GAS­TRO­NO­MÍA

Que Pasa - - GUÍA -

mul­ti­uso: des­de pa­re­jas a cho­clo­nes pos­tra­ba­jo. Y aun­que sea al­go len­to en tér­mi­nos de ser­vi­cio — al­go ha­bi­tual en los ro­da­jes— en­tre­ga sor­pre­sas. Pri­me­ro, y tras una re­cien­te pa­sa­da de sus due­ños por Nue­va York, tra­je­ron una piz­za con va­rias pun­tas, cu­yos ex­tre­mos re­lle­nan con ri­co­ta y que lle­va el nom­bre de la ca­sa ($ 13.900) cuan­do se le agre­ga que­so bu­rra­ta y to­ques de acei­te de tru­fas. Esa ver­sión se pue­de apli­car a to­das las piz­zas de es­pe­cia­li­dad de la car­ta. No es tan tan cro­can­te pe­ro se ha­ce prác­ti­ca pa­ra to­mar­la y com­par­tir, apar­te de la excelencia de sus in­gre­dien­tes. Co­mo sea, no de­ja de lla­mar la aten­ción. Hay ca­li­dad en las ver­sio­nes tra­di­cio­na­les. En la Marg­he­ri­ta ($ 5.600) o en una Ca­pre­se ($ 7.800) con su to­que de acei­tu­nas ne­gras, no así su to­ma­te en­te­ro, que cuan­do no es de tem­po­ra­da só­lo ha­ce bul­to ( en to­dos la­dos). Pa­só así en ese ca­so y en la Brus­chet­ta mix­ta ($ 4.500), don­de sí la acei­tu­na y el ja­món til­da­ron el pan cro­can­te y de ma­sa ma­dre, cor­te­sía de la ca­sa. En re­su­men, un si­tio con po­ten­cial pa­ra te­ner un rol dis­ten­di­do den­tro de un cua­dran­te gas­tro­nó­mi­co can­di­da­to a ser el más atrac­ti­vo de la tem­po­ra­da.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.