DRA­GO­NES Y FAN­TAS­MAS

Al­gu­nos po­lí­ti­cos chi­le­nos a ve­ces re­pre­sen­tan pa­ra sí mis­mos es­ce­nas de Hou­se of Cards y Ga­me of Th­ro­nes.

Que Pasa - - SUMARIO - Por Ál­va­ro Bi­sa­ma

Pa­ra al­gu­nos, lo que su­ce­de por es­tos días el do­min­go por la noche en la te­le nos re­sul­ta al­go fas­ci­nan­te: só­lo pa­san 40 mi­nu­tos en­tre el fin de Jue­go de tro­nos y el co­mien­zo de To­le­ran­cia Ce­ro. An­tes era me­nos tiempo ( los pro­gra­mas iban a la mis­ma ho­ra) pe­ro es­tá ahí la ten­ta­ción de ver­los co­mo un so­lo pro­gra­ma, ade­más de la ilu­sión más o me­nos ob­via de pen­sar la po­lí­ti­ca chi­le­na co­mo un es­ce­na­rio pa­re­ci­do al Wes­te­ros de la serie, tra­tan­do de iden­ti­fi­car qué po­lí­ti­cos chi­le­nos po­drían es­tar en el re­la­to fas­ci­nan­te y san­gui­no­len­to que HBO emi­te ca­da se­ma­na. Lo an­te­rior es una aso­cia­ción ca­si au­to­má­ti­ca, una es­pe­cie de com­pe­ten­cia de tri­via tan fá­cil y frus­tran­te. Por mi la­do, a ve­ces su­pon­go que en la in­ti­mi­dad al­gu­nos po­lí­ti­cos chi­le­nos ha­cen cos­play pri­va­dos y re­pre­sen­tan pa­ra sí mis­mos es­ce­nas de Hou­se of Cards y Ga­me of

Th­ro­nes. En esa fic­ción, la in­son­da­ble pro­fun­di­dad de los es­pe­jos de sus ha­bi­ta­cio­nes per­mi­te que los po­lí­ti­cos chi­le­nos sean par­tí­ci­pes de un dra­ma (el del mun­do de las se­ries de TV) don­de lo que ha­cen tie­ne al­go de pe­so o de sen­ti­do mien­tras se vis­ten de héroes o ma­gos o dra­go­nes o es­cla­vos o pre­si­den­tes o pri­me­ras da­mas de Es­ta­dos Uni­dos. Pien­so en eso los do­min­gos, cuan­do pa­so del ca­ble a Chi­le­vi­sión y me que­do asom­bra­do de có­mo los dos pro­gra­mas pue­den ser leí­dos co­mo fic­cio­nes de po­der que es­ta­ble­cen va­sos co­mu­ni­can­tes, que se con­ti­núan al mo­do de es­ta­cio­nes de una mis­ma ilu­sión, co­mo si el po­der fue­se una fan­ta­sía te­le­vi­si­va en vez de al­go real. El do­min­go pa­sa­do aque­llo me vino a la cabeza cuan­do vi a Gu­ten­berg Mar­tí­nez en To­le­ran­cia Ce­ro. Mar­tí­nez fue des­cri­to co­mo una suer­te de po­der de­trás de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, al que se le po­dría apli­car ese vie­jo ró­tu­lo con­cer­ta­cio­nis­ta de “fác­ti­co”. To­do fue pre­de­ci­ble en la en­tre­vis­ta, sobre to­do a par­tir de las pre­gun­tas sobre el lu­gar de la DC en el mun­do po­lí­ti­co, Ve­ne­zue­la y el de­ba­te bi­za­rro sobre el “es­tán­dar éti­co” del par­ti­do, esa idea que Ca­ro­li­na Goic sa­có de­ba­jo de la man­ga al mo­do de una épi­ca ter­mi­nal y cu­yo sen­ti­do es bas­tan­te más pe­des­tre: to­mar el con­trol de una nó­mi­na par­la­men­ta­ria de un par­ti­do don­de no só­lo co­rre la can­di­da­tu­ra de Ri­car­do Rin­cón (a es­tas al­tu­ras tan inex­pli­ca­ble co­mo la exis­ten­cia de los rep­ti­lia­nos) sino, por ejem­plo, la de Mar­ce­la La­bra­ña, ab­so­lu­ta- men­te en­lo­da­da gra­cias a su ac­tua­ción co­mo di­rec­to­ra del Se­na­me al de­cir que Li­set­te Vi­lla se había muer­to “de pena”. Mar­tí­nez es­ta­ba ahí, en el set, pa­ra dar cuen­ta de to­do eso mien­tras lo pre­sen­ta­ban co­mo una suer­te de pa­drino y maes­tro de la cons­pi­ra­ción. Él con­tes­ta­ba to­do con des­pre­cio y ca­ra de as­co, co­mo si por un ra­to le hi­cie­se el fa­vor a la ciu­da­da­nía en sa­lir de las sombras pa­ra en­fren­tar una luz mo­les­ta. Ac­tor de un pre­sun­to dra­ma de re­yes (que era más bien un

sketch de Mo­ran­dé con Com­pa­ñía) del que los pa­ne­lis­tas ni si­quie­ra se die­ron por en­te­ra­dos, le pa­só lo que le su­ce­de a bue­na par­te de los in­vi­ta­dos al pro­gra­ma. Se con­vir­tió en otro fan­tas­ma men­di­can­te que ve­nía, en el pri­me del do­min­go, a es­tru­jar las úl­ti­mas mi­ga­jas de po­der co­mo si el pro­gra­ma fue­se una pie­za lle­na de tro­feos que visitar an­tes de re­sig­nar­se al ol­vi­do. Es el efec­to del pro­gra­ma ca­si siem­pre, aun­que tra­te de re­no­var­se: quien va ahí co­rre el ries­go de pa­re­cer ob­so­le­to. Con Mar­tí­nez pa­só lo mis­mo pues, sal­vo a la DC, a na­die le in­tere­sa mu­cho lo que di­ga des­de ha­ce más de una dé­ca­da, cuan­do en el go­bierno de La­gos, Mi­che­lle Ba­che­let re­ven­tó to­da op­ción pre­si­den­cial de su es­po­sa, So­le­dad Al­vear, y con eso sa­cu­dió cual­quier op­ción del mun­do po­lí­ti­co que la pa­re­ja re­pre­sen­ta­ba. Ese fue el mo­men­to en que sa­lie­ron de es­ce­na pa­ra siem­pre, cuan­do tu­vie­ron que ha­cer de tri­pas co­ra­zón y acep­tar mi­nis­te­rios, son­reír en la fo­to, su­mer­gir­se en las sombras pa­ra con-

tem­plar có­mo Ba­che­let se con­ver­tía en un sím­bo­lo más po­de­ro­so de lo que ellos ha­bían si­do ja­más, có­mo era ca­paz de con­cen­trar sobre sí mis­ma el pe­so de la me­mo­ria pa­ra de­jar­los vi­vien­do a per­pe­tui­dad en una se­gun­da lí­nea, mi­ran­do des­de fue­ra có­mo to­do pa­ra lo que se ha­bían pre­pa­ra­do (el po­der, el país, un lu­gar en la His­to­ria) iba a ma­nos de otros. Y de ahí no hay vuel­ta. Por más que la vi­si­ta de Mar­tí­nez a To­le­ran­cia Ce­ro pu­die­se ser leí­da co­mo una suer­te de ho­me­na­je cre­pus­cu­lar a un pa­tri­cio del par­ti­do, tam­bién pa­re­ce un efec­to co­la­te­ral de la co­me­dia bo­ba que la DC re­pre­sen­ta aho­ra mis­mo que es­tá sus­cri­bien­do un pac­to con dos par­ti­dos pro­cha­vis­tas, pro­po­nien­do can­di­da­tu­ras im­pre­sen­ta­bles y re­ci­bien­do la ne­ga­ti­va de fi­gu­ras his­tó­ri­cas pa­ra ir en la lis­ta par­la­men­ta­ria. Lo que que­da­ba en el ai­re era la dis­tan­cia en­tre los he­chos y la per­cep­ción de los mis­mos, al­go que an­tes que Jue­go de Tro­nos me re­cor­dó un poe­ma que Ar­man­do Uri­be pu­bli­có en 1999 a mo­do de dia­tri­ba, pe­ro que pue­de leer­se ca­si co­mo una pro­fe­cía : “a los que se de­cla­ran ca­tó­li­cos cris­tia­nos / se ha­cen ca­pi­llas en sus ca­sas, a us­te­des los muy va­nos / que tie­nen ex­pe­rien­cias mís­ti­cas pe­ro pú­bli­cas, / no­so­tros les de­ci­mos, los po­bres que re­tru­can / en el si­len­cio: es­pé­ren­se no más al­gu­nos años y ve­rán, ve­rán”.[

A na­die le in­tere­sa mu­cho lo que di­ce (Gu­ten­berg Mar­tí­nez) cuan­do, des­de ha­ce más de una dé­ca­da, Mi­che­lle Ba­che­let re­ven­tó to­da op­ción pre­si­den­cial de So­le­dad Al­vear, su es­po­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.