LA ES­TRE­LLA SI­LEN­CIO­SA

Que Pasa - - SUMARIO - Por Es­te­ban Ca­ta­lán

El pa­dre de Max­well Lor­ca lle­gó en los 90 a Mia­mi. Allá se en­ro­ló en el ejér­ci­to y par­ti­ci­pó en las gue­rras de Irak y Af­ga­nis­tán. Mien­tras, Max­well des­cu­bría el bás­quet­bol.

La úl­ti­ma vez que Chi­le había ce­le­bra­do un tí­tu­lo de bás­quet­bol mas­cu­lino, en 1937, go­ber­na­ba Arturo Ales­san­dri, Juan Ra­dri­gán era una gua­gua de dos me­ses y Ja­pón pre­pa­ra­ba un ata­que por sor­pre­sa en te­rri­to­rio chino. Hu­bo más años de ful­gor: en 1950 y 1959 Chi­le fue ter­ce­ro del mun­do, ven­cien­do a equi­pos co­mo Yu­gos­la­via o Es­pa­ña y plan­tán­do­se fren­te a EE.UU.. Cuan­do es­cu­cha de es­ta épo­ca dorada, Max­well Lor­ca Lloyd, cam­peón y me­jor ju­ga­dor del Sud­ame­ri­cano Sub-17 que ga­nó Chi­le ha­ce unas se­ma­nas en Pe­rú, le­van­ta las ce­jas. —No sa­bía —di­ce en in­glés. Por su­pues­to, ni Max­well ni sus pa­dres ha­bían na­ci­do pa­ra en­ton­ces. El ala pí- vot achi­ca los ojos, in­ten­tan­do pen­sar en ochen­ta años atrás. El tiempo trans­cu­rre in­ten­sa­men­te pa­ra él, que ca­si de gol­pe se ha vuel­to uno de los me­jo­res bas­quet­bo­lis­tas jó­ve­nes en las can­chas de Nor­tea­mé­ri­ca. —Cuan­do era más jo­ven, me gus­ta­ba leer to­do el tiempo —di­ce de pron­to. —¿Cuan­do eras más jo­ven? ¿Cuán­do fue eso?

—An­tes del bás­quet­bol. A los nue­ve o diez. Max­well ha­bla ape­nas unas pa­la­bras en es­pa­ñol. Su pa­dre, Mi­guel Lor­ca, de­jó Chi­le pa­ra pro­bar suer­te en Mia­mi y ter­mi­nó en­ro­la­do en el ejér­ci­to. Ahí co­no­ció a Pa­tri­ce, su es­po­sa, en una sal­so­te­ca en la le­ja­na Ra­leigh, en Ca­ro­li­na del Nor­te. —Desa­rro­lla­mos una re­la­ción y nos ca­sa­mos —cuen­ta Mi­guel. El 2000 na­ció Max­well y cua­tro años des­pués Mi­guel com­ba­tió en Irak su pri­me­ra gue­rra ba­jo la ban­de­ra de Es­ta­dos Uni­dos. Una ofer­ta pa­ra con­ver­tir­se en po­li­cía en Nue­va York ani­mó a la fa­mi­lia Lor­ca Lloyd a pro­bar suer­te en la Gran Man­za­na. Pa­tri­ce se con­vir­tió ahí en una pro­fe­so­ra: pri­me­ro de edu­ca­ción fí­si­ca y lue­go de cien­cia. Lue­go se am­plió la fa­mi­lia: des­pués de Max, vi­nie­ron Li­lian e Ian, hoy de sie­te y seis años, res­pec­ti­va­men­te. En mayo de 2012, Mi­guel com­ba­tió en una se­gun­da gue­rra, en Af­ga­nis­tán. —Yo no veo cam­bios en mí des­pués de Irak o Af­ga­nis­tán —ex­pli­ca—, pe­ro Pa­tri­ce me de­cía que ca­da vez que vol­vía había un tiempo de ajus­te en que mi pa­cien­cia era muy cor­ta. Ese se­gun­do re­gre­so, en junio de 2013, cam­bió to­do. Pri­me­ro pa­ra Pa­tri­ce y lue­go pa­ra Max­well. — Siem­pre fue mi sue­ño con­ver­tir­me en en­fer­me­ra —cuen­ta Pa­tri­ce—. Cuan­do Mi­guel vol­vió me di­jo que te­nía que ha­cer­lo. Me di­jo: Aho­ra es tu turno. Ve y haz lo que quie­res ha­cer. Así que vol­ví a es­tu­diar y fue un mon­tón de sa­cri­fi­cio. En ese en­ton­ces, Max ya era par­te de Prep for Prep, un pro­gra­ma de desa­rro­llo de li­de­raz­go y edu­ca­ción, di­ri­gi­do a es­tu­dian­tes de mi­no­rías de al­to ren­di- mien­to en las es­cue­las pú­bli­cas de Nue­va York, que ba­sa­ba su ad­mi­sión en prue­bas de com­pren­sión de lec­tu­ra, ma­te­má­ti­cas y en­tre­vis­tas. Des­pués de que­dar en­tre los 120 se­lec­cio­na­dos en­tre tres mil pos­tu­lan­tes, el chi­co em­pe­zó a cru­zar la ciu­dad en so­li­ta­rio: tres ho­ras dia­rias en me­tro des­de el ex­tre­mo es­te de Brooklyn. — Ese año hu­bo mu­chos cam­bios en nues­tras vi­das — di­ce Pa­tri­ce—. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que Max des­cu­brió el bás­quet­bol.

Lo pri­me­ro de Max­well que lla­ma la aten­ción, amén de sus 2,08 me­tros de al­tu­ra, es la tran­qui­li­dad que trans­mi­te. An­tes de ca­da res­pues­ta, pa­re­cie­ra to­mar­se unos se­gun­dos pa­ra pen­sar con cla­ri­dad y ter­mi­na ca­da fra­se en un tono cal­mo, im­pro­pio de un ado­les­cen­te. —Me leía to­do lo de J. K. Row­ling —di­ce aho­ra, sen­ta­do en el asien­to tra­se­ro del au­to de sus pa­dres. — Que­ría es­tu­diar Es­cri­tu­ra Crea­ti­va. Ser es­cri­tor —di­ce Pa­tri­ce. —Pe­ro aho­ra —re­to­ma Max­well— leo li­bros sobre la men­ta­li­dad de los de­por­tis­tas. Sobre có­mo ha­cer­se más fuer­te, sobre có­mo me­jo­rar ca­da vez más. Max­well Lor­ca se en­co­ge pa­ra mos­trar­me lo que es­tá le­yen­do: un tes­ti­mo­nio del en­tre­na­dor Tim S. Gro­ver, cé­le­bre por su tra­ba­jo con Mi­chael Jor­dan y Ko­be Br­yant.

Me re­sal­ta el tí­tu­lo con los de­dos. Im­pla­ca­ble: De bueno a im­pa­ra­ble.

Ape­nas me­ses des­pués de em­pe­zar a ju­gar, en 2013, cuan­do su pa­dre ya es­ta­ba lu­chan­do en Af­ga­nis­tán, el bás­quet­bol co­men­zó a abrir puer­tas pa­ra el ya es­pi­ga­do Max­well. —Te­nía 13 años y po­día ha­cer una cla­va­da —di­ce su pa­dre—. Nun­ca había ju­ga­do an­tes y la pri­me­ra co­sa que apren­dió fue a cla­var­la. Su ta­len­to se to­pa­ba con las ló­gi­cas ca­ren­cias de em­pe­zar tan tar­de en un deporte en que la ma­yo­ría de las es­tre­llas —con no­ta­bles ex­cep­cio­nes co­mo Ke­vin Gar­nett— par­ten a los seis años: no po­día dri­blear y te­nía pro­ble­mas de coor­di­na­ción. Aun así, pron­to lle­gó a pro­bar­se a los PSA Car­di­nals, un equi­po con el res­pal­do de la mul­ti­na­cio­nal Ni­ke. —El téc­ni­co de los Car­di­nals nos di­jo que le fal­ta­ba mu­cho, pe­ro que si es­ta­ba dis­pues­to a ha­cer el tra­ba­jo, po­día­mos lle­var­lo ca­da miér­co­les. El pro­ble­ma es que era en el Bronx —apun­ta Mi­guel. —A dos ho­ras de aquí —di­ce Pa­tri­ce, mien­tras re­co­rre­mos las ca­lles de Brooklyn, don­de vi­ven—. Pe­ro hi­ci­mos eso. Y des­pués lo hi­ci­mos ca­da sábado. Y lo ter­mi­na­ron acep­tan­do. Era el pri­mer equi­po im­por­tan­te de Max­well. Aho­ra to­das las es­cue­las que­rían al chi­co al­to e in­te­li­gen­te de las cla­va­das. Pe­ro el as­cen­so no ter­mi­nó ahí: mien­tras mez­cla­ba las ta­reas con los en­tre­na­mien­tos, el téc­ni­co John Ca­rroll le ofre­ció in­gre­sar al pres­ti­gio­so pro­gra­ma de la North­field Mount Her­mon en Mas­sa­chu­setts. —Es a cua­tro ho­ras de aquí —sus­pi­ra Mi­guel—. Es una es­cue­la pri­va­da, que cues­ta unos 60 mil dó­la­res al año, en don­de la gen­te ri­ca en­vía a sus hi­jos. La hi­ja de Nat King Co­le fue ahí. —Con Mi­guel le­jos, en Af­ga­nis­tán, Pa­tri­ce car­gó con la res­pon­sa­bi­li­dad de tras­la­dar­lo y apo­yar­lo mien­tras in­ten­ta­ba criar a sus otros dos hi­jos. —Ca­da se­ma­na es­ta­ba con­du­cien­do o ha­cia el Bronx o ha­cia Up­per Man­hat­tan. Pa­san­do to­da nues­tra vi­da en el au­to. Y pen­sa­ba, ¿có­mo lo ayu­da­mos y po­de­mos te­ner un po­co de nor­ma­li­dad? Por­que tam­bién te­ne­mos dos hi­jos más pe­que­ños. Y la vi­da de ellos es­ta­ba en el au­to tam­bién. —De­fi­ni­ti­va­men­te, sin mi ma­má no es­ta­ría en es­ta si­tua­ción aho­ra. Por­que esos ca­tor­ce me­ses fue­ron… —di­ce Max­well ha­cien­do un bre­ví­si­mo ges­to de can­san­cio. Pa­tri­ce se emo­cio­na con la his­to­ria de su hi­jo. —Es mi ins­pi­ra­ción, por­que era un ni­ño y el pro­gra­ma de ese en­ton­ces era de­ma­sia­do in­ten­so. En pro­me­dio, te­nían tres ho­ras de ta­reas pa­ra la ca­sa. —Cinco —di­ce Max­well. —Lle­ga­ba a la ca­sa a las cinco de la tar­de pa­ra em­pe­zar las ta­reas, ter­mi­na­ba a las tres de la ma­ña­na, se vol­vía a le­van­tar a las seis, y to­ma­ba el bus pa­ra vol­ver a la ciu­dad… En­ton­ces, una noche lo mi­ro y le di­go: “Max, ho­nes­ta­men­te, si no quie­res ha­cer es­to, en­tien­do com­ple­ta­men­te. Yo ya te ad­mi­ro”. Pe­ro la res­pues­ta fue: “Ab­so­lu­ta­men­te no. Voy a ter­mi­nar­lo”.

Mi­guel cuen­ta otra anéc­do­ta pa­ra gra­fi­car el ca­rác­ter de su hi­jo. —Me acuer­do de Max­well muy pe­que­ño dan­do un pa­seo en bi­ci­cle­ta, in­ten­tan­do re­co­rrer un po­co más de sie­te ki­ló­me­tros. Te­nía unos cinco años. Yo voy de­trás de Max­well, tam­bién en bi­ci­cle­ta, y le di­go que po­de­mos de­vol­ver­nos, que po­de­mos ir­nos a la ca­sa. Pe­ro él no que­ría. No, quie­ro lle­gar

ahí. Siem­pre tu­vo esa men­ta­li­dad. —Has di­cho que la ex­pe­rien­cia de tu pa- dre en Irak y Af­ga­nis­tán te mo­ti­va­ba a se­guir. ¿Por qué? —Es su per­se­ve­ran­cia, el hecho de ir a es­tos lu­ga­res pe­li­gro­sos por un año o dos, sa­cri­fi­cán­do­se a sí mis­mo por nues­tro be­ne­fi­cio. Sa­cri­fi­car mi tiempo va a dar­nos fru­tos en el lar­go pla­zo y el sa­cri­fi­cio de mi pa­dre nos va a dar fru­tos co­mo fa­mi­lia. — ¿ De dón­de crees que vie­ne esa ma­du­rez?

—Creo que es por­que pa­sé la ma­yor par­te de mi in­fan­cia con mis pa­dres. No sa­lí real­men­te mu­cho.

El pri­mer año le­jos de la fa­mi­lia, en Mas­sa­chu­setts, en 2015, fue la prue­ba de fuego. Lor­ca ten­sa el ros­tro por pri­me­ra vez en la en­tre­vis­ta. —Fue una tran­si­ción du­ra —di­ce—, pe­ro apren­dí cuán­to te­nía que tra­ba­jar pa­ra lle­gar don­de que­ría lle­gar. Y las cla­ses eran mu­cho más di­fí­ci­les que a lo que es­ta­ba acos­tum­bra­do, que ya era un al­to ni­vel. To­da esa ex­pe­rien­cia fue co­mo una ca­che­ta­da en la ca­ra. —¿No pen­sas­te en re­nun­ciar des­pués de un pri­mer año tan com­pli­ca­do?

—Usual­men­te, si em­pie­zo al­go, lo ter­mino. Si no lo ter­mino es­ta­ría per­dien­do el tiempo. Y no me gus­ta per­der el tiempo. Pen­sé: ¿por qué no voy a ter­mi­nar es­to? Por­que en reali­dad, na­da po­día ser peor —di­ce en­tre ri­sas. Po­co des­pués, Lor­ca lle­gó a po­ner­se la ca­mi­se­ta de Chi­le ca­si por ac­ci­den­te. Lue­go de apa­re­cer en una lis­ta de 100 ju­ga­do­res con pro­yec­ción pa­ra lle­gar a la NBA, en Puer­to Ri­co pen­sa­ron que po­dría te­ner san­gre bo­ri­cua por su ape­lli­do. Cuan­do cons­ta­ta­ron que su pa­dre había na­ci­do en el puer­to de San An­to­nio, die­ron el avi­so a la fe­de­ra­ción chi­le­na. La fa­mi­lia se en­car­gó de tra­mi­tar el pa­sa­por­te en el

me­nor tiempo po­si­ble. Has­ta ese en­ton­ces, su ma­yor ne­xo era la comida chi­le­na que había apren­di­do a pre­pa­rar Pa­tri­ce. —¿Có­mo se lla­ma eso con las pa­pas?... El char­qui­cán —di­ce Max­well—. Ese me gus­ta. Y el chu­rras­co pal­ta. —¿Có­mo fue re­ci­bir la ofer­ta de Chi­le? ¿Es­ta­bas con­ven­ci­do?

—Al co­mien­zo pen­sa­ba un mon­tón en el

Team USA. ¿Quién no que­rría ju­gar ahí? Le pre­gun­té a mi téc­ni­co y él me ex­pli­có que po­día te­ner una chan­ce pa­ra la se­lec­ción de Es­ta­dos Uni­dos y qui­zá ju­gar ahí una vez. O, por el con­tra­rio, ju­gar por Chi­le to­da mi vi­da. Ese pri­mer tor­neo con Chi­le, el Pre­mun­dial Sub-18 de Val­di­via en 2016, tu­vo un sa­bor agri­dul­ce. Des­pués de un lu­ci­do triun­fo ante las Is­las Vír­ge­nes es­ta­dou­ni­den­ses en el de­but — con Max­well en can­cha—, la se­lec­ción se ju­ga­ba to­do ante Puer­to Ri­co. Si Chi­le ga­na­ba, iba al Mun­dial de Egipto. Pe­ro el téc­ni­co de­ci­dió no uti­li­zar­lo. —No ju­gué y no es­toy muy se­gu­ro por qué. Per­di­mos y es­ta­ba al­go ca­brea­do. No que­ría real­men­te es­tar ahí. Ni si­quie­ra que­ría real­men­te ju­gar el par­ti­do fi­nal con­tra Es­ta­dos Uni­dos. Pen­sé que nos iban a des­truir por cin­cuen­ta pun­tos. Eso es lo que es­ta­ban ha­cien­do con los de­más —di­ce rien­do. Pe­ro Max­well ju­gó en una jor­na­da emo­cio­nan­te pa­ra el fer­vo­ro­so pú­bli­co val­di­viano: Chi­le ca­yó en un due­lo apre­ta­do por 50-70, in­clu­so des­pués de ga­nar el pri­mer cuar­to por 14-9. Fue el avi­so de lo que, ya por en­ton­ces, se de­no­mi­nó la “ge­ne­ra­ción dorada” del bás­quet­bol. — Me hi­zo desa­rro­llar un sen­ti­mien­to de or­gu­llo de ser chi­leno — di­ce Max­well—. Fue el so­lo hecho de que pu­dié­ra­mos com­pe­tir con­tra Is­las Vír­ge­nes, Es­ta­dos Uni­dos, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na o Ar­gen­ti­na. Un año des­pués, en Pe­rú, el equi­po no só­lo com­pi­tió, sino que se que­dó con el Sud­ame­ri­cano Sub-17, su­peran­do en la fi­nal a la se­lec­ción tras­an­di­na, con Max­well ele­gi­do co­mo el MVP, el ju­ga­dor más va­lio­so del tor­neo. —Ahí ya la pa­sé bien con mis com­pa­ñe­ros —cuen­ta aho­ra con una son­ri­sa. Sin em­bar­go, a un mes del tí­tu­lo, tam­bién hay al­go de ra­bia en los Lor­ca Lloyd. Des­pués del tor­neo, con Max­well ya de vuel­ta en Es­ta­dos Uni­dos jun­to a su pa­dre, la se­lec­ción Sub-17 fue re­ci­bi­da por la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let en La Mo­ne­da. Pe­ro ellos só­lo se en­te­ra­ron a tra­vés de los dia­rios. La au­sen­cia de un ges­to de la fe­de­ra­ción les do­lió. —Max­well hi­zo un mon­tón de sa­cri­fi­cios pa­ra lle­gar a es­te pun­to, pe­ro bá­si­ca­men­te le fue ne­ga­do el ce­le­brar con la se­lec­ción —di­ce Mi­guel—. Al en­te­rar­me, lla­mé al pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción, (Iván) Ar­cos, pe­ro me di­jo que no había di­ne­ro pa­ra que via­ja­ra de vuel­ta. Pe­se al im­pas­se, la sin­to­nía con sus com­pa­ñe­ros y el téc­ni­co Ga­lo Lara ga­ran­ti­za que Max­well se­gui­rá de­fen­dien­do a la se­lec­ción y tra­tan­do de re­pe­tir una ac­tua­ción que lo pro­yec­tó en­tre los más so­bre­sa­lien­tes. Ha­ce un año, el si­tio es­pe­cia­li­za­do Coast 2 Coast lo ins­cri­bió co­mo uno de los me­jo­res 50 ju­ga­do­res jó­ve­nes de la ge­ne­ra­ción 2019 en Es­ta­dos Uni­dos: en el pues­to 42 y en el po­dio de Nue­va York. La fa­mi­lia ten­drá aho­ra que de­ci­dir en­tre va­rias ofer­tas de be­ca, to­das de la Di­vi­sión I de la NCAA, la más im­por­tan­te del deporte uni­ver­si­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se. No hay es­pa­cio pa­ra el can­san­cio. An­tes del Sud­ame­ri­cano, Max­well es­tu­vo en las Baha­mas en Bas­ket­ball Wit­hout Bor­ders —un pro­gra­ma pa­ra el desa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio or­ga­ni­za­do por la NBA y la FIBA— jun­to a Ig­na­cio Arro­yo, otra de las gran­des pro­me­sas del bás­quet­bol chi­leno. El pró­xi­mo ve­rano bo­real tam­po­co ha­brá des­can­so: es el Pre­mun­dial de Ca­na­dá. —Cual­quier chi­co en el bás­quet­bol quie­re ser pro­fe­sio­nal y lle­gar a la NBA. Pe­ro, por aho­ra, mi gran me­ta es vol­ver­me la me­jor ver­sión de mí mis­mo den­tro y fue­ra del cam­po —di­ce Max­well, qui­tán­do­le dra­ma­tis­mo a un mer­ca­do que ca­da año mue­ve cien­tos de millones de dó­la­res. Sa­be que ten­drá que pen­sar en eso. Pe­ro por aho­ra se de­di­ca a pa­sar­lo bien. No quie­re per­der el tiempo.[

“Cual­quier chi­co en el bás­quet­bol quie­re ser pro­fe­sio­nal y lle­gar a la NBA. Pe­ro, por aho­ra, mi gran me­ta es vol­ver­me la me­jor ver­sión de mí mis­mo den­tro y fue­ra del cam­po”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.