MI OPI­NIÓN SO­BRE EL GOL­PE

En­tien­do que el cho­co­la­te Gol­pe fue lan­za­do en 1990 o 1991, apro­ve­chan­do una Te­le­tón. ¿A na­die le pa­re­ció que alu­dir al gol­pe de Es­ta­do era, el me­nos, un po­co ma­la on­da?

Que Pasa - - SUMARIO - Por Ale­jan­dro Zam­bra

¿ Có­mo es po­si­ble que en Chi­le exis­ta un cho­co­la­te lla­ma­do Gol­pe? Eso me pre­gun­tó, ha­ce ca­si vein­te años, un ami­go fran­cés. Es­toy in­ven­tan­do al ami­go fran­cés. Siem­pre in­ven­to ami­gos, no siem­pre fran­ce­ses. Me­jor em­pie­zo de nue­vo: Ha­ce ca­si vein­te años, en la vi­tri­na de un kios­co de Ira­rrá­za­val, vi por pri­me­ra vez la pa­la­bra gol­pe im­pre­sa en el en­vol­to­rio de un cho­co­la­te Gol­pe. A ver si se en­tien­de: yo sa­bía, por su­pues­to, de la exis­ten­cia de ese cho­co­la­te, que me gus­ta­ba ca­si tan­to co­mo el Su­per8 —y mu­cho más, por su­pues­to, que el Ki­la­te—, pe­ro nunca ha­bía pen­sa­do en esa des­agra­da­ble coin­ci­den­cia. ¿O no era una coin­ci­den­cia? Me que­dé en esa es­qui­na co­mo una ho­ra, per­ple­jo, mi­ran­do o fin­gien­do que mi­ra­ba los ti­tu­la­res de los dia­rios mien­tras de­ci­día, con es­tú­pi­da so­lem­ni­dad, que nunca más co­me­ría un Gol­pe. Me gus­ta­ría de­cir que es la de­ci­sión me­nos im­por­tan­te que he to­ma­do en la vi­da, pe­ro la ver­dad es que he to­ma­do cien­tos o mi­les de de­ci­sio­nes har­to me­nos im­por­tan­tes. En­tien­do que el cho­co­la­te Gol­pe fue lan­za­do en 1990 o en 1991, apro­ve­chan­do una Te­le­tón. Creo re­cor­dar el co­mer­cial, aun­que qui­zás eran dos co­mer­cia­les, dos ver­sio­nes del mis­mo guión, una con y la

A co­mien­zos de los 90, pa­ra mu­chos chi­le­nos el gol­pe de Es­ta­do pa­re­cía más le­jano y me­nos gra­vi­tan­te de lo que pa­re­ce aho­ra”.

otra sin Don Fran­cis­co. En am­bas el con­su­mi­dor le pe­día al kios­que­ro un gol­pe y en vez de un com­bo en el ho­ci­co re­ci­bía de vuel­ta el fla­man­te cho­co­la­te. No re­cuer­do si en la ver­sión con Don Fran­cis­co él era el kios­que­ro o el con­su­mi­dor. Qui­zás ha­cía am­bos ro­les, por qué no. De­cir que no me acuer­do sig­ni­fi­ca, cla­ro, que no lo en­cuen­tro en YouTu­be. Pe­ro sí en­cuen­tro otro vie­jo spot de to­mas muy rá­pi­das, don­de obre­ros, atle­tas, an­cia­nos, gua­guas y has­ta unos in­ve­ro­sí­mi­les cha­rros me­xi­ca­nos po­san fe­li­ces con sen­dos gol­pes, mien­tras de fon­do sue­na una le­tra bien pre­ca­ria (“en un cho­co­la­te ex­cep­cio­nal/ una oblea po­drás en­con­trar...”), me­ti­da a la fuer­za en la me­lo­día de “The En­ter­tai­ner”, de Scott Jo­plin. La re­fe­ren­cia es co­no­ci­da, pe­ro va­le la pe­na ex­pli­car­la: “The En­ter­tai­ner” es la pie­za cen­tral del sound­track de The Sting, la pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Paul New­man y Ro­bert Red­ford cu­yo tí­tu­lo pu­do tra­du­cir­se al es­pa­ñol co­mo “el ti­mo” o “el en­ga­ño” o “la es­ta­fa” o bien “ope­ra­ción en­cu­bier­ta”, pe­ro que fi­nal­men­te co­no­ci­mos co­mo El

gol­pe y que fue uno de los ma­yo­res éxi­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos del año —aca­bo de en­te­rar­me de es­te da­to— 1973... En fin, es­tá di­fí­cil es­cri­bir es­ta co­lum­na sin in­cu­rrir en esas pre­de­ci­bles aso­cia­cio­nes o en esos jue­gos de pa­la­bras que, a fi­nes de los años ochen­ta, de­ben ha­ber fas­ci­na­do a los pu­bli­cis­tas y a los eje­cu­ti­vos de la por en­ton­ces chi­le­na em­pre­sa Dos en Uno. ¿Có­mo eran, a to­do es­to, esas reunio­nes? Ima­gino los mo­men­tos cru­cia­les, cuan­do to­ca­ba de­ci­dir el nombre del pro­duc­to, qui­zás en 1988, se­ma­nas an­tes o des­pués del ple­bis­ci­to. Pien­so en al­go al es­ti­lo de

Mad Men, pe­ro se me cru­za la son­ri­si­ta ser­vil de Da­rrin Step­hens, el de La He­chi

za­da, y ahí me que­do. Ima­gino a los eje­cu­ti­vos per­fec­ta­men­te ter­nea­dos, fu­man­do, ce­le­bran­do, fe­li­ces. ¿A na­die le pa­re­ció que alu­dir al gol­pe de Es­ta­do era, al me­nos, un po­co ma­la on­da? En la ono­más­ti­ca de los cho­co­la­tes abun­dan di­mi­nu­ti­vos co­mo Sa­pi­to, Tren­ci­to o Ne­gri­ta, gui­ños as­pi­ra­cio­na­les co­mo Pri­vi­le­gio o Pres­ti­gio (o acá, en Mé­xi­co, el Carlos V, que es “el rey de los cho­co­la­tes”), pe­ro tam­bién hay pro­duc­tos con nombres me­dio mis­te­rio­sos, co­mo el Su­per8, pa­ra no ir más le­jos (se co­no­cen va­rias teo­rías al res­pec­to, al­gu­nas bas­tan­te pe­re­gri­nas).

Gol­pe, en cam­bio, no es un nombre mis­te­rio­so, pa­ra na­da: que­rían edul­co­rar la pa­la­bra, re­lle­nar­la con ca­ra­me­lo y ce­real cro­can­te, ba­ñar­la en cho­co­la­te. Que­rían qui­tar­le vio­len­cia, aun­que bau­ti­zar un pro­duc­to con ese nombre, por su­pues­to, era un he­cho su­ma­men­te violento. Su­pon­go que aho­ra a na­die se le ocu­rri­ría po­ner­le así a un cho­co­la­te. A co­mien­zos de los no­ven­ta, pa­ra mu­chos chi­le­nos el gol­pe de Es­ta­do pa­re­cía más le­jano y me­nos gra­vi­tan­te de lo que pa­re­ce aho­ra. ¿Y era ri­co el Gol­pe, de ver­dad? Ten­go uno en el re­fri: un Gol­pe y cin­co Su­per8. No hay, en es­ta his­to­ria, un ami­go fran­cés, pe­ro sí un ami­go me­xi­cano, que se lla­ma —ju­ro que es­te es su ver­da­de­ro nombre— Bo­lí­var, un ti­po en­can­ta­dor que vi­vió en Val­pa­raí­so cuan­do ni­ño y que ado­ra los Su­per8. Cuan­do Bo­lí­var su­po que iría a San­tia­go, me pro­me­tió que si le traía cin­co Su­per8 nos re­ga­la­ría un si­llón (que har­ta fal­ta que nos ha­ce). Tra­to he­cho. El día an­tes de vol­ver a Mé­xi­co, en un kios­co de Pro­vi­den­cia, com­pré los Su­per8 de mi ami­go y tam­bién, pen­san­do en es­te posteo, un so­li­ta­rio Gol­pe. Via­ja­ron to­dos bien fon­dea­dos en la ma­le­ta y lle­van unos días en el re­fri, en com­pa­ñía de una jí­ca­ma y cua­tro cha­yo­tes. To­mo el Gol­pe, le qui­to el en­vol­to­rio. Re­cuer­do que an­tes te­nía for­ma ci­lín­dri­ca; aho­ra es un lar­go rec­tán­gu­lo, la for­ma con­ven­cio­nal de una oblea ba­ña­da en cho­co­la­te. Me lo zam­po de una vez, me co­mo en cin­co se­gun­dos el cho­co­la­te de la tran­si­ción, que es­tá bueno, pe­ro ni tan­to, y que me sa­be a po­co, lo que es pe­li­gro­so, por­que ahí es­tán, com­ple­ta­men­te dis­po­ni­bles, los Su­per8 de mi ami­go. No quie­ro ha­cer locuras, ne­ce­si­ta­mos ese si­llón: lla­mo a Bo­lí­var y le cuen­to que le tra­je sus cin­co Su­per8, pe­ro quie­ro co­mer­me uno. Só­lo uno, res­pon­de, con re­ce­lo. Es­tá ri­co el Su­per8, me en­can­ta, es de­li­cio­so, mu­cho me­jor que el Gol­pe. Com­pa­ra­do con el Su­per8, el Gol­pe es una mier­da.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.