UN CU­LE­BRÓN VE­NE­ZO­LANO

Des­de que el cha­vis­mo lle­gó al po­der, la in­dus­tria de las te­le­se­ries ca­yó de 12 pro­duc­cio­nes a una o dos por año. Fue la cri­sis la que se con­vir­tió en la te­le­se­rie fa­vo­ri­ta del mun­do po­lí­ti­co.

Que Pasa - - SUMARIO - Por Evelyn Er­lij

Pa­ra la po­lí­ti­ca chi­le­na, la cri­sis en Ve­ne­zue­la es más que un me­lo­dra­ma car­ga­do de ideo­lo­gía: es una suer­te de es­pe­jo tri­za­do en el que se re­fle­ja nues­tro pro­pio pa­sa­do. No só­lo de pe­tró­leo vi­ve Ve­ne­zue­la: ade­más de pro­du­cir ído­los del ro­man­ce tro­pi­cal co­mo el “Pu­ma” Rodríguez, Fran­co de Vi­ta y Ri­car­do Mon­ta­ner, la na­ción ca­ri­be­ña ha ex­por­ta­do al­gu­nas de las te­le- no­ve­las más po­pu­la­res de la his­to­ria. El me­jor ejem­plo es Kas­san­dra (1992), ga­na­do­ra del ré­cord Guin­ness por ser el cu­le­brón más vis­to en el mun­do y éxi­to ab­so­lu­to en Eu­ro­pa del Es­te, don­de, se­gún di­cen, fue un bál­sa­mo du­ran­te esa ma­ra­ña inex­tri­ca­ble co­no­ci­da co­mo Gue­rra de los Bal­ca­nes. Des­de que el cha­vis­mo lle­gó al po­der, por allá por 1999, la in­dus­tria de las co­me­dias (en len­gua­je de se­ño­ra) ca­yó de 12 pro­duc­cio­nes a una o dos por año, pe­ro es co­sa de ver las no­ti­cias pa­ra de­du­cir que ese país aún des­pier­ta sed de me­lo­dra­ma: en Chi­le, al me­nos, la cri­sis de Ve­ne­zue­la se con­vir­tió en la te­le­se­rie fa­vo­ri­ta del mun­do po­lí­ti­co. Es co­mo cuan­do to­dos veían Fat­ma­gül o

El sul­tán y al­cahue­tea­ban los epi­so­dios nue­vos: se­na­do­res, dipu­tados, mi­nis­tros, can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y pe­rio­dis­tas lo­ca­les co­men­tan ca­da en­tre­ga del dra­ma ve­ne­zo­lano co­mo si fue­se un cu­le­brón, co­mo si to­do se re­du­je­ra a un hé­roe con­tra un vi­llano y a una so­la pre­gun­ta ca­paz de re­sol­ver el mis­te­rio: ¿el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro es de­mo­cra­cia o dic­ta­du­ra? El de­ba­te ha apa­re­ci­do en me­dios de to­do el mun­do, pe­ro en el con­tex­to chi­leno hay al­go que ha­ce rui­do, al­go que re­mi­te a lo que el in­ves­ti­ga­dor Ale­xan­der Wil­de, ex­per­to en De­re­chos Hu­ma­nos, lla­ma “irrup­cio­nes de la me­mo­ria”, es de­cir, he­chos que asal­tan la con­cien­cia na­cio­nal y evo­can un pa­sa­do po­lí­ti­co to­da­vía pre­sen­te. La te­sis es sim­ple: cuan­do en Chi­le se ha­bla de la cri­sis en Ve­ne­zue­la se ha­ce des­de la his­to­ria pro­pia, es­ta­llan pro­ble­mas se­mán­ti­cos irre­suel­tos y ar­den he­ri­das por las que aún es­cu­rre el pa­sa­do po­lí­ti­co. Es co­sa de oír a Her­nán La­rraín, se­na­dor de la UDI, pre­gun­tar­se qué go­bierno “se to­ma los tribunales, clau­su­ra pren­sa, per­si­gue pe­rio­dis­tas, en­car­ce­la opo­si­to­res, bus­ca ce­rrar el Con­gre­so y aplas­ta mo­vi­li­za­cio­nes”, o bas­ta con es­cu­char a Gior­gio Jack­son de­cir que Ve­ne­zue­la es una “de­mo­cra­cia pro­ce­di­men­tal, res­trin­gi­da e in­su­fi­cien­te”, y al periodista Daniel Ma­ta­ma­la re­pro­char­le el “mis­mo do­ble es­tán­dar de la vie­ja iz­quier­da chi­le­na”. La cues­tio­na­da elec­ción de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y el ata­que a una ba­se mi­li­tar en Ve­ne­zue­la abrió una nue­va tem­po­ra­da de esa te­le­se­rie po­lí­ti­ca: pa­ra la de­re­cha chi­le­na —que al ha­blar de dic­ta­du­ra se pa­sea sin pu­dor por un sa­lón de es­pe­jos—, Ve­ne­zue­la se con­vir­tió en una ban­de­ra pa­ra exi­gir una suer­te de em­pa­te mo­ral; pa­ra la iz­quier­da, los dis­cur­sos del cha­vis­mo son el re­na­cer de un lé­xi­co des­ac­ti­va­do de un pa­ra­dig­ma ven­ci­do en el que te­nía sen­ti­do ha­blar de pue­blo y lu­cha de cla­ses. El len­gua­je sa­ca a la luz lo que se quie­re ocul­tar de for­ma de­li­be­ra­da o in­cons­cien­te, es­cri­bió el fi­ló­lo­go ale­mán Vic­tor Klem­pe­rer, y las lec­tu­ras que des­de Chi­le se ha­cen de la cri­sis ve­ne­zo­la­na ha­blan de un me­lo­dra­ma irre­suel­to: el cu­le­brón de nues­tra pro­pia his­to­ria.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.