TOR­MEN­TA EN EL FREN­TE

Que Pasa - - SUMARIO - Por Víc­tor Hu­go Mo­reno y Ca­ro­li­na Sánchez

PE­SE A RENEGAR DE LA MA­NE­RA DE HA­CER PO­LÍ­TI­CA EN BA­SE A CÁLCU­LOS ELEC­TO­RA­LES, CU­POS Y NE­GO­CIA­CIO­NES, EL FREN­TE AM­PLIO SU­FRE HOY DE ESA MIS­MA EN­FER­ME­DAD: LA LU­CHA POR EL PO­DER. LA CAN­DI­DA­TA BEA­TRIZ SÁNCHEZ EXI­GIÓ A LOS PAR­TI­DOS SO­LU­CIO­NAR PRON­TO EL CA­SO MAYOL Y OTROS QUE VIE­NEN.

Al ca­so Mayol se le po­dría su­mar una po­si­ble can­di­da­tu­ra de Pa­me­la Ji­les y otra sor­pre­sa en Pun­ta Are­nas.

Ten­sión. Mo­les­tia. Ese era el am­bien­te que el lu­nes se res­pi­ra­ba en una es­tre­cha sa­la que reúne al re­cién inau­gu­ra­do co­man­do po­lí­ti­co de la cam­pa­ña de Bea­triz Sánchez en la ca­so­na que arren­da­ron en calle Sa­ra del Cam­po, a pasos del ce­rro San­ta Lu­cía. La can­di­da­ta — evi­den­te­men­te mo­les­ta— to­mó la pa­la­bra e hi­zo una exi­gen­cia: so­lu­cio­nar a la bre­ve­dad el con­flic­to desata­do por la de­ci­sión de Al­ber­to Mayol de pos­tu­lar co­mo can­di­da­to a dipu­tado en el dis­tri­to 10, rom­pien­do así to­dos los acuer­dos pac­ta­dos por las di­ri­gen­cias. Se es­ta­ba dan­do un pe­no­so y ho­rri­ble es­pec­tácu­lo, fue su con­clu­sión. To­dos los pre­sen­tes con­cor­da­ron. La can­di­da­ta, ade­más, ha­bría ma­ni­fes­ta­do su con­vic­ción de que Mayol de­jó ya de ser fren­team­plis­ta; aun­que pa­ra mu­chos en ver­dad nun­ca lo fue. Ese mis­mo lu­nes por la noche, Mayol fue ci­ta­do a una reunión con los pre­si­den­tes de par­ti­do. El en­cuen­tro se reali­zó a puer­tas ce­rra­das en la se­de de Po­der, sin pun­to de pren­sa. A la año­sa ca­so­na ubi­ca­da en el ba­rrio Bra­sil, el ex can­di­da­to pre­si­den­cial no lle­gó so­lo. Lo acom­pa­ñó un mi­li­tan­te co­mu­nis­ta, Dario Qui­ro­ga. Da­to cu­rio­so que lla­mó la aten­ción de los pre­sen­tes. En el en­cuen­tro no hu­bo gran­des con­clu­sio­nes. Mayol in­sis­tió en su de­re­cho a com­pe­tir, des­car­tan­do —co­mo lo ha hecho en reite­ra­das en­tre­vis­tas— un áni­mo de pa­sar por en­ci­ma de los acuer­dos pac­ta­dos, ne­gan­do, tam­bién, que su de­ci­sión no se la ha­ya in­for­ma­do al Fren­te Am­plio por las vías re­gu­la­res. Los fren­team­plis­tas só­lo lo es­cu­cha­ron, aun­que hi­cie­ron in­fruc­tuo­sos lla­ma­dos pa­ra que en­tra­ra en ra­zón. ¿Con cuál ra­zón?: En el dis­tri­to 10 (Pro­vi­den­cia, Ñu­ñoa, San­tia­go, Ma­cul, San Joa­quín y La Granja) ya se ha­bían acor­da­do las lis­tas li­de­ra­das por Gior­gio Jack­son (RD), Na­ta­lia Cas­ti­llo (RD) y Fran­cis­co Fi­gue­roa (IA). Agre­gar uno más per­ju­di­ca­ría las op­cio­nes de los dos úl­ti­mos que, en teo­ría, po­drían ser arras­tra­dos por el in­cum­ben­te Jack­son. En sim­ple, des­or­de­na­ba to­do el ma­pa elec­to­ral que se había ar­ma­do. La te­sis de Mayol pa­ra su du­ra pos­tu­ra es con­cre­ta: él vi­ve en la zo­na y es el úni­co lu­gar don­de pue­de ha­cer cam­pa­ña. Los prin­ci­pa­les afec­ta­dos aguar­dan con si­gi­lo un cam­bio de pos­tu­ra del ex pre­si­den­cia­ble. No les ca­be en la cabeza que se rom­pa un acuer­do así de fá­cil; ni me­nos que se les ba­je una can­di­da­tu­ra a úl­ti­ma ho­ra. Eso se­ría im­pre­sen­ta­ble: la tor­men­ta per­fec­ta. Na­ta­lia Cas­ti­llo in­sis­te en que Mayol la lla­mó pa­ra que se ba­ja­ra; mien­tras él la con­tra­di­ce, afir­man­do es­ta se­ma­na en ra­dio Coope­ra­ti­va que só­lo se to­ma­ron un ca­fé pa­ra co­no­cer­se ( lo que re­sul­tó fá­cil por­que son ve­ci­nos) y plan­tear­le la po­si­bi­li­dad de com­pe­tir. —Creo que las can­di­da­tu­ras del Fren­te Am­plio no son de­ci­sio­nes per­so­na­les. En­ton­ces, en ese en­ten­di­do, a mí no me pa­re­ce que se ne­go­cien en­tre can­di­da­tos, sino que tie­nen que ser pro­duc­to de una de­li­be­ra­ción co­lec­ti­va. Yo me so­me­tí a to­das las ins­tan­cias de de­ci­sión de mi can­di­da­tu­ra, fue apro­ba­da por el par­ti­do y tam­bién en el Fren­te Am­plio. En­ton­ces no me pa­re­ce que me lo ha­ya pe­di­do per­so­nal­men­te, no co­rres­pon­de —ex­pli­ca Cas­ti­llo. En tan­to, Fran­cis­co Fi­gue­roa di­ce que se en­te­ró por Fa­ce­book del anun­cio, el que, afir­ma, no le sor­pren­dió del to­do. “Mayol siem­pre ha es­ta­do me­dia­do por las re­des y po­co por los diá­lo­gos pre­sen­cia­les”, ase­gu­ra. —Es le­gí­ti­mo que él quie­ra ser can­di­da­to a dipu­tado. En abs­trac­to, pue­de in­clu­so lle­gar a ser po­si­ti­vo pa­ra el FA que él ter­mi­ne sien­do can­di­da­to a dipu­tado, pe­ro no ha si­do del to­do ho­nes­to, por­que el Fren­te no le ha prohi­bi­do ir en el dis­tri­to 10. El FA lo que le ha di­cho sim­ple­men­te es que hay me­ses de tra­ba­jo que han con­clui­do en una de­ter­mi­na­da es­tra­te­gia en to­dos los dis­tri­tos, y que si él se quie­re su­mar, en­ho­ra­bue­na si un par­ti­do le da un cu­po en

esa es­tra­te­gia, pen­sa­da en sa­car el ma­yor nú­me­ro de par­la­men­ta­rios. Lo que él quie­re es al­go dis­tin­to: quie­re que el pac­to se reha­ga a su con­ve­nien­cia —di­ce el can­di­da­to de la Iz­quier­da Au­tó­no­ma.

A LA AL­TU­RA DEL CON­FLIC­TO

Pe­ro el ca­so Mayol ofre­ce más in­gre­dien­tes. Así, es­te ca­so se pue­de replicar en otros dis­tri­tos, con otras can­di­da­tu­ras —qui­zás me­diá­ti­ca­men­te atrac­ti­vas—, pe­ro que po­co tie­nen que ver con la iden­ti­dad que pre­ten­de cons­truir el con­glo­me­ra­do más allá de noviembre. Eso, al me­nos, sos- tie­nen quie­nes apun­tan ha­cia la pro­yec­ción ba­jo el aná­li­sis de lo épi­co que sig­ni­fi­ca­ría un triun­fo de Sánchez. Por ello, la po­si­bi­li­dad, por ejem­plo, de que la periodista Pa­me­la Ji­les se pos­tu­le por un cu­po del Par­ti­do Hu­ma­nis­ta, co­mo can­di­da­ta a dipu­tada por el dis­tri­to 12 (La Flo­ri­da, Puen­te Al­to, Pir­que, San Jo­sé de Maipo y La Pin­ta­na) causa es­tu­por den­tro de los fren­team­plis­tas. La de­ci­sión aún no es­tá con­fir­ma­da, pe­ro es una op­ción real, co­men­tan des­de el FA. Su­ma­do a eso, ya se ha­bla de que cer­ca­nos a Mayol quie­ren le­van­tar otra can­di­da­tu­ra fuer­te en Pun­ta Are­nas, pa­ra ha­cer­le el pe­so al ac­tual di-

“El es­pec­tácu­lo que al­gu­nos han da­do por los me­dios ha si­do la­men­ta­ble”, di­ce Ka­ri­na Oliva, vo­ce­ra del Fren­te Am­plio.

pu­tado Ga­briel Bo­ric. Ante ello, la pre­gun­ta que co­mien­za a re­so­nar en las fi­las fren­team­plis­tas es qué ti­po de can­di­da­tos se bus­can, y si pri­ma­rá lo ex­clu­si­va­men­te efec­tis­ta por sobre las con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas. Ahí nue­va­men­te apa­re­ce un pro­ble­ma: la iden­ti­dad. Pa­ra el miem­bro del co­man­do po­lí­ti­co Se­bas­tián Ayl­win, es­ta pre­gun­ta de­be ser cen­tral a la ho­ra de en­con­trar esa iden­ti­dad. —El FA tie­ne que co­men­zar a pre­gun­tar­se qué dipu­tados quie­re que los re­pre­sen­ten en el fu­tu­ro. Ya pa­só el mo­men­to de cre­cer de­sen­fre­na­da­men­te, aho­ra te­ne­mos que pro­yec­tar­nos po­lí­ti­ca­men­te y pa­ra eso es ne­ce­sa­rio po­ner las elec­cio­nes al ser­vi­cio de lo co­lec­ti­vo, no al re­vés —afir­ma el ex di­ri­gen­te es­tu­dian­til. En tan­to, den­tro del FA se es­cu­chan du­ras au­to­crí­ti­cas, que po­co a po­co se ha­cen pú­bli­cas. Jus­ta­men­te, es­te es­ce­na­rio de lu­chas in­ter­nas, per­so­na­lis­mos, cálcu­los elec­to­ra­les es el cán­cer que el Fren­te pre­ten­día ex­tir­par a tra­vés de su dis­cur­so re­no­va­dor de la po­lí­ti­ca. Ka­ri­na Oliva, vo­ce­ra del FA y can­di­da­ta a dipu­tada por el dis­tri­to 12, ha­ce un lla­ma­do al en­ten­di­mien­to. —Te­ne­mos la obli­ga­ción de es­tar a la al­tu­ra de los desafíos. El es­pec­tácu­lo que al­gu­nos han da­do por los me­dios ha si­do la­men­ta­ble. Por el bien de la can­di­da­tu­ra de Bea­triz Sánchez y del FA de­be­mos re­sol­ver de­mo­crá­ti­ca y co­lec­ti­va­men­te es­ta si­tua­ción —afir­ma. Otro di­ri­gen­te apun­ta a lo com­ple­jo que ha re­sul­ta­do mos­trar esa iden­ti­dad. —El fon­do y la ra­zón del FA es al­go que nos ha cos­ta­do ex­pli­car. No somos unos jó­ve­nes a quie­nes se les ocu­rrie­ron ideas nue­vas, sino que es una fuer­za po­lí­ti­ca que se po­si­cio­na en un sen­ti­do. Esa fuer­za po­lí­ti­ca de­be ser ca­paz de de­cir cuál es su horizonte. No es una agru­pa­ción de ilu­mi­na­dos que sien­ten que tie­nen la ra­zón —di­ce el pre­si­den­te de RD, Ro­dri­go Eche­co­par.

BEA­TRIZ ES­PE­RA

Ba­jo ese en­re­do elec­to­ral es­tá hoy el FA. Y los pla­zos apre­mian: an­tes del 21 de agos­to de­ben que­dar las lis­tas olea­das y sa­cra­men­ta­das. Pe­ro, más allá de eso, en la dis­cu­sión in­ter­na ya se ob­ser­va un pa­no­ra­ma com­ple­jo de en­ten­di­mien­to por la vo­rá­gi­ne elec­to­ral. El mie­do de ser un nue­vo Jun­tos Po­de­mos ya cir­cu­la en va­rios al interior del FA, pe­se a los fa­vo­ra­bles nú­me­ros que ha mos­tra­do la can­di­da­ta pre­si­den­cial en las úl­ti­mas en­cues­tas. “Hoy las con­tra­dic­cio­nes del FA pa­re­cen con­ver­ger en el dis­tri­to 10. Pue­de ha­ber un acuer­do y evitarse la con­fron­ta­ción es­ta vez. Pe­ro las di­ver­gen­cias de pro­yec­tos y las lu­chas por la he­ge­mo­nía co­mien­zan a des­pun­tar en el FA y es­tas con­tie­nen un im­por­tan­te po­ten­cial dis­rup­ti­vo”, es­cri­bió el analista Er­nes­to Águi­la en La Ter­ce­ra. Un aná­li­sis que fue leí­do con de­ten­ción en las fi­las fren­team­plis­tas. Te­sis si­mi­lar a la ex­pues­ta en di­ver­sos me­dios por uno de los ideó­lo­gos del FA, Car­los Ruiz, quien ha reite­ra­do la idea de que la lu­cha elec­to­ral pue­de nu­blar la pro­yec­ción po­lí­ti­ca. Es­te es­ce­na­rio se re­fuer­za con lo que al­gu­nos lla­man la en­tra­da de “fuer­zas exó­ge­nas”, que po­co ten­drían que ver con la iden­ti­dad que se pre­ten­de cons­truir. Una prue­ba de ello se­ría la po­si­ble can­di­da­tu­ra de Ji­les. Se­ría im­pre­sen­ta­ble lle­var una can­di­da­ta que lla­mó a vo­tar por Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón, una con­tra­dic­ción vi­tal, afir­ma un di­ri­gen­te. Mien­tras, Bea­triz Sánchez es­pe­ra una pron­ta re­so­lu­ción a es­tos líos in­ter­nos. Tam­bién es­pe­ra la pre­sen­ta­ción del pro­gra­ma pre­si­den­cial que aún se es­tá pro­ce­san­do. To­ma pal­co pa­ra en­trar de una vez a la eta­pa de las ideas, pa­sa­do es­te bo­chorno de los cu­pos y las lis­tas: el de las vie­jas prác­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.