Abor­da, por ejem­plo, que el aco­so o el abu­so no só­lo debe ocu­rrir en las de­pen­den­cias de la uni­ver­si­dad pa­ra de­nun­ciar.

Que Pasa - - ACTUALIDADQP -

su uni­ver­si­dad au­men­ta­ban con los días. En­ton­ces, de­ci­dió ha­cer al­go. Te­nía fo­tos, te­nía men­sa­jes de tex­to don­de él le re­co­men­da­ba cu­brir esas he­ri­das, don­de se reía y de­cía que no se ha­bía da­do cuen­ta. Ca­mi­la lo de­nun­ció en su uni­ver­si­dad, una de las po­cas que cuen­tan con un pro­to­co­lo pa­ra es­tos ca­sos. En­tre­gó prue­bas, con­tó la his­to­ria una y otra vez. Pe­ro pa­sa­ron me­ses pa­ra sa­ber qué ocu­rría con su ca­so. Has­ta que fue a pre­gun­tar. —Re­cuer­do la ca­ra, el tono de la voz de la per­so­na que me di­jo “sin­ce­ra­men­te, se nos fue avi­sar­te” —di­ce. Cua­tro días des­pués de la de­nun­cia, ha­bían des­es­ti­ma­do el ca­so por no ocu­rrir en las de­pen­den­cias de la uni­ver­si­dad. Sin em­bar­go, la per­so­na a car­go le ase­gu­ró que abri­rían el ca­so pa­ra ver cios uni­ver­si­ta­rios es fun­da­men­tal: so­cia­li­zar la pro­ble­má­ti­ca, trans­mi­tir en el sa­ber que es­to exis­te, y va­li­dar­lo. Si bien con­tar con pro­to­co­los es un avan­ce, es cru­cial ir más allá: — Si no tenemos una so­cie­dad que in­cor­po­re es­to co­mo una reali­dad, que sig­ne a la vio­len­cia de gé­ne­ro co­mo un pro­ble­ma es­truc­tu­ral, tenemos mu­cho años más pa­ra avan­zar.

***

Da­nie­la es­tá quie­ta. No se mue­ve, aun­que su men­te se lo pi­de. Él re­co­rre su cuer­po, mien­tras ella llo­ra en si­len­cio. De pron­to, co­mien­za a sa­car­se la ro­pa. Ella, im­pá­vi­da, di­ce que su­po que la iba a vio­lar. Sin em- su al­to car­go en la es­fe­ra es­tu­dian­til por par­te de su par­ti­do de mi­li­tan­cia. La de­nun­cia for­mal nun­ca la pu­do rea­li­zar. Su uni­ver­si­dad no con­ta­ba —hoy es­tá en pro­ce­so— con un pro­to­co­lo pa­ra ac­tuar en es­tos ca­sos. —Cuan­do al­guien es­tá to­can­do tu cuer­po, cuan­do tie­nen más fuer­za que tú, cuan­do es­tás sien­do ata­ca­da, es muy di­fí­cil sa­ber qué ha­cer. Te pi­den prue­bas, pe­ro no hay mar­cas fí­si­cas de lo que él me hi­zo. Fue muy di­fí­cil creer­me a mí mis­ma, de­cir­me víc­ti­ma —di­ce. Me­ses des­pués se ha­ría pú­bli­ca otra de­nun­cia en su con­tra, es­ta vez en la uni­ver­si­dad. Sin em­bar­go, él, al po­co tiem­po, ter­mi­na­ría su ca­rre­ra y de­ja­ría la uni­ver­si­dad. Hoy es­tá li­bre.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.