Des­de dón­de, có­mo aprehen­des ese es­pa­cio… Eso es muy de­li­ca­do”, di­ce Dia­me­la El­tit.

Que Pasa - - CULTURA -

que­da­rán, pe­ro la ma­yo­ría no. Es una for­ma de so­bre­vi­ven­cia don­de el otro ope­ra co­mo so­por­te. —Co­mo sal­va­ción —agre­ga Errá­zu­riz.

***

El pri­mer tex­to de El in­far­to del al­ma em­pie­za así: “¿Has vis­to mi ros­tro en al­guno de tus sue­ños? ¿Apa­rez­co en tus sue­ños se­re­na o re­pro­chán­do­te por las abru­ma­do­ras fal­tas que con­tie­ne el pa­sa­do? ¿Su­fres al des­per­tar o te en­tre­gas a la in­va­so­ra in­con­cien­cia? Ah, tú y yo ha­bi­ta­mos en una tie­rra di­fu­sa, con grie­tas tan pro­fun­das que im­pi­den el en­cuen­tro”. Avan­za­mos por las pá­gi­nas del li­bro de­te­nién­do­nos en las imá­ge­nes, en aque­llos re­tra­tos de Errá­zu­riz en los que cap­tu­ra el ro­ce de aque­llos cuer­pos, esas mi­ra­das per­di­das que apun­tan, a ve­ces, ha­cia su len­te. Ella dis­pa­ra y ellos son­ríen y le per­mi­ten in­gre­sar en su in­ti­mi­dad res­que­bra- tas con Errá­zu­riz, en agos­to de 1992. El li­bro fi­nal­men­te apa­re­ce­ría en 1994: 500 ejem­pla­res que se ago­ta­rían rá­pi­da­men­te. Lue­go, una se­gun­da edi­ción. Años más tar­de, una ter­ce­ra, y aho­ra es­ta ver­sión de Hue­ders, que con­vo­ca una vez más es­ta obra y la si­túa en otro con­tex­to, en otras po­si­bi­li­da­des de lec­tu­ra. Sin em­bar­go, lo más im­pre­sio­nan­te es que el tiem­po no pa­sa por es­te li­bro: ni por las fo­to­gra­fías de Errá­zu­riz ni por los tex­tos de El­tit. Es un li­bro sin tiem­po, sin mar­cas de épo­ca. Por eso per­tur­ba y con­mue­ve tan­to, por eso ha si­do tan­tas ve­ces ob­je­to de es­tu­dio en uni­ver­si­da­des, en te­sis, en lec­tu­ras que bus­can des­en­tra­ñar el mis­te­rio que se esconde en es­te cru­ce úni­co en­tre li­te­ra­tu­ra y fo­to­gra­fía, en­tre dos ar­tis­tas cu­yas obras no han de­ja­do de cre­cer en es­tos más de 20 años que han trans­cu­rri­do des­de que se pu­bli­có ori­gi­nal­men­te el li­bro. Una mi­ra­da fe­roz e in­có­mo­da, que les ha per­mi­ti­do in­da­gar en los rin­co­nes os­cu­ros de un país inex­pli­ca­ble.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.