SEP­TIEM­BRE

Es el mes de los nú­me­ros in­ten­sos. Del 11, con to­da su car­ga trá­gi­ca y san­grien­ta, pe­ro tam­bién del 18, con to­da su car­ga fes­ti­va y etí­li­ca, y del 19, que ce­le­bra las Glo­rias del Ejér­ci­to.

Que Pasa - - SUMARIO - Por Vi­cen­te Un­du­rra­ga

Pa­ra mu­chos —los frio­len­tos, por ejem­plo—, sep­tiem­bre re­pre­sen­ta la luz al fi­nal del lar­go tú­nel in­ver­nal: por al­go a los vie­jos se los fe­li­ci­ta por ha­ber “pa­sa­do” agos­to. Con el no­veno mes lle­gan la ale­gría, los días cá­li­dos, la po­ca ro­pa, el flo­re­cer, las tar­des lar­gas, las cer­ve­zas, los shorts, los es­co­tes; se acer­can las fies­tas, el fin de año. Pa­ra otros, en cam­bio, sep­tiem­bre es el mes más cruel. Son va­rios los que en es­tos días su­cum­ben a ho­rri­bles ba­jo­nes de­pre­si­vos. Ven que los aro­mos es­ta­llan, que hue­le a asa­do por to­das par­tes, que la gen­te se ero­ti­za, y to­do eso los hun­de, por efec­to de con­tras­te, en fe­ro­ces acha­ques de os­cu­ri­dad in­te­rior. ¿Quién no co­no­ce a al­guien que por es­tas fe­chas se va a ne­gro? Por eso en sep­tiem­bre se ele­van las ta­sas de sui­ci­dios. Al­gu­nos psi­quia­tras lo lla­man la

pri­ma­ve­ra gris. “Sep­tiem­bre es el mes más cruel”, por cier­to, es una tra­duc­ción li­ber­ti­na del ini­cio de La tie­rra bal­día de T. S. Eliot. Si una par­te de la fuer­za des­con­cer­tan­te del ver­so “abril es el mes más cruel” ra­di­ca en que en el he­mis­fe­rio nor­te ese es el mes del re­na­cer, del co­mien­zo de la pri­ma­ve­ra, en­ton­ces un Eliot chi­le­ni­za­do di­ría, es­tor­nu­dan­do, que sep­tiem­bre es le­jos el mes más cruel. Es­tor­nu­dan­do, por­que sep­tiem­bre tam­bién trae pa­ra mu­chos, en vez de ale­gría, aler­gia. Y ser alér­gi­co en es­te país, en San­tia­go es­pe­cial­men­te, es ca­da año que pa­sa una condición más hu­mi­llan­te: mo­cos, lá­gri­mas, ojos co­mo de sa­po dro­ga­do, gan­go­seos, to­ses se­cas com­pul­si­vas, pi­ca­zo­nes y aho­gos ha­cen del día a día un su­pli­cio que obli­ga a re­cu­rrir a an­ti­alér­gi- cos ca­da vez más fuer­tes ( y más ca­ros) que ge­ne­ran un so­por per­ma­nen­te e im­pi­den go­zar de la ofer­ta pri­ma­ve­ral de sol, be­lle­za y de­seo. La cul­pa de las aler­gias ex­tre­mas la tie­nen los plá­ta­nos orien­ta­les, esos exó­ti­cos ár­bo­les que pro­yec­tan gran­des y de­li­cio­sas som­bras en la ciu­dad, pe­ro tan mal­di­tos cuan­do emi­ten esa pe­lu­si­lla de po­len que de­ja chi­co (es só­lo un de­cir) al gas la­cri­mó­geno de las des­tem­pla­das Fuer­zas Es­pe­cia­les de Ca­ra­bi­ne­ros. En “1979”, un bre­ve poe­ma per­fec­to, Ni­ca­nor Pa­rra to­ma no­ta de aque­llo por lo cual San­tia­go es­tá des­ti­na­do a des­apa­re­cer: “Au­tos pa­san en to­das di­rec­cio­nes / y esos te­mi­bles plá­ta­nos orien­ta­les”. Tan te­mi­bles que lle­va­ron a Pa­rra a ir­se ha­ce 25 años a pa­sar su ve­jez en el li­to­ral cen­tral. Su ve­jez que no aca­ba nunca por­que, di­cho sea de pa­so, es­te 5 de sep­tiem­bre cum­ple 103 años. Chi­le en­te­ro sa­lu­da es­ta pri­ma­ve­ra a él y a su her­ma­na co­mo a dos fe­nó­me­nos lu­mí­ni­cos: dos fa­ros en un país de náu­fra­gos. Ha­blan­do de poe­tas, en agos­to se cum­plie­ron 25 años de la muer­te de Eduar­do An­gui­ta, el poe­ta más enig­má­ti­co de Chi­le, que mu­rió tras tro­pe­zar­se con una es­tu­fa en el en­cie­rro de su de­par­ta­men­to. An­gui­ta es au­tor de unos cua­tro o cin­co poe­mas que es­tán en­tre lo me­jor de la poe­sía chi­le­na, co­mo “Venus en el pu­dri­de­ro”, “De­fi­ni­ción y pér­di­da de la per­so­na” y “El ver­da­de­ro mo­men­to”, que mues­tra con imponente de­li­ca­de­za có­mo el pa­sa­do es al­go an­te lo cual ape­nas nos que­da “su­per­po­ner­nos con­de­na­dos a fra­ca­sar / co­mo los con­cén­tri­cos círcu­los de un es­tan­que en que un tor­pe / Arro­ja pie­dras in­ter­mi­na­ble­men­te”. Lar­ga vi­da a la obra de An­gui­ta, crea­dor tam­bién de en­sa­yos co­mo La be­lle

za de pen­sar y de dis­tan­cias in­sal­va­bles, co­mo las que es­ta­ble­ció con el mis­mo Pa­rra, a quien no le re­co­no­cía na­da. Una vez el an­ti­poe­ta lo vio en la li­bre­ría Nas­ci­men­to y se le acer­có bus­can­do es­ta­blar diá­lo­go. En­ton­ces An­gui­ta le pre­gun­tó “¿Pa­ra dón­de va us­ted, se­ñor?” y, cuan­do Pa­rra le di­jo en tal di­rec­ción, con­tes­tó “yo voy en la con­tra­ria” y se fue. Privilegios de la ve­jez uni­for­ma­da. Y có­mo ol­vi­dar la ini­cia­ti­va que en 1998 co­man­da­ran Pi­no­chet, por en­ton­ces se­na­dor, y el se­na­dor DC An­drés Zal­dí­var. Pi­no­chet y el par­la­men­ta­rio ba­ji­to de­ro- ga­ron el fe­ria­do del 11 de sep­tiem­bre — ins­tau­ra­do en 1981 co­mo Día de la Li­be­ra­ción Na­cio­nal— y de­cre­ta­ron en su re­em­pla­zo el Día de la Uni­dad Na­cio­nal. Pe­ro no le pu­sie­ron nú­me­ro: se­ría fe­ria­do el pri­mer lu­nes de sep­tiem­bre, ca­ye­ra 1,2, 3, 4, 5, 6 o 7. De­bu­tó en 1999, pe­ro fue más im­po­pu­lar que Ena von Baer. Pa­ra peor, al año si­guien­te fue to­do muy den­so por­que to­có 4 de sep­tiem­bre, fe­cha gra­ba­da a fue­go en la me­mo­ria chi­le­na co­mo el día en que Allen­de ga­nó las elec­cio­nes de 1970. Pro­ba­ble­men­te, en­tre ca­na­pés y ri­sas, Zal­dí­var y Pi­no­chet no pensaron en ese de­ta­lle. Lo cier­to es que su ini­cia­ti­va tu­vo me­nos éxi­to que la Co­ca- Co­la Li­fe, y al año si­guien­te se la de­ro­gó. Y así fue co­mo Pi­no­chet nos ro­bó has­ta un fe­ria­do.[

¿Quién no co­no­ce a al­guien que por es­tas fe­chas se va a ne­gro? Por eso en sep­tiem­bre se ele­van las ta­sas de sui­ci­dios. Al­gu­nos psi­quia­tras lo lla­man la pri­ma­ve­ra gris”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.