EMPODERADOS

El em­po­de­ra­mien­to en Ar­gen­ti­na no es te­ma por­que nun­ca se han achi­ca­do. Pe­ro Chi­le era el país de los di­mi­nu­ti­vos, los eu­fe­mis­mos, el apo­ca­mien­to y la re­sig­na­ción.

Que Pasa - - SUMARIO - Por Vi­cen­te Un­du­rra­ga

El otro día, re­vi­san­do los dia­rios me to­pé once ve­ces con el con­cep­to em­po­de­rar. Por ejem­plo, “El em­po­de­ra­do re­torno de Xi­me­na Rin­cón”. A pro­pó­si­to, có­mo ol­vi­dar la cé­le­bre hi­pó­te­sis que Erick Pohl­ham­mer for­mu­ló ha­ce una dé­ca­da: “Chi­le va a vo­lar con alas pro­pias cuan­do des­apa­rez­ca la De­mo­cra­cia Cris­tia­na”. El em­po­de­ra­mien­to ha vuel­to in­sos­te­ni­bles cues­tio­nes his­tó­ri­cas y so­cia­les de­gra­dan­tes. An­te con­di­cio­nes de vio­len­cia o in­jus­ti­cia an­ces­tra­les, las mu­je­res se han em­po­de­ra­do, po­nién­do­les fin o co­to. Otro tan­to han he­cho los usua­rios res­pec­to a años de abu­sos por par­te de em­pre­sas de ser­vi­cios que ope­ra­ban con más im­pu­ni­dad que la po­li­cía cha­vis­ta. Se vio cla­ro en el úl­ti­mo apa­gón, don­de Enel hi­zo agua y reac­cio­nó len­ta y dis­pli­cen­te­men­te, pe­ro la ciu­da­da­nía, más que la au­to­ri­dad, di­jo bas­ta, se or­ga­ni­zó, se que­re­lló y ga­nó alia­dos has­ta en la de­re­cha, des­ta­can­do la

per­for­man­ce de La­vín, que man­dó a ho­te-

Úl­ti­ma­men­te, la pa­la­bra em­po­de­rar, fea co­mo ore­ja de vie­jo, sa­le has­ta en la so­pa; co­mo si to­do el mun­do es­tu­vie­ra em­po­de­ra­do o en vías de em­po­de­ra­mien­to”.

les ca­ros a cuen­ta de la com­pa­ñía eléc­tri­ca a quie­nes no po­dían, por edad o sa­lud, vi­vir sin luz. Pe­ro es ver­dad que, úl­ti­ma­men­te, la pa­la­bra em­po­de­rar, fea co­mo ore­ja de vie­jo, sa­le has­ta en la so­pa; co­mo si to­do el mun­do es­tu­vie­ra em­po­de­ra­do o en vías de em­po­de­ra­mien­to, cual prín­ci­pe Adam in­vo­can­do el po­der de Grays­kull pa­ra ser He-Man: los ni­ños, las mu­je­res, los hom­bres, la cla­se ba­ja, las cla­ses me­dia y me­dia-al­ta, los ani­ma­lis­tas, los ven­de­do­res am­bu­lan­tes, los na­cio­na­lis­tas, los ño­ños ( ha­ce po­co pre­sen­cia­mos la ven­gan­za de los nerds arri­ba de un bus na­ran­ja). In­clu­so los apo­de­ra­dos, que fis­ca­li­zan has­ta el ho­ra­rio de los re­creos. “Sa­po­de­ra­dos”, les di­cen. Pa­re­cie­ra que los me­nos empoderados son los po­de­ro­sos —que hoy son agre­di­dos en cual­quier par­te, co­mo Luk­sic o Gi­rar­di—, pe­ro es só­lo un es­pe­jis­mo, cla­ro. ¿Es siem­pre bueno el em­po­de­ra­mien­to? ¿Pue­de to­do el mun­do es­tar em­po­de­ra­do? ¿Qué ha­cer con las con­tra­arre­me­ti­das? ¿Es inevi­ta­ble que tras el em­po­de­ra­mien­to de los ho­mo­se­xua­les ven­ga el de los ho­mo­fó­bi­cos? ¿Qué pa­sa si los pi­no­che­tis­tas se em­po­de­ran? ¿No re­dun­da­rá tan­to em­po­de­ra­mien­to en una abun­dan­cia de fal­so po­der? Pa­ra­fra­sean­do a Pa­rra, el des­tino de tan­to em­po­de­ra­mien­to bien po­dría ser una “Li­ber­tad ab­so­lu­ta de mo­vi­mien­to / cla­ro que sin sa­lir­se de la jau­la”. Por otra par­te, ¿no re­dun­da­rá tam­bién en una so­cie­dad más hos­til, agre­si­va y des­de ya sin hu­mor? Ha­ce po­co en­tré a un ca­fé lleno de iden­ti­dad y la me­se­ra me re­tó a vi­va voz por­que pe­dí un ca­fé cor­ta­do. “No te­ne­mos cor­ta­do. Mac­chia­to, frap­puc

cino, cin­na­mon la­te sí, ¿qué quie­re?”. “Un ca­fé con le­che”, res­pon­dí. Y aun­que sue­ne in­ve­ro­sí­mil, me di­jo: “Por fa­vor. Ofen­de nues­tra pro­pues­ta. Si quie­re se va”. Más cla­ro se ve en las ca­lles. Al an­ti­guo po­de­río de los au­to­mo­vi­lis­tas y mi­cre­ros se vino a opo­ner el fu­rio­so em­po­de­ra­mien­to de los ci­clis­tas, que ter­mi­nó des­qui­cian­do a los pea­to­nes, quie­nes a su vez se em­po­de­ra­ron y aho­ra las ca­lles son es­ce­na­rio de ba­ta­llas cam­pa­les con bo­ci­na­zos, en­ce­rro­nas e in­ter­cam­bios de opi­nión que no ter­mi­nan bien: “An­da a la­var­te...”, le su­ge­ría el otro día un em­pren­de­dor en 4x4 a un pea­tón de la ter­ce­ra edad en pleno cen­tro. Y qué de­cir de las fu­nas, esos em­po­de­ra­mien­tos odio­sos y pe­li­gro­sos. Hay gen­te que tra­ba­ja de in­dig­na­da. Y tie­ne éxi­to. Con to­do, mu­chos em­po­de­ra­mien­tos son muy sa­lu­da­bles en es­te país abu­sa­dor y cas­tra­dor. Có­mo no ce­le­brar, por ejem­plo, el de los ve­ci­nos de Til­til cu­ya pa­cien­cia se col­mó an­te el cer­co tó­xi­co que San­tia­go le ha ten­di­do en­tre ba­su­ra­les, re­la­ves mi­ne­ros y el pe­nal Pun­ta Peu­co. A me­di­da que ca­da uno se va em­po­de­ran­do pa­ra par­ti­ci­par y re­sol­ver aque­llo que le con­cier­ne, toma dis­tan­cia del po­der, del gran po­der. El em­po­de­ra­mien­to es la pro­li­fe­ra­ción del pe­que­ño po­der, del po­der lo­cal, del mi­cro­po­der, co­mo di­cen los que sa­ben más. En la ge­ne­ra­ción de los na­ci­dos en los años 80, en con­tras­te con la que la pre­ce­de, me pa­re­ce ver una re­la­ción más dis­tan­te — gros­so mo­do, por su­pues­to, pues en to­das par­tes se cue­cen ha­bas— con el po­der. En­tre los me­no­res de 40 es co­mún emi­grar de la ca­pi­tal, pre­fe­rir el tiem­po a la pla­ta, no am­bi­cio­nar a to­da cos­ta el éxi­to, la fa­ma ni el po­der, el po­der, el po­der. El mo­de­lo éti­co, di­ga­mos, lo en­car­na ejem­plar­men­te En­ri­que Lihn, que es­cri­bió en su poe­ma más cé­le­bre: “Ni la po­bre­za me pa­re­ció atroz / Ni el po­der una co­sa desea­ble”. Hay, eso sí, al­go en la chi­le­ni­dad que pa­ra bien y pa­ra mal es­tá cam­bian­do con to­do es­to. El em­po­de­ra­mien­to en Ar­gen­ti­na no es te­ma por­que nun­ca se han achi­ca­do. Pe­ro Chi­le era el país de los di­mi­nu­ti­vos, los eu­fe­mis­mos, el apo­ca­mien­to y la re­sig­na­ción. Y sin de­cir agua va pa­sa­mos al em­po­de­ra­mien­to. Y el país que tra­ga­ba sa­li­va y mu­si­ta­ba aho­ra ha­bla de co­rri­do y gri­to­nea. Nos em­po­de­ra­mos en el ma­pa mun­dial (cree­mos) y la Rolls-Roy­ce só­lo tie­ne su­cur­sa­les la­ti­noa­me­ri­ca­nas en Ciu­dad de Mé­xi­co, Río y San­tia­go. So­mos po­de­ro­sos y es­ta­mos empoderados. Y, por si fue­ra po­co, so­mos re­si­lien­tes. Ja­gua­res, en una pa­la­bra. O más bien ga­tos de cam­po con mu­cha ham­bre.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.