LA LU­PA DE LA FIS­CA­LÍA SO­BRE LOS CLU­BES DE FÚT­BOL

ES­TÁN SEN­TA­DOS EN EL CON­SE­JO DE PRE­SI­DEN­TES DE LA ANFP, TO­MAN DE­CI­SIO­NES QUE AFEC­TAN DI­REC­TA­MEN­TE LAS AR­CAS FI­NAN­CIE­RAS DE LOS CLU­BES Y PRES­TAN DI­NE­RO A SUS PA­RES. ES­TE ES EL MO­DE­LO DE FI­NAN­CIA­MIEN­TO A TRA­VÉS DE FACTORING QUE HOY ES­TÁ EN LA MI­RA DE LA FIS

Que Pasa - - SUMARIO - Por Es­te­la Ló­pez Gar­cía

$750.000.000

pa­gó De­por­tes Con­cep­ción a Fac­to­rO­ne. Es­ta transac­ción es mo­ni­to­rea­da por la Fis­ca­lía.

El 21 de abril pa­sa­do, el fis­cal Carlos Ga­jar­do re­ci­bió en su es­cri­to­rio un in­for­me de la PDI. El do­cu­men­to, de 17 pá­gi­nas, en­cen­día las aler­tas so­bre me­ca­nis­mos fi­nan­cie­ros uti­li­za­dos por los clu­bes de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Fút­bol Pro­fe­sio­nal (ANFP) pa­ra man­te­ner a flo­te sus ope­ra­cio­nes. Es­to, en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción que lle­va ade­lan­te la Fis­ca­lía de Al­ta Com­ple­ji­dad por los di­ne­ros de Ser­gio Ja­due en la épo­ca en que fue pre­si­den­te de la ANFP. En me­dio de las di­li­gen­cias que tie­nen en el ra­dar los mo­vi­mien­tos in­ter­nos de di­ne­ros de los clu­bes du­ran­te la épo­ca Ja­due, la ANFP de­ci­dió des­afi­liar en abril del año pa­sa­do a De­por­tes Con­cep­ción da­da su in­sos­te­ni­ble si­tua­ción financiera. La cri­sis y quie­bra del club re­ve­ló el abul­ta­do en­deu­da­mien­to del equi­po con la ANFP y en­ti­da­des ban­ca­rias. Pe­ro den­tro de la car­pe­ta in­ves­ti­ga­ti­va se dio cuen­ta de otra aris­ta: el en­deu­da­mien­to de los clu­bes a tra­vés de factoring. En par­ti­cu­lar en es­te ca­so, hoy los ojos es­tán pues­tos en la deu­da de De­por­tes Con­cep­ción por más de un mi­llón de dó­la­res con Fac­to­rO­ne. Una em­pre­sa con su­cur­sa­les re­gio­na­les, li­ga­da hoy a De­por­tes Co­pia­pó y De­por­tes An­to­fa­gas­ta, que en­tre 2009 y 2014 de­ci­dió el fi­nan­cia­mien­to de par­te im­por­tan­te de los clu­bes de la ANFP. Tan­to la fra­gi­li­dad financiera de cier­tos clu­bes co­mo el con­flic­to de in­te­rés que se pro­vo­ca cuan­do quie­nes pres­tan di­ne­ro es­tán sen­ta­dos don­de se to­man de­ci­sio­nes que im­pac­tan eco­nó­mi­ca­men­te a los equi­pos, son si­tua­cio­nes que cau­san rui­do den­tro de la ANFP y que se mi­ran de­te­ni­da­men­te por la ad­mi­nis­tra­ción que ve­la por evi­tar du­das res­pec­to al fun­cio­na­mien­to in­terno de la aso­cia­ción. Fue a tra­vés de la com­pra de Club de De­por­tes Co­pia­pó que des­cu­brie­ron el mun­do del fút­bol. Cuan­do en 2009 Fe­li­pe Mu­ñoz, due­ño de Fac­to­rO­ne jun­to a Jor­ge Sán­chez, de­ci­de com­prar el 51% de las ac­cio­nes del club, que es­ta­ba que­bra­do, y lo­gra sen­tar­se en el con­se­jo de pre­si­den­tes de la ANFP. En ese ins­tan­te, di­men­sio­na el ne­go­cio que ocu­rre de­trás la can­cha. “Se me hi­zo fá­cil me­ter­me por­que el club es­ta­ba con mu­chos pro­ble­mas”, re­cuer­da Mu­ñoz. Po­co tiem­po des­pués de en­trar a la ANFP, el so­cio de Fac­to­rO­ne ya te­nía la pe­lí­cu­la cla­ra. Al es­tar so­bre­en­deu­da­dos, los clu­bes se con­vier­ten en su­je­tos de al­to ries­go pa­ra la ban­ca tra­di­cio­nal y, por lo tan­to, se di­fi­cul­ta el ac­ce­so a cré­di­tos. Y, en pa­ra­le­lo, mes a mes la ANFP re­par­tía to­dos los me­ses los flu­jos de di­ne­ro que se ob­te­nían a tra­vés de los de­re­chos del Ca­nal del Fút­bol (CDF). Aquí es­ta­ba la opor­tu­ni­dad de ne­go­cio per­fec­ta: en­tre­gar a sus pa­res cré­di­tos con­tra la fac­tu­ra que los clu­bes de Pri­me­ra Di­vi­sión y Pri­me­ra B re­ci­bían re­li­gio­sa­men­te del CDF. “Al lle­gar me doy cuen­ta de que to­dos los clu­bes te­nían pro­ble­mas fi­nan­cie­ros y que na­die les pres­ta­ba pla­ta y que ha­bía un ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro que era su­je­to de ha­cer

factoring. Ahí di­je ‘co­noz­co la di­ná­mi­ca de aden­tro del con­se­jo, co­noz­co có­mo se com­por­tan los pa­gos y co­men­za­mos a ha­cer esos cré­di­tos’”, ex­pli­ca Mu­ñoz. Fue­ron los pri­me­ros en ope­rar y las ta­sas cre­di­ti­cias se mo­vían en torno al 2%y 4%. Den­tro de la ANFP no hay cla­ri­dad so­bre cuán­tos fac­to

ring ope­ran ni quié­nes es­tán de­trás de ca­da uno. Sí sa­ben de su exis­ten­cia y de las du­das que ge­ne­ran cuan­do un club que es­tá con al­tas deu­das pa­sa a la pro­pie­dad de al­gu­na per­so­na que ha fac­to­ri­za­do sus cuen­tas. Es­te fue el ca­so de Club de De­por­tes An­to­fa­gas­ta, cuan­do el 4 de sep­tiem­bre de 2012 fue ad­qui­ri­do por Jor­ge Sán­chez a tra­vés de la So­cie­dad In­mo­bi­lia­ria e In­ver­sio­nes La­gu­na Fun­ding Li­mi­ta­da. El mon­to que se pa­gó en di­cha opor­tu­ni­dad por el 99,9% de las ac­cio­nes fue de $10 mi­llo­nes, mon­to que hoy es par­te de un jui­cio de nu­li­dad de ven­ta y de una que­re­lla de es­ta­fa y otros de­li­tos. “El Ban­co de Es­pa­ña se aca­ba de ven­der en un eu­ro. Sien­to mu­cho des­co­no­ci­mien­to fi­nan­cie­ro. La com­pra de An­to­fa­gas­ta creo que fue por US$5 mi­llo­nes en pa­si­vos que tu­vo que asu­mir la per­so­na que com­pró. Ese ti­po de transac­cio­nes en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro son sú­per­ha­bi-

tua­les”, argumenta Mu­ñoz. A fi­nes de 2013, la ANFP apro­bó un cré­di­to con el ban­co BBVA por US$30 mi­llo­nes. Uno de los ob­je­ti­vos de es­te fi­nan­cia­mien­to era en­tre­gar a ca­da club un mon­to su­fi­cien­te pa­ra sal­dar sus deu­das, mu­chas de ellas te­nían su ori­gen en los factoring. Fac­to­rO­ne acu­sa ha­ber re­ci­bi­do en esa opor­tu­ni­dad cerca de US$5 mi­llo­nes por co­lo­ca­cio­nes que te­nían con di­ver­sos clu­bes. En­tre ellos es­tán: De­por­tes Con­cep­ción, Co­quim­bo Uni­do, De­por­tes Co­pia­pó, De­por­tes An­to­fa­gas­ta, Bar­ne­chea, Na­val y San Mar­cos de Ari­ca. En la car­pe­ta in­ves­ti­ga­ti­va se ha­ce jus­ta­men­te re­fe­ren­cia al pa­go que re­ci­bió Fac­to­rO­ne por $750 mi­llo­nes, gra­cias al cré­di­to apro­ba­do por Ja­due. “Fue­ron des­ti­na­dos a pa­gar di­rec­ta­men­te una deu­da que el club De­por­tes Con­cep­ción man­te­nía con la em­pre­sa de fac­to

ring Fac­to­rO­ne, ge­ne­ra­da pa­ra fi­nan­ciar los dé­fi­cits ope­ra­cio­na­les e in­ver­sio­nes en los cam­pos de­por­ti­vos del club de los años 2010 al 2013”, ex­pli­ca en su de­cla­ra­ción an­te la PDI Adol­fo Sa­ban­do, di­ri­gen­te y par­te de la so­cie­dad Fuer­za, Garra y Co­ra­zón, que se hi­zo car­go del club des­de 2010 has­ta su des­afi­lia­ción. El so­bre­en­deu­da­mien­to de los clu­bes al pun­to de lle­gar a la quie­bra, pe­se a con­tar con fi­nan­cia­mien­to cons­tan­te a tra­vés del CDF y la com­pra de clu­bes por par­te de los fac

to­ring es un as­pec­to que lla­ma la aten­ción de los fis­ca­les que hoy es­tán a car­go de cla­ri­fi­car lo que pa­só en la era Ja­due. “Es tan buen ne­go­cio que ter­mi­nan en­tran­do a la pro­pie­dad de los clu­bes”, aler­ta una fuen­te de la Fis­ca­lía, quien ade­más cues­tio­na el me­ca­nis­mo de pa­go que uti­li­zan los factoring a tra­vés de las cuen­tas co­rrien­tes de los di­ri­gen­tes de los clu­bes. “Es ra­rí­si­mo el te­ma de las cuen­tas co­rrien­tes. En ge­ne­ral, den­tro del fút­bol tie­nen sis­te­mas de ges­tión pre­ca­rios, se mue­ve mu­cho efec­ti­vo y se uti­li­zan de­pó­si­tos en las cuen­tas de di­ri­gen­tes”, de­ta­lla la mis­ma fuen­te. Las deu­das que aún es­tán pen­dien­tes y las su­mas de di­ne­ro que en el pa­sa­do as­fi­xia­ron a los clu­bes al pun­to de la quie­bra y ven­ta a mon­tos cues­tio­na­bles es lo que se mi­ra con re­ce­lo en­tre los di­ri­gen­tes que hoy es­tán sen­ta­dos en la ANFP. Es­to so­bre to­do por­que, en el ca­so de Fac­to­rO­ne, tan­to Mu­ñoz co­mo Sán­chez tie­nen voz y vo­to den­tro del con­se­jo, co­no­cen el ma­ne­jo in­terno de los clu­bes y no se in­ha­bi­li­tan de de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras cla­ves pa­ra los equi­pos. Un ejem­plo cla­ro de es­te con­flic­to de in­te­rés son las dis­cu­sio­nes que se dan en torno a las cuo­tas de in­cor­po­ra­ción e in­dem­ni­za­ción que re­ci­ben los clu­bes que ba­jan y suben de una di­vi­sión a otra. “El factoring es una ac­ti­vi­dad lí­ci­ta que en­tra en con­flic­to de in­te­rés cuan­do quie­res ser due­ño de un club y ade­más pres­tar pla­ta a clu­bes, ahí de al­gu­na ma­ne­ra te ves cap­tu­ra­do por tus acree­do­res. La cuo­ta de in­cor­po­ra­ción de 50 mil UF, que fue un in­ven­to de Ja­due, es pa­ra te­ner a quien pres­tar­le pla­ta cuan­do su­be y, en el ca­so con­tra­rio, la cuo­ta de in­dem­ni­za­ción, es pa­ra ase­gu­rar el pa­go de deu­das cuan­do ba­jan. Ahí es­tá el con­flic­to de in­te­rés. No se sa­be si esas de­ci­sio­nes se to­man pa­ra te­ner có­mo re­cu­pe­rar las co­lo­ca­cio­nes o por el in­te­rés ge­ne­ral del club”, ase­gu­ra una fuen­te al in­te­rior de la ANFP. An­te es­tas du­das que sur­gen por la ope­ra­ción de los fac­to

ring, Mu­ñoz ase­gu­ra que “pe­se a que es lí­ci­to y vá­li­do que Fac­to­rO­ne ha­ya con­ti­nua­do ha­cien­do ope­ra­cio­nes con los

Fac­to­rO­ne tie­ne a la fe­cha di­ne­ros por co­brar a Co­quim­bo Uni­do, Ran­gers, Co­pia­pó y An­to­fa­gas­ta.

clu­bes de la ANFP, de­ci­di­mos no se­guir ha­cién­do­lo por el da­ño de ima­gen que ello con­lle­va y fun­da­men­tal­men­te por­que así evi­ta­mos que ha­ya sus­pi­ca­cias de las ver­da­de­ras ra­zo­nes de por qué nos agru­pa­mos los clu­bes de me­nor ta­ma­ño en la ANFP”. —¿Hoy Fac­to­rO­ne da cré­di­tos a al­gún club?

— No po­de­mos ha­cer­lo, no po­de­mos fac­to­ri­zar nin­gún do­cu­men­to. Lo que le pres­tá­ba­mos a los clu­bes nunca fue tan­ta pla­ta. Fue po­ca y a po­cos clu­bes. Nues­tras co­lo­ca­cio­nes en el fút­bol nunca re­pre­sen­ta­ron más del 4% de los in­gre­sos. —¿Y cuál es el mo­de­lo de ne­go­cios que tie­nen en el fút­bol en­ton­ces?

—No te­ne­mos nin­gún mo­de­lo de ne­go­cios en el fút­bol.

—¿Có­mo se ex­pli­ca en­ton­ces que en las me­mo­rias de Co­quim­bo Uni­do a di­ciem­bre de 2016 aún fi­gu­ren pa­gos a Fac­to­rO­ne? —No. Eso no es co­rrec­to.

—En las me­mo­rias de Co­pia­pó y An­to­fa­gas­ta tam­bién se re­gis­tran cuen­tas por pa­gar a Fac­to­rO­ne que, por ejem­plo, en el úl­ti­mo ca­so as­cien­den a $757 mil mi­llo­nes. —Eso es dis­tin­to. Te­ne­mos ahí so­cie­da­des re­la­cio­na­das con no­so­tros, no te­ne­mos factoring, te­ne­mos par­ti­ci­pa­cio­nes, cré­di­tos. —¿Es de­cir, les pres­tan pla­ta?

—A An­to­fa­gas­ta ha­ce mu­cho ra­to que no. A Co­pia­pó sí. —¿Al día de hoy, Ran­gers le de­be di­ne­ro a Fac­to­rO­ne? —No. Al­gu­na vez en­tien­do que hi­zo factoring de fac­tu­ras (de pu­bli­ci­dad). En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, a los clu­bes de fút­bol los es­ta­mos tra­tan­do la­men­ta­ble­men­te igual que los ban­cos. En el úl­ti­mo tiem­po me han lla­ma­do 4 di­ri- gen­tes, en los úl­ti­mos 3 me­ses, y le di­go que le pue­do dar el da­to de quie­nes en la com­pe­ten­cia si­guen ope­ran­do. Pe­ro yo no pue­do hoy. En me­dio de la en­tre­vis­ta, Mu­ñoz con­sul­ta a sus ofi­ci­nas co­mer­cia­les, vía te­le­fó­ni­ca, res­pec­to de even­tua­les deu­das que los clu­bes de la ANFP man­ten­gan a la fe­cha con ellos. Rec­ti­fi­ca que exis­ten pa­gos pen­dien­tes y pun­tua­li­za: “Des­de enero de 2014 nos com­pro­me­te­mos co­mo pre­si­den­tes de clu­bes a no fac­to­ri­zar las cuo­tas del CDF, Fac­to­rO­ne de­ci­de igual­men­te no fi­nan­ciar más de es­ta ma­ne­ra a nin­gún club de fút­bol, só­lo ex­cep­cio­nal­men­te dos clu­bes, uno del nor­te y otro del cen­tro-sur rea­li­za­ron fac­to­ri­za­ción de do­cu­men­tos que no tie­nen que ver con sus in­gre­sos ha­bi­tua­les del CDF, el equi­po del nor­te por M$ 33.851 de los cua­les hay vi­gen­tes M$ 21.621 y del cen­tro sur por M$70.838 de los cua­les M$28.003 se en­cuen­tran vi­gen­tes”. El ex pre­si­den­te de la ANFP Ha­rold May­ne-Ni­cholls ex­pli­ca res­pec­to a la re­la­ción en­tre Fac­to­rO­ne y los clu­bes que “ellos en­tra­ron al mun­do del fút­bol cuan­do se com­pra­ron un club, nunca que­dó cla­ro cuán­to pa­ga­ron, des­pués se com­pra­ron otro, que es De­por­tes An­to­fa­gas­ta, ahí sí que­dó cla­ro cuán­to pa­ga­ron, lo que fue un ab­sur­do. Es­te pro­ble­ma cla­ra­men­te exis­te por­que el mis­mo due­ño de un factoring des­pués apa­re­ce en el con­se­jo de pre­si­den­tes, y eso lo ha­ce ma­ne­jar in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da al mo­men­to de ha­cer los prés­ta­mos”. Aun­que Ran­gers de Tal­ca tie­ne cuen­tas pen­dien­tes con Fac­to­rO­ne, es­to no im­pi­de que Fe­li­pe Mu­ñoz sal­ga pú­bli­ca­men­te a de­cir que es­tá ana­li­zan­do en­trar a la pro­pie­dad del club. “He te­ni­do que res­pon­der por redes so­cia­les has­ta cin­co ve­ces al día la mis­ma pre­gun­ta: lo es­toy ana­li­zan­do, pue­de ser una po­si­bi­li­dad, pe­ro no hoy día”. Pue­de ser que lo que de­ten­ga hoy a Mu­ñoz de en­trar al club es que los es­ta­tu­tos de la ANFP le im­pi­den te­ner pro­pie­dad en dos clu­bes. Di­ce que las deu­das de Ran­gers no son im­pe­di­men­to ya que se ter­mi­nan de pa­gar en 30 días. De sal­tar­se es­ta re­gla, Mu­ñoz pa­sa­ría a ser due­ño de Co­pia­pó y Ran­gers. Uno del nor­te y otro del sur. Sea cual sea la ra­zón que fre­na al so­cio de Fac­to­rO­ne de ha­cer­se de otro club, ca­da mo­vi­mien­to de la em­pre­sa se­rá se­gui­do aten­ta­men­te por la fis­ca­lía y por la re­la­ción que em­pie­za a de­li­near la car­pe­ta in­ves­ti­ga­ti­va en­tre el des­pil­fa­rro de la era Ja­due, la de­sa­pa­ri­ción de clu­bes co­mo Con­cep­ción y las opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios que apro­ve­chan los factoring.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.