Es po­si­ble dis­tin­guir a re­co­no­ci­mien­to cons­ti­tu­cio­nal co­mo una na­ción di­fe­ren­cia­da.

Que Pasa - - ACTUALIDAD -

que aten­tan en con­tra de las in­ves­ti­ga­cio­nes. Y la for­ma de ac­tuar de la po­li­cía es uno de ellas. El prin­ci­pal pro­ble­ma es la ex­tre­ma di­fi­cul­tad pa­ra tra­du­cir la in­for­ma­ción re­si­dual de in­te­li­gen­cia en prue­bas dig­nas de ser pre­sen­ta­das en un jui­cio oral por los fis­ca­les. Es­tos, a su vez, tra­tan de no arries­gar­se con ca­sos dé­bi­les. So­bre to­do, en una ju­ris­dic­ción co­no­ci­da por ser ga­ran­tis­ta con los impu­tados ma­pu­ches. De esa for­ma, al me­nos, lo re­co­no­cen ex­trao­fi­cial­men­te fis­ca­les y abo­ga­dos. —Y se en­tien­de —argumenta un pro­fe­sio­nal que pi­dió re­ser­va de su nombre—. Los jue­ces son per­so­na­jes co­no­ci­dos. Las au­dien­cias son pú­bli­cas. Son per­so­nas que vi­ven en las mis­mas ciu­da­des o pue­blos exi­gen­cias son ma­yo­res pa­ra es­te ti­po de de­li­tos que pa­ra los co­mu­nes. A lo an­te­rior se su­ma que no exis­ten he­rra­mien­tas le­ga­les es­pe­cia­les que fa­ci­li­ten el tra­ba­jo in­ves­ti­ga­ti­vo en te­rreno. La ac­tual le­gis­la­ción an­ti­te­rro­ris­ta chi­le­na no con­tem­pla, por ejem­plo, la fi­gu­ra del agen­te en­cu­bier­to, co­mo sí lo ha­ce la Ley de Dro­gas o la de Tra­ta de Per­so­nas. Las fuen­tes con­sul­ta­das di­cen, tam­bién, que exis­te po­co pi­so po­lí­ti­co pa­ra que ac­túe la po­li­cía. Se­ña­lan que, al rea­li­zar pro­ce­di­mien­tos en las co­mu­ni­da­des, de­ben te­ner su­mo cui­da­do de no pro­vo­car con­flic­tos ma­yo­res. Que uti­li­zan ba­las de go­ma pa­ra en­fren­tar­se a per­so­nas ar­ma­das con pro­yec­ti­les de ver­dad. Y, por mud Aleuy, or­de­nó a la po­li­cía uni­for­ma­da ini­ciar una in­ves­ti­ga­ción pa­ra acla­rar los he­chos. Al fi­nal, el re­cur­so de am­pa­ro fue re­cha­za­do por la Cor­te de Ape­la­cio­nes, que aco­gió los des­car­gos de los po­li­cías, quie­nes ase­gu­ra­ron ha­ber res­pon­di­do a un ata­que ar­ma­do y no ha­ber lan­za­do la­cri­mó­ge­nas a la es­cue­la. El hu­mo de ellas, afir­ma­ron, fue lle­va­do por el vien­to ha­cia allá. El fe­nó­meno, ade­más, se ha ex­ten­di­do a otras áreas de­lic­tua­les, e in­clu­ye acu­sa­cio­nes de ro­bos de au­tos, abi­gea­to e, in­clu­so, trá­fi­co de dro­gas. Así, las in­ves­ti­ga­cio­nes se complican ca­da vez más, y la úni­ca fis­ca­lía que ha reac­cio­na­do es la de La Araucanía. En ella fun­cio­na des­de 2015 una Fis­ca­lía de Al­ta Com­ple­ji­dad en­fo­ca­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.