GO­BER­NAR ES DI­VER­TIR

Al rit­mo de Bono y Rihan­na, el pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron se en­tre­gó a la po­lí­ti­ca del show­biz es­ta­dou­ni­den­se tras per­der 10 pun­tos de po­pu­la­ri­dad.

Que Pasa - - SUMARIO - Por Evelyn Er­lij

An­tes de que la fa­ma ce­ba­ra a El­vis o, di­cho de otra for­ma, an­tes de que se con­vir­tie­ra en un mo­fle­tu­do del ro­can­rol, sus de­por­tes fa­vo­ri­tos eran con­su­mir fár­ma­cos le­ga­les y be­su­quear a ni­ñas en sus con­cier­tos. Un día de 1970, arri­ba de un avión con des­tino a Was­hing­ton —y en pleno de­li­rio nar­có­ti­co—, de­ci­dió su­mar otros dos hob­bies a la lis­ta: per­se­guir co­mu­nis­tas y ser un agen­te an­ti­dro­gas en­cu­bier­to del FBI. To­mó un pa­pel y ga­ra­ba­teó: “Que­ri­do Se­ñor Pre­si­den­te, soy El­vis Pres­ley y lo ad­mi­ro y Sien­to un Gran Res­pe­to por su la­bor... Me en­can­ta­ría co­no­cer­lo só­lo pa­ra sa­lu­dar­lo si es que no es­tá muy Ocu­pa­do” ( las ma­yús­cu­las, que que­de cla­ro, son del Rey). Ate­rri­zó y par­tió él mis­mo a de­jar la no­ta a la Ca­sa Blan­ca. El­vis y Ni­xon se jun­ta­ron esa mis­ma tar­de, y aun­que al po­lí­ti­co le pa­re­cía una abe­rra­ción te­ner al mú­si­co pa­vo­neán­do­se con sus tra­jes es­tra­fa­la­rios por la Ofi­ci­na Oval, la vi­si­ta era una es­tra­te­gia de mar­ke­ting per­fec­ta. Pres­ley, pen­só, po­día ser­vir­le pa­ra ga­nar la sim­pa­tía de los jó­ve­nes —que lo te­nían har­to con las pro­tes­tas con­tra Viet­nam— y pa­ra li­de­rar una cam­pa­ña an­ti­dro­gas que te­nía co­mo es­lo­gan Get High on Li­fe, al­go así co­mo “Vué­la­te con la vi­da”. La his­to­ria es co­no­ci­da ( has­ta exis­te una pe­lí­cu­la,

El­vis & Ni­xon) y la mo­ra­le­ja tam­bién: si la po­lí­ti­ca es el ar­te de la per­sua­sión, no hay me­jor for­ma de ven­der un men­sa­je que po­nién­do­le el ros­tro de una es­tre­lla. El ma­tri­mo­nio en­tre el show­biz y los vo­tos en Es­ta­dos Uni­dos se re­mon­ta a los años 30, cuan­do el re­pu­bli­cano Frank Me­rriam usó a Holly­wood de pla­ta­for­ma pa­ra ga­nar la cam­pa­ña de go­ber­na­dor por Ca­li­for­nia. Co­mo El­vis & Ni­xon —en ese en­ton­ces dos po­de­ro­sos de ca­pa caí­da—, la po­lí­ti­ca y la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to se die­ron cuen­ta de que se ne­ce­si­ta­ban mu­tua­men­te. Peor aún, asu­mie­ron que no po­dían vi­vir la una sin la otra. El re­sul­ta­do de esa sim­bio­sis fue que la po­lí­ti­ca se con­vir­tió en un show y el show se con­vir­tió en po­lí­ti­ca: ahí es­tá John Way­ne ca­zan­do co­mu­nis­tas en la era McCarthy o Ro­nald Rea­gan, ac­tor de ci­ne B, con­ver­ti­do en pre­si­den­te. En Es­ta­dos Uni­dos es la nor­ma, y ya a na­die le ha­ce rui­do que un an­ti­guo show­man de reali­ties co­mo Do­nald Trump di­ri­ja hoy la Ca­sa Blan­ca. Di­cen que Ni­xon per­dió con­tra Ken­nedy en 1960 por­que el pri­me­ro te­nía ai­res de al­cohó­li­co y el se­gun­do de ga­lán de ci­ne, y aun­que nun­ca hay que sub­es­ti­mar la in­te­li­gen­cia de los vo­tan­tes, lo cier­to es que la in­ser­ción de la ima­gen fi­ja y en mo­vi­mien­to en la es­fe­ra po­lí­ti­ca cam­bió pa­ra siem­pre la for­ma de go­ber­nar. Un buen can­di­da­to es ese con el que dan ga­nas de to­mar­se una cer­ve­za, di­ce el his­to­ria­dor fran­cés Tho­mas

Sné­ga­roff, es­pe­cia­lis­ta en el país don­de Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger fue go­ber­na­dor de Ca­li­for­nia. ¿Qué pro­gre cool, por ejem­plo, no que­rría echar la ta­lla con Oba­ma en un bar? El mo­de­lo de la po­lí­ti­ca- es­pec­tácu­lo ha si­do ex­por­ta­do a ca­si to­do Oc­ci­den­te con más o me­nos ta­len­to — en la te­le chi­le­na tu­vi­mos a Pi­ñe­ra bai­lan­do “Th­ri­ller” y a Evelyn Matt­hei to­can­do “Let It Be” en el piano—, y si en Ca­na­dá exis­te un pri­mer mi­nis­tro, Jus­tin Tru­deau, que mues­tra los pec­to­ra­les co­mo si fue­ra el Brad Pitt del G8, en Fran­cia hoy go­bier­na Em­ma­nuel Ma­cron, el jo­ven­ci­to de esa pe­lí­cu­la tan so­lem­ne y se­su­da que es la po­lí­ti­ca ga­la. El hom­bre que cons­tru­yó el re­la­to de su cam­pa­ña en torno a la fi­gu­ra del pre­si­den­te- in­te­lec­tual — hi­zo su te­sis en Ma­quia­ve­lo y He­gel, y fue ayu­dan­te del pen­sa­dor Paul Ri­coeur— se aca­ba de dar cuen­ta de que la fi­lo­so­fía — aca­so la in­te­lec­tua­li­dad con ai­res de ca­fé pa­ri­sino— no ven­de: tras per­der 10 pun­tos de po­pu­la­ri­dad, no le que­dó otra que sa­car el co­mo­dín del in­vi­tan­do a Bono y a Rihan­na al Pa­la­cio del Elí­seo. Sus ene­mi­gos — que a es­tas al­tu­ras son mu­chos— lo acu­sa­ron de prac­ti­car una “di­plo­ma­cia de la fa­rán­du­la” el mis­mo día en que su­pri­mió 136 mil eu­ros de ayu­da al desa­rro­llo. Su ten­den­cia a car­gar­se ha­cia la de­re­cha a pe­sar de pro­me­ter una po­lí­ti­ca de cen­tro, ade­más de los re­cor­tes y el au­men­to de im­pues­tos, han da­ña­do su ima­gen lo­cal, pe­ro en el ex­tran­je­ro Ma­cron ha sa­bi­do po­si­cio­nar­se co­mo la an­tí­te­sis de Trump, es de­cir, co­mo un pre­si­den­te

cool, co­mo un show­man con cla­se. Su mo­men­to de glo­ria lle­gó el 14 de ju­lio, cuan­do in­vi­tó al man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se a un ac­to en el que una ban­da mi­li­tar to­có un med­ley de Daft Punk, el dúo fran­cés de mú­si­ca elec­tró­ni­ca. La gra­cia no ca­yó muy bien en un país don­de el Es­ta­do es una re­li­gión, la pa­la­bra po­lí­ti­ca es sa­gra­da y los sím­bo­los del po­der re­pu­bli­cano to­da­vía son ado­ra­dos. No es ra­ro que los dos ex pre­si­den­tes que ca­ye­ron en la ve­re­da de la fa­rán­du­la, Ni­co­las Sar­kozy y Fra­nçois Ho­llan­de, hoy sean dos de los per­so­na­jes me­nos que­ri­dos de la po­lí­ti­ca fran­ce­sa —el pri­me­ro ex­plo­tó su re­la­ción con Carla Bru­ni en la pren­sa ro­sa, y el se­gun­do fue des­cu­bier­to yen­do en scoo­ter a la ca­sa de su aman­te—. Es co­sa de leer los me­dios lo­ca­les pa­ra dar­se cuen­ta de que la mo­vi­da de Ma­cron es pe­li­gro­sa: en Fran­cia, lo úni­co que tie­nen en co­mún pop y po­lí­ti­ca son sus pri­me­ras sí­la­bas.[

En el ex­tran­je­ro, Ma­cron ha sa­bi­do po­si­cio­nar­se co­mo la an­tí­te­sis de Trump, es de­cir, co­mo un pre­si­den­te cool, co­mo un show­man con cla­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.