LA DOC­TRI­NA COR­DE­RO

ES EL SE­GUN­DO MI­LI­TAN­TE UDI CON UNA PO­SI­CIÓN DE PE­SO EN LA CAM­PA­ÑA PIÑERISTA, Y EN­TRA CON DOS OB­SE­SIO­NES: LLE­GAR A LA CLA­SE ME­DIA Y LO­GRAR UNA IDEN­TI­DAD PO­LÍ­TI­CA PA­RA LA CEN­TRO­DE­RE­CHA.

Que Pasa - - SUMARIO - Por Ma­ría Eu­ge­nia Fer­nán­dez

Ha­ce vein­te años, sien­do abo­ga­do de la ban­ca­da de dipu­tados UDI, de­cía que sus prin­ci­pa­les ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos es­ta­ban en RN. Eran Se­bas­tián Pi­ñe­ra y An­drés Alla­mand. Pe­ro la vi­da da mu­chas vuel­tas, y de eso sa­be bien Gon­za­lo Cor­de­ro (54). En 2013, pa­ra las pri­ma­rias de la Coa­li­ción por el Cam­bio, el analista fue el prin­ci­pal ase­sor del sa­lien­te mi­nis­tro de De­fen­sa. Una cer­ca­nía que na­ció gra­cias a la amis­tad que lo une con Mar­ce­la Cu­bi­llos, mu­jer del se­na­dor. Y ha­ce tres se­ma­nas, el pro­pio Pi­ñe­ra lo te­le­fo­neó. Le pi­dió asu­mir co­mo di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes de su cam­pa­ña, un car­go es­tra­té­gi­co que a par­tir de sep­tiem­bre lo ten­drá a tiempo com­ple­to en el pi­so 19 de Apo­quin­do 3000, don­de tam­bién es­tá ins­ta­la­do el je­fe po­lí­ti­co, An­drés Chad­wick. Ter­mi­na­rá así con diez años a la cabeza de Azer­ta, agen­cia de co­mu­ni­ca­ción es­tra­té­gi­ca y lobby que fun­dó jun­to a Cris­ti­na Bi­tar y Felipe Ed­wards. Des­de que se hi­zo pú­bli­co su in­gre­so a la cam­pa­ña opo­si­to­ra, y tras la ven­ta de su par­te a sus so­cios, Cor­de­ro re­par­te sus días en­tre am­bas la­bo­res. Aún se nie­ga a sa­car las po­se­sio­nes más que­ri­das que vis­ten su ofi­ci­na, en Vi­ta­cu­ra. En­tre ellas se cuen­tan dos cua­dros de la pe­lí­cu­la El Pa­drino y dos de pe­lí­cu­las wes­tern, fo­tos fa­mi­lia­res y li­bros.

Fi­gu­ra cla­ve de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Joa­quín La­vín en 1999, no par­ti­ci­pó di­rec­ta­men­te de la exi­to­sa ca­rre­ra de Pi­ñe­ra en 2009 ni fue un asi­duo vi­si­tan­te de La Mo­ne­da en esos cua­tro años. Si bien a prin­ci­pios de 2010 se lo tan­teó pa­ra la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes, cues­tión que re­cha­zó, su re­la­ción con el ex man­da­ta­rio es re­cien­te. Nun­ca ha­bían tra­ba­ja­do jun­tos. El año pa­sa­do co­men­zó a par­ti­ci­par pe­rió­di­ca­men­te de al­muer­zos de aná­li­sis po­lí­ti­co en las ofi­ci­nas del ex pre­si­den­te, a los que tam­bién asis­tían per­so­na­li­da­des co­mo Luis La­rraín, Cris­tián La­rrou­let, Ni­co­lás Ver­ga­ra y Fer­nan­do Vi­lle­gas, en­tre otros. Pe­ro la opor­tu­ni­dad se ge­ne­ró jus­to des­pués de la pri­ma­ria del 2 de julio. Al con­ven­ci­mien­to de que, con el triun­fo, se en­tra­ba en una nue­va eta­pa que re­que­ría un re­fuer­zo, se su­mó la eva­lua­ción in­su­fi­cien­te que el equi­po reali­zó del mar­ke­ting y la fran­ja te­le­vi­si­va, ta­reas en­ca­be­za­das por Ma­ría Ire­ne Chad­wick y An­drés Chad­wick Cos­ta. Así es co­mo se ter­mi­nó el acuer­do con Shac­kle­ton, la agen­cia que tu­vo a su car­go la fran­ja, y se de­ci­dió ma­ne­jar el te­ma in­ter­na­men­te. Cor­de­ro, en­ton­ces, tie­ne a su car­go am­bos te­mas, ade­más de las re­des so­cia­les, ela­bo­ra­ción de men­sa­jes y vo­ce­rías par­la­men­ta­rias. Pe­ro sus cer­ca­nos plan­tean que lo que lo mo­ti­vó a acep­tar la ofer­ta de Pi­ñe­ra fue la po­si­bi­li­dad de in­fluir en los con­te­ni­dos y es­tra­te­gia po­lí­ti­ca. Con su in­cor­po­ra­ción, la es­truc­tu­ra de cam­pa­ña se di­fe­ren­cia bas­tan­te de la de 2009. En ese en­ton­ces, la cabeza era Ro­dri­go Hinz­pe­ter, quien ofi­cia­ba de pri­mus

in­ter pa­res. Fer­nan­da Ote­ro ( en­car­ga­da de co­mu­ni­ca­cio­nes e his­tó­ri­ca ase­so­ra del ex man­da­ta­rio), Car­la Mu­ni­za­ga ( pren­sa) y Her­nán La­rraín Mat­te ( mar­ke

ting) le re­por­ta­ban di­rec­ta­men­te, y en es­ca­sas oca­sio­nes in­ter­ve­nían en te­mas po­lí­ti­cos. Los equi­li­brios po­lí­ti­cos tam­bién son dis­tin­tos. Hinz­pe­ter es un re­co­no­ci­do miem­bro de la de­re­cha li­be­ral, con po­co cu­rrí­cu­lum par­ti­da­rio. Ocho años des­pués, es­ta nue­va ca­rre­ra a La Mo­ne­da de Pi­ñe­ra tie­ne co­mo pie­zas cla­ve a dos re­nom­bra­dos mi­li­tan­tes UDI — Chad­wick y Cor­de­ro—, con di­rec­ta in­ci­den­cia en el rumbo de la mis­ma. El tam­bién co­lum­nis­ta es par­te, así, de dos im­por­tan­tes ins­tan­cias de la cam­pa­ña. Los lu­nes asis­te al co­mi­té eje­cu­ti­vo, don­de par­ti­ci­pan Pi­ñe­ra, Chad­wick, Ce­ci­lia Pé­rez, y los se­na­do­res Juan An­to­nio Co­lo­ma (UDI) y Al­ber­to Es­pi­na (RN). Y los jue­ves en­ca­be­za la reunión de co­mu­ni­ca­cio­nes, a la que tam­bién acu­den la ex mi­nis­tra vo­ce­ra, la periodista Fer­nan­da Ote­ro, el je­fe de pren­sa del can­di­da­to, Juan Jo­sé Bru­na, y Mag­da­le­na Pi­ñe­ra Mo­rel. El ex man­da­ta­rio cie­rra el gru­po. Di­ver­sos miem­bros del equi­po opo­si­tor afir­man que en es­tas dos se­ma­nas su mano ya se ha hecho sen­tir, y que su ob­se­sión es la de do­tar de “iden­ti­dad po­lí­ti­ca” y “va­lo­res” al dis­cur­so de Pi­ñe­ra. Sobre to­do al inau­gu­ra­do en es­ta se­gun­da eta­pa, y que tie­ne a la cla­se me­dia al cen­tro. La apa­ri­ción de una en­tre­vis­ta con­jun­ta de Ce­ci­lia Pé­rez y el al­cal­de de La Flo­ri­da, Ro­dol­fo Car­ter, el fin de se­ma­na pa­sa­do en El Mer­cu

rio es un ras­tro del abo­ga­do. “Es­tá ar­man­do un mo­de­lo de ges­tión que dé dis­ci­pli­na en torno a los ejes que per­mi­tan ga­nar en la cla­se me­dia”, afir­ma un dipu­tado muy vin­cu­la­do a la cam­pa­ña. “Gon­za­lo tie­ne ta­len­to es­pe­cial pa­ra pa­sar de

En la úl­ti­ma in­ter­na de la UDI vo­tó por el dipu­tado Jai­me Be­llo­lio, quien per­dió. Su de­sig­na­ción no fue con­sul­ta­da con la ac­tual ti­mo­nel, Jac­que­li­ne van Rys­sel­berg­he.

las ci­fras al re­la­to. Hay que te­ner una o dos ideas fuer­za cen­tra­les, y eso es dis­ci­pli­na y mé­to­do”, agre­ga.

SERENENSE Y GUZMANIANO

Na­ció en La Serena y es hi­jo úni­co del se­gun­do ma­tri­mo­nio que cons­ti­tu­yó su pa­dre, un ca­ra­bi­ne­ro ju­bi­la­do, con su ma­dre, due­ña de ca­sa. Me­dio her­mano del ex ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros Fer­nan­do Cor­de­ro, es­tu­dió en el co­le­gio par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­do Se­mi­na­rio Con­ci­liar de La Serena. Cuan­do ter­mi­nó la en­se­ñan­za me­dia, via­jó a San­tia­go a es­tu­diar Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Chi­le, don­de es­tu­vo tres años. Dio nue­va­men­te la PAA pa­ra in­gre­sar a De­re­cho en la UC en 1987. Siem­pre tra­ba­jó pa­ra cos­tear sus es­tu­dios. La si­tua­ción eco­nó­mi­ca fa­mi­liar nun­ca fue aco­mo­da­da y, has­ta el día de hoy, mi­ra con dis­tan­cia a la eli­te chi­le­na. De sus años en la UC con­ser­va dos gran­des he­ren­cias. La pri­me­ra, un gru­po de ami­gos que has­ta el día de hoy se reúne re­gu­lar­men­te, y al cual per­te­ne­cen Car­los Fron­tau­ra (de­cano de De­re­cho UC), Ra­fael Blan­co (ex coor­di­na­dor de la Re­for­ma Pro­ce­sal Pe­nal y de­cano de De­re­cho UAH), el ex mi­nis­tro Felipe Bul­nes, Juan Car­los Ei­cholz, Ger­mán Con­cha (UDI) y Gon­za­lo Fer­nán­dez (so­cio de Ca­rey). “Nos hi­ci­mos ami­gos tem­pra­na­men­te, a pe­sar de nues­tras di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, que nun­ca dis­mi­nu­ye­ron”, relata Blan­co, ex mi­li­tan­te DC. “Pe­leá­ba­mos har­to, nos enojá­ba­mos y man­dá­ba­mos a la cres­ta, pe­ro cons­trui­mos una amis­tad y re­co­no­ci­mien­to. Nos unía un in­te­rés por la po­lí­ti­ca y el ser­vi­cio pú­bli­co”, aña­de. Blan­co, Fron­tau­ra y Cor­de­ro es­tu­vie­ron jun­tos en el Hos­pi­tal Mi­li­tar la noche del 1 de abril de 1991, cuan­do mu­rió Jai­me Guz­mán. Era su pro­fe­sor de De­re­cho Po­lí­ti­co, y los tres so­lían ir a las co­mi­das que or­ga­ni­za­ba con alum­nos en su de­par­ta­men­to. La re­la­ción con Guz­mán es, pre­ci­sa­men­te, la se­gun­da he­ren­cia que le de­jó su pa­so por la UC. Tras el ase­si­na­to del se­na­dor, Cor­de­ro em­pe­zó a mi­li­tar en la UDI, y de ese par­ti­do pro­vie­nen sus gran­des ami­gos: los ex dipu­tados Da­río Pa­ya y Mar­ce­la Cu­bi­llos y el ex sub­se­cre­ta­rio Mi­guel Flo­res se cuen­tan en­tre ellos. Has­ta el día de hoy, el abo­ga­do con­fie­sa que re­co­no­ce al fun­da­dor del par­ti­do en su pro­pia for­ma­ción. Un com­pa­ñe­ro en uno de sus pri­me­ros tra­ba­jos, co­mo pro­cu­ra­dor en la Cor­fo, re­cuer­da: “En la fa­mi­lia UDI, en que Guz­mán era

el papá, el me­nor de los her­ma­nos era Gon­za­lo. Te­nía has­ta pe­ga­dos los ges­tos”. Fron­tau­ra, tam­bién mi­li­tan­te gre­mia­lis­ta, agre­ga: “Es cer­cano al nú­cleo ori­gi­nal de la UDI, doc­tri­na­ria­men­te ad­hie­re a ese tron­co”. Fue en la pri­me­ra cam­pa­ña pre­si­den­cial de La­vín que pro­bó suer­te con las co­mu­ni­ca­cio­nes, y le gus­tó. De a po­co se in­te­gró al nú­cleo, que com­po­nía Car­los Al­ber­to Dé­lano, Pablo Lon­guei­ra y Fran­cis­co de la Ma­za. In­clu­so se le atri­bu­ye ha­ber idea­do la fa­mo­sa fra­se “lo que im­por­ta son los pro­ble­mas con­cre­tos de la gen­te”, que el en­ton­ces can­di­da­to usó en va­rias oca­sio­nes pa­ra en­fren­tar te­mas pe­lia­gu­dos, co­mo la de­ten­ción de Pi­no­chet en Lon­dres. “Pim­po­neá­ba­mos las res­pues­tas a los pe­rio­dis­tas. Tie­ne una gran des­tre­za, que es de­cir las cosas en cor­to”, re­cuer­da La­vín. “Se trans­for­mó en una per­so­na in­dis­pen­sa­ble. Es aser­ti­vo y te­nía muy buen aná­li­sis de có­mo re­per­cu­ti­ría lo que se de­cía”. El al­cal­de afir­ma que Cor­de­ro tie­ne una ven­ta­ja adi­cio­nal a la ho­ra de ase­so­rar a un pre­si­den­cia­ble: “Es un ti­po muy tran­qui­lo. En una vo­rá­gi­ne así se ne­ce­si­tan per­so­nas que tran­qui­li­cen. Él es re­fle­xi­vo, pau­sa­do y ra­cio­nal”. Su ca­rác­ter pa­cí­fi­co, ma­ni­fies­tan en Chi­le Va­mos, cal­za a la per­fec­ción con el del ex man­da­ta­rio. Tam­bién ayu­dó a La­vín en 2005, cuan­do Pi­ñe­ra fi­nal­men­te trun­có su se­gun­da aven­tu­ra pre­si­den­cial. Hi­zo ca­rre­ra aca­dé­mi­ca en la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo, don­de fue de­cano de De­re­cho, y en 2008 co­men­zó a de­di­car­se en cuer­po y al­ma a las co­mu­ni­ca­cio­nes, al fun­dar Azer­ta. Ase­so­ró can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les y par­ti­dos po­lí­ti­cos en Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Ni­ca­ra­gua y El Sal­va­dor. Y en 2013 hi­zo lo mis­mo con la cam­pa­ña de Alla­mand a la pri­ma­ria, has­ta que Pablo Lon­guei­ra de­ci­dió ir a la com­pe­ten­cia. El se­na­dor RN afir­ma que Cor­de­ro “es una mez­cla ca­si per­fec­ta pa­ra di­ri­gir la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca de una cam­pa­ña pre­si­den­cial: mez­cla por igual agu­de­za po­lí­ti­ca, vi­sión es­tra­té­gi­ca y so­li­dez en los con­te­ni­dos”. Pe­ro no son po­cos quie­nes, den­tro de Chi­le Va­mos, se pre­gun­tan si su in­cor­po­ra­ción al equi­po piñerista con­cre­ta­rá el ries­go que el mis­mo Alla­mand plan­teó an­tes de la pri­ma­ria: que la cam­pa­ña se “de­re­chi­ce”. Por su pro­fun­da rai­gam­bre UDI, hay quie­nes lo til­dan de “dog­má­ti­co”, y re­cuer­dan que en 2006 de­fen­dió la elec­ción in­di­rec­ta den­tro del par­ti­do ver­sus las vo­ces que plan­tea­ban el es­que­ma “un mi­li­tan­te, un vo­to”. En esa épo­ca, ade­más, se mos­tró con­tra­rio a las pri­ma­rias. “Es un UDI-UDI, pe­ro co­mo nun­ca ha si­do di­ri­gen­te tie­ne una ma­yor dis­tan­cia, in­de­pen­den­cia y li­ber­tad”, di­ce, por el con­tra­rio, un ín­ti­mo ami­go su­yo. “Gon­za­lo es mo­de­ra­do y prag­má­ti­co. Se cap­ta que una co­sa es la cam­pa­ña a la pri­ma­ria y otra a la pri­me­ra y se­gun­da vuel­ta. Pe­ro to­das las elec­cio­nes se ga­nan en el cen­tro, y eso lo tie­ne cla­rí­si­mo”, afir­ma un di­ri­gen­te UDI. Blan­co des­ta­ca que “tie­ne ideas pro­pias, no an­da co­pian­do ni bus­can­do a otros re­fe­ren­tes. Tie­ne una po­si­ción que ha cons­trui­do a par­tir de su pro­pio pen­sa­mien­to, lo que lo ha­ce bas­tan­te li­bre a pe­sar de su do­mi­ci­lio y su pen­sa­mien­to li­be­ral de de­re­cha”. En la úl­ti­ma elec­ción in­ter­na de la UDI, Cor­de­ro apo­yó y vo­tó por el dipu­tado Jai­me Be­llo­lio, quien per­dió. Su de­sig­na­ción no fue con­sul­ta­da con la ac­tual ti­mo­nel, la se­na­do­ra Jac­que­li­ne van Rys­sel­berg­he. En la tien­da ase­gu­ran que se en­te­ró por la pren­sa.

BUS­CAN­DO UNA IDEN­TI­DAD

“El go­bierno ha te­ni­do una ges­tión ex­ce­len­te, pe­ro no ha

po­di­do cons­truir un dis­cur­so que le dé pro­yec­ción a un pro­yec­to po­lí­ti­co”. Así ana­li­za­ba Cor­de­ro el tér­mino del pe­rio­do de Pi­ñe­ra tras la de­rro­ta pre­si­den­cial. “El pri­mer desafío es vol­ver a cons­truir y de­fen­der un pro­yec­to po­lí­ti­co pro­pio. Y si eso im­pli­ca de­fen­der po­si­cio­nes im­po­pu­la­res, hay que ha­cer­lo”, di­jo a La Se­gun­da. Sus cer­ca­nos afir­man que su tra­ba­jo es jus­ta­men­te “do­tar de iden­ti­dad po­lí­ti­ca” a la cam­pa­ña, pa­ra que ten­ga pro­yec­ción. Bus­car el an­sia­do re­la­to que tan­to pe­nó en­tre 2010 y 2014, an­cla­do en va­lo­res que reivin­di­ca la cen­tro­de­re­cha an­glo­sa­jo­na, co­mo la li­ber­tad, el mé­ri­to, el pro­gre­so in­di­vi­dual y mo­vi­li­dad so­cial. Aun­que es un con­ser­va­dor, el abo­ga­do ha plan­tea­do una vi­sión abier­ta sobre lo que su sec­tor de­be ha­cer pa­ra lo­grar una ma­yor pro­yec­ción po­lí­ti­ca. “La cen­tro­de­re­cha tam­bién tie­ne que tra­ba­jar mu­cho más su ca­pa­ci­dad de cons­truir alian­zas. Eso re­quie­re un mí­ni­mo co­mún de­no­mi­na­dor, un nú­cleo co­mún de con­vic­cio­nes que to­dos es­te­mos de acuer­do en de­fen­der”, di­jo en 2013. Al­go que, cuen­tan en el pi­ñe­ris­mo, man­tie­ne has­ta hoy, por lo que no con­si­de­ra co­mo pro­ble­má­ti­cos los te­mas va­ló­ri­cos. “De­be ser un mí­ni­mo co­mún eco­nó­mi­co-so­cial, que sea la ba­se del desa­rro­llo. Eso de­ja fue­ra ele­men­tos va­ló­ri­cos, la his­to­ria de ca­da uno. Si nos des­ca­li­fi­ca­mos al plan­tear nues­tras di­fe­ren­cias en eso, es im­po­si­ble una alian­za po­lí­ti­ca”, ma­ni­fes­tó en la mis­ma en­tre­vis­ta. Pa­ra ello, plan­tea tam­bién la ne­ce­si­dad de que la cen­tro­de­re­cha con­quis­te a la cla­se me­dia, y no con­cen­tre sus fuer­zas en los sec­to­res al­tos y ba­jos. En eso, afir­ma un cer­cano su­yo, ayuda su pro­pia his­to­ria. “Cuan­do ha­blas de me­ri­to­cra­cia, Gon­za­lo lo en­car­na”, di­ce un di­ri­gen­te UDI. La do­ble en­tre­vis­ta a Pé­rez y Car­ter va en esa lí­nea, afir­man en el co­man­do. “Cor­de­ro lle­gó a po­ner­le ca­ras y con­te­ni­do a nues­tro dis­cur­so de la cla­se me­dia”, di­ce un dipu­tado muy in­vo­lu­cra­do. Un pro­ce­so len­to, que in­clu­ye tam­bién cam­biar la es­té­ti­ca y los men­sa­jes, y agre­gar nue­vos vo­ce­ros. Se­gún cuen­ta un im­por­tan­te ex clien­te su­yo en Azer­ta, “él tie­ne una ob­se­sión con la cla­se me­dia. Su vi­sión es que el mo­de­lo de desa­rro­llo es­tá arrai­ga­do en la cla­se me­dia, y su ob­se­sión es ir siem­pre al te­ma de los prin­ci­pios, pe­ro pre­gun­tán­do­se ¿có­mo ex­pli­car­lo a la se­ño­ra del me­tro pa­ra que to­dos lo en­tien­dan?”. Par­te de eso se vio la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do Pi­ñe­ra pre­sen­tó su pro­pues­ta de pen­sio­nes. En ella hi­zo un fuer­te hin­ca­pié en el sig­ni­fi­ca­do de la ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual pa­ra ese sec­tor, y la vin­cu­ló a la pro­pie­dad y a la li­ber­tad de ele­gir. Mu­chos vie­ron ahí la mano de Cor­de­ro, quien ade­más apro­bó el du­ro en­fren­ta­mien­to en que el ex je­fe de Es­ta­do se en­fras­có con el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés. Un al­to di­ri­gen­te de Chi­le Va­mos re­su­me la ta­rea del abo­ga­do: “Que el can­di­da­to se to­me sus tiem­pos y se sal­ga po­co del li­bre­to. Ate­rri­zar lo de la cla­se me­dia pro­te­gi­da, pre­pa­rar bien los de­ba­tes pa­ra que no se re­pi­ta el bo­chorno de la pri­ma­ria y lo­grar una fran­ja más arries­ga­da”. En la opo­si­ción ya apues­tan por cuá­les se­rán los de­rro­te­ros del analista de ga­nar Pi­ñe­ra la Pre­si­den­cia. Mien­tras al­gu­nos afir­man que se­ría un “muy buen vo­ce­ro, al estilo de Fran­cis­co Vidal en su di­men­sión di­dác­ti­ca”, otros creen que su la­bor es­ta­ría en una Se­com po­de­ro­sa, “al estilo Car­va­jal en el pri­mer go­bierno de Ba­che­let”.[

Sus cer­ca­nos di­cen que su tra­ba­jo es “do­tar de iden­ti­dad po­lí­ti­ca” a la cam­pa­ña, pa­ra que ten­ga pro­yec­ción. Bus­car el an­sia­do re­la­to que tan­to pe­nó en­tre 2010 y 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.