EL CA­PI­TAL

150 AÑOS DE UNA FAL­SA PRO­FE­CÍA

Que Pasa - - NEGOCIOS - Por Phi­lip Plic­kert, economista, des­de Fránc­fort.

SOR­PREN­DE QUE AÚN HA­YA SEC­TO­RES IN­TE­LEC­TUA­LES QUE DE­FIEN­DEN A MARX, YA SEA EN EU­RO­PA O EN CHI­LE, DON­DE PAR­TI­DOS PO­LÍ­TI­COS Y CAN­DI­DA­TOS PRE­SI­DEN­CIA­LES SE INS­PI­RAN EN SUS ES­CRI­TOS PA­RA ATA­CAR LAS “MAL­DA­DES DEL CA­PI­TA­LIS­MO” Y PRO­PO­NER FA­LLI­DAS RE­CE­TAS PA­RA INS­TAU­RAR EL PA­RAÍ­SO TE­RRE­NAL.

Un gran economista o el res­pon­sa­ble in­te­lec­tual de mi­llo­nes de muer­tes. Un ge­nio o un in­te­lec­tual ra­ro. La dis­cu­sión en torno a Karl Marx y su obra con­fron­ta dos for­mas de ver el mun­do. Pa­ra mu­chos, Marx es uno de los más gran­des eco­no­mis­tas de to­dos los tiem­pos. Sin du­da su obra mar­có el rum­bo del si­glo XX, cuan­do va­rios go­bier­nos adop­ta­ron el mar­xis­mo, ca­si siem­pre adap­ta­do por otros lí­de­res, como Le­nin o Mao. En Ma­ni­fies­to Co­mu­nis­ta, pu­bli­ca­do en 1848, Marx y Frie­drich En­gels se­ña­lan que el co­ra­zón de su mo­de­lo es aca­bar con la pro­pie­dad pri­va­da y re­em­pla­zar­lo con un sis­te­ma de pro­pie­dad co­lec­ti­va de los me­dios de pro­duc­ción. Pe­ro en to­dos los paí­ses don­de se ha im­ple­men­ta­do, es­te sis­te­ma ha fra­ca­sa­do, de­jan­do siem­pre nu­me­ro­sas víc­ti­mas. Pen­sa­dor me­ticu­loso, in­ves­ti­ga­dor y es­cri­tor, Marx ma­du­ró su obra por mu­cho tiem­po. El fi­ló­so­fo y pe­rio­dis­ta de iz­quier­da ra­di­cal na­ció en 1818, en la ciu­dad ale­ma­na de Trier, y tras vi­vir en Pa­rís y Bruselas, se exi­lió en Lon­dres des­de 1849. Dos años des­pués es­cri­bía a En­gels: “Creo que en cin­co se­ma­nas ha­bré ter­mi­na­do con es­ta mier­da eco­nó­mi­ca”. En reali­dad, tu­vo que es­pe­rar mu­cho más. El pri­mer to­mo de El Ca­pi­tal no apa­re­ció sino ca­si 20 años des­pués. Pe­ro el pro­yec­to, pen­sa­do en seis to­mos, que­dó in­con­clu­so. Marx, quien mu­rió en 1883, de­jó otros dos li­bros ter­mi­na­dos; y un cuar­to to­mo fue pu­bli­ca­do en 1910 por Karl Kautsky, en ba­se a los ma­nus­cri­tos del economista.

El Ca­pi­tal no es una lec­tu­ra fá­cil. Mi­llo­nes de per­so­nas que, vo­lun­ta­ria­men­te u obli­ga­das a es­tu­diar el mar­xis­mo, han leí­do la obra, ter­mi­nan pre­gun­tán­do­se qué qui­so de­cir su au­tor real­men­te. In­clu­so el pro­pio au­tor se que­ja­ba de que ha­bía mu­cha con­fu­sión y ma­la in­ter­pre­ta­ción en­tre sus pro­pios se­gui­do­res. En un re­su­men ex­tre­ma­da­men­te sim­pli­fi­ca­do, Marx plan­tea que el va­lor de un pro­duc­to es de­ter­mi­na­do por el “tra­ba­jo vi­vo” que se re­quie­re en su pro­ce­so de pro­duc­ción. Pe­ro, el ca­pi­ta­lis­ta pa­ga al tra­ba­ja­dor un sa­la­rio que al­can­za só­lo pa­ra sub­sis­tir, así to­do lo que pro­du­ce en un lar­go día de tra­ba­jo pue­de con­tar­se como plus­va­lía. El ca­pi­ta­lis­ta, afir­ma Marx, es­tá ba­jo cons­tan­te pre­sión pa­ra au­men­tar sus ga­nan­cias (“sed vam­pí­ri­ca de san­gre de tra­ba­jo vi­vo”) pa­ra no ser es­tru­ja­do por el mer­ca­do. Por eso el in­cen­ti­vo por acu­mu­lar ca­pi­tal y re­du­cir cos­tos, aun­que es­to im­pli­que des­pe­dir tra­ba­ja­do­res y re­em­pla­zar­los por má­qui­nas. Pe­ro al ha­cer es­to des­apa­re­ce la fuen­te de plus­va­lía (el tra­ba­ja­dor), lo que lle­va a una caí­da de las uti­li­da­des. Es­to con­du­ce a cri­sis ca­da vez más pro­fun­das, en que los gran­des ca­pi­ta­lis­tas ter­mi­nan de­vo­ran­do a los más pe­que­ños (“Ca­da ca­pi­ta­lis­ta ma­ta a mu­chos otros”). Así se pro­du­ce la con­cen­tra­ción del ca­pi­tal, el des­em­pleo y el em­po­bre­ci­mien­to de los tra­ba­ja­do­res au­men­tan. Lo que sigue ne­ce­sa­ria­men­te es la re­vo­lu­ción. “Los ex­pro­pia­do­res se­rán ex­pro­pia­dos”, afir­ma la co­no­ci­da fra­se en que Marx, como un pro­fe­ta, an­ti­ci­pa el fin del ca­pi­ta­lis­mo. ¿Pe­ro qué sigue tras la re­vo­lu­ción? Marx no es­cri­bió ca­si na­da so­bre có­mo de­be­ría fun­cio­nar un mo­de­lo eco­nó­mi­co so­cia­lis­ta o co­mu­nis­ta. En la reali­dad, to­dos los in­ten­tos han fra­ca­sa­do, ca­si siem­pre por los mis­mos erro­res: mo­de­los de pla­ni­fi­ca­ción equi­vo­ca­dos, muy po­cos in­cen­ti­vos pa­ra pro­du­cir y muy po­ca in­no­va­ción. El me­jor ejem­plo es­tá en Ale­ma­nia, cu­na de Marx. Tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial el país fue di­vi­di­do en dos. Ale­ma­nia Oc­ci­den­tal im­ple­men­tó un mo­de­lo ca­pi­ta­lis­ta, la Orien­tal, uno so­cia­lis­ta. A pe­sar de ha­ber partido con con­di­cio­nes si­mi­la­res, años des­pués la RDA, en la que vi­vió la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, era mu­cho me­nos pro­duc­ti­va y su ni­vel de bie­nes­tar equi­va­len­te a un ter­cio al de su par de Oc­ci­den­te. A es­to, ade­más, hay que su­mar la pri­va­ción de li­ber­ta­des y re­pre­sión, que ha­cían de la RDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.