con­tra­lo­ría, es que lo que ri­ge es la ley de go­bierno cor­po­ra­ti­vo de Co­del­co y su es­ta­tu­to es­pe­cial. Y hay otra hi­pó­te­sis que di­ce que lo que ri­ge son le­yes pa­ra mi­nis­te­rios y otras or­ga­ni­za­cio­nes del Es­ta­do. Hay un di­fe­ren­do muy cla­ro. En­ton­ces, cuan­do se nos pre­gun­ta por qué nos re­sis­ti­mos y no re­por­ta­mos in­for­ma­ción, cuan­do en reali­dad ve­ni­mos re­por­tan­do ha­ce dé­ca­das, ¿qué es eso sino pos­ver­dad? —Has di­cho que exis­te el ries­go de que se nom­bre en car­gos pú­bli­cos a per­so­nas que no son tan res­pon­sa­bles ni con­te­ni­das. ¿Qué es­tán­da­res de­be­ría cum­plir al­guien que desem­pe­ña un al­to car­go pú­bli­co? —A mí me pa­re­ce que uno de los atri­bu­tos más im­por­tan­tes de al­guien que pre­ten­de li­de­rar al­gu­na ins­ti­tu­ción den­tro de una de­mo­cra­cia y de una re­pú­bli­ca es que en­tien­da que par­te de los atri­bu­tos es no usar to­do su po­der. Es la so­brie­dad en tér­mi­nos del uso de su po­der.

— ¿ Ese atri­bu­to lo ves en el go­bierno cor­po­ra­ti­vo de la CGR?

—No voy a con­tes­tar.

En el li­bro di­ces que el in­su­mo cen­tral de la con­fian­za es la repu­tación. ¿Con­si­de­ras que la repu­tación de Co­del­co en es­te tiem­po se ha vis­to mer­ma­da?

— Se nos ha he­cho da­ño in­jus­ta­men­te. Se ha mer­ma­do la repu­tación de Co­del­co en una épo­ca, en que el go­bierno cor­po­ra­ti­vo ha de­mos­tra­do que es­tá im­pul­san­do cam­bios muy im­por­tan­tes y que he­mos de­mos­tra­do es­tar dis­po­ni­bles pa­ra en­fren­tar ries­gos sig­ni­fi­ca­ti­vos en esos cam­bios. Me pa­re­ce que no es me­re­ci­do.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.